La Sala C Revocó la Sentencia que Equivocó el Procedimiento Ante el Pedido de Conclusión de la Quiebra por Avenimiento

by Dra. Adela Prat on febrero 10, 2014

CONCLUSIÓN  de  la  QUIEBRA  por   AVENIMIENTO. La  Cámara  Nacional  Comercial  determinó  que  dicha  conclusión  `se  declara´  tras  `verificar  el  cumplimiento´  de  los  recaudos  impuestos  por  el  Art.  225  de  la  Ley  24.522,  siendo  ese  el  requisito  previo,  para  la  fijación  de  una  suma  a  depositar  para  honorarios  y  gastos  causídicos.

 

La  Sala  C  del  Fuero  resolvió  `revocar´  el  pronunciamiento  recurrido, en  cuanto `difirió´ el  tratamiento  del  pedido  de  conclusión  de  la  quiebra  por  avenimiento  solicitado  por  el  fallido,  al  previo depósito  de  una  suma  estimativa  para  atender  los  honorarios  de  los  profesionales  que  intervinieron  en  la  causa.

 

En  conclusión,  una  vez  exteriorizada  la  petición  de  avenimiento  por  el  fallido,  el  Juez  debe  corroborar  el  cumplimiento  de  los  requisitos  que,  a  tales  fines,  impone  el  art.  225  L.C.Q. , acto  seguido  declarar  la  conclusión  de  la  quiebra  por  avenimiento   y  fijar   la  suma  estimativa  para  atender  los  honorarios  de  los  Funcionarios  del  concurso.

 

Así  se  resolvió  en  los  autos  caratulados:  “Cicare  Ivo  s/  quiebra”  –  CNCOM  –  SALA  C  –  03/12/2013 –  Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el  10/02/2014.

 

Apeló  el  deudor,  el  pronunciamiento  dictado  en  Primera  Instancia  por  medio  del  cual  el  Sr.  Juez  de  grado  difirió  el  tratamiento  del  pedido  de  conclusión  de  la  quiebra  por  avenimiento  que  fuera  solicitado  por  el  fallido,  al  previo  depósito  de  una  suma  estimativa  para  atender  los  honorarios  de  los  profesionales  que  intervinieron  en  la  causa.

El  memorial  presentado  por  el  deudor  fue  contestado  por  la  Sindicatura.

 

Fundamentos  de  la  Sala  C  para  revocar  el  pronunciamiento  de  grado.

Los  Sres.  Jueces  de  Cámara,  Dres.  Juan  R.  Garibotto  y  Eduardo  R.  Machin,  señalaron  que  “exteriorizada  la  petición  de  avenimiento  por  el  fallido,  el  Juez  debe  corroborar  el  cumplimiento  de  los  requisitos  que,  a  tales  fines,  impone  el  art.  225  de  la  L.C.Q.”   tras  lo  cual  añadieron

 

“Si  tales  recaudos  se  encuentran  cumplidos, (i) el  Juez  podrá  decretar  la  conclusión  de  la  quiebra,  o  bien,  a  pesar  de  estar  cumplidos,  (ii)  podrá requerir  del  deudor  el  depósito  de  una  suma  de  dinero  para  satisfacer  el  crédito  de  los  acreedores  verificados,  que  no  pudieran  ser  hallados,  y/o  de  los  pendientes  de  resolución  (art.  226  1er  párr  L.C.Q.)

 

Acto  seguido,  los  camaristas  destacaron  que  “en  ambos  supuestos,  se  interrumpe  el  trámite  del  concurso.”

 

El  Juez  dispone  en  primer  término  la  conclusión  de  la  quiebra.

 

En  efecto,  los  Dres.  Machin  y  Garibotto  dejaron  claro  que  “sólo  tras  disponer  la  conclusión  de  la  quiebra,  el  Juez  habrá  de  determinar  la  garantía  que  deberá  otorgar  el  fallido,  para  asegurar  los  gastos  y  costas  del  juicio,  fijando  al  efecto  de  su  cumplimiento  un  plazo  determinado.”

 

Hasta  tanto  dicha  garantía  no  haya  sido  otorgada  y/o  en  su  caso,  los  gastos y  costas  satisfechos,  sólo  se  mantendrá  suspendido  el  trámite  del  concurso,  el  cual  se  reanudará  una  vez  vencido  el  plazo  que  a  ese  específico  fin,  fuera  fijado  por  el  Juez,  sin  que  se  hubieren  cumplido  aquella  condición (Art.  226, seg. párr. LCQ)  –  afirmó  la  Sala  –

 

Regular  los  Honorarios  y  Cuantificar  la  Garantía.

Los  Magistrados  que  integran  la  Sala  C  explicaron  que  lo  antedicho  es  así,  por  una  cuestión  lógica:  sólo  al  disponer  tal  conclusión,  el  Juez  puede  proceder  en  función  de  los  previsto  por  el  Art.  265  inc  2º  L.C.Q.   y  regular  los  honorarios  de  los  profesionales  intervinientes;  hecho  que  le  permitirá  cuantificar  de  un  modo  más  razonable  la  garantía  que  en  aquellos  términos  deberá  prestar  el  deudor.”   ver  más  “infra  en  (1)  –

 

Conclusión.

La  Sala  C  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Comercial  resolvió  hacer  lugar  al  Recurso  de  Apelación  interpuesto  por  el  deudor,  contra  la  resolución  de  grado  que  difirió  el  tratamiento  de  conclusión  de  la  quiebra  por  avenimiento  que  fuera  solicitada  por  el  fallido,  al  previo  depósito  de  una  suma  estimativa  para  atener  los  honorarios  de  los  profesionales  que  intervinieron  en  la  causa.

En  consecuencia,  la  Sala  revocó  dicho  pronunciamiento,  y  dispuso  que  la  Instancia  de  grado  provea  lo  pertinente  en  función  de  lo  decidido,  esto  es,  que  una  vez  corroborado  el  cumplimiento  de  los  requisitos  impuestos  en  el  art.  225,  decrete  la  conclusión  de  la  quiebra  por  avenimiento  y  determine  la  garantía  que  habrá  de otorgar  el  fallido  para  asegurar  los  gastos  y  costas  del  juicio;  o  bien,  si  están  cumplidos  aquellos  requisitos,  requiera  del  deudor  el  depósito  de  una  suma  de  dinero  para  satisfacer  el  crédito  de  los  acreedores  verificados  que  no  pudiesen ser  hallados   y/o  de  los  pendientes  de  resolución.

___________________________________________________

(1) Doctrina  citada  en  la  Sentencia  de  Cámara:   Rivera  Roitman Vítolo,  Ley  de  concursos  y  quiebras“,  Tomo  III,  pág.  372,  Editorial  Rubinzal  Culzoni,  2005,  pág.  372  donde  se  expresa : “  la  referida  garantía  se  exige    en  lo  sustancial  –  en  función  del  aseguramiento  del  pago  a  profesionales  y  funcionarios  que  tomaron  parte  en  el  concurso.”

En  ese  marco,  es  claro  que  el  referido  procedimiento  tiende  a  lograr  una  mejor  y  más  concreta  precisión  de  aquellos  gastos  cuya  satisfacción  pretendió  asegurar  el  legislador.

Lo  que  se  tiende  a  evitar  con  él  no  es  la  fijación  de  una  garantía  en  exceso,  sino  lo  contrario,  esto  es,  evitar  que  la  caución  que  se  fije  y  otorgue  resulte  inferior  al  monto  que  en  definitiva  pudieran  cuantificarse  por  honorarios.

 

NORMATIVA.

Capítulo  VII.  Conclusión  de  la  Quiebra./  Sección  I.  Avenimiento/  Artículo  225.  Presupuesto  y  petición.  El  deudor  puede  solicitar  la  conclusión  de  su  quiebra,  cuando  consientan  en  ello  todos  los  acreedores  verificados,  expresándolo  mediante  escrito  cuyas  firmas  deben  ser  autenticadas  por  notario,  ratificadas  ante  el  Secretario.

La  petición  puede  ser  formulada  en  cualquier  momento,  después  de  la  verificación,  y  hasta  que  se  realice  la  última  enajenación  de  los  bienes  del  activo,  exceptuando  los  créditos.”

 

Artículo  226.  Efectos  del  pedido. La  petición  solo  interrumpe  el  trámite  del  concurso,  cuando  se  cumplen  los  requisitos  exigidos.  El  Juez  puede  requerir  el  depósito  de  una  suma  para  satisfacer  el  crédito  de  los  acreedores  verificados  que,  razonablemente,  no  puedan  ser  hallados,  y  de  los  pendientes  de  resolución  judicial.

Al  disponerse  la  conclusión  de  la  quiebra,  el  Juez  determina  la  garantía  que  debe  otorgar  el  deudor  para  asegurar  los  gastos  y  costas  del  juicio,  fijando  el  plazo   respectivo.

Vencido  éste,  siguen  sin  más,  los  trámites  del  concurso.

 

Sección  II.  Regulación  de  honorarios./  Artículo  265.  Oportunidad.  Los  honorarios  de  los  funcionarios  deben  ser  regulados  por  el  juez  en  las  siguientes  oportunidades:

inciso 2º)  Al  sobreseer  los  procedimientos  por  avenimiento.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: