Resuelven que el Despido de la Tesorera del Banco de Galicia y Buenos Aires por Compartir la Clave de Acceso al Sistema con Dos Cajeros, es Desproporcionado, Injustificado y Arbitrario. Daño Moral. Rechazan Indemnización Agravada por Embarazo.

by Dra. Adela Prat on enero 5, 2014

DESPIDO  INJUSTIFICADO.   DESVINCULACIÓN   QUE   CONFIGURA   UNA   MEDIDA  DESPROPORCIONADA  del  Empleador  “Banco  Galicia  y  Buenos  Aires  S.A.”

 

Empleada  bancaria : Tesorera,  que  había  compartido  su  clave  –  personal  y  secreta  de  acceso  al  sistema.  Práctica  habitual  entre  el  personal,  que  no  siempre  se  ajustaba  a  la  letra  estricta  del  Reglamento  Interno  del  Banco.

 

El  Banco  empleador,  ejerciendo  su  facultad  disciplinaria,  contaba  con  la  posibilidad  de  recurrir  al  régimen  disciplinario  progresivo,  previsto  en  los  Arts.  67  y  218  de  la  LCT .

 

Asimismo,  el  Banco  debió  contemplar  el  principio  de  “conservación  del  contrato  de  trabajo” –  Art.  10  de  la  LCT  – Por  haber  compartida  la  clave  de  acceso  al  sistema  con  dos  empleadas  –  conducta  que  se  acostumbraba  también  en  las  Sucursales  por  cuestiones  de  eficiencia  –  el  Banco  la  despidió  por  injuria  laboral (Art.  242  LCT). 

 

La  Justicia  dio  la  razón  a  la  empleada  al  considerar  que  el  despido  fue  una  sanción  desproporcionada  con  la  falta  cometida,  arbitrario,  sin  causa  e  injustificado.

 

 

SD  19025  –  Expte.  42.249/2009  –  “M. A.,  M. L.  c.  Banco  Galicia  y  Buenos  Aires  S.A.  s.  despido”  –  CNTRAB  –  SALA  IX  –  31/10/2013.  Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el  03/01/2013 .

 

La  Sala  IX  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo    integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres.  Alvaro  Edmundo  Balestrini  y  Roberto  Pompa  RESUELVE :

 

1.  Confirmar  la  sentencia  dictada  en  Primera  Instancia  en  cuanto  hizo  lugar  a  la  demanda  deducida  por  la  empleada  del  Banco,  tras  considerar  improcedente  el  despido  fundado  en  péridida  de  confianza.

2.  Imponer  las  costas  de  alzada  por  su  orden,  atento  existir  vencimientos  parciales  y  mutuos  (art.  71  CPCCN)

 

I.   Detalles  del  caso.

 

La  desvinculación  de  la  trabajadora  bancaria  (Tesorera)  se  produjo  en  el  marco  de  un  Sumario  Administrativo  realizado  en  el  seno  del  Banco  Galicia  y  Buenos  Aires  S.A.”,  debido  a  la  utilización    por  parte  de  dos  cajeros de  su  clave  de   acceso  al  sistema  que  ella  poseía  como  `Supervisora  del  Sistema  de  Automatización´ (según  el  Banco,  de  carácter  personal,  secreta  e  intransferible).

 

A  entender  de  la  Empleadora,  tal  hecho  revistió  incumplimiento  contractual  de  suficiente  gravedad  que  imposibilitó  la  continuación  del  vínculo.

 

 

 

II.Fundamentos  de  la  Sentencia  dictada  por  la  Sala  IX  para  confirmar  la  Sentencia  apelada.

 

II.1.    Cuál  era  la  práctica  que  de  ordinario  se  desarrollaba  en  el  Banco.

 

El  Sr.  Juez  preopinante,  Dr.  Alvaro  Edmundo  Balestrini   señaló  que  a  los  fines  de  resolver  la  presente  controversia  no  solamente  debe  tenerse  en  cuenta  la  actividad  comprometida,  las  funciones  inherentes  al  cargo  detentado  y  el  grado  de  responsabilidad  que  ello  conllevaba,  sino  que  además  debe  merituarse  las  prácticas  que  de  ordinario  se  desarrollaban  en  el  ámbito  colectivo,  puesto  que  lo  contrario  implicaría  valorar  la  conducta  de  la  dependiente  desde  una  perspectiva  meramente  reglamentaria,  soslayando  el  contexto  en  el  que  fue  ejecutada.”

 

En  esa  inteligencia,  el  Dr.  Balestrini  apreció  que  la  Magistrada  de  la  anterior  instancia,  hizo  mérito  de  lo  informado  por  los  testimonios  de  O;  F. y  M.,  para  inferir  que  `era  habitual ´ que  los  empleados  compartieran  la  clave  de  acceso  al  sistema  –  lo  que  también  ocurría  en  otras  Sucursales  de  la  accionada  ,  siendo  de  público  conocimiento  que  una  de  las  empleadas  involucradas   en  el  mencionado  sumario  contaba  con  la  clave  de  la  pretensora.”

 

Afirmó  que  esa  conclusión  no  había  sido  objeto  de  cuestionamiento  por  parte  del  Banco, lo  cual  debilita  el   argumento  sostenido  en  el  memorial,  que  se  reduce  a  cuestiones  de  índole  operativas/reglamentarias,  que  representan  una  visión  acotada  del  conflicto  individual,  y  por  consiguiente  ineficaz,  a  los  fines  de  revisar  lo  resuelto.”

 

II.2.    La  Prueba  Testimonial  sobre  la  realidad  cotidiana  y  las  razones  de  la  misma.

 

El  Sr.  Juez  de  Cámara  votante  en  primer  término,  remarcó  que  ” la  prueba  testimonial  antes  referida  ha  referenciado  una  realidad  cotidiana  que  se  desenvolvía  en  márgenes  que  no  siempre  se  ajustaba  a  la  letra  estricta  del  Reglamento  Interno  del  Banco,  motivado  por  cuestiones  de  eficiencia,  ya  que  los  deponentes  resultaron  contestes  en  afirmar,  que  ello  conducía  a  lograr  cierta  agilidad  en  el  desarrollo  y  cumplimiento  de  las  tareas  encomendadas,  puesto  que  de  otro  modo  resultaba  prácticamente  imposible  concluirlas  en  el  tiempo  requerido.”

 

II.3.   El  Despido  fue  una  medida  desproporcionada.  Debió  aplicar  un  régimen disciplinario  progresivo.

 

Acto  seguido,  el  Sr.  Juez  de  Cámara  añadió  que   si  bien,  en  principio,  puede  alegarse  que  la  actora  no  adecuó  su  conducta  a  la  recta  observancia  de  las  disposiciones  del  Banco,  es  mi  parecer  que  en  el  marco   descripto  por  los  dicentes,  la  decisión  de  la  empleadora  aparece  `decididamente  desproporcionada´.”

 

En  base  a  lo  anterior,  el  Dr.  Balestrini  remarcó  que  en  el  marco  del  poder  de  dirección  que  le  es  propio,  la  empleadora  –  a  fin  de  encausar  la  conducta  de  su  empleada,  aún  ante  la  hipotética  configuración  de  la  falta  del  tenor  de  la  invocada  –  tenía  la  posibilidad  de  recurrir  al  régimen  disciplinario  progresivo  previsto  en  los  artículos  67  y  218  de  la  LCT,  máxime  cuando  no  se  ha  probado  que  aquélla  tuviera  antecedentes  disciplinarios,  sanciones  o  apercibimientos  de  relevancia,  durante  la  extensión  de  la  relación.”

 

En  consecuencia,  el  Sr.  Juez  de  Cámara  preopinante  concluyó : tales  consideraciones  me  persuaden  para  coincidir  con   lo  resuelto  en  la  instancia  anterior,  en  el  sentido  que  se  debe  entender,  que  la  decisión rupturista  no  se  ajustó  a  derecho.”

 

II.4.    Cómo  deben  valorar  los  Jueces  el  acto  reputado  “injurioso” (art  242  LCT)

 

Al  respecto,  se  lee  en  la  Sentencia  de  Cámara  la  valoración  del  acto  reputado  como  injurioso  debe  ser  efectuada  prudencialmente  por  los  Jueces  a  la  luz  de  la  `sana  crítica ´,  tomando  en  consideración  el  carácter  de  las  relaciones  laborales,  las  modalidades  y  circunstancias  personales  de  cada  caso  (art. 242  de  la  LCT)  y  en  la  especie,  valoradas  precisamente  tales  extremos,  la  falta  imputada  en  sustento  de  la  resolución  del  contrato  de  trabajo,  no  posee  entidad  suficiente,  en  los  términos  del  Art. 242  de  la  LCT,  para  impedir  la  proseción  del  vínculo  laboral  y  desplazar  del  primer  plano  la  regla  de  conservación  del  contrato  de  trabajo  consagrada  por  el  artículo  10  Ley  20.744.” (del voto  del  Dr.  Balestrini  compartido  por  el  Dr.  Roberto  Pompa).

 

II.5.    Reparación  en  concepto  de  Daño  Moral.

 

Respecto  a  este  rubro,  la  Sala  mantuvo  la  cuantificación  efectuada  en  la  anterior  instancia  –  el  monto  no  fue  publicado  –  por  entender  que  la  misma  se  ajusta  a  la  discrecionalidad  que  rige   en  la materia,  puesto  que  guarda  una  relación  razonable  respecto  de  la  `indemnización  tarifada´  por  despido  sin  causa,  que  resulta  ser  el  parámetro  de  referencia  habitual  para  la  determinación  de  este  tipo  de  resarcimiento.

 

Ello  así,  en  razón  del  Recurso  de  Apelación  interpuesto  por  la  empleada  actora,  se   limitó  a  señalar  la  preexistencia  de  ciertos  padecimientos  en  su  organismo,  cuando  el  argumento  del  fallo  moduló  en  torno  al  manto  de  sospecha  que,  a  decir  del  `a  quo ´,  pesó  sobre  la  persona  de  la  trabajadora.

 

Tras  considerar  que  en  este  punto  el  Recurso  luce  irremediablemente  insuficiente  (art.  116  de  la  Ley  18.345 ),  la  Sala  confirmó  el  monto  fijado  en  primera  instancia  en  concepto  de  daño  moral,  rechazando  el  agravio  esgrimido  por  la  trabajadora  en  procura  de  que  el  monto  sea  elevado.

 

II.6.    La  empleadora  debe  abonar  la  Multa  impuesta  como  sanción  en  el  Art.  45  de  la  ley  25.345.

 

En  las  actuaciones  se  acreditó,  que  la  fecha  de  la  Certificación  bancaria  de  los  Certificados  de  Trabajo  agregados  a  la  causa  (08/06/2009)  demuestra  que  cuando  el  Banco  fue  intimado  para  entregarlos,  no  se  encontraban  a  disposición  de  la  dependiente,  tal  como  alegó  Banco  Galicia  en  las  comunicaciones.

 

“El  hecho  de  que  ante  el  SECLO el  Banco  empleador   haya  puesto  a  disposición  los  mentados  instrumentos,  no  conmueve  lo  decidido,  habida  cuenta  de  que  en  esa  oportunidad  la  mora  en  el  cumplimiento  de  la  obligación  de  hacer,  se  encontraba  por  demás  vencida.” ( por  unanimidad)

 

Los  LECTORES  recordarán  que  el  monto  a  abonar  por  este  concepto  es  equivalente  a  tres  remuneraciones  por  el  monto  tomado  en  consideración  para  calcular  la  indemnización  Art.  245  por  antigüedad.

 

II.7.    Incremento  Indemnizatorio  art.  2º  de  la  Ley  25.323.

 

El  Sr.  Juez  de  Cámara  preopinante  puso  de  relieve  que  en  el  contexto  del  recargo  del  artículo  2º  de  la  Ley  25.323,  lo  sustancial  resulta  de  la  verificación  del  (i)  requerimiento  de  pago  de  las  indemnizaciones  derivadas  del  despido  y  (ii)  de  la  postura  refractaria  de  la  empleadora,  que  obligó  a  la  trabajadora  a  iniciar  las  presentes  actuaciones  en  procura  del  cobro  del  crédito  debido.”

 

El  monto  correspondiente  al  incremento  indemnizatorio  art  2º  Ley  25.323,  es  equivalente  al  50%  de  las  indemnizaciones  por  antigüedad,  por  falta  de  preaviso  e  integración  del  mes  de  despido.

 

Así  pues,  independientemente  de  la  plausibilidad  de  la  justa  causa  alegada  en  la  comunicación  de  despido,  la  Sala  IX  consideró  que  el  agravamiento  recién  referido,  debe  ser  acogido;  máxime  cuando  en  este  caso,  el  despido  es  considerado  `improcedente ´

 

II.8.    Confirman  el  rechazo  de  la  Indemnización  agravada  prevista  en  el  artículo  178  de  la  LCT.

 

La  actora  discutió  la  desestimación  de  la  indemnización  agravada  prevista  en  el  artículo  178  de  la  LCT ,  y con  relación  a  dicho  tópico,  los  Sres.  Jueces  de  Cámara  coincidieron  con  lo  sentenciado  en  la  instancia  de  grado.

 

Ello  así,  porque  la  empleada  `reconoció´  no  haber  cursado  la  notificación  fehaciente  a  la  que  remite  la  norma  sustantiva  supra  mencionada,  como  presupuesto  de  procedencia  del  agravamiento  que  se  trata.

 

Por  otra  parte,  los  estudios  médicos  que  corroboraron  la  gestación  fueron  realizados  cuando  la  vinculación se  encontraba  finalizada,  motivo  por  el  cual,  la  Sala  entendió  que  hizo  bien  el  judicante  al  rechazar  el  rubro,  por  cuanto  la  interesada  no  logró  probar  que  durante  la  vigencia  de  la  contratación,  la  dadora  de  trabajo  conociera  su  embarazo,siendo  irrelevantes  las  manifestaciones  en  torno  a  los  tratamientos  de  fertilización  supuestamente  conocidos  por  Personal  Superior  del  Banco,  dado  que  ello  no  significa  necesariamente  que  tuvieran  conocimiento  de  la  posterior  fecundación.”

 

II.9.    Confirman  el  rechazo  del  reclamo  por  diferencias  salariales.

 

Al  demandar,  la  dependiente  fundó  su  pretensión  sin  individualizar  los  artículos  de  la  CCT  18/75  que  apoya  su  punto  de  vista    en  la  operatividad  de  normas  convencionales,  que  a  su  decir  conducían  al  ascenso  automático  del  personal  debidamente  capacitado  y  con  cierta  antigüedad  en  la  empresa.

 

Estos  extremos,  según  adujo,  se  encontraban  cumplidos  –  en  su  caso    al  mes  de  noviembre  de  2006  y  por  tal  razón  desde  esa  fecha  consideraba  que  hubiera  correspondido  promocionarla  al  cargo  de  Tesorera,  situación  que  tuvo  lugar  recién  en  mayo  de  2008 (fs../..)

 

Sin  embargo,  lo  informado  por  la  `prueba  pericial  contable´  persuadió  al  Tribunal  para  sostener  la  sinrazón del  reclamo,  en  tanto  aquél  medio  probatorio  dio  cuenta  del  ascenso  de  la  actora  al  cargo  de  Tesorera  en  el  mes  de  julio  de  2006,  esto  es,  anterior  a  la  fecha  que  la  recurrente  postula  su  derecho  a  ese  nombramiento  (circunstancia  corroborada  por  la  prueba  documental  agregada  en  el  Anexo  de  Prueba  Reservada  que  corre  por  cuerda  a  los  autos  principales,  donde  en  la  Certificación  de  Servicios  y  Haberes,  se  consignó  a  partir  del  mes  de  julio  del  año  2.006  la  categoría  “Jefe  Ofic. 2º “,  es  decir,  la  que  la  Convención  Colectiva  aplicable,  denomina  en  su  art.  7º  como  “Tesorero”

 

Conclusión.

 

Por  lo  expuesto,  la  Sala  IX  resolvió  confirmar  la  sentencia  apelada  por  ambas  partes,  en  todo  lo  que  ha  sido  materia  de  apelación  y  agravio,  en  cuanto  hizo  lugar  a  la  demanda  en  lo  principal  tras  considerar  que  el  despido  fue  injustificado.

 

Las  costas  de  la  Alzada  fueron  impuestas  en  el  orden  causado,  atento  la  existencia  de  vencimientos  parciales  y   mutuos (art.  71  del  CPCCN) 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: