Despido Con Causa por Pérdida de Confianza a un Empleado de Edenor S.A. que Utilizaba el Tiempo de Trabajo y los Recursos de la Empresa a Favor de un Emprendimiento Comercial Personal. Rechazan Pretensiones Salariales e Indemnizatorias Deducidas por el Trabajador

by Dra. Adela Prat on febrero 3, 2014

DESPIDO  CON  CAUSA.  PÉRDIDA  DE  CONFIANZA. La  Sala  II  de  la  Cámara  Nacional  del  Trabajo  `confirmó´  la  Sentencia   de  Primera  Instancia, `que  rechazó´  las  pretensiones  salariales,  indemnizatorias  y  sancionatorias,  deducidas  por  el  trabajador.

 

Uso  intensivo  por  el  empleado  de  tiempo  laboral  y  recursos  de  la  Empleadora  EDENOR  S.A.  a  favor  de  su  emprendimiento  personal.  Obrar  contrario  a  la  buena  fe  contractual.

 

El  empleado  realizaba  actividad  comercial  propia  en  el  sitio  web  de  Internet  Mercado  Libre“. Falta  de  cumplimiento  de  deberes  que,  como  empleado,  tenía  a  su  cargo.  (Arts.  62, 63  y  84  de  la  LCT )

 

 

En  el  Expte.   Nº–/10 (F.I.  24/09/10)  –  “B.,  P.  I.  c/  Empresa  Distribuidora  y  Comercializadora  Norte  S.A.  (E.D.E.N.O.R   S.A.)  s/ despido”  –  CNTRAB   – SALA  II  –  15/10/2013.  Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com   el  03/02/2014.

 

El  caso  planteado.

 

EDENOR  S.A.  mediante  CD  de  fecha  20/05/10,  resolvió  el  vínculo  que  la  unía  con  el  actor,  en  los  siguientes  términos:  “…de  conformidad  con  las  normas  establecidas  por  la  política  P-59  `Código  de  Principios Edenor´,  se  procedió  a  dar  inicio  a  una  investigación  por  parte  de  la  Gerencia  de  Auditoría  Interna  de  la  Empresa  y  se  ha  comprobado  que  usted  ha  realizado  un  emprendimiento  laboral  paralelo  en  horario  de  trabajo  y  usando  las  herramientas  de  trabajo  que  le  fueran  facilitadas  por  la  empresa  para  cumplir  su  labor,  tales  como  teléfono,  PC,  acceso  a  Internet dicho  emprendimiento,  consta  de  la  publicación  y  venta  de  artículos  electrónicos.  Los  citados  artículos  fueron  vendidos  a  través  de  la  Intranet  de  la  empresa,  específicamente   de  la  sección  de  clasificados,  cuyo  objeto  es  servir  a  los  empleados  de  cartelera  para  ofrecer  intercambio  directo  entre  los  trabajadores;  pero  nunca  para  el  establecimiento  de  una  actividad  comercial  paralela.

 

Fundamentos  de  la  Sentencia  de  Cámara  confirmatoria  de  la  anterior.

El  Sr.  Juez  de  Cámara  preopinante,  Dr.  Pirolo  destacó  que  las  cuestiones  previamente  señaladas  encuentran  un  agravante  en  el  hecho  de  que  se  contraviene  la  política  de  la  empresa,  por  medio  de  la  cual  `está  vedada  la  oferta  de  servicios  o  productos  de  terceros  y  la  oferta  de  servicios  o  productos  que  no  estén  legalizados´.”

 

Adicionalmente,  la  empleadora  comprobó,   los  avisos  publicados  por  el  trabajador  en  forma  irregular,  cuyo  objeto  coincide  en  la  oferta  y  venta  de  productos  electrónicos.

 

Se  pudo  comprobar  que  el  empleado  era  el  titular  de  un  sitio  web  según  información  pública  que  informa `Nic  Argentina´,  Organismo  Estatal,  que  regula  el  registro  de  dominios  web  bajo  el  subdominio  com.ar.

 

Asimismo  se  comprobó  un  uso  intensivo  de  su  tiempo  laboral  y  los  recursos  de  la  empresa  en  relación  con  su  emprendimiento   personal  consistente  en  visitas  múltiples  a  los  sitios  web  de  `Mercadolibre.com´,  `Crea  Website.net´  y  `Google  mail´,  entre  muchos,  quedando  comprobado  que  por  la  actividad  desarrollada  por  el  empleado  en  el  sitio  Mercado  Libre,  ha  realizado  numerosas  transacciones  durante  su  jornada   laboral.

 

Por  todo  lo  expuesto,  EDENOR  S.A.  consideró  que  el  empleado  había  incurrido  en  una  falta  grave  en  los  términos  de  los  arts.  62,  63,  84,  85  y  88  de  Ley  de  Contrato  de  Trabajo,  que  llevó  a  la  pérdida  de  su  confianza.

 

El  Sr.  Juez  preopinante,  Dr.  Pirolo  dijo  : “ Dado  que  fue  la  accionada   quien  puso  fin  a  la  relación  laboral  mediante  la  misiva  transcripta,  estaba  a  su  cargo  la  prueba  de  los  hechos  que  imputó  al  actor  como  determinantes  de  pérdida  de  confianza“,  y,  a  mi  entender,  se  encuentran  plenamente  acreditadas  las  circunstancias,  en  las  cuales  se  basó  la  decisión  de  poner  fin  a  la  relación.”

 

En  tal  sentido,  el  Magistrado  que  integra  la  Sala  II,  puntualizó  que  “la  decisión  resolutoria  adoptada  por  la  Empresa  no  se  basó  en  la  imputación  de  una  actividad  ilícita,  sino,  simplemente,  en  la  imputación  de  pérdida  de  confianza  que  generó  la  falta  de  cumplimiento  de  los  deberes  que,  como  empleado,  el  accionante  tenía  a  su  cargo.”

 

Valoradas  las  circunstancias  analizadas,  en  el  marco  de  las  obligaciones  que  emanan  de  un  contrato  de  trabajo,  el  Sr.  Juez  de  Cámara  estimó  que  “los  hechos  en  los  que  aparece  involucrado  el  actor  son  razonablemente  configurativos  de  una  situación  objetiva  de  pérdida  confianza,  porque  revelan  que  el  actor  se  sustraía  diariamente  de  su  débito  laboral  en  función  de  una  actividad  comercial  propia,  en  contraposición  a  las  directivas  que  emanan  de  los  arts.  62,  63  y  84  de  la  LCT  y  que,  además,  aprovechaba  para  ello  bienes  de  la  empleadora.”

 

La  pérdida  de confianza,  en  la  que  la  empleadora  fundó  su  decisión  de  dar  por  terminada  la  relación  laboral,  constituyó  una  valla  insuperable  y,  por  lo  tanto,  una  injuria  que  no  admitía  el  mantenimiento  del  vínculo  (art.  242  LCT)”

 

La  prueba  colectada,  deja  en  evidencia,  que  el  actor  dedicaba  parte  sustancial  de  la  jornada  laboral  comprometida  a  favor  de  la  demandada,  para  realizar  actividades  comerciales  en  su  provecho,  sustrayéndose  en   forma  abusiva  y  solapada,  del  cumplimiento  de  la  obligación  laboral  esencial.

 

Ello  implicó  un  actuar  reñido  con  la  buena  fe  contractual  y  a  la  par  del  ya  señalado  incumplimiento  de  su  deber  esencial,  por  lo  que  esas  dos  circunstancias,  justificaron  que  la  empresa  le  perdiera  la  confianza  y  tornaran  imposible  la  prosecución  del  vínculo  (arts.  21,  62/63  y  242,  LCT)

Leave a Comment

Previous post:

Next post: