Daño Moral Por Incumplimiento Contractual. Cámara de Mar del Plata Reconoce Daño Moral a Favor del Titular del Automóvil Sustraído de Un Garage del ACA que Explotaba una Empresa.

by Dra. Adela Prat on diciembre 28, 2013

DAÑOS  Y  PERJUICIOS.  DAÑO  MORAL  por  INCUMPLIMIENTO  DE  CONTRATO.  La  Sala  Segunda  de  la  Cámara  de  Apelaciones  en  lo  Civil  y  Comercial  de  Mar  del  Plata,   modificó  la  Sentencia  apelada  y  adicionó  a  la  condena  una  suma  destinada  a  reparar  el  daño  moral  ocasionado  al  actor  en  este  juicio,  a  quién  le  sustrajeron  su  automóvil  del  garage  de  Servicios  Juveniles  S.A.  empresa  que  explotaba  el  GARAGE  del  Automóvil Club Argentino (ACA)

 

El  damnificado  resultó  acreedor  de  Daño  Material  y  Daño  Moral  derivado  del  incumplimiento  de  Contrato.  La desmejora  en  las  condiciones  de  vida  de  la  víctima,  permitieron  la  aplicación  de  los  principios  constitucionales  que  tutelan  la  “dignidad  humana”.

 

Referencia  a  NUEVAS  PAUTAS  contempladas  en  el  PROYECTO  de  Reforma  y  Unificación  de  los  Códigos  Civil  y  Comercial  2012  que  será  tratado  por  la  Cámara  de  Diputados  de  la  Nación  en  marzo  de  2.014,  habiendo  recibido  numerosas  modificaciones  en  el  Senado  de  la  Nación .

 

 

Así  se  resolvió  en  los  autos  caratulados :  “Carelli  Gilberto  Nicolás  c/  Servicios  Juveniles  S.A.  y  Otros  s/  Daños  y  Perjuicios  Resp.  Est.  Por  Uso  de  Automotor  (Sin  Lesiones)”  –  Cámara  de  Apelaciones  en  lo  Civil  y  Comercial  de  Mar  del  Plata  (Buenos  Aires)  –  Sala  Segunda  –  03/12/2013.  Fallo  publicado  para  suscriptores  de  elDial.com  el  27/12/2013.-

 

La  Sala  Segunda  de  la  Cámara  de  Apelaciones  en  lo  Civil  y  Comercial  de  Mar  del  Plata    integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres.  Roberto  J.  Loustaunau  y  Ricardo  D.  Monterisi    dictaron  la  siguiente   SENTENCIA:

 

I.  Se  hace  lugar  al  Recurso  de  Apelación  interpuesto  por  la  parte  actora  y  se  modifica  la  Sentencia  apelada,  adicionando  a  la  condena  la  suma  de  pesos  diez  mil  ($ 10.000)  destinada  a  reparar  el  “daño  moral”  ocasionado,  con  más  los  intereses  a  la  tasa  y  en  la  forma  fijadas  en  la  Sentencia  de  Primera  Instancia.

II.  Las  costas  por  el  Recurso  de  la  actora  se  imponen  a  los  demandados  vencidos  (art.  68  del  CPC).

 

Sentencia  de  Primera  Instancia.

 

El  Sr.  Juez  de  Primera  Instancia  hizo  lugar  a  la  demanda  por  indemnización  de  daños  y  perjuicios  derivados  de  la  “sustracción  del  automotor”  del  actor,  del  garage  de  las  demandadas  (“Servicios  Juveniles  S.A.”  y  Automóvil  Club  Argentino)  y  condenó  a  estas  últimas  al  pago  de  la  suma  de  $  1.750  con  más  intereses  y  costas.

 

Para  evaluar  el  daño,  el  Sr.  Juez  hizo  lugar  a  la  diferencia  entre  el  monto  pagado  por  la  Aseguradora  del  actor  y  el  valor  real  del  auto,  al  daño  derivado  de  la  privación  de   uso,  y  “rechazó”  el  daño  moral.

 

Fundamentos  de  la  Sala  para  acoger  el  reclamo  por  Daño  Moral.

 

El  Magistrado  preopinante,  Sr.  Juez  Dr.  Roberto  J.  Loustaunau  inicialmente  sostuvo,  que  el  Recurso  interpuesto  por   el  actor  en  este  juicio,  agraviándose  del  rechazo  de  la  reparación  del  daño  moral,  “debe  progresar”.

 

Luce  en  la  Sentencia  de  Cámara  que   el  Dr.  Loustaunau  dijo : “ aunque  alguna  vez  he  sostenido  la  opinión  contraria,  conforme  la  cual  el  daño  moral  derivado  del  incumplimiento  contractual  exige  una  prueba  de  rigurosa  apreciación un  nuevo  examen  de  la  cuestión  me  lleva  a  coincidir  con  lo  que  enseña  Matilde  Zavala  de  González :  `la  indemnización  por  daño  moral  no  depende  del  ámbito  en  que  se  verifica  el  perjuicio´,  sino  que  está  supeditada  únicamente  a  la  existencia  de  daño  moral,  porque  ha  sido  probado,  o  porque  puede  presumirse  conforme  a  las  circunstancias  del  caso.” (cfr. “¿Cuánto  por  daño  moral?, Hamurabbi,  Bs. As. 2005,  p.  160 )

 

Precedente  de  la  Corte  Suprema  de  Justicia  de  la  Nación.

 

Como  ha  destacado  la  CSJN  en  los  autos  “Aquino,  Isacio  c.  Cargo  Servicios  Industriales  S.A.”,  del  21/09/2004, “… la  tutela  de  la  dignidad  humana,  se  resiente  gravemente  en  su  dimensión  constitucional  frente  a  las  normas  que  sólo  en  apariencia  brindan  protección  a  los  daños  injustamente  sufridos,  a  través de  indemnizaciones  menguadas,  ínfimas  o  de  otras  formas  de  exclusión  resarcitoria“,  y  una  de  ellas  es  cargar  al  daño  moral  de  origen  contractual  con  exigencias  y  requisitos  que  la  Ley  no  contiene,  y  que  derivan  de  viejos  conceptos  anteriores  a  la  reforma  del  art.  1078  en  el  año  1968.”

 

Sentado  lo  anterior,  el  Sr.  Juez  de  Cámara  preopinante  remarcó  que  “el  daño  moral  es  un  daño  como  cualquier  otro,  y  debe  ser  reparado  a  la  luz  de  los  mismos  principios  constitucionales,  que  no  pueden  tratarlo  de  manera  distinta,  más  gravosa,  que  al  daño  material  y  estando  en  juego  aquí  la  propia  `dignidad  de  la  persona  humana ´,  no  debe  olvidarse  que  su  proyección  en  la  Constitución  Nacional,  sobre  todo  después  de  la  reforma  de  1994,  se  ha  agigantado.  De  allí  que  una  interpretación   contraria  sea  fuertemente  regresiva.”( La  Corte  consolida  la  jerarquía  constitucional  del  derecho  a  la  reparación (primeras  reflexiones  en  torno  a  un  fallo  trascendente  y  a  sus  posibles  proyecciones  futuras“(Aquino). Sup.  Especial  La  Ley  2004 (septiembre),  5 – Responsabilidad  Civil  Doctrinas  Esenciales  Tomo  I, 529)

 

Prueba Testimonial

 

En  el  caso,  el  testigo  G. L.  señaló  que  “ni  el  ACA  ni  quien  explotaba  el  garage  se  quisieron  hacer  cargo  de  la  sustracción  del  auto  del  actor, `lo  cual  provocó  gran  angustia  por  la  estafa  sufrida ´,  que  ` jamás  pudo  recuperar  el  auto  ni  el  valor   total  del  mismo´,  que  `lo  usaba  para  trasladar  a  su  madre  que  vive  a  cien  metros  de  Rioja  y  Luro ´,  reflejando  la  afectación  del  actor  en  la  respuesta 5 .

 

En  igual  sentido  declararon  los  testigos  Ch. ;    F.;    F;    y   G. F..  Todos  señalan  que  el  actor  se  vio  decepcionado, afectado  moralmente,  incómodo  por  tener  que  reclamar  y  recurrir  a  transportes  suplementarios  para  trasladar  a  su  madre,  y  que  nunca  recuperó  el  vehículo  o  su  importe “.-

 

Si  el  daño  moral  consiste  en  el  empeoramiento  objetivo  de  las  condiciones  de  vida  de  la  víctima (Zavala  de  González,  Matilde,  ob.  cit.  p.  29,) no  cabe  duda  que  tal  desmejoramiento  ha  quedado  acreditado  por  las  cinco  (5)  declaraciones  testimoniales  coincidentes  puestas  de  relieve  en  la  expresión  de  agravios  y  que  no  aparecen  mencionada  en  la  Sentencia  de  Primera  Instancia.”    afirmó  el  Dr.  Roberto  J.  Loustaunau  –

Por  eso  entendió  el  Magistrado,  que  el  daño  moral  ha  quedado  debidamente  acreditado  en  el  proceso.

 

Nuevas  pautas  contempladas  en  el  Proyecto  de  Reforma  y  Unificación  de  los  Códigos  Civil  y  Comercial

 

Luce  en  la  Sentencia  de  Cámara  que  las  normas  en  proceso,  prevén  que  el  monto  indemnizatorio  por  daño  no  patrimonial  ` debe  fijarse  ponderando  las  satisfacciones  sustitutivas  y  compensatorias  que  puedan procurar  las  sumas  reconocidas ´(art.  1741  del  Proyecto  de  Código  Civil  2012)  y  ello  supone  cuantías  con  poder  adquisitivo  real,  sin  cristalización  al  momento  del  daño  o  de  la  demanda,  cuando  ha  disminuido  a  la  fecha  de  la  sentencia  o  la  de  su  cumplimiento.”

 

Cuantificación  de  la  Indemnización  por  Daño  Moral.

 

El  actor  reclamó  la  suma  de  diez  mil  pesos  y  esta  Sala  Segunda, viene  reiterando  desde  hace  más  de  6  años  que   las  pautas  para  fijar  la  cuantía  del  daño  moral,  no  son  solamente  las  circunstancias  del  caso  o  la  prudencia  requerida  por  las  partes  opuestas  aunque  con  distintos  fines,  y  que  la  indemnización  debe  ser  fijada  a  los  valores  más  próximos  a  la  sentencia.” (citando  a  Alterini,  Ameal  y  López  Cabana :  Derecho  de  las  Obligaciones : civiles  y  comerciales  Abeledo  Perrot,  Bs. As.  2003,  p. 277  nº  614)

 

Finalmente  el  Sr.  Juez  de  Cámara  votante  en  primer  término,  propuso  que  se  haga  lugar  al  Recurso  y  se  disponga  adicionar  a  la  condena  la  suma  de  $ 10.000  para  reparar  el  daño  moral  sufrido  por  el  actor,  con  más  los  intereses  a  la  tasa  y  en  la  forma  dispuesta  en  la  Sentencia  apelada.

 

El  voto  del  Juez  de  Cámara  Dr.  Ricardo  D. Monterisi.

 

A  la  misma  cuestión (daño  moral)  el  Sr.  Juez  Dr.  Monterisi  dijo : “Adhiero  a  la  opinión  de  mi  distinguido  colega  Dr.  Loustaunau.  y  agrego  lo  siguiente :  tanto  en  la  doctrina  como  en  la  jurisprudencia,  se  dividen  las  opiniones  entre  quienes  sostienen  que  el  daño  moral  contractual  debe  ser  acreditado  mediante  prueba  directa  y  quienes  –  por  el  contrario  –  aceptan  que  pueda  inferírselo  de  las  circunstancias  del  caso.”

 

Así,  según  una  postura,  en  el  ámbito  de  la  responsabilidad  contractual  el  acaecimiento  de  esta  clase  de  perjuicios  debe  ser  suficientemente  acreditado  por  el  reclamante,  pues,  a  diferencia  de  lo  que  ocurre  en  la  órbita  extracontractual  –  en  principio    no  cabe  presumirlos  in  re  ipsa;  abundante  jurisprudencia  así  lo  establece (CNCom., Sala  C,  22/06/93,  ED  157 164;  Sala  E,  20/12/96,  ED  175 303)

 

El  Dr.  Monterisi  también  remite  a  la  autora  Matilde  Zabala  de  Rodríguez,  cuando,  luego  de  citar  un  fallo  de  esta  Sala,  concluye  que  es  equivocado  requerir  siempre  prueba  específica  sobre  el  daño  moral  contractual,  es  decir,  descartando  apriorísticamente  la  posibilidad  de  que  sea  presumido  por  el  Magistrado  sobre  la  base  de  elementos  objetivos  aportados  a  la  causa.”  (“Resarcimiento  de  daños“, 5a.; Cuánto  por  daño  moral“, Hammurabi,  Bs  As,  2005,  pág. 160)

 

Concluyó,  por  ende, que  “las  propias  circunstancias  del  caso  en  estudio  permiten  colegir  la  entidad  de  las  angustias,  sinsabores,  frustraciones,  etc.,  que  los  hechos  descriptos  debieron  provocar  en  el  ánimo  del  reclamante,  lo  que  torna a  mi  juicio  procedente  el  daño  moral  pretendido (art.  522  Código Civil;  384  y  ccdts.  del  C. P. C.)”

 

 

________________________________________________________________________

NOTA:  Lamentablemente  la  publicación  no  provee  ni  la  fecha  del  hecho,  ni  los  intereses  fijados  en  la  Primera  Instancia  a  los  cuales  se  refiere  la  Sentencia  de  Cámara.

 

ATENCIÓN.  No  debe  dejar  de  señalarse  la  referencia  del  Dr.  Monterisi  en  su  voto,  haciendo  una  suerte  de  advertencia  a  los  abogados  en  el  siguiente  sentido: ” a)  Observación  preliminar. No  ignoro  que    en  aras  de  defender  acabadamente  los  derechos  de  su  cliente  –  el  abogado  puede  ser  vehemente  y  hasta  reiterativo  en  la  formulación  de  los  agravios,  pero  sin  perder  de  vista  elementales  exigencias  de  precisión  y  economía  de  medios  en  el  modo  de  desarrollar  sus  conceptos  que  faciliten  la  labor  de  del  Tribunal,  coadyuvando  a  una  mejor  administración  de  justicia.  Lamentablemente,  en  ocasiones,  la  herramienta  con  que  cuenta  el  ordenador  personal,  en  su  función  de  “copiar  y  pegar”,  les  juega  una  mala  pasada  a  los  letrados  en  la  confección  de  las  piezas  procesales  y  desluce  su  labor

 

Esto  es  precisamente  lo  que  ha  sucedido  con  la  expresión  de  agravios  bajo  análisis. Así,  en  fs(tercer  párrafo),  fs ( segundo  párrafo)  y  fs(cuarto  párrafo),  se  introducen  argumentos  –  inesperados  –  que  se  refieren  al  erróneo  cierre  de  una  cuenta  corriente bancaria“,  “a  la  posterior  inhabilitación  de  mis  mandantes  e  inexistencia  de  “la  buena  fe  de  la  entidad  bancaria“,  que  ninguna  relación  guardan  con  lo  debatido  en  estas  actuaciones.  De  suyo,  tales  explicaciones,  serían  parte  de  supuestas  piezas  procesales  pertenecientes  a  otros  litigios  donde  se  cuestionaría  la  responsabilidad  de  una  Entidad  Financiera.”

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: