Riesgos del Trabajo. La Sala IX Declaró la Competencia del Fuero Laboral en una Acción de Responsabilidad Generada en una Contingencia Ocurrida Después de la Entrada en Vigencia de la Ley 26.773. Entre Otros Fundamentos Entiende que el Trabajador También Reclama por Incumplimientos de Seguridad e Higiene del Trabajo.

by Dra. Adela Prat on diciembre 30, 2013

POLÉMICA  SENTENCIA. RIESGOS  DEL  TRABAJO.  REPARACIÓN  por  DAÑOS.  COMPETENCIA.  La  Sala  IX  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo  revocó  la  Sentencia  apelada  que  declaró  la  incompetencia  de  la  Justicia  Nacional del  Trabajo,  por  considerar  que  en  el  caso  resulta  competente  la  Justicia  Nacional  en  lo  Civil,  por  tratarse  de  una  contingencia  ocurrida  entrada  en  vigencia  la  Ley  26.773.

 

En  consecuencia,  la  Excma.  Cámara  declaró  competente  la  Justicia  Nacional  del  Trabajo.  Aplicó  la  norma  más  favorable  al  trabajador  que  es  el  Artículo  20  de  la  Ley  18.345  de  Procedimiento  Laboral.  Además  estimó  “no  derogada”  la  Ley  Nº  24.557  por  la  nueva  Ley  26.773  de  Riesgos  del  Trabajo.

 

La  Sala  IX   aplicó  el  precedente  de  la  CSJN  “Jaimes  c/  Alpagatas”

 

Esta  polémica  sentencia  se  dictó  en  los  autos  caratulados :  “S. G. A.  c/ Correo  Oficial  de  la  República Argentina  S.A.  y  otro  s/  accidente  –  acción  civil.”-  CNTRAB  –  SALA  IX  –  06/12/2013.   Fallo  publicado  por  elDial.com  el   27/12/2013 .

 

La  Sala  IX  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo    integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres.  Alvaro  E.  Balestrini  y  Roberto  C.  Pompa    oído  el  Señor  Fiscal  General,  RESUELVE :

 

I)  Revocar  la  resolución  recurrida  que  consideró  competente  en  el  presente  caso  la  Justicia  Nacional  en  lo Civil;

 

II) Declarar  en  el  caso  particular  de  autos,  la  competencia  de  la  Justicia  Nacional  del  Trabajo  para  conocer  en  las  presentes  actuaciones;

III)  Sin  costas,  en  razón  de  la  naturaleza  de  la  cuestión  debatida  y  la  forma  de  resolverse,  no  mediando  réplica;

IV)  Devolver  las  actuaciones  al  Juzgado  de  Origen,  para  su  continuación.

 

El  caso.

 

El   Sr.  S. G. A.  sufrió  un  accidente  de  trabajo  después  de  la  entrada  en  vigencia  de  la  Ley  26.773,  Ley  que  declara  de  competencia  de  la  Justicia  Nacional  en  lo  Civil   la  promoción  de  la  acción  de  reparación  integral  por  daños  y  perjuicios.

 

Sin  perjuicio  que  el  Sr.  S. G. A.  atribuye  responsabilidad  a  los  demandados  con  fundamento  en  el  derecho  común,  también  invoca  como  presupuesto  de  responsabilidad  y  como  fundamento  del  marco  normativo  del  reclamo,  diversos  incumplimientos  a  las  disposiciones  legales  de  Seguridad  e  Higiene  del  Trabajo  (Ley  19.587)  y  del  deber  de  seguridad  que  emerge  del  artículo  75  de  la  LCT,  cuestionado  incluso  la  validez  constitucional  de  las  sumas  no  remunerativas  que  habría  percibido  el  trabajador  al  amparo  del  art.  103  bis  de  la  LCT.

 

El  trabajador  inició  la  acción  en  el  Fuero  Laboral. El  Sr  Juez  de  Primera  Instancia  se  declaró incompetente  y  consideró  que  las  presentes  actuaciones  eran  competencia  de  la  Justicia  Nacional  en  lo  Civil.

 

No  obstante,  la  Sala  IX  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo, tras  el  Recurso  interpuesto  por  el  actor,   revocó  la  sentencia  de  grado  y  en  base  a  los  fundamentos  que  pasaremos  a  conocer,  declaró  la  competencia  de  la  Justicia  Nacional  del  Trabajo.

 

 

Fundamentos  de  la  Sentencia  de  Cámara  para  declarar  competente  el  Fuero  Nacional  del  Trabajo.

 

Precedente  de  la  CSJN.

Uno  de  los  fundamentos  ensayados  por  la  Sala  IX  partió  de  la  aplicación  de  lo  resolución  adoptada  en  los  autos  “Jaimes  Juan  Toribio  c/ Alpargatas  S.A.  s/  Acción  Cont.  Art.  75  LCT,  del  5/11/96,  S.C.Comp.219.L.XXXI,  (Fallos :  306:337)  donde  el  Máximo  Tribunal  de  Justicia  sentenció  “no  resulta  competente  la  Justicia  del  Fuero  Civil”  dado  que  en  las  actuaciones,  la  pretensión  había  sido  promovida,  entre  otras,  en  el  incumplimiento  que  se  postula  de  obligaciones  que  han  sido  tipificadas  por  la  legislación  laboral.”

 

La  Corte  de  Justicia  de  la  Nación  añadió : “no  obsta  a  la  conclusión  adoptada,  que  la  reparación  del  daño  encuentra  su  marco  legal  en  el  derecho  civil,  pues  la  circunstancia  decisiva  para  resolver  esta  contienda  no  está  dada  por  las  disposiciones  aplicables  para  determinar  la  extensión  del  resarcimiento  o  la  evaluación  del  daño,  sino  por  la  índole  de  las  prestaciones  que  se  invocan  como  insatisfechas,  cuya  consideración  debe  ser  efectuada  con  los  criterios  particulares  derivados  de  las  características  del  trabajo  humano,  lo  cual  determina  la  competencia  del  fuero  expresamente  habilitado  para  conocer  en  esta  materia  por  el  art.  20  de  la  Ley  18.345.”

 

Interpretación  del  artículo  4º,  2º  párrafo  de  la  Ley  26.773.

 

Los  Sres.  Jueces  de  Cámara  inicialmente  recordaron  que  el  artículo  4º,  2º  párrafo  de  la  Ley  26.773,  dispone  “…  los  damnificados  podrán  optar  de  modo  excluyente  entre  las  indemnizaciones  previstas  en  este  régimen  de  reparación  o  las  que  les  pudieren  corresponder  con  fundamento  en  otros  sistemas  de  responsabilidad .”

 

En  base  a  lo  anterior,  la  Sala  interpretó  que  “la  ley  indicada  habilita  la  posibilidad  de  accionar  en  procura  de  alcanzar   los  fines  perseguidos,  a  través  de  distintos  presupuestos  de  responsabilidad,  los  que  no  se  agotan  en  los  presupuestos  de  responsabilidad  previstos  en  el  derecho  común    por  ejemplo,  arts.  1.109  y  1.113  del  Código  Civil  -,  sino  que  admite  un  diseño  amplio  que  otorga  la  posibilidad  de  accionar  con  fundamento  en  otros  presupuestos  de  responsabilidad  como,  a  modo  de  ejemplo,  cuando  se  alegue  la  existencia  de  la  obligación  de  seguridad  o  el  deber  de  previsión (cfme.  Formaro  Juan  J.,  Riesgos  del  Trabajo.  Leyes  24.557  y  26.773, Acción  especial  y  acción  común“,  1a  edición,  Buenos  Aires,  Hammurabi,  José  Luis  Depalma,  Editor,  2013,  pág.  378/379),  lo  que  dio  lugar  a  la  tesis  de  la  pluridimensión  de  responsabilidades.”  (cfme.  Cornaglia  y  Meik,  Los  riesgos  del  Trabajo“,  Congreso  AAL,  1982).

 

Interpretación  del  artículo  17.2  de  la  Ley  26.773.

 

En  cuanto  a  la  asignación  de  competencia  en  el  ámbito  de  la  Capital  Federal  a  la  Justicia  Nacional  en  lo  Civil,  a  la  que  remite  el  artículo  17.2  de  la  Ley  26.773,  la  Sala  afirmó  que  sólo  puede  ser  concebida,  como  la  propia  norma  lo  dispone,  a  las  acciones  previstas   en  el  artículo  4º,  último  párrafo  de  la  Ley,  es  decir,  a  las  acciones  expresamente  circunscriptas  por  la  vía  del  derecho  civil.”

 

De  esta  manera,  a  criterio  del  Tribunal,  “la  competencia  prevista  en  el  art.  17.2  de  la  Ley  26.773  en  favor  de  la  Justicia  Nacional  en  lo  Civil  está  inequívocamente  condicionada  a  que  el  demandante  haya  optado  por  la  aplicación  de  los  sistemas  de  responsabilidad  que  pudiere  corresponderle  según  el  Derecho  Civil,  a  los  cuales  se  aplicarán  la  legislación  de  fondo,  de  forma  y  los  principios  correspondientes  al  derecho  civil.”

 

Dictamen  del  Sr.  Fiscal  General  del  Trabajo.

 

Los  Magistrados  que  integran  la  Sala  IX,  adelantaron,  como  también  lo  hizo  en  su  oportunidad  el  Sr.  Fiscal  General  del  Trabajo,  Dr.  Eduardo  Álvarez,   a  través  del  Dictamen  Nº  58.988  del  15/11/2013,  que  el  caso  particular  de  autos,  sin  que  por  ello  importe  anticipar  solución  alguna  sobre  el  fondo  del  litigio,  se  encuentra  al  abrigo  de  lo  dispuesto  por  el  artículo  20  de  la  L.O.  ó  Ley  Nº  18.345  de  Procedimiento  Laboral,  que  habilita  el  conocimiento  de  la  Justicia  Nacional  del  Trabajo.

 

Aspecto  medular  de  la  resolución  adoptada  por  la  Sala  IX.

 

El  Tribunal  de  Alzada  consideró  que  en  el  caso,  “rige  la  solución  más  favorable  del  art.  20  de  la  L.O.,   refiriéndose  a  la  Ley  18.345  –  que  no  sólo  encuentra  reconocimiento  en  el  art.  9  de  la  LCT,  sino  que  hoy  en  día  y  luego  de  la  reforma  del  texto  constitucional  del  año  1.994,  alcanzó  dimensión  constitucional,  al  estar  esa  solución  consagrada  por el  art.  5.2.  del  Pacto  Internacional  de  Derechos  Civiles  y  Políticos“,  que  fuera  incorporado  expresamente  a  la  Constitución  Nacional  (art.  75  inc.  22 ),  por  lo  que,  por  aplicación  de  los  principios  propios  que  dan  autonomía  a  la  materia  derivada  del  trabajo,  las  soluciones  de  la  norma  posterior  sobre  la  anterior  y  de  la  especial  sobre  la  general,  aparecen  desplazadas  por  la  aplicación  de  principios  propios  del  derecho  laboral,  que  consagran  la  solución  más  favorable  enunciada  y  la  aplicación  de  los  principios  propios  del  derecho  laboral,  que  consagran  la  solución  más  favorable  enunciada  y  la  aplicación  de  los  principios  de  progresividad   y  no  regresividad  tutelados  por  el  art.  26  de  la  Convención  Americana  y  2.1.  del  PIDESC    entre  otros -,  de  manera  que,  alcanzado  el  reconocimiento  de  un  derecho,  en  el  caso  la  competencia  de  la  Justicia  del  Trabajo,  en  reclamos  con  fundamento  en  el  derecho  común  (cfrme  art.  39.1  de  la  Ley  24.557),  no  puede  haber  regresividad  sin  afectarlo.”

 

Es  decir,  nunca  menos  en  derechos  sociales  (cfme.  Víctor  Abramovich,  Alberto  Bovino  y  Christian  Courtis  (compiladores)  en  La  Aplicación  de  los  Tratados  sobre  Derechos  Humanos  en  el  ámbito  local.  La  experiencia  de  una  década“, Editores  del  Puerto  y  el  CELS)  y  los  de  no  discriminación,  tutelados  por  señeros  Tratados  Internacionales  sobre  derechos  fundamentales  de  las  personas,  incorporados  de  manera  expresa  al  texto  de  la  Constitución  Nacional (cfe.  art.  75  inc.  22  C.N.),  en  tanto  no  habiendo  sido  derogada  la  Ley  24.557  por  la  Ley  26.773,  podríamos  encontrar  que  por  la  aplicación  del  mero  hecho  del  transcurso  del  tiempo,  habría  trabajadores  que  pueden  ir  a  la  Justicia  especializada,  mientras  que  a  otros  les  estaría  vedada,  constituyendo  causa  de  discriminación,  lo  que  violaría  además  lo  consagrado  por  el  artículo  75.23  de  la  Constitución  Nacional  que  manda  a  legislar  y  promover  medidas  de  acción  positivas  que  garanticen  la  igualdad  real  de  oportunidades  y  de  trato,  como  el  pleno  goce  y  ejercicio  de  los  derechos  reconocidos.”(del  texto  de  la  Sentencia  de  Cámara)

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: