La Corte Suprema Aplicó la Teoría del Esfuerzo Compartido en Un Caso de Resolución de un Contrato de Compraventa Remitiendo al Caso “Longobardi” resuelto Seis Años Atrás.

by Dra. Adela Prat on enero 4, 2014

CONTRATOS.  RESOLUCIÓN  de  BOLETO  de  COMPRAVENTA. La  CSJN  remitió  a  los  fundamentos  de  los  precedentes  “Longobardi”  y  Sigal  Laura  y  Otro  c/ Santa  Cruz“.  ESFUERZO  COMPARTIDO.

 

La  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  resolvió  que  el  importe  de  condena  en  moneda  extranjera  debe  convertirse  a  pesos  a  razón  de  un  peso  por  dólar  estadounidense ,  más  el  50%  de  la  brecha  que  exista  entre  un  peso  y  la  cotización  de  esa  divisa  extranjera  en  el  Mercado  Libre  de  Cambios  tipo  vendedor,  del  día  que  corresponda  efectuar  el  pago,  salvo  que  la  utilización  del  Coeficiente  de  Estabilización  de  Referencia (CER) arroje  un  resultado  superior,  con  más  una  tasa  de  interés  del  7,5%  anual,  no  capitalizable,  desde  la  fecha  en  que  se  produjo  la  mora  y  hasta  la  del  efectivo  pago.

 

Así  se  resolvió  en  los  autos  caratulados:  N. 85. XLIX –  “Naccarato,  Silvia  Beatriz  c/  Bessone,  Díaz  Florentino  Ernesto  Celestino  y  Otros  s/  Resolución  de  contrato”  –  CSJN  –  12/11/2013. –  El Dial Express  del  03/01/2014.-

 

La  Corte  Suprema  de  la  Nación  –  con  la  firma  de  los  Ministros  Dres  Enrique  S.  Petracchi,  E.  Raúl  Zaffaroni,  Highton  de  Nolasco  y  Juan   Carlos   Maqueda  –  declaró  formalmente  admisible  el  Recurso  Extraordinario  interpuesto  por  la  actora  y  resolvió   modificar  el  fallo  apelado,  en  cuanto  la Sala K  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Civil,  decidió  declarar  resuelto  el  Boleto  de  Compraventa  suscripto  entre  particulares  y  aplicar  las  normas  de  pesificación.

 

En  tal  sentido,  el  Alto  Tribunal   afirmó  que  “las  cuestiones  planteadas  en  autos  resultan  sustancialmente   análogas  a  las  resueltas  por  el  Tribunal  en  las  causas  “Longobardi”  (Fallos:  330 : 5345)  y  S. 2433. XL  “Sigal,  Laura  y  otro  c/  Santa  Cruz  Arévalo,  Faustino  Nicolás  y  Otro  sentencia  del  28/04/2009,  a  cuyos  fundamentos  y  conclusiones   cabe  remitir   por   razones   de   brevedad.”   ver  Longobardi  infra  en  (1)  

 

Acto  seguido,  los  Ministros  que  integran  la  Corte  Suprema  de  la  Nación,  destacaron  que  “atento  el  alcance con  que  ha  sido  concedido  el  Recurso  Extraordinario,  sin  que  se  hubiera  deducido  el  correspondiente  Recurso  de  Queja,  no  corresponde  examinar  los  restantes  planteos.

 

Conclusión.

 

En  consecuencia,  la  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación,  tras  señalar  que  resulta  innecesario  que  dictamine  la  señora  Procuradora  General,  declaró  admisible  el  Recurso  Extraordinario  deducido  por  la  actora,  con  el  alcance  indicado  y  modificó  el  fallo  dictado  por  la  Sala  K  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Civil.

 

En  uso  de  las  atribuciones  que  le  confiere  al  Máximo  Tribunal  el  art.  16,  segundo  párrafo  de  la  Ley  48,  resolvió    por  aplicación  del  esfuerzo  compartido  –  que  el  importe  de  condena  en  moneda  extranjera  debe  convertirse  a  pesos  a  razón  de  un  peso  por  dólar  estadounidense,  más  el  50%  de  la  brecha  que  exista  entre  un  peso  y  la  cotización  de  la  mencionada  divisa  extranjera  en  el  mercado  libre  de  cambio  tipo  vendedor,  del  día  en  que  corresponda  efectuar  el  pago,  salvo  que  la  utilización  del  Coeficiente  de  Estabilización  de  Referencia  (CER)  arroje  un  resultado  superior,  con  más  una  tasa  de  interés  del  7,5%  anual,  no  capitalizable,  desde  la  fecha  en  que  se  produjo  la  mora  y  hasta  la  del  efectivo  pago.

 

________________________________________________________________________________

(1) Recordando  el  fallo  “Longobardi,  Irene  Gwendoline  c/  Instituto  de  Educación  Integral  San  Patricio  S.R.L.” CSJN,  11/2007.-

 

La  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  revocó  el  fallo  dictado  por  la  Sala  J  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo   Civil,  en  cuanto  al  modo  en  que  debía  calcularse  el  monto  adeudado.

 

El  Instituto  de  Educación  Integral  San  Patricio  S.R.L.  había  contraído  un  préstamo  en  1998  por  la  suma de  U$S  392.000,  para  la  construcción  de  un  Colegio  de  Educación  Primaria  y  Secundaria.

 

El  plazo  para  la  devolución  del  dinero,  se  había  estipulado  al  año  de  contraer  la  obligación  con  un  interés  compensatorio  del  18%  anual.

 

A  comienzos  de  1999,  la  deudora  amplió  el  préstamo  en  U$S  58.000  que  se  comprometió  a  devolver  en  la  fecha  pactada  originalmente,  con  las  mismas  condiciones  y  garantías.

 

Cumplido  el  plazo  y  ante  la  falta  de  pago  del  crédito  en  el  tiempo  y  forma  convenido,  los  acreedores  iniciaron  una  ejecución  por  la  suma  de  U$S  163.000  en  concepto  de  capital,  intereses  y  costas.

 

En  esa  misma  oportunidad  plantearon  la  inconstitucionalidad  de  la  normativa  de  emergencia  (Ley  25.561,  Decreto  214/2002  y  otros)  que  implantaron  el  régimen  de  pesificación.

 

Si  bien  el  Juez  de  Primera  instancia  aplicó  la  teoría  del  “esfuerzo  compartido”,  la  Cámara  Civil  –  Sala  J  – modificó  el  fallo  y  dispuso  que  la  deuda  debía  liquidarse  en  la  moneda  convenida  debido  a  que  la  mora  se  había  producido  con  anterioridad  a  la  entrada  en  vigencia  de  las  normas  que  implantaron  la  pesificación.

 

DIFERENCIA.  En  el  caso  “Naccarato”  la  Sala  K  de  la  Cámara  Civil,  por  el  contrario,  había  resuelto  que  la  deuda  debía  ser  pesificada,  aunque  el  resultado   final  es  el  mismo  que  el  obtenido  en  Longobardi  donde  la  Sala  J  de  la  Cámara  Civil  había  decidido  que  la  deuda  debía  liquidarse  en  dólares.  La  CSJN  tuvo  la  última  palabra  y  fue  idéntica  en  ambos  casos.

 

Continuando  con  el  caso  “Longobardi“,  recordamos  que  contra  el  fallo  de  la  Excma  Cámara  la  deudora  interpuso  Recurso  Extraordinario,  que  al  ser  denegado,  dio  origen  al  Recurso  de  Queja  ante  la  Corte  Suprema  de  la  Nación,   recurso  que  fue  declarado  procedente  y  ordenándole  suspender  los  procedimientos  de  ejecución.

 

La  Corte  finalmente,  volvió  a  aplicar  la  teoría  del  “Esfuerzo  Compartido”,  que  postula  la  distribución  proporcional   entre  las  partes  de  la  carga  patrimonial  originada  en  la  variación  cambiaria.

 

En  esa  oportunidad  la  Corte  aplicó  el  precedente  “Rinaldi”  y  consideró  aplicable  las  normas  de  pesificación  porque  el  deudor  había  caído  en  mora  con  anterioridad  al  06/01/2002.

 

En  consecuencia,  la  Corte  resolvió  que  el  importe  de  la  deuda  en  moneda  extranjera  debía  convertirse  a  pesos  a  razón  de  un  peso  por  dólar  por  dólar  estadounidense,  más  el  50%  de  la  brecha  que  exista  entre  un  peso  y  la  cotización  de  la  mencionada  divisa  extranjera  en  el  mercado  libre  de  cambios,  tipo  vendedor,  del  día  en que  corresponda  efectuar  el  pago,  salvo  que  la  utilización  del  coeficiente  de  estabilización  de  referencia  (CER)  arroje  un  resultado  superior,  con  más  una  tasa  de  interés  del  7,5%  anual,  no  capitalizable,  desde  la  fecha  en  que  se  produjo  la  mora  y  hasta  la  del  efectivo  pago.

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: