Cesión de Cuotas de S.R.L. Un Fallo que Dice Todo Sobre Pago Por Consignación, Cómo Incide el Proceso Sucesorio de la Cedente y Qué Pasa con la Pretensión de Resolución de la Cesión de Cuotas Sociales.

by Dra. Adela Prat on diciembre 16, 2013

CONTRATOS.  CESIÓN  de  CUOTAS  de  SRL.  Madre  cedente declarada  insana,  con  intervención  de  curadora, cede  las  cuotas  sociales   de  la  SRL  que  le  pertenecen,  a  favor  de  un  hijo. Fallecimiento  de  la  madre  y  apertura  de  la  sucesión. Padre  fallecido  con  anterioridad.

 

Son  dos  hermanos.  El  hermano  no  beneficiado  con  la  cesión,   demanda  la  resolución  del  contrato  al  hermano  cesionario  de  las  cuotas  sociales,  por  incumplimiento  de obligaciones (saldo  impago).  El  demandado  reconviene  e  impone  pago  coercitivo  a  través  de  una  consignación;  pero  las  sumas  están  depositadas  en  el  Proceso  Sucesorio  de  la  madre  de  ambos.

 

La  demanda  de  resolución  de  contrato  es  rechazada  por  aplicación  del  art. 1374  Código  Civil (prohibición  de  pacto comisorio en  cosas  muebles).  La  consignación  también  es  rechazada  porque  no  cumple  con  los  requisitos  legales.  Por  otra  parte,  el  cesionario  es  alcanzado  por  la  imposibilidad  de  disponer  por  su  voluntad  del  activo  de  la  herencia.

 

 

Así  se  resolvió  en  los  autos  caratulados :  L.  N*  622.67  –  “U. E. H.  c/  U. A. O.  s/  cumplimiento  de  contrato”  –  CNCIV  –  SALA  A  –  21/10/2013.  Fallo  publicado  por  elDial.com  el  16/12/2013.

 

La  Sala  A  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Civil    integrada  por  los  Sres.  Jueces  Dres  Hugo  Molteni,  Sebastián  Picasso  y  Ricardo  Li  Rosi  -,  resolvió  confirmar  la sentencia  apelada  en  cuanto  rechazó  la  demanda  por  resolución  de  contrato  que  interpusiera  E. H. U.  contra  su  hermano  A. O. U.,  por  entender  que  no  obstante  el  incumplimiento  en  que  éste  último  incurriera,  en  el  pago  de  parte  del  precio  del  contrato  de cesión  de  cuotas  de  “U.  y  Cía  S.R.L.”  que  oportunamente  celebrara  con  su  madre,  representada  en  esa  ocasión  por  la  curadora  de  sus  bienes,  no  podía  ser  objeto  de  resolución,  en  virtud  de  que   tales  porciones  societarias  enajenadas  conformaban  una  cosa  mueble,  alcanzadas  por  la  prohibición  del  ejercicio  del  pacto  comisorio  que  establece  el  art.  1.314  del  Código  Civil.

 

Además,  el   Sr.  Juez  `a  quo ´ desestimó  el  pago  por  consignación  pretendido  en  la  reconvención  deducida  por  el  emplazado,  mediante  el  cual  pretende  liberarse  de  aquél  crédito  parcialmente  insoluto,  imponiéndole  a  su  hermano  la  percepción  de  sumas  originariamente  depositadas  en  el  juicio  de  insania  seguido  contra  su  madre  y  luego  transferidas  a  los  autos  sucesorios,  por  estimar  que  al  abdicar  su  parte  de  percibir  la  mitad  de  esa  suma  invertida  en  un  plazo  fijo  y  a  disposición  del  Juez  de  la  Sucesión,  el  importe  resultante    según  el  reconviniente  –  es   suficiente  para  cubrir  la  porción  a  que  tendría  derecho  su  hermano  como  heredero  de  la  cedente  del  crédito  proveniente  de  la  enajenación  de  las  referidas  cuotas  societarias.

 

La  Sentencia  rechazó   la  pretensión  de  consignación,  por  considerar  que  ese  pago  coercitivo,  no  satisfacía  los  requisitos  de  `identidad  e  integridad´  que  refiere  el  art.  758  del  Código  Civil.

 

La  Sala  conceptualiza  el  “pago  por  consignación”.

 

Tras  la  apelación  deducida  por  ambos  hermanos  contra  el  pronunciamiento  antedicho,  los  Sres.  Jueces  de  Cámara  inicialmente  se  ocuparon  de  conceptualizar  el  pago  por  consignación  y  a  propósito  de  ello  señalaron  que  “en  el  pago  por  consignación  siempre  la  substancia  de  la  acción,  consiste  en  poner  el  objeto  debido  a  disposición  del  Juez  para  que  en  ejercicio  de  su  autoridad,  lo  atribuya  al  acreedor  pese  a  la  voluntad  adversa de  éste.”

 

Continuando  con  la  exposición,  los  Magistrados  destacaron  que  “cuando  el  objeto  debido  es,  como  en  la  especie,  una  suma  de  dinero,  el  modus  operandi  de  la  consignación,  tiene  dos  pasos  que  resultan  ineludibles:

1.  El  primero  comienza  por  un  depósito  en  el  Banco  de  Cuentas  Judiciales  correspondiente,  a  la  orden  del  Juez  y  a  nombre  del  juicio  de  consignación  que  habrá   de  iniciarse  –  ver  más  en  (1)  

2.  El  segundo  paso  consiste  en  la  promoción  de  la  demanda  judicial  ante  el  Juez  correspondiente,  que  debe  seguir  al  depósito.”

 

En  suma,  el  solo  depósito  que  no  es  completado  con  la  deducción  del  juicio,  no  configura  una  consignación  en  pago,  como  tampoco  lo  es  la  demanda  que  no  haya  sido  precedida  por  el  depósito  para  el  Juicio  por  Consignación.” (conf.  Galli  E. V.,  en  Salvat, “Obligaciones“,  T.  II,  n*  1316 b;  Busso,  E.  Código  Civil  anotado“,  T.  V,  pág.  577,  N*  91;  y  otros)

 

El  cesionario  deudor  del  precio  convenido  para  la  adquisición  de  las  cuotas,  no  cumple  con  el   segundo  requisito.

 

En  efecto,  los  Sres  camaristas  advirtieron  que  desde  el  inicio,  esta  pretensión  consignatoria,  estaba  destinada  al  fracaso,  porque  el  cesionario  deudor  del  precio  convenido  para  la  adquisición  de  las  cuotas  parte  de  la  Sociedad  “U.  y  Cía  SRL”,  pretende  que  valga  como  pago  por  consignación,  para  liberarlo  frente  a  su  hermano  (heredero,  junto  con  él,  del  crédito  de  la  cedente),  el  depósito  que  originariamente  efectuara  en  el  Juicio  de  Insania  de  su  madre,  dinero  que  luego  de  estar  sujeto  a  un  plazo  fijo  renovable,  fuera  transferido  al  Juicio  Sucesorio  de  ésta,  como  parte  del  patrimonio  relicto.”

 

En  pocas  palabras,  el  requisito  incumplido  es  el  anteriormente  apuntado :  los  fondos  consignados  deben  estar  depositados  en  la  cuenta  del  juicio  por  consignación  y  a  la  orden  del  Juez  que  entiende  en  esa  causa,  sin  que  ello  pueda  obviarse  frente  a  la  identidad  del  Magistrado  que  entiende  en  el  Sucesorio,  dada  la  conexidad  habida  con  este  juicio.”

 

Por  otra  parte,  la  Sala  A  dejó  bien  claro  que  “el  Juez  que  ejerce  la  jurisdicción  del  pleito  por  consignación,  no  puede  disponer  acerca  de  la  distribución  de  los  fondos  hereditarios,  aunque  el  sucesorio  trasmite  ante  su  mismo  Juzgado,  porque  para  ello  debe  ser   titular  de  la  cuenta  bancaria  que  contenga  el  pago  pretendido,  el  cual  debe  encontrarse  disponible  en  este  proceso  contradictorio,  pues  de  otro  modo,  el  depósito  formulado  en  otros  autos,  carecería  de  fuerza  cancelatoria  y  ello  torna  inadmisible  la  procedencia  de  la  consignación.”

 

 

Otra  objeción  de  la  Sala  que  demuestra  la  otra  cara  de  la  misma  moneda  ilegítima.

 

La  otra  objeción  formulada  por  la  Sala  y  estrechamente  emparentada  con  la  expresada,  reside  en  destacar  que  “la  pretensión  de  no  pagar  el  saldo  del  precio  de  la  cesión  que  el  demandado  debe  y  el  propósito  de  renunciar  el  dinero  que  representa  la  porción  solventada  de  esa  deuda,  para  en  definitiva  `liberarse ´ de  aquella  obligación  contractual,  implica  reeditar  el  planteo  de  `confusión´ que  fuera  desestimado  en  una   resolución  anterior  del  sucesorio,  que  se  encuentra  firme,  dado  que   presentar  la  cuestión  como  un  deseo  de  pagar  la  acreencia  del  actor,  no  significa  más  que  intentar  soslayar  el  pago  de  la  deuda,  aunque  sin  decirlo,  necesariamente  habría  que  reconocer  que  se  extinguirá  por  confusión,  por  lo  que  el  argumento  actual  queda  descartado,  por  violentar  la  prohibición  del  art.  863  del  Código  Civil.”

 

Activo  y  Pasivo  de  la  Herencia. Distribución  de  la  Bienes  hereditarios

 

Según  surge  de  la  Sentencia  de  Cámara,  “además  de  los  inmuebles  relictos,  están  presentes  como  `activos´,  los  fondos  que  pertenecían  a  la  insania  de  la  causante,  tanto  los  fondos  provenientes  de  la  cesión  de  las  cuotas  sociales,  como  los  fondos  del  usufructo  de  los  inmuebles  de  Río  Cuarto  y  el  valor  locativo  de  la  oficina  de  la  Calle  C.,  de  esta  Ciudad,  como  también  el  crédito  debido  por  el  coheredero  A. O. U.  que  la  excluyera  de  la  SRL.”

 

Asimismo  se  lee  en  la  mencionado  Sentencia  cuál  es  el  pasivo  de  la  herencia.  Al  respecto,  consta  que   aunque  no  se  hayan  presentado  acreedores  de  la  de  cujus“,  el  pasivo  estaría  al  menos  representado  por  los  honorarios  de  los  Profesionales  actuantes  durante  la  prolongada  tramitación  de  los  sucesorio  de  los  padres  de  las  partes,  por  sus  trabajos  comunes  o  particulares,  como  también  por  la  tasa  de  justicia  que  deberán  oblar  por  las  sumas  provenientes  del  juicio  de  incapacidad,  como  por  las  que  representen  la  deuda  de  A. O. U.-“

 

Los  Jueces  de  Cámara  al  efecto  recordaron   que  la  distribución  de  los  bienes  hereditarios,  debe  formularse  a  través  de  partición  de  la  herencia,  mediante  la  distribución  convencional  que  los  sucesores  formularan  teniendo  en  cuenta  ambos  rubros  activo  y  pasivo  -,  para  lo  cual  deberán  preveer  una  hijuela  de  bajas  y  una  distribución  del  remanente,  que  echa  por  tierra  los  simplistas  cálculos  en  que  se  sustenta  la  pretensión  liberatoria  del  reconviniente;  y  ello  sin  ponderar  la  paralela  y  muy  discutida  determinación  final  del  crédito  del  hermano  excluido  de  la  SRL,  por  las  cuotas  heredadas  en  la  sucesión  de  su  padre.”

 

¿ A  qué  viene  la  referencia  precedente ?  ¿Por  qué  no  puede  admitirse  la  consignación?

 

Los  Dres  Molteni,  Picasso  y  Li  Rosi    integrantes  de  la  Sala  A  –  remarcaron  que    la  anterior  referencia,  en  definitiva,  demuestra  que,  al  margen  de  no  haberse  instrumentado  correctamente  un  pago  por  consignación,  el  pretenso  modo  de  extinción  carece  de  uno  de  los  requisitos  sustanciales  del  objeto  del  pago,  como  es  la  `disponibilidad´,  porque  para  que  un  pago  resulte  eficaz  es  indispensable  que  sea  practicado  con  una  cosa  que  pueda  disponer  el  pagador  o  solvens (conf.  Borda,  G. A.,  Tratado  de  Derecho  Civil  Argentino.  Obligaciones“,  T. 1,  n*  707,  p. 465)  resultando  evidente  que  en  la  especie,  el  reconviniente  carece  de  legitimación  sustancial  para  disponer  por  su  sola  voluntad  del  activo  de  la  herencia  que  comparte  con  su  hermano,  como  decidir  por  sí  confusiones  o  compensaciones  de  crédito,  como  a  su  vez,  consagrar  unilateralmente  la  extinción  de  la  deuda  que  mantenía  con  su  causahabiente.”

 

Conclusión

La  Excma.  Cámara  resolvió  confirmar  la  sentencia  apelada,  con  costas  de  Alzada  a  cargo  del  apelante  demandado  reconviniente,  dado  que  el  actor  desistió  del  recurso  entablado  –  en  cuanto  rechazó  la  demanda  por  resolución  del  contrato  que  interpusiera  E. H. U.  contra  su  hermano  A. O. U.,  por  entender  que  no  obstante  el  incumplimiento  que  éste  último  incurriera  con  el  pago  de  parte  del  precio  del  contrato  de  cesión  de  cuotas  de  “U.  y  Cía  SRL”  que  oportunamente  celebrara  con  su  madre,  representada  en  esa  ocasión  por  la  curadora  de  sus  bienes,  no  podía  ser  objeto  de  resolución,  en  virtud  de  que  tales  porciones  societarias  enajenadas  conformaban  una  cosa  mueble  alcanzada  por  la  prohibición  del  ejercicio  del  pacto  comisorio  que  establece  el  art.  1.374  del  Código  Civil.

 

Asimismo  la  Excma.  Cámara  confirmó  la  desestimación  resuelta  por  el  Sr.  Juez  a  quo  del  pago  por  consignación  pretendido  en  la  reconvención  deducida  por  el  emplazado,  mediante  el  cual  pretendió  liberarse  de  aquél  crédito  parcialmente  insoluto,  imponiéndole  a  su  hermano,  la  percepción  de  las  sumas  originariamente  depositadas  en  el  juicio  de  insania  seguido  contra  su  madre  y  luego  transferidas  a  los  autos  sucesorios,  por  estimar  –  el  reconviniente    que  abdicar  su  parte  de  percibir  la  mitad  de  esa  suma  invertida  en  un  plazo  fijo  y  a  disposición  del  Juez  de  la  Sucesión,  el  importe  resultante  es  suficiente  para  cubrir  la  porción  a  que  tendría  derecho  su  hermano  como  heredero  de  la  cedente  del  crédito  proveniente  de  la  enajenación  de  las  referidas  cuotas  societarias.  La  Sentencia  rechazó  esa  pretensión  por  estimar  que  ese  `pago  coercitivo´  no  satisfacía  los  requisitos  de  `identidad  e  integridad´  que  se  refiere  el  art.  758  del  Código  Civil.

 

Y  por  último,  la  Sala  puntualizó  que   “si  se  admitiese  la  consignación,  se  arribaría  al  contrasentido  de  que  el  acreedor  `no  podría  disponer´ del  crédito  obligado  a  percibir  como  cancelatorio  de  sus  derechos  hereditarios, dado  que  su  hermano  de  ninguna manera,  por  su  sola  voluntad,  tiene  permitido  disponer  del  activo  de  la  herencia.”

 

Cabe  recodar  que  la  consignación  fue  invocada  al  reconvenir,  en  virtud  de  los  fondos  depositados  en  el  Juicio  Sucesorio;  de  modo  que  no  cumpliría  con  aquél  segundo  paso  señalado  supra,  relativo  a  la  necesidad  de  iniciar  un  juicio  por  consignación,  donde  se  encuentren depositados  los fondos  a  la  orden  del  Juez  y  como  pertenecientes  a  la  causa,  pues  de  otro  modo,  el  Juez  del  Sucesorio por  más  que  los  mismos  se  encuentren  en  el  mismo  Juzgado,  no  pude  disponer  tampoco  él  de  dichos  fondos.

 

 

____________________________________________

(1) El  pago  por  consignación. “Ese  depósito  es  un  acto  bilateral,  concertado  entre  depositante  y  la  Institución  Bancaria,  con  la  particularidad  de  que  el  titular  de  la  cuenta  es  el  acreedor  del  consignante  y  quien  puede  operar  respecto  de  ella  es  el  Magistrado  a  cuya  orden  se  constituye  el  depósito.  Ese  depósito  oficial,  que  debe  permanecer  en  la  cuenta  del  juicio  por  consignación  hasta  que  recaiga  decisión  en  torno  al  pago  pretendido,  no  puede  ser  suplido  por  otros  depósitos, sean  judiciales  o  privados,  en  una  Institución  bancaria o  en  una  Escribanía ( conf. Busso  E.  “Código  Civil  anotado“,  T. V.,  p.  574,  núms.  64-66;   Salvat,  R.  “Tratado  de  Derecho  Civil.  Obligaciones“,  T. II,  N*  1314;  Llambías.,  Tratado  de  Derecho  Civil.  Obligaciones“, T. IIB,  n*  1587,  p.  304)

 

NORMATIVA

Artículo  758  Código  Civil.  “La  consignación  no  tendrá  fuerza  de  pago  sino  concurriendo  en  cuanto  a  las  personas,  objeto,  modo  y  tiempo,  todos  los  requisitos  sin  los  cuales  el  pago  no  puede  ser  válido.  No  concurriendo  estos  requisitos,  el  acreedor  no  está  obligado  a  aceptar  el  ofrecimiento  de  pago.”

 

Artículo  863  Código  Civil.  La  confusión  no  sucede  aunque  concurran  en  una  persona  la  calidad  de  acreedor  y  deudor,  por  título  de  herencia,  si  esta  se  ha  aceptado  con  beneficio  de  inventario.”

 

Artículo  1374  Código  Civil.   Si  la  venta  lleva  pacto  comisorio,  se  reputará  hecha  bajo  una  condición  resolutoria.  Es  prohibido  este  pacto  en  las  ventas  de  cosas  muebles.”

 

NOTA.  Hay  en  ERROR  en  la  Sentencia  de  Cámara  publicada,  pues  se  escribió  artículo  1429  de  Código  Civil  EN  LUGAR  de  artículo  1.374  del  Código  Civil.”

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: