Concurso Preventivo del Garante. Prosperó el Incidente de Revisión promovido por el Acreedor por un Crédito Originado en Un Mutuo Insatisfecho que Probó en sus Libros con Pericial Contable No Observada y Testigos. Falta de Exhibición de Libros de Deudora Principal.

by Dra. Adela Prat on diciembre 2, 2013

CONCURSO  PREVENTIVO.  INCIDENTE  de  REVISIÓN.  La  Cámara  Nacional  Comercial   tras  desestimar  el  Recurso  de  Apelación  interpuesto  por  el  concursado,  dejó  firme  el  pronunciamiento  apelado  que  admitió  el  Incidente  de  Revisión  promovida  por  “Forexfin  S.A.”  y  declaró  verificado  un  crédito  por  la  suma  de    $2.276.943  con  carácter  de  quirografario.

 

Forexfin  verificó,  así, el  crédito  insinuado,  emergente  de  una  `garantía´  otorgada  por  el  concursado,  respecto  de  un  contrato  de  mutuo  insatisfecho  por  el  deudor  principal : Nueva  Migra  S.A.”

 

El  crédito  en  discusión,   quedó  acreditado  con  la  PRUEBA  de  LIBROS  del  Acreedor.  El  Informe  Pericial  no  fue  fue observado  por  las  partes.  La  `deudora  principal ´:  Nueva  Migra  S.A. no  exhibió  los  Libros.

 

A  su  turno,  la  PRUEBA  TESTIMONIAL  corroboró  los  términos  del  `contrato  de  mutuo ´ y  el  Dictamen  Pericial  Contable.

 

Costas  al  concursado.  La  Cámara  modificó  el  veredicto  de  grado  en  cuanto  a  la  imposición  de  costas,  y  resolvió  que  estarán  a  cargo  del  concursado  en  ambas  instancias.

 

 

Así  se  resolvió  en  los  autos  caratulados :  “Chinelli  Roberto  Santiago  s/  concurso  preventivo  s/  incidente  de  revisión  por  Forexfin  S.A.”  –  CNCOM  –  SALA  D  –  23/08/2013.  Publicado  para  suscriptores  de  elDial.com   el  29/11/2013 .-

 

La  Sala  D  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Comercial    integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres.  Juan  José  Dieuzeide,  Pablo  D.  Heredia  y  Gerardo  G.  Vasallo    señalaron  que  “las  cuestiones  aquí  planteadas  son  sustancialmente `análogas´  a  las  debatidas  en  los  autos  caratulados :  Siembra  y  Cosecha  S.A.  s/  quiebra  s/  Incidente  de  Revisión  promovido  por  Forexfin  S.A.,  que  merecieron  el  pronunciamiento  de  esta  Sala  el  27/02/2013.”

 

Luce  en  la  Sentencia  que  “los  agravios  aquí  esgrimidos  por  el  concursado  son  similares,  sino  iguales,  a  los  invocados  por  la  fallida  en  aquél  expediente;  circunstancia  que  no  resulta  extraña,  por  cuanto  en  definitiva  se  trata  de  sendos  `garantes´ ( el  aquí  concursado,  señor  Chinelli  y  la  allí  fallida,  Siembra  y  Cosecha  S.A.”)  de  un  mismo  obligado  principal,  Nuevo  Migra  S.A.  –  ver  los  agravios  en  (1)  –

 

 

Fundamentos  de  la  Sala  D  para  admitir  el  Incidente  de  Revisión.

En  primer  término  y  evocando  lo  expuesto  en  los  autos : “Siembra  y  Cosecha  S.A.  s/  quiebra  s/  incidente  de  revisión  promovido  por  Forexfin  S.A.“,  la  Sala  advirtió  que el  análisis  de  la  prueba  efectuado  en  la  decisión  de  grado  se  ajustó  a  las  constancias  obrantes  en  la  causa  y  sigue  un  criterio  lógicovalorativo,  apropiado  al  amplio  marco  cognoscitivo  de  este  Incidente  de  Revisión.

 

Pericial  contable.

Los  Magistrados  que  integran  la  Sala  D  destacaron  que  de  la  inimpugnada  experticia  contable  producida  se  desprende  que  la  acreencia  insinuada  aparece  registrada  en  la  contabilidad  de  Forexfin  S.A  (libro  Diario,  folio .., asiento.…)  que,  por  lo  demás,  es  llevada  en  legal  forma.”

 

Del  Informe  también  surge  que  “no  ha  podido  cumplirse  la  labor  encomendada  respecto  de  los  Libros  de  la  deudora  principal,  `Nueva  Migra  S.A.´,  por  cuanto  no  pudo  ser  ubicada  dicha  firma.”

 

En  tal  contexto,  los  Sres.  Jueces  de  Cámara  destacaron  que  “cuando  el  `informe  pericial  contable´  no  es  observado  por  las  partes,  ha  respaldado  fundadamente  la  procedencia  del  reclamo  y  no  existe  prueba  en  contrario,  debe  hacerse  aplicación  de  las  disposiciones  del  art.  63  del  Código  de  Comercio,  en  cuanto  a  la  validez  en  juicio  de  los  Libros  llevados  en  legal  forma  a  los  cuales  no  se  les  opusieron  elementos  de  igual  o  mayor  valor.”

 

Prueba  Testimonial.

En  cuanto  a  la  crítica  formulada  por  la  concursada  referida  a  la  valoración  de  la  prueba  testimonial  efectuada  por  el  `a  quo ´,  los  Sres.  camaristas  recordaron  que  ” las  `declaraciones  de  los  testigos´  deben  ser  apreciadas  dentro  del  cuadro  probatorio  general  otorgándoles  el  valor  correspondiente,  según  los  motivos  y  circunstancias  que  corroboren o  disminuyan  la  fuerza  de  las  declaraciones.

 

Refirieron  que  el  material  probatorio  debe  ser  apreciado  en  su  conjunto  mediante  la  concordancia  que  ofrezcan  los  distintos  elementos  de  convicción  arrimados  al  proceso,  pues  es  la  única  manera  de  crear  la  certeza  necesaria  para  dictar  sentencia.”  (conf.  Fenochietto  –  Arazi,  Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación.  Comentado  y  concordado.”  T 2,  pág. 436, Buenos  Aires,  1993)

 

Insistieron  que  ” la  fuerza  probatoria  de  la  declaración  de  un  testigo  se  halla  vinculada  con `la  razón  de  sus  dichos´ ( Cpr.  445)  y,  en  particular,  con  las  explicaciones  que  puede  dar  acerca  del  conocimiento  de  los  hechos  a  través  de  lo  que  sus  sentidos  percibieron.”    ver  más  en  (2)  –

 

Causa.  Mutuo . El  concursado  es  `garante´.

El  negocio  que  vinculó a  las  partes,  conforme  expresó  el  concursado  en  sus  agravios, `no  se  trataría  de  la  toma  de  un  préstamo,  sino  de  la  adquisición  de  una  línea  de  créditos  –  alegación  que  el  propio  quejoso  afirma  que  no  puede  probar.”

 

En  tal  sentido  los  Sres  Jueces  de  Cámara  destacaron  que  en  autos  se  acreditó  `la  entrega  del  dinero´  comprendido  en  el  Contrato  de  Mutuo,  de  modo  que  ese  reproche  deviene  inaudible,  máxime  cuando  la  prueba  ofrecida  por  el  concursado  sobre  los  Libros  de  la  Sociedad  afianzada  y  deudora  principal,  no  pudo  llevarse  a  cabo ,  cual  fuera  expuesto  a  fs…”( no  pudo  ser  ubicada  la  firma)

 

A  lo  anteriormente  dicho  se  suma  que  el  recurrente  no  insistió  adecuadamente  en  la  realización  de  la  peritación  de  la  deudora  principal,  tal  como  la  había  ofrecido,  ni  impugnó  el  Informe  Contable (cfr.  CPr. 473) motivo  por  el  cual,  mal  puede  ahora  pretender  el  tratamiento  de  cuestiones  que  ya  fueron  analizadas,  sobre  las  cuales  no  obran  nuevos  elementos  de  prueba.”

 

Composición  del  Monto  Verificado

Al  respecto  la  Sala  se  remitió  a  la  `liquidación´  practicada  por  la  acreedora  en  su  presentación,  que  no  mereciera  expreso  cuestionamiento  en  el  responde  y  a  las  resultas  del  inimpugnado  `Informe  Pericial  Contable´  antes  referido,  para  concluir  por  la  sinrazón  de  la  queja  levantada  por  el  concursado.

 

La  cuestión  de  las  costas.

La  acreedora  apeló  la  `imposición  de  las  costas  en  su  contra´ decidida  en  el  pronunciamiento  de  grado,  agraviándose  porque  al  insinuar  una  acreencia  ante  la  Sindicatura  en  la  oportunidad  procesal  correspondiente  (LCQ  32)  habría  acompañado  la  documentación  pertinente  y  explicado  fundadamente  la  causa  de  la  obligación, razón  por  la  cual  la  decisión  de  grado  de  declarar `inadmisible´  el  crédito  con  base  en  el  Informe  del  Síndico  implicó,  a  su  entender,  un  error  que  no  justifica    ahora  –  la  condena en  costas  en  su  contra.

 

La Sala  al  respecto  remarcó  que  la eximición  de  costas  al  vencido  reviste  carácter  excepcional,  pues    como  regla  no  es  justo  que  el  triunfador  se  vea  privado  del  resarcimiento  de  los  gastos  que  ha  debido   hacer  para  lograr  que  se  le  reconozcan  sus  derechos.” ( conf.  Chiovenda,  G.,  Principios  de  Derecho  Procesal  Civil“, T. II,  p. 404,  Madrid,  1925;  Alsina, H., Tratado  Teórico  Práctico  de  Derecho  Procesal  Civil  y  Comercial“;  Palacio,  L.  y  Alvarado,  Velloso,   A.,  “Código  Procesal  Civil y  Comercial  de  la  Nación, explicado  y  anotado  jurisprudencial  y  bibliográficamente.”  Santa  Fe, 1989, T. 3,  p. 85); lo  que  implica  que  quien  provocó  una  actividad  jurisdiccional  sin  razón  suficiente  debe  soportar  el  peso  de  los  gastos  causídicos.” (conf. Fassi, S.,  “Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación“;  conf.  CNCom.,  Sala  D,  21/10/06,  “Sebro, Brenda  c/  Red  Cellular  S.A.  y  otro  y  sus  citas)

 

De  otro  lado  recordó  que  lo  atinente  a  la  carga  de  las  expensas  no  puede  decidirse  por  consideraciones  `de  índole  subjetiva´,  ya  que  su  imposición  no  responde  ni  se  funda  en  la  idea  de  una  mala  fe  a  castigar (conf. Palacio, L.  y  Alvarado  Velloso, A.,  Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación…”, obra citada,  t.2, p. 86),  como  tampoco  en  `valoraciones  subjetivas´  acerca  de  la  conducta  moral  de  las  partes.”  (conf.  Highton, E.  y  Areán, B.  Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación“,  2004,  t.2,  p. 54).

 

Considerando  que  en  el  sub  lite, la  incidentista  resultó  íntegramente  vencedora  ante  la  infundada  resistencia  del  concursado,  la  Sala  juzgó  pertinente  que  sea  este  último  quien  cargue  con  los  gastos  generados  durante  la  tramitación  del  proceso.”

 

_______________________________

(1) Agravios  expuestos  por  la  concursada : (i)  la  supuesta  insuficiencia  de  la  contabilidad  de  la  pretensa  acreedora  para  acreditar  la  causa  y  legitimidad  de  la  insinuación;  (ii)  la  invocada  parcialidad  de  los  testigos  que  brindaron  su  declaración  en  autos;  (iii)  el  negocio  que  unió  a  las  partes  no  significó  la  toma  de  un  préstamo,  sino  la  adquisición  de  una  línea  de  créditos  que  su  parte  no  puede  probar,  pues  la  documentación  que  acreditaría  tal  operatoria  estaría  en  poder  de  la  deudora  principal,  Nueva  Migra S.A.”;  y  (v)  no  fue  debidamente  explicitada  la  composición  del  monto  admitido  en  el  pasivo  concursal.

 

(2) Testigos. “Las  declaraciones  de  los  testigos  M.  y  C.,  quienes  se  desempeñarían  laboralmente  para  la  firma  Forex  Cambio  S.A.”    que  según  el  recurrente  tendría  participación  accionaria  de  ciertos  socios  de  la  incidentista    deben  ser  valoradas  conforme  a  la  regla  del   CPr.  456  y  en  forma  integral  con  el  resto  de  las  constancias  de  la  causa  (conf.  CPCCN: 386).  Y  en  tanto  tales   testigos  han  declarado  acerca  de  `la  efectiva  entrega  del  dinero´  a  la  deudora  principal   (lo  que  se  ve  corroborado  por  la  cláusula  primera  del  contrato  y  el  Dictamen  Pericial  Contable)  parece  prístino  que  sus  testimonios  no  pueden ser  descartados.”  ( de  la  Sentencia  de  la  Sala  D)

 

“… el  eventual  carácter  de  `dependientes  de  una  Sociedad  vinculada  a  la  actora´  por  parte  de  los  testigos  no  invalida  per  se  sus  testimonios,  aunque  –  claro  está    impone  apreciarlos  con  suficiente  rigor.  Ello,  por  cuanto  son  precisamente  estos  sujetos  quienes  pueden  conocer  las  alternativas  de  la  vinculación  entre  las  partes,  en  tanto  los  hechos  materia  de  controversia  acontecieron  con  su  presencia  y  su  participación. ( conf.  CNCom.,  Sala C, Caniglia, Carlos  c/ Caja  de  Seguros  S.A.”  del  05/06/06, entre  otros)  (De  la  Sentencia  de  la  Sala  D)

 

NORMATIVA.

Código  de  Comercio  Argentino. Artículo  63. Los  libros  de  comercio  llevados  en  la  forma  y  con  los  requisitos  precsriptos,  serán  admitidos  en  juicio,  como  medio  de  prueba  entre  comerciantes,  en  hecho  de  su  comercio,  del  modo  y  en  los  casos  expresados  en  este  Código.

Sus  asientos  probarán  contra  los  comerciantes  a  quienes  pertenezcan  los  Libros  o  sus  sucesores,  aunque  estuvieren  en  forma,  sin  admitírseles  prueba  en  contrario;  pero  el  adversario  no  podrá  aceptar  asientos  que  le  sean  favorables  y  desechar  los  que  le  perjudiquen.

 También  harán  prueba  los  Libros  de  Comercio  en  favor  de  sus  dueños,  cuando  su  adversario  no  presente  asientos  en  contrario  hechos  en  Libros  arreglados  a  derecho  u  otra  prueba  plena  y  concluyente.

“……..

” 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: