Fallo de Neuquén Deja Claro el Despido Con Causa de Pérdida de Confianza

by Dra. Adela Prat on febrero 22, 2014

DESPIDO  CON  CAUSA.  La  Cámara  de  Apelaciones  en  lo  Civil Comercial Laboral  y  de  Minería  de  Neuquén  `confirmó´  la  Sentencia  dictada  por  el  Juzgado  Laboral  Nro  2  que  rechazó  la  demanda  interpuesta  por  un  operador  contra  la  Empresa  empleadora,  y  justificó  el  despido  decidido  por  la  misma  con  fundamento  en  la  causal  de  “PÉRDIDA  de  CONFIANZA”.

 

En  las  actuaciones  se  acreditó  que  el  obrar  del  empleado   –  que  prestaba  labores  en  un  yacimiento  petrolero  –  generó  un  significativo  derrame  de  petróleo,  incurriendo  en  `falta  de  cuidados  en  la  seguridad´  del  proceso. Este  proceder  provocó  consecuencias  disvaliosas  para  la  imagen  de  la  Empresa.

 

Se  trata  de  una  auténtica  “injuria  laboral”  atento  la  gravedad  del  incumplimiento  en  el  contexto  en  que  se  produjo.

 

Así  se  resolvió  en  los  autos  caratulados :  “D. R. C. A.  c/  Medanito  S.A.  s/  despido  directo  por  otras  causales”  –  CÁMARA  DE  APELACIONES  EN  LO  CIVIL,  COMERCIAL ,  LABORAL  Y  DE  MINERÍA  (NEUQUÉN )  –  SALA  I  –  14/11/2013.  Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el   21/02/2014.

 

Los  Jueces  de  Cámara  que  integran  la  Sala  I  del  Tribunal  de  Alzada  de  Neuquén  Dres Cecilia  Pamphile  y  Jorge  Pascuarelli,  con  la  presencia  de  la  Secretaria  actuante Dra.  Mónica  Moralejo   en  primer  término  señalaron  que  el  actor  apeló  la  sentencia  dictada  por  el  Juzgado  Laboral  nº  2  por  haber  rechazado  la  demanda  que  interpuso,  imponiéndole  las  costas.

 

Agravios  del  empleado  despedido.

Indica  el  trabajador  que  no  ha  quedado  demostrado,  salvo  por  la  suposición  de  la  Jueza que  haya  sido  el  causante  del  accidente.

Dice  que por  el  contrario,  ha  quedado  probado  que  fue  un  buen  empleado que  en cinco (5)  años  de  antigüedad  sólo  recibió  una  sanción  disciplinaria  no  relevante  para  el  caso;  que  en  todo  momento  brindó  colaboración  y  comunicó  lo  acontecido;  que  no  hubo  daños  materiales  de  importancia, `aunque  sí  riesgos.´

Argumenta  que  si  bien  en  el  fallo  se  sienta  como  principio,  el  de  conservación  del  contrato,  se  aplica  una  solución  inversa.

Manifiesta  que  lo  que  requiere  en  el  Recurso  es  una  nueva  valoración  de  la  prueba,  dado  que  estos  elementos  no  han  sido  apreciados  adecuadamente,  al  ponderar  la  `injuria´ como  causal  de  despido pudiendo  haber  aplicado  otras  sanciones  menos  gravosas.

 

La  expresión  de  agravios  no  reúne  los  recaudos  para  ser  considerada  como  tal.

Los  Dres Pamphile  y  Pascuarelli  pusieron  de  manifiesto  que  la  expresión  de  agravios en  modo  alguno,  puede  consistir  en  `una  mera  discrepancia´  con  la  decisión  adoptada”  tras  lo  cual  añadieron : la  parte  debe  seleccionar  del  discurso  aquél  argumento  que  constituya  la  idea  dirimente  y  que  forma  la  base  lógica  de  la  decisión (…)  debiendo  demostrar  cuál  es  el  punto  del  desarrollo  argumental  que  muestra  un error  en  sus  referencias  fácticas  o  en  su  interpretación  jurídica  –  dando  las  bases  del  distinto  punto  de  vista  –  que  lleva  al  desacierto  ulterior  concretado  en  el  veredicto.“

 

La  recurrente  escasamente  cumplimenta  el  requisito  del  art.  265  del  Código  Procesal,  por  cuanto  no  efectúa  un  ataque  concreto  y  razonado  al  fallo  recurrido “  –  afirmó  la  Sala  –

 

Fundamentos  de  la  Sentencia  de  Cámara  para  confirma  la  Sentencia  de  Grado.

Configuración  de  la  causal  de  `pérdida  de  confianza´.  Concepto  de  `buena  fe´

Luce  en  la  Sentencia  de  Cámara  que  no  puede  olvidarse  que  la  actuación  en  la  comunidad  de  trabajo  requiere  del  dependiente  el  cumplimiento  de  los  deberes  de  fidelidad  acordes  con  la  índole  de  las  tareas  asignadas,  ya  que  con  el  desarrollo  del  contrato  de  trabajo  se  crean  expectativas  acerca  de  su  conducta  leal  y  si  tales  expectativas  se  frustran  a  raíz  de  un  hecho  objetivo  suficientemente  grave  que  determina  la  convicción  de  que  el  trabajador  ya  no  es  confiable,  es  decir,  que  puede  repetir  el  hecho  desleal  o  manifestar  una  conducta  de  este  tipo,  se  configura  una  causa  de  despido.” (cfr.  Pose Carlos  “La  pérdida  de  confianza  como  factor  rupturista  del  vínculo  laboral  publicado  en  DT  2012  (octubre), 2688).

 

En  este  contexto,  y  dados  `los  riesgos´  que  el  mismo  actor  reconoce  en  su  escrito  recursivo  que  existieron,  la  Sala  consideró  que  su  incumplimiento  se  tornó  grave  en  el  contexto  en  el  que  se  produjo,  no  presentándose  `desproporcionada´  o  irrazonable  la  decisión  de  la  empleadora.”

 

Tras  invocar  un  precedente  jurisprudencial  dictado  por  el  Superior  Tribunal  de  Justicia  de  la  Provincia  de  Corrientes (2) los  camaristas  pusieron  de  relieve  que para  analizar  la  proporcionalidad  de  la  medida,  es  imposible  obviar  el  contexto  particular  del  caso  y  también el  concepto  de  `buena  fe´  del  art.  63  L.C.T.,  tienen  suma  relevancia  en  el  contrato  de  trabajo  y  engloban  un  sinnúmero  de  derechos  y  obligaciones  recíprocas  de  ambas  partes,  emanados  del  espíritu  de  colaboración  y  confianza  que  caracterizan  aquella  relación.“

 

Más  sobre  la  causal  de  pérdida  de  confianza.

En  un  pronunciamiento  ejemplificador,   los  Jueces  de  la  Cámara  competente  de  Neuquén  manifestaron  que  la  actuación  en  la  empresa  requiere  del  trabajador  el  cumplimiento  de  deberes  de  conducta  acordes  con  la  índole  de  las  tareas   que  tenga  asignadas  y  si  un  hecho  objetivo  suficientemente  grave  determina  la  convicción  (elemento  subjetivo)  de  que  el  trabajador  ya  no  es  confiable,  es  decir  que  puede  repetir  el  hecho  desleal  o  manifestar  una  conducta  de  este  tipo,  se  configura  una  causal  de  despido .” (cfr Fernández  Madrid. Tratado  Práctico  de  Derecho  del  Trabajo2ª ed Actualizada T.  II p. 1.777).

Por  su  parte,  el  autor  Enrique  Herrera  en  su trabajo  doctrinario  La  confianza  en  la  relación  laboral”,  publicada  en  DT 1986 A, I  tiene  dicho  que  las  obligaciones  genéricas  de  conducta,  y  en  particular  el  deber  de  fidelidad,  en  el  cual  se  funda  particularmente  la  `confianza ´ que  el  empleador  debe  dispensar  a  su  dependiente,  por  lo  común  es  inversamente  proporcional  al  grado  de  subordinación  efectiva  con  que  el  trabajador  se  desempeña…”

 

Conclusión

Finalmente,  la  Sra. Juez  preopinante a  cuyo  voto  adhiere  el  Dr.  Jorge  Pascuarelli  alegó  que  en  este  caso,  las  específicas  funciones  a  cargo  del  actor,  de  las  que  dan  cuenta  las  pruebas  reunidas  en  la  causa  y  la  incidencia  de  la  `falta  de  cuidados´  en  la  seguridad  del  proceso,  me  llevan  a   la  convicción  de  que  el  hecho  que  determinó  el  distracto apreciado  prudencialmente,  en  las  circunstancias  del  caso constituye  una  `injuria´ de  gravedad,  que  impedía  la  prosecución  del  vínculo  laboral.”

 

La  Sra  Juez  votante  en  primer  término,  Dra.  Cecilia  Pamphile  concluyó  que  en  definitiva,  por  las  razones  que  se  han  dado  para  agotar  la  respuesta  jurisdiccional  adversa  al  recurrente,  propongo  al  Acuerdo  la  confirmación  del  fallo  apelado  en  todas  sus  partes con  costas  en  la  Alzada  a  cargo  de  la  actora  vencida.

 

________________________________________________________________________

(1)  El  testimonio  de  R. S.  dice :  “el  actor  era  un  operador  en  funciones  o  con  funciones  de  recorredor/baterista,  ese  día  el  11/03/06,  antes  de  dejar  sus  funciones  en  el  yacimiento hizo  maniobras  destinadas  a  cerrar  y  abrir  las  válvulas  en  los  ductos  que  conducen  petróleo;  en  forma  más  precisa  la  maniobra  consistía  en  quitar  un  pozo  del  colector  para  realizar  mediciones  y  habilitar  para  enviar  el  fluido  al  tanque.  En  esa  oportunidad  el  actor  habilita  la  entrada  de  un  pozo  al  tanque  pero  no  abre  en  simultáneo  la  llave  de  paso.  Se  genera  un  efecto  de  presión  atento  a  que  el  pozo  continuaba  bombeando  fluido  por  el  caño  y  al  no  ser  abierta  la  llave  de  paso,  el  tanque  aumenta  la  presión  y  genera  la  rotura  de  la  guarnición  de  una  brida,  generándose  una  pérdida  importante  de  petróleo…”

Se  refiere  a  los  perjuicios  que  causó  por  las  tareas  de  limpieza  que  hubo  que  llevar  a  cabo  y  a  las  consecuencias  disvaliosas  en  la  imagen  de  la  empresa,  derivadas  del  estado  público  que  toma  el  accidente.  Dice  luego “el  tipo  de  error  cometido  `hizo  perder  totalmente  la  confianza´  en  las  condiciones  de  responsabilidad,  con  la  que  el  operador  debe  realizar  sus  funciones  en  el  yacimiento.”

 

TESTIMONIAL  de  W.   A  partir  de  este  hecho,  su  actitud  hacia  la  Compañía  cambió  en  desmedro  de  la  actividad  que  desarrolla  y  culmina  en  una  maniobra  rutinaria  que  es  colocar  un  pozo  en  control :  para  lo  cual  el  actor  cierra  una  válvula  sin  abrir  otra,  quedando  el  pozo  confinado  levanta  presión  y  revienta   la  junta  entre  una  válvula  y  la  brida,  donde  produce  un  spray  de  derrame  de  petróleo  en  un  radio  muy  amplio,  ensuciando  tanques,  separadores,  terrenos,  caños,  y  corriendo  el  líquido  por  la  pendiente  del  terreno…  Cuando  se  le  pregunta,  porque  es  una  maniobra  tan  normal  y  simple  como  es  poner  o  sacar  un  pozo  de  control,  manifiesta  el  actor  que  creía  que  lo  había  hecho.  Eso  se  lo  pregunta  el  testigo  al  actor  al  día  siguiente,  y  también  sabe  que  se  lo  preguntaron  la  gente  que  estaba  de  guarda  en  el  yacimiento.

 

TESTIMONIAL  de  R.P.R.  “Al  momento  del  incidente,  el  operario  D.  inmediatamente  va  a  la  batería  y  la  normaliza,  con  lo  cual  el  propio  actor  tenía  dudas  de  que  lo  había  hecho  mal,  al  aceptar  volver  a  la  batería,  él  se  da  cuenta  que  la  maniobra  no  la  había  hecho  bien.  Esa  maniobra  de  abrir  y  cerrar  las  válvulas  era  responsabilidad  del  actor,  es  función  del  baterista  recorredor.  Debía  el  actor  verificar  las  baterías,  medir  los  tanques,  calcular  el  volumen,  y  dejarlo  asentado  en  los  partes  diarios,  que  es  la  forma  en  que  se  controla  la  producción,  para  saber  si  no  hay  mermas  o  si  viene  normal.  Si  la  producción  no  viene  en  los  límites  normales  el  actor  debía  dar  cuenta  de  ello.

(…) Y  si  las  válvulas  no  la  controla  y  trabaja  mal,  el  separador  se  empacha  y  sale  líquido  por  donde  debe  salir  el   gas,  estas  son  las  tareas  habituales  de  un  baterista...(…)Le  consta  que  fue  una  mala  maniobra  porque  se  reventó  la  junta  del  colector,  al  levantar  presión.  Lo  que  se  revienta  es  siempre  la  junta  que  es  el  fusible.  Y  esto  fue  a  causa  de  D.  porque  era  parte  de  su  función  y  estaba  de  turno,  amén  de  que  cuando  se  le  avisó  al  actor  entró  en  dudas  y  fue  derecho  a  normalizar  la  maniobra  realizada,  de  lo  contrario,  hubiera  manifestado  distinto,  como  ser  no  sabía  lo  que  había  pasado

 

(2)  Superior  Tribunal  de  Justicia  de  la  Provincia  de  Corrientes.  “González,  Ernesto  Bernabé  c.  Banco  de  Corrientes  S.A.”,  07/05/2008.  Publicado  en LLLitoral  2008  (septiembre),  852  DJ  22/10/2008,  1811,  DJ  2008II.

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: