Responsabilidad Extracontractual del Estado. Reconocen Indemnizaciones por Daños y Perjuicios a Doce Damnificados por la Explosión en la Fábrica Militar de Río Tercero en Noviembre de 1995

by Dra. Adela Prat on diciembre 22, 2013

DAÑOS  y  PERJUICIOS.  Responsabilidad  Extracontractual  del  Estado.  Explosión  en  la  Fábrica  Militar  de  Río  Tercero  los  días  3  y  24  de  noviembre/1.995.

 

Actividad  de  naturaleza  “riesgosa”.  Responsabilidad  Objetiva.  Artículo  1113  del  Código  Civil.  Lucro  Cesante  y  Daño  Emergente.  Daño  Moral. Reparación  integral  de  los  daños  sufridos  por  cada  uno  de  los  actores.

 

Desvalorización  de  las  viviendas.  Reducción  de  utilidades. Tratamiento  del  rubro  Incapacidad  sobreviniente.   Intereses:  cómputo  de  los  intereses  desde  la  primera  explosión.

 

Estrategia  DILATORIA  por  parte  del  ESTADO.  Régimen  de   “Consolidación  de  la   deuda”  y   excepciones  decretadas  en  la  Sentencia  de  Cámara.

 

“PASADOS  18  AÑOS,   el  próximo   pasado  domingo  3/11/2013,  el  pueblo  de  Río Tercero  recordó   con  una  Misa  a  los  siete (7)  fallecidos  a  consecuencia  de  la  inesperada  explosión  ocurrida  el  03/11/1995 http://www.diaadia.com.ar/cordoba/rio-tercero-18-años-tragicas-explosiones-fabrica-militar

 

 

Causa  Nº  3.943/ 2010.-  “P. V. R.  y  Otros  c/  Estado  Nacional  y  Otros  s/  Daños  y  Perjuicios” –  CNCIV  y  COMFED  –  SALA  II  –  18/09/2013.   Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el  16/12/2013.-

 

La  Sala  II  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Civil  y  Comercial  Federal    integrada  por  los  Jueces  Dres.  Alfredo  Silverio  Gusman  y  Graciela  Medina   RESUELVE:

CONFIRMAR  en  lo  sustancial  la  Sentencia  que  obra  a  fs.  1236/ 1246,  dictada  en  Primera  Instancia  y  Hacer  Parcialmente  Lugar  al  Recurso  de  Apelación  interpuesto  por  los  actores,  con  costas  de  ambas  Instancias  a  la  demandada  vencida. (Art.  68  del  C.P.C.C.N.).

CONDENAR  al  Estado  Nacional  a  abonar  a  los  accionantes  las  indemnizaciones  reconocidas,  las  cuales  se  fijan  del  siguiente  modo:

a)  V. R. P. :  $  549544  (Daño  Material :   $  420.226;  Daño  Moral  :  $  132.000);  descuento  $  2.682);

b)  S. C. B :    $  274.150  ( Daño  Material:   $  125.000;  Daño  Moral  :  $  150.000);  descuento  $  850 );

c)  R. A. F. :   $  275.000  ( Daño  Material :  $  125.000;  Daño  Moral :  $  150.000);

d)  L. A. R. :   $  143.155   (Daño  Material  :  $    25.000;   Daño  Moral  :  $  122.000);  (descuento  $  3.845);

e)  M. G. A. :   $  187.000  (Daño  Material :  $    65.000;   Daño  Moral :  $  122.000);

f)  J. M. A. :    $   600.000  (Daño  Material:  $  400.000;  Daño  Moral :  $    200.000);

g)  H. C. R. :    $  1.151.885  (Daño  Material :  $  899.900;  Daño  Moral  :  $  275.000);  (descuento  $  23.015);

h)  J. D. F. :     $  517.360   (Daño  Material :  $  320.000;  Daño  Moral :  $  200.000);  (descuento  $  2.640);

i)  H. A. B. :    $  164.723     (Daño  Material  :  $  50.000;   Daño  Moral  :  $  122.000);  (descuento  $  7.277);

j)  E. B.  d  B. :  $  550.000   (Daño  Material :  $  350.000;  Daño  Moral :  $  200.000);

k)  M. V. B.  :    $  530.000   (Daño  Material :  $  330.000;  Daño  Moral  :   $  200.000);

l)   E.  A.  G.  :    $  520.000    (Daño  Material :  $  320.000;  Daño  Moral  :   $  200.000);

 

Respecto  de  los  mencionados  en  e);  h)  é  i)  se  deja  constancia  que,  habiendo  fallecido  con  posterioridad  a  la  iniciación  de  la  causa,  los  acreedores  a  esta  indemnización  son  sus  herederos  acreditados  en  las  actuaciones.

La  Sentencia  además  RESUELVE:

DISPONER  que  la  porción  de  los  créditos  reconocidos  a  favor  de  los  actores  S. C. B. (b);   R. A. F. (c);    J. M. A.  (f);    H. C. R. (g);   E. B. d B.  (j);   N. V. B.  (k);  L. A. R.  (d);  y  E.  A.  G.  (l);  correspondiente  a  “incapacidad  sobreviniente”,  gastos  de  tratamiento  médico;  daños  a  la  vivienda  y  daño  moral  quedan  excluidos  del  Régimen  de  Consolidación  consagrado  en  la  Ley  Nº  25.344,  en  los  términos  del  Artículo  18  de  la  referida  norma.

 

Síntesis  Sentencia  de  Cámara.

 

La  Sentencia  dictada  a  fs  1236/1246  en  la  anterior  instancia,  fue  confirmada –  en  lo  sustancial  por  la  Excma.  Cámara  que   al   hacer   lugar   parcialmente  al  Recurso  de  Apelación  interpuesto  por  los  actores,  (i) CAMBIÓ  la  fecha  a  partir  de  la  cual  comenzará  a  correr  el  cómputo  de  los  intereses;  (ii) ELEVÓ  parcialmente  las  indemnizaciones,  cuyos  sumas  son  las  leídas  precedentemente;  y  (iii) DISPUSO  que  la  porción  de  los  créditos  reconocidos  a  favor  de  8  actores,  correspondiente  a  “incapacidad  sobreviniente”,  gastos  de  tratamiento  médico,  daños  a  la  vivienda  y  daño  moral,  quedan  excluidos  del  Régimen  de  Consolidación  consagrado  en  la  Ley  Nº  25.344,  en  los  términos  del  Artículo  18  de  la  referida  norma.

 

Sentencia  dictada  en  Primera  Instancia  confirmada  por  la  Excma.  Cámara.

 

La  Sentencia  dictada  en  la  anterior  instancia  CONDENÓ  al  Estado  Nacional  a abonarle  a  los  actores  (9)  y  a   los   herederos   de   H. A. B;    J. D. F    y   M. G. A.,   al  resarcimiento  que  consideró  adecuado,  como  consecuencia  del  incendio  y  las  explosiones  acaecidos  en  la  Fábrica  Militar  de  Río  Tercero,  con  costas.

 

Las  explosiones  sucedieron  los  días  3  y  24  de  noviembre  de  1.995.  La  primera  explosión (día  3/11)  ocurrió  en  la  Planta  de  Carga  y  la  segunda  y  última  (24/11)  en  el  sector  del  Polígono  de  Tiro“.

 

Para  resolver  de  tal  modo,  el  `a  quo ´ consideró :

 

a)  La  responsabilidad  extracontractual  del  Estado  en  el  trágico  suceso,  se  hallaba  configurada  de  conformidad  con  lo  normado  por  el  Artículo  1.113  del  Código Civil  por  su  sola  condición  de  “dueño”  de  la  cosa  riesgosa,  y  en  tanto  el  material  intrínsecamente  riesgoso,  se  encontraba  bajo  su  “riesgo”  y  “cuidado”;

b)  Le  incumbía  al  demandado  demostrar  que  no  existió  negligencia  de  su  parte  en  la  guarda  y  custodia  de  los  explosivos,  cuyo  carácter  resultaría  naturalmente  peligroso;

c)  No  es  necesario  aguardar  la  resolución  de  la  causa  penal,  pues  la  espera  indefinida  del  dictado  de  una  Sentencia,  no  hallaba  su  justificación  en  la  aplicación  del  artículo  1.101  del  Código  Civil,  máxime  cuando  de  las  actuaciones  criminales  no  se  vislumbra  una  inminente  conclusión;

d)  La  responsabilidad  del  Estado  Nacional  aparece  reconocida  de  un  modo  claro  e  inequívoco  con  los  sucesivos  Decretos  que  indemnizaron  daños  a  las  víctimas  de  las  explosiones;

e)  En  cuanto  a  la  extensión  de  la  reparación,  fijó  un  monto  indemnizatorio  de  acuerdo  con  los  daños  padecidos  en  particular  por  cada  actor.

Asimismo  “descontó”  a  los  accionantes  que  formularon  el  Reclamo  Administrativo,  las  sumas   percibidas  en  virtud  de  los  Decretos  691  y  992/95.

 

En  suma,  la  Sentencia  de  Primera  Instancia  condenó  al  Estado  Nacional  –  Dirección  General  de  Fabricaciones  Militares  –  Fabricaciones  Militares  de  Río  Tercero     al  pago  de  la  suma  total  de  $  4.119.691. Esta  suma  fue  elevada  por  la   Sala  II  de  la  Cámara.  El  crédito  reconocido  llevará  los  intereses  desde  la  fecha  del  hecho  (24/11/1995)    fecha  cambiada  por  la  Sala :  desde  el  03/11/1995  hasta  el  01/01/2000,  de  acuerdo  con  la  tasa  activa  que  percibe  el  Banco  de  la  Nación  Argentina  en  sus  operaciones  de  descuento  a  treinta  (30)  días  y  a  partir  de  allí  y  la  fecha  de  pago,  los  establecidos  en  la  Ley  25.344  y  el  Decreto  Nº  1116/00.

 

Recursos  de  Apelación

Contra  la  Sentencia  dictada  en  la  anterior  instancia  apelaron  actora  y  demandada.

Parte  actora.

Los  damnificados  se  agraviaron  de  la  fecha  indicada  en  la  Sentencia  – 24/11/1995  –  desde  la  cual  se  computarían  los  intereses  y  peticionaron  que  los  accesorios  se  computen  desde  la  fecha  de  la  primera  explosión  producida  en  Fabricaciones  Militares  de  Río  Tercero”,  es  decir,  desde  el  03/11/1995.

Asimismo  apelaron  los  montos  determinados  en  concepto  de  Daño  Material  por  tratarse  de  montos  exiguos;  y   los  montos  determinados  en  concepto  de  Daño  Moral,   expresando  que  las  sumas  debían  ser  elevadas  por  la  Cámara.

Finalmente  se  agraviaron  de  la  Sentencia  que  sometió  los  créditos  indemnizatorios  al  Régimen  de  Consolidación  de  la  Deuda  previsto  en  la  Ley  25.344 al  igual  que  los  intereses  generados  a  partir  del  02/01/2000  que  se  sometieron  a  la  mencionada  Ley  y  al  Decreto  1116/00.

Los  damnificados  reiteraron  que  la  condena  debe  ser  pagada  en  EFECTIVO  con  más  sus  intereses  preexistentes,  atento  que  razones  de  salud  y  de  vivienda  tornan  improcedente  la  aplicación  del  Régimen  de  la  Ley  y  el  Decreto  antes  mencionado,  pues  las  indemnizaciones  revisten  carácter  “alimentario”

 

Parte  demandada.

El  Estado  Nacional  contestó  tardíamente  la  demanda  y  al  apelar  la  sentencia  dictado  en Primera  Instancia  se  agravió  de  la  condena  de  responsabilidad  que  le  ha  sido  impuesto, alegando  que  existió  “culpa  de  un  tercero  por  quién  no  debe  responder”

 

Se  agravió  porque  todavía  no  existía  Sentencia  en  la  causa  penal  y  en  consecuencia,  no  había  llegado  el  momento   para  dictar  la  condena  indemnizatoria  civil.

 

Fundamentos  de  la  Sentencia  de  la  Cámara.

 

Los  Jueces  de  Cámara  señalaron  que  el  Estado  Nacional,  al  haber  contestado  tardíamente  la  demanda,  bastaría  aducir  los  artículos  271  y  277  del  CPCCN  para  desechar  el  agravio.

 

En  cuanto  a  la  responsabilidad  que  le  incumbe  al  demandado  en  estos  autos,  los  Magistrados  destacaron  que  “fue  resuelto  por  esta  Sala  en  las  “causas    acumuladas”:  “Atanor  S.A.  c/  Estado  Nacional  s/  Daños  y  Perjuicios;  “Petroquímica  Río  Tercero  S.A.  c/  Estado  Nacional  y  Otro  s/  Daños  y  Perjuicios;  “Tradición  Seguros  S.A.  c/  Estado  Nacional  s/  cobro  y  ” Tradición  Seguros  S.A.  c/  Estado  Nacional  s/  responsabilidad  extracontractual del  Estado   (del  18/03/2010)  donde  se  decidió  que  el  hecho  que  motivó  la  presente   litis  no  podía  ser  calificado  como  un  hecho  derivado  del  actuar  de  un  tercero  por  el  cual  el  Estado  no  debe  responder.

 

Proceso  Penal  que  no  había  merecido  Sentencia  Judicial.

 

La  Sala  II  recordó  que  al  resolver  el  citado  precedente  de  fecha  18/03/2010,  ha  dicho  que  la  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación  ha  dicho  en  causas  análogas  promovidas como  consecuencia  del  mismo  infortunio,  que  se  dicte  Sentencia  en  aquellos  obrados  sin  aguardar  la  resolución  de  la  causa  penal.”
El  Tribunal  cimero  sostuvo  que   la  restricción  del  derecho  de  defensa  en  juicio  consistente  en  la  “espera  indefinida”  de  la  condena  penal;  de  acuerdo  con  lo  decidido  por  la   Corte   en  el  precedente  “Ataka”  (Fallos  :  287 : 248)  no  halla  justificación  de  la  aplicación  del  Artículo  1.101  del  Código  Civil,  máxime  cuando  en  las  actuaciones  criminales  no  se  vislumbra  una  inminente  conclusión.”

 

Responsabilidad.

 

Volviendo  sobre  la  cuestión  de  la  responsabilidad  juzgada  en  la  Sentencia  de  Primera  Instancia,  la  Sala  afirmó  su  conformidad   con  la  aplicación  del  Artículo  1.113  del  Código  Civil  –  responsabilidad  objetiva  –  y  al  respecto  señaló  que  la  `Dirección  de  Fabricaciones  Militares´  “no  extremó  los  recaudos  de  protección  y  prevención  dado  que  según  el  Dictamen  del  perito,  la  Fábrica  Militar  de  Río  Tercero  se  encontraba  en  “alarmantes  condiciones  de  inseguridad  y  prevención” (criterio  coincidente  con  el  sostenido  por  el  `Tribunal  Oral  en  lo  Criminal  y  Correccional  Nº  2 ´  de  la  Provincia  de  Córdoba,  Causa  5 – S- 96,  sentencia  de  fecha  10/12/2003).

 

Por  otra  parte,  la  Sala  puso  de  manifiesto   la  “estrategia  dilatoria”  del  Estado  para  postergar  el  reconocimiento  de  un  crédito  indemnizatorio,  incluso  de  claro  contenido  `alimentario ´.

 

Dijeron  los  Jueces  de  Cámara  : “Insistir  en  febrero  de  2013 –  fecha  de  expresión  de  agravios  de  la  demandada  con  conjeturas  tales  como  la  del  ataque  terrorista,  resulta  más  propio  de  una  novela de  ficción  que  de  la  seriedad  y  probidad  con  que  las  partes  deben  comportarse  en  el  proceso  judicial“. Tal  proceder  no  puede  serle  indiferente  al  Tribunal .”

 

Por  tal  motivo  corresponde  apercibir  severamente  a  la  representante  del  Estado  Nacional,  Dra.  N.M.  y  conminarla  a  que  en  el  futuro  se  abstenga  de  incurrir  en  prácticas  como  las  observadas  en  este  Expediente“.

 

Daños.

La  Sala  II  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones,  siguiendo  el  Dictamen  del  Perito  Sr  Carbonetti,  analizó  uno  por  uno  los  daños  reclamados  por  los  doce  actores,  en  cada  rubro  peticionado.

Las  sumas  fijadas  en  concepto  de  daño  material  en  algunos  casos  fueron  aumentadas.  En  igual  sentido  procedió  la  Sala  con  el  monto  juzgado  en  concepto  de  Daño  Moral.

Por  otra  parte,  con  relación  al  hito  inicial  a  partir  del  cual  comenzará  a  correr  el  cómputo  de  los  intereses,  debe  prosperar  la  queja  de  los  accionantes,  en  tanto  éstos  deberán  calcularse  desde  la  fecha  en  que  se  produjo  la  primera  explosión  en  la  Fábrica  Militar  de  Río  Tercero  (03/11/1995).  Esto  es  así, pues  allí  debe  situarse  el  evento  dañoso  que  comenzó  a  generar  los  perjuicios  cuyas  indemnizaciones  se  reconocen  mediante  el  dictado  de  este  pronunciamiento”  Accedió  al  agravio  de  la  parte  actora  y  fijó  como  fecha  de  partida  para  el  cómputo  de  los  intereses  el  día  en  que  que  ocurrió  la  primera  explosión   03/11/1995  –

 

En  cuanto  al  reclamo  de  los  damnificados  de  ser  pagados  en  efectivo,  solamente  hizo  lugar  al  reclamo  de  ocho  (8)  damnificados  y  dispuso  que  la  porción  de  los  créditos  reconocidos  a  favor  de  los  actores  S. B.;   R.F.;    J. M. A.;    H. C. R,    E. B. d B.;    M. N. B.;    L. R. ;   y  E.  A. G.  correspondiente  a   incapacidad   sobreviniente,  gastos  de  tratamiento  médico,  daños  a  la  vivienda  y  daño  moral,  queden  excluidos  del  régimen  de  consolidación,  consagrado  en  la  Ley  Nº  25.344,  en  los  términos  del  Art.  18  de  la  referida  norma .

 

Respecto  al  rubro  de  la  “Incapacidad  Sobreviniente”,  los  Jueces  de  Cámara  manifestaron : “es  preciso  señalar  que  en  este  punto  debe  adoptarse  un  criterio  fluido,  que  contemple  la  incidencia  que  las  lesiones  y  secuelas  padecidas  han  proyectado  sobre  la  actividad  concreta  de  las  víctimas,  debiéndose  ahora  tener  en  cuenta  a  tal  fin  su  edad,  condición  social,  económica,  familiar, actividad  y  expectación  laboral,  estado  civil, etc,  como  así  también  el  efecto  producido  sobre  el  damnificado  en  sus  distintos  aspectos  vitales(conf.  esta  Sala,  Causa  Nº  2850/98  del  20/09/96;  Nº  21830/94  del  26/12/06  entre  otras)

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: