Contrato de Seguro. El TSJ de Córdoba se Pronunció a Favor de la Tesis Pro Consumidor a los Fines de Determinar el Plazo de Prescripción Aplicable en un Reclamo por Cobro de Seguro por Incapacidad Total y Permanente

by Dra. Adela Prat on enero 1, 2014

CONTRATO  DE  SEGURO.  Seguro  de  vida  colectivo.  Reclamo  por  cobro  de  seguro  por  incapacidad  total  y  permanente.  PLAZO  de  PRESCRIPCIÓN.  Art.  58  Ley  de  Seguros  17.817.

 

Artículo  50  Ley  de  Defensa  del  Consumidor  24.240.  Derecho  del  consumidor Rango  constitucional.  Prelación  normativa  del  régimen  de  consumo.  Orden  público  de  la  LDC.  Nueva  regla  de  interpretación  incorporada  por  Ley  26.361.

 

Sentencia  traída  a  cotejo  que  aplica  el  plazo  de  prescripción  previsto  en  la  Ley  de  Seguros : Tesis  Restrictiva.  Relación  de  consumo  del  Contrato  de  Seguro.  Pedido  de  unificación  de  Jurisprudencia  Contradictoria.

 

 

S.  190  –  “D ´ Andrea  María  del  Carmen  c/  Caja  de  Seguro  de  Vida  S.A.  –  ordinario  –  cumplimiento/resolución  de  contrato  –  recurso  de  apelación  –  Expte.  487391/36  recurso  de  casación  ( d  15/12)”  –  TSJ  DE  CÓRDOBA  –  22/10/2013 –  Fallo  publicado  por  elDial.com  el  30/12/2013 .

 

El  Tribunal  Superior  de  Justicia  de  la  Provincia  de  Córdoba,  por  intermedio  de  su  Sala  en  lo  Civil  y  Comercial  –  integrado  por  los  Sres.  Ministros   Dr Armando  Segundo  Andruet (h)  –  Dr Carlos  Francisco  García  Alloco  y  Dr Domingo  Juan   Sesin  bajo  la  Presidencia  del  primero    RESUELVE :

 

  1. RECHAZAR  el  Recurso  de  Casación  interpuesto  por  la  demandada,  fundado  en  la  causal  del  inciso  3º  del  art 383  del  C.P.C.C.-

2.   Imponer  las  costas  en  la  instancia  recursiva  extraordinaria,  por  el  orden  causado.-

 

La  relación  jurídica  acerca  de  cuya  prescripción  se  discute   ( acción  por  cobro  de  un  Seguro  de  Vida  Colectivo,  incapacidad  total  y  permanente )     es  subsumible  en  la  norma  especial  del  art.  50  LN  24.240,  de  Defensa  del  Consumidor, con  lo  que  corresponde  concluir  que  está  sujeta  a  la  prescripción  de  tres  años,  previsto  en  dicho  ordenamiento  legal.-

 

 

I.   Detalles  del  caso.

 

La  actora  persigue  el  cobro  de  un  Seguro  de  Vida  Colectivo  que  cubría  como  contingencia  la  “incapacidad  total  y  permanente”.   Se  encuentra  controvertido  el  plazo  de  prescripción  aplicable.  A  saber  : (i)  Plazo  anual  previsto  por  el  Art 58  de  la  Ley  de  Seguros  17.817 o  bien  (ii)  el  plazo  trienal  del  artículo  50  de  la  Ley  de  Defensa  del  Consumidor  24.240.

 

La  Cámara  de  Apelaciones  en  lo  Civil  y  Comercial  de  Cuarta  Nominación  de  la  Ciudad  de  Córdoba,  entendió  que  resulta  aplicable  el  plazo  trienal  indicado  en (ii), decisión  que  motivó  el  Recurso  de  Casación  por  parte  de  la  Caja  de  Seguros  de  Vida  S.A.”  al  entender  que  el  plazo  aplicable  es  anual  conforme  el  art.  58  de  la  Ley   de  Seguros  17.817.

 

Finalmente  y  por  los  fundamentos  que  pasaremos  a  conocer, el  Tribunal  Superior  de  Justicia  de  la  Provincia  de  Córdoba  rechazó  el  Recurso  de  Casación  interpuesto  por  la  Caja  de  Seguros,  resultando  posible,  de  esta  manera su  cobro  por  parte  de  la  actora

II.   Recurso  de  Casación.

 

La  primera  cuestión  planteada  consistió  en  analizar  si  era  procedente  el  Recurso  de  Casación  interpuesto  por  la  Caja  de  Seguros  de  Vida  S.A.”,  a  través  de  apoderado   Dr. Juan  Carlos Antonino    en  contra  de  la  Sentencia  Nro  21  del  17/03/2011,  dictada  por  la  Cámara  de  Apelaciones  en  lo  Civil  y  Comercial  de  Cuarta  Nominación  de  esta  Ciudad con  fundamento    el  recurso  – en  el  art.  383  incs.  1º  y  3º  del  C.P.C.C.

 

El  Recurso  fue  concedido  con  fecha  02/05/2012  “sólo  por  el  motivo  del  inciso  3º  del  art.  383  del  C.P.C.C.” –  previo  traslado  a  la  parte  actora,  como  así  también  al  Sr.  Fiscal  de  Cámaras  Civiles  y  Comerciales    Dr.  Francisco  Junyent  Bas  -.

 

Radicadas  las  actuaciones  ante  la  sede  del  TSJ se  corrió  traslado  a  la  Fiscalía  General,  evacuándolo  la  Sra.  Fiscal  Adjunta  –  Dra.  María  Marta  Cáceres  de  Bollati  –.

 

III.   La  recurrente  peticiona  unificación  de  Jurisprudencia  contradictoria.

 

El  Alto  Tribunal  de  la  Provincia  de  Córdoba  presentó  entonces  el  primer  agravio la  quejosa  asegura  que  la  doctrina  asumida  en  el  fallo  en  crisis resulta  contraria  a  la  hermenéutica  sustentada    para  un  caso  análogo  –  por  la  Cámara  de  Apelaciones  en  lo  Civil  y  Comercial  de  Quinta  Nominación  de  Córdoba,  in  re  “Córdoba  Aída  Juana  c/  Caja  de  Seguros  de  Vida  S.A.  – Ordinario   Cobro  de  pesos  –  Expte  Nro.  318552/36 (Sent.  Nº  46  del  30/04/2009).

 

En  esta  línea explicita  que  en  el  fallo  traído  a  cotejo,  el  Tribunal al  abordar  el  tratamiento  de  la  Excepción  de  Prescripción  opuesta  por  la  parte  demandada  ante  el  reclamo  impetrado  por  la  actora  (por  el  cual  se  perseguía  el  cobro  de  un  Seguro  de  Vida  Colectivo  que  cubría  como  contingencia  la  “incapacidad  total  y  permanente),  ha  determinado  que  el  plazo  aplicable  para  este  supuesto  es  el  anual  previsto  por  el  art.  58  de  la  Ley  de  Seguros y  no  el  trienal  del  art.  50  de  la  Ley  de  Defensa  del  Consumidor.

 

Agrega  que  la  Cámara  consideró  que  tampoco  resultaba  aplicable  la  reforma  dispuesta  por  la  Ley  Nº  26.361,  en  virtud  del  principio  de  irretroactividad  de  la  Ley  por  tratarse  de  un  reclamo  que   al  igual  que  el  de  marras  –  se  impetró  con  anterioridad  a  la  sanción  de  dicha  normativa.

 

Destaca  que  en  el  fallo  traído  a  cotejo,  se  analizó  una  póliza  de  seguro  similar  a  la  de  estas  actuaciones  y  se  concluyó  que  el  término  de  prescripción  es  el  establecido  en  el  art.  58  de  la  Ley  17.418  por  ser  norma  específica  que  regula  la  cuestión.

 

IV.     Fundamentos  de  la  Sentencia  de  STJ  de  Córdoba  que  rechaza  el  Recurso.

IV.1.  Dos  soluciones  distintas  para  el  mismo  tipo  de  acción.-

 

En  primer  término los  Sres.  Ministros  que  componen  el  Alto  Tribunal  de  esa  Provincia  señalaron  que “el  requisito  de  paridad  entre  las  cuestiones  sometidas  a  juzgamiento,  se  aprecia  suficientemente  cumplimentado desde  que  en  sendas  hipótesis  se  trata  de  una  acción  que  persigue  el  cobro  de  un  seguro  de  vida  colectivo  contratado  por  la  empleadora  como  tomador,  al   que  pueden  adherir  sus  dependientes donde  la  parte  demandada  resistió   la  pretensión  oponiendo  excepción  de  prescripción.“

 

Inclusive,  en  ambos  casos el  sujeto  pasivo de  la  relación  procesal  es  una  Entidad  Aseguradora    Caja  de  Seguros  de  Vida  S.A.  –  y  el  título  base  de  la  acción  es  el  contrato  de  seguro  colectivo  que  prevé  como  contingencia  asegurable  la  incapacidad  total  y  permanente  de  los  asegurados.“ – afirmó  el  Tribunal

 

En  cuanto  al  disímil  tratamiento  jurídico  y  la  consecuente  divergencia  interpretativa  emergente  de  los  resolutorios  confrontados,  los  Ministros  del  TSJ  puntualizaron  que  la  Cámara  a  quo  entiende  que siendo  que  el  contrato  de  seguro  en  este  caso  es  un  contrato  de  consumo,  corresponde  recurrir  a  las  normas  que  disciplinan   a  esta  categoría  –  consumidores  o  usuarios   a  los  fines  de  determinar  el  plazo  de  prescripción,  esto  es el  art.  50  de  la  Ley  24.240.”

 

 En  el  fallo  traído  en  contradicción,  en  cambio,  se  entiende  que  `el  plazo  de  prescripción´  aplicable  a  un  supuesto  análogo  al  de  marras es  el  propio  del  art.  58  de  la  Ley  17.418,  toda  vez  que,  tratándose  de  una  ley  especial,  no  puede  quedar  modificada  por  una  normativa  general  como  la  de  la  Ley  de  Defensa  del  Consumidor .

 

Siendo  ello  así el  Tribunal  dejó  claro  que  “queda  justificada  la  intervención  unificadora  de  esta  Sala,  por  el  carril  impugnativo  propuesto  (inc.  3º art  383, CPCCN).”

 

 

IV.2.   La  modificación  al  art.  50  de  la  Ley  24.240  de  Defensa  del  Consumidor,  por  la  Ley  26.361.

 

Con  fecha  07/04/08  se  publicó  en  el  Boletín  Oficial  una  importante  modificación  a  la  Ley  de  Defensa  del  Consumidor,  desde  que  la  Ley  26.361  dispuso  la  reforma  al  art.  50  de  la  Ley  24.240,  brindando  así  una  pauta  específica  de  interpretación.

 

Actualmente,  el  art.  50  de  la  Ley  24.240  expresa : “Las  acciones  judiciales,  las  administrativas  y  las  sanciones  emergentes  de  la  presente  Ley   prescribirán  en  el  término  de  tres  años.  Cuando  por  otras  leyes  generales  o  especiales  se  fijen  plazos  de  prescricpión  distintos  del  establecido  precedentemente  se  estará  al  más  favorable  al  consumidor  o  usuario…”  

 

En  el  presente  Expediente  se  ventila  una  obligación  surgida  con  anterioridad  (en  el  año  2.002)  a  que  la  referida  modificación  normativa  entrara  en  vigor  (hecho  acaecido  en  el  año  2.008).  De  allí  que,  a  pesar  del  tenor  de  la  nueva  legislación  y  su  eventual  incidencia  en  la  dilucidación  de  la  cuestión  ahora  sometida  a  juzgamiento,  el  STJ  de  Córdoba  sujetó  su  análisis  a  la  legislación  consumeril  (L.N.  24.240),  dirimiendo  la  controversia  con  arreglo  al  ordenamiento  jurídico  vigente  a  la  fecha  del  crédito  que  nos  ocupa;  ello  sin  perjuicio  de  las  consideraciones  efectuadas  por  los  Sres.  Ministros  conforme  se  verá    más  adelante.

 

IV.3.   El  contrato  celebrado  entre  las  partes  es  una  relación  de  consumo.

 

En  ese  sentido,  los  Ministros  del  Tribunal  señalaron  que  ” la  naturaleza  de  relación  de  consumo  del  contrato  celebrado  entre  las  partes  y  acerca  de  la  cual  éstas  no  han  debatido,  deriva  del  hecho  de  que  la  demandada  es  una  Compañía  de  Seguros,  que  se  dedica  a  la  oferta  de  seguros  en  los  términos  de  la  Ley  que  regula  la  actividad.”(Ley  Nº  17.418)

 

No  cabe  duda  que  la  demandada  es  una  proveedora  de  un  servicio :  el  seguro  (art.  2  LN  24.240). De  otro lado,  tampoco  hay  duda  que  la  Asegurada  es  un  usuario  o  consumidor  por  lo  que  la  relación  encuadra  en  la  descripción  del  art.  1º  de  la  mencionada  Ley.”    afirmó  el  Tribunal  

 

IV.4.   El  microsistema  legal  del  Derecho  del  Consumidor  debe  aplicarse  en  primer  lugar.

 

Acto  seguido,  los  Sres.  Magistrados  pusieron  de  relieve  la  relevancia  que  ha  adquirido  la  protección  jurídica  a  los  consumidores,  usuarios  e,  incluso,  de  quienes  se  encuentren  expuestos  en  virtud  de  relaciones  de  consumo,  a  partir  de  la  reforma  constitucional  del  año  1994  (con  la  consagración  del  derecho  en  el  art.  42  de  la  CN)  y  de  la  sanción  de  la  Ley  24.240.

 

En  tal  sentido,  manifestaron  que  “su  rango  constitucional  y  el  carácter  de  preceptos  de  orden  público  que  le  ha  asignado  el  legislador,  han  producido  notables  cambios  en  la  interpretación,  vigencia,  y  análisis  de  compatibilidad   de  otras  normas  del  derecho,  que  hasta  el  advenimiento  de  la  nueva  normativa,  se  tornaban  como  reglas  o  principios  inconmovibles.”  (Conf.  Lorenzetti,  Ricardo  LuisConsumidores“, edit. Rubinzal Culzoni, Sta  Fe, 2003,  pág. 43  y ss.)    ver  más  infra  en  (1)  –

 

Continuando  con  la  argumentación,  los  Sres. Dres.  Andruet,  Alloco  y  Sesin   remarcaron  que  “el  microsistema  legal,  que  se  encuentra  compuesto  por  la  norma  constitucional  que  reconoce  protección  al  consumidor  y  sus  derechos  (art. 42  C.N.),  los  principios  jurídicos  y  valores  del  ordenamiento  y,  por  último,  las  normas  legales  infraconstitucionales  como  la  Ley  24.240,  hace  que  siempre  que  exista  una  relación  de consumo,  deba  aplicarse  en  primer  lugar  este  microsistema,  por  revestir  carácter  autónomo  y  aún  derogatorio  de  normas  generales.”  –  ver  más  infra  en  (2)  –

 

IV.5.   Plazo  que  corresponde  aplicar

 

El  Supremo  Tribunal  de  Córdoba  puso  de  manifiesto  que  “ante  la  dicotomía  regulatoria  (art. 58  L.N.  17.817  vs.  Art. 50  LN  24.240)  la  cuestión  se  debe  resolver  mediante  la  aplicación  del  plazo  más  beneficioso  de  tres  años  dispuesto  en  el  estatuto  del  consumidor,  interpretación  que  es  coincidente  con  los  parámetros  establecidos  por  el  legislador   constitucional.”

 

Reiteró,  asimismo,   que  “avala   además  la  utilización  del  plazo  de  prescripión  de  tres  años  el  hecho  de  que  la  Ley  de  Defensa  del  Consumidor  sea  de  orden  público  (art. 65  LN  24.240)  entidad    que  no  posee    en  principio  la  Ley  de  Seguros.”

 

Desde  otro  ángulo,  la  nueva  redacción  del  art.  50  del  estatuto  del  consumidor  –  por  imperio  de  la  Ley  26.361  –  se  erige  como  elemento  de  importancia  para  la  interpretación  de  la  norma  que  analizamos.  La  Ley  26.361  agrega  una  nueva  frase  al  viejo  artículo  50  de  la  ley  de  Defensa  del  Consumidor  que  reza :Cuando  por  otras  leyes  generales  o  especiales  se  fijen  plazos  de  prescripción  distintos  al  establecido  precedentemente  se  estará  al  más  favorable  al  consumidor  o  usuario (de la  Sentencia  del  STJ  de  Córdoba)

 

Finalmente,  el  Alto Tribunal  cordobés  afirmó  que  se  puede  sostener  que  la  disposición  viene  a  disipar  la  duda  interpretativa  que  a  nivel  doctrinario  y  jurisprudencial  existía  sobre  el  tema, aclarando  expresamente  la  manera  en  que  debe  entenderse  la  Ley  de  Defensa  del  Consumidor  en  relación  al  instituto  de  la  prescripión  liberatoria.”

 

 

________________________________________________________________________

(1) “Tal  como  lo  señala  Lorenzetti,  Ricardo  Luis, Consumidores”  ob. cit,  pág.  43  y  ss,  el  principio  protectorio  de rango  constitucional,  es  el  que  da  origen  y  fundamenta  el  derecho  del  consumidor.  En  los  casos  que  presentan  colisión  de  normas,  es  importante  tener  en  cuenta  que  no  es  la  ley,  sino  la  Constitución  Nacional,  la  que  es  fuente  principal  del  derecho  Consumerista.  La  interpretación  dominante  es  que  no  es  necesaria  una  ley  que  reglamente  el  derecho  para  poder  invocar  su  aplicación  al  caso  concreto.  En  tal  sentido  se  ha  dicho  que  la  norma  del  art.  42  C.N.  pone  en  cabeza  de  los  consumidores  y  usuarios  derechos  plenos,  los  cuales  son  operativos  sin  necesidad  de  que  se  dicte  una  ley  que  los  instrumente.”

 

(2)”El  estatuto  del  consumidor  es  un  sistema,  en  cuanto  conforma  un  todo  ordenado  e  interrelacionado,  para  la  realización  de  un  determinado  objeto : la  justicia  correctiva  a  favor  del  consumidor (Viramonte, Carlos  Ignacio, “Responsabilidad  Civil  por  daños  en  el  transporte  terrestre  de  personas“, Lexis  Nexis,  Córdoba,  2008,  Nº  7  (Julio), p. 736  (segunda  parte).”

De  esta  manera,  el  derecho  común  deja  de  ser  solamente  el  derecho  civil  y  comercial  para  dar  lugar  al  “derecho  de  los   usuarios  y  consumidores”.

 

 

(3).  El  TSJ  de  Córdoba,  respecto  del  plazo  de  prescripción  de  la  acción  de  cobro  de  seguro  por  incapacidad   total  y  permanente,  desarrolla :  (i)  Tesis  restrictiva:  se  refleja  en  la  Sentencia  traída  a  cotejo,  antes  mencionada.  Para  esta  postura  sólo  las  instituciones  novedosas,  introducidas  por  la  Ley  de  consumo  (vgr. : art. 11, 17 , 18  y 37  LN  24.240) estaban  alcanzadas  por  el  plazo  de  prescripción  trienal en  tanto  que  las  sin  regulación  en  esta  normativa,  seguían  regidas  por  las  normas  del  derecho  común  que  le  eran  aplicables.  En  función  de  ello,  en  los  casos  de  leyes  especiales,  continuaba  rigiendo  el  plazo  establecido  en  la norma  particular.” Por  otra  parte,  (ii) la  tesis  pro  consumidor  que  es  la  posición  del  Alto  Cuerpo. Autores  que  sostienen  esta  postura: Lorenzetti, Ricardo  L.,  obra citada Farina,  Juan  M.  Defensa  del   Consumidor  y  del  usuario  edit.  Astrea, Bs  As,  1995,  pág.  395;  Bersten, Horacio  L.  Derecho  Procesal  del  Consumidor“, La  Ley,  Bs  As,  2003, pág.  365;  Pizarro, Ramón  Daniel, Responsabilidad  civil  por  riesgo  creado  y  de  empresa    Contractual  y  Extracontractual“,  edit. La  Ley , 2006,  Bs  As, Parte   Especial,  Tomo  III, pág.  325,  entre  muchos  otros.

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: