Quiebra. Prosperó el Incidente de Revisión promovido por el Acreedor en cuanto Otorgan a los Dichos del Deudor en Sede Penal el Carácter de Reconocimiento de la Existencia del Mutuo.

by Dra. Adela Prat on noviembre 12, 2013

QUIEBRA.   La   Cámara   Nacional   Comercial   revocó   el   pronunciamiento   recurrido   que   rechazó   la   pretensión   revisoria –  deducida   por   el   acreedor   conforme  art.   37   L.C.Q.    tendiente   a   que   se   declare   verificado   su   crédito   fundado   en   el   préstamo   de   cierta   suma   de   dinero   que   el   incidentista   realizó   a   favor   del   fallido.

 

Si   bien   la   firma   puesta   al   pie   del   instrumento   mediante   el   cual   el   fallido   habría   comprometido   su   restitución   al   incidentista   no   pertenecía   al   puño   y   letra   del   deudor,   éste   “reconoció”   en   la   causa   penal   que   “indudablemente   la   deuda   es   real”.

 

Quedó   `descartada´   la   posibilidad   de   existencia   de   `concilio   fraudulento´   entre   deudor   y   acreedor   y   se   admitió  el   incidente   de   revisión   declarándose   verificado   su   crédito.

 

Así   se   resolvió   en   los   autos   caratulados :  “Ohanessian   Arturo   s/   incidente   por   Kabakian   Jorge   Manuel   s/   incidente   de   revisión”   –   CNCOM   –   SALA   C   –   15/ 08/ 2013  .-

 

Tras   la   apelación   deducida   por   el   Señor   Kabakian   contra   resolución   de   la   Sra.   Juez   de   grado   que   rechazó   su   pretensión   revisoria   (Art.  37  LCQ),   la   Sala   C   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Comercial   resolvió   admitir   el   Recurso   de   Apelación   y   revocar   el   pronunciamiento   recurrido,   con   costas   por   su   orden   dadas   las   particularidades   de   la   cuestión   resuelta. (art.  68,  2do   párrafo   del   Cód. Procesal )

 

El   caso.

La  causa   del   crédito   cuya   inclusión   al   pasivo   falencial   fue   solicitado   por   el   recurrente ,  estaría   dada   en   el   préstamo   de   cierta   suma   de   dinero   que   su   parte   dijo   haber   realizado   a   favor   del   quebrado.

A   tales   efectos,   acompañó   un   instrumento   mediante   el   cual   el   fallido   habría   comprometido   la   restitución   al   incidentista   de   $   13.000   que   según   ese   documento,   el   último   habría   depositado   en   el   quicio   de   este   mismo   expediente,   en   cierto   plazo   y   a   determinada   tasa   de   interés.

Sin   embargo,   probado   resultó   en   vía   pericial   que   la   firma   puesta   al   pie   de   ese   instrumento   no   pertenece   al   puño   y   letra   del   deudor.   Fue   sustentada   en  ese   dictamen   que   la   primer   sentenciante   juzgó   del   modo   dicho.

Ante   tal   conclusión   pericial,   bien   fue   decidido   por   ser   ahora   indudable   que   ese   documento   no   puede   servir   como   soporte   instrumental   del   crédito   insinuado   (arts.   386   y   477   del   Cód.   Procesal)

 

Fundamentos   del   pronunciamiento  dictado   por   la   Sala   C 

Los   Sres   Jueces   Dres   Juan   R.   Garibotto   y   Eduardo   R.  Machin,   dejando   constancia   que   la   Sra.   Juez   de   Cámara   Dra.   Julia   Villanueva   no   suscribe   la   presente   en   razón   de   haberse   excusado,   señalaron   que  “existe   un  dato   imposible   de   ser   soslayado :   ocurre   que   el   deudor,  en   el   quicio   de   la   causa   penal,   explicó   que   su   relación   con   el   incidentista   `era   fluida´   dado   que   le   había   otorgado   crédito   para   el   pago   de   sus   honorarios   por   la   asistencia   jurídica   que   le   brindaba   y   el   préstamo   que   le   efectuaba   Kabakian   para   levantar   en   un   primer   momento   su   quiebra..”   y   expresamente   reconoció   ` que   indudablemente   la   deuda   es   real ´  aunque  sostuvo   que   no   había   pactado   en   ningún   momento   los   intereses   ni   el   vencimiento   para   el   pago.”

 

 

En   pocas   palabras,   admitió   Ohanessian   ser   deudor   del   incidentista,   y   aunque   no   lo   aclaró,   corresponde   concluir   que   ese   débito    suyo   monta   $   13.000   pues   tal   es   la   suma   que   fue   ingresada   a   la   cuenta   de   autos   junto   con   el   escrito   por   el   que   aquél   solicitó   ser   sobreseído   –   afirmó   la   Sala  

 

Reconocimiento   de   la   existencia   del   mutuo.

En   base   a   lo   anteriormente   expuesto,  los   Sres   Jueces   de   Cámara   concluyeron   que     corresponde   otorgar    a   aquellos    dichos   los   alcances   de   un   reconocimiento   de   la   existencia   del   mutuo   y,   por   ende,   del   derecho   del   acreedor   a   recibir   el   capital   dado   en   mutuo,   desde   que   no   se   trata   de   crear   una   obligación,  sino   de   reafirmar   una   preexistente  (arg.   art.  423   del   Código   Procesal;   CNCiv.   Sala   I,   Instituto   Forestal  Nacional   c/   Eyherabide,  Lidia “,   20/02/97;   cfr.   Borda,   en   Tratado   de   Derecho   Civil“,   T.   II,  pág.   45,   ed.   Perrot,   Buenos   Aires,   1971 ).

 

Finalmente,   los   Sres   camaristas   destacaron   que    la   posibilidad   de   la   existencia   de   un   concilio   fraudulento   entre   deudor   y   acreedor   queda   descartada,   conclusión   ésta   que  emerge   de   las   propias   constancias   de   este   expediente   y   de   la   causa   criminal.”

 

Intereses.

En   lo   que   concierne   a   los   intereses   que   acceden   al   capital   prestado,   la   Sala   afirmó   que  más   allá   de   ser   imposible   considerar   lo   instrumentado   en   el   documento   adjuntado,   por   las   razones   arriba   expuestas,   esos   accesorios   serán   computados   desde   el   11/07/1996,   pues   en   esa   fecha   el   dinero   dado   en   préstamo   fue   ingresado   a   la   cuenta   de   autos   según   se   desprende   del   sello   puesto   en   la   boleta   de   depósito.”

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: