La Cámara Reconoce la Validez y Vigencia de un Contrato de Renta Vitalicia Celebrado en 1995 Pero le Pesifica la Cuota Mensual y Permanente y Le Adiciona al Obligado el 70% de la Brecha Que Determina con Interés del 10% Anual

by Dra. Adela Prat on noviembre 8, 2013

CONTRATO   DE   RENTA   VITALICIA.   Acuerdo   entre   las   partes   celebrado   el   14/06/1.995   de    pago   de   una   renta   mensual   de   U$S   1.800.   Cumplido   sin   problemas   hasta   la  “pesificación”.   Otro   nuevo  Acuerdo   celebrado   el   10/01/2001   sometido   al   cumplimiento   de   una   condición   suspensiva  (Art.  545   Cód.  Civil)    que   no  cumplió .    En   consecuencia,   la   Cámara   Nacional   Civil   tras   revocar   la   Sentencia   apelada,   hizo   lugar   en   su   totalidad   a   la   demanda   y   dispuso   que   el  acuerdo   madre   celebrado   en  1995   no   había   perdido   su   vigencia,   por   lo   que   la   demandada   deberá   continuar   abonado  a   la   actora,   de   manera   mensual,   permanente   y   vitalicia,   la   suma   que   resulte   de   transformar   en   pesos   el   importe   de   U$S   1.800,   a   razón   de   un   peso   por   dólar,   más   el   70%   de   la   brecha   existente   entre   un   peso   y   la   cotización   de   la   mencionada   divisa,   tipo   comprador,   en   el   Mercado   de   Cambios.

 

La   Sala  B    también   dispuso  que   la   cotización   será   la   vigente   al   día   en   que   corresponda   o   haya   correspondido   efectuar   cada   pago.   Al   importe   resultante,   se   le   adicionará   un   interés   de   10%   anual,   calculado   desde   el   momento   en   que   cada   cuota   debía   ser   pagada   y   hasta   el   efectivo   pago.

 

El   cómputo   y   pago   respectivo   se   hará   a   partir   de   mes   de   enero   de   2.005,   deduciéndose   las   sumas   que   hayan   sido   abonadas   por   la   demandada.

 

A   su   vez,   queda   establecido   que   si   la   aplicación   de   los   coeficientes   de   actualización   previstos   en   la   legislación   de   emergencia   arrojase   un   resultado   superior,   se   aplicará   éste    y   no   aquél.   Costas   de   ambas   instancias   a   la   parte   demandada   vencida   en   el   juicio.

 

 

Así   se   resolvió   en   los   autos   L. 619.436 – “López   Choren,   Dora   Georgina   c/  CEMLA   S.A.   s/   Cobro   de   sumas   de   dinero”   –   CNCIV   –   SALA    B  –   20/08/2013.-   Fallo   publicado   para   suscriptores   de   elDial.com   el   08/11/2013.-

 

 

El   contrato   de   renta   vitalicia  celebrado.  

 

La   parte   actora    beneficiaria   de   un   Contrato   de   Renta   Vitalicia   a   pagar   por   la   demandada     relató   que   con   fecha   14/06/1995   arribó   a   un   acuerdo   por   instrumento   privado   con   la   Empresa   demandada,   en   virtud   del   cual   aquélla,   por   un   lado,   desistía   de   la   acción   y   del   derecho   con   relación   a   un   reclamo   que   formuló   ante   el   Juzgado   Federal   Nro   9,   Secretaría   18;   y,   por   el   otro,   “Cemla   S.A.”   se   comprometía   a   abonarle   una   “renta   vitalicia”   de   U$S   1.800   mensuales.

 

Continúa   expresando   la   accionante   que   el   Acuerdo   se   cumplió   regularmente   hasta   la   sanción   de   las Leyes   de   Pesificación   de   la   economía;   donde   la   demandada   comenzó   a   afrontar   sus   compromisos   sólo   de   manera   parcial.

 

El   10/01/2001   las   partes   celebraron   un   acuerdo   que   ratificó   el   anterior   (14/06/1995)  por   la   Escritura   Pública   firmada  ese   mismo   día,  en   que   se   fijó   la   obligación   de   pagar   una   suma   única   de   $   180.000,   acuerdo   que   estaba   sujeto   a   una   condición   suspensiva :   la   venta   del   paquete   accionario   de   la   Sociedad   deudora   demandada,   lo   que   no   acontenció.

 

Finalmente,   se   arriba  al   Convenio   del   17/03/2004,   que   vino   a   solucionar   la   controversia   hasta     el   mes   de   diciembre   de   2.004;   empero   a   partir   de   esa   fecha,  no   pudo   lograrse   consensuar   las   disputas,   lo   que   determinó   la   promoción   de   esta   acción.

 

 

 La   Sala  B   resolvió   que   estamos   frente   a   un   Contrato   de   Renta   Vitalicia.

 

 La   Sentencia   de   Primera   Instancia   resolvió   rechazar   la   demanda   interpuesta,   tras   considerar   que   (i)   no   se   trata   de   un   Contrato   de   Renta   Vitalicia   dado   que   no   se   formalizó   en   Escritura   Pública;  (ii)   el   acuerdo   mediante   el   cual   Cemla   S.A.”   se   comprometió   en   1.995  a   pagar   a   la   actora   una   suma   de   dinero   mensual   con   carácter   permanente,   quedó   sin   efecto   a   raíz   del   Convenio   celebrado   entre   las   partes   el   10/01/2001;   pues   con   éste   aconteció   una   modificación   en   la   moneda   de   pago,  plazos   y   fijación   de  su   importe :  una   suma   única   de   $  180.000,   la   que   habría   sido   satisfecha   por   la   deudora   con   todos   los   pagos   ya   realizados.

 

Por   el   contrario,  al   analizar   los   agravios   esgrimidos   por   la   actora   contra   la   Sentencia   de   grado,   la   Sala   B   destacó   los   siguientes   puntos :

 

(i)  “Nada   impide   considerar   que   el   Instrumento   privado     que   fue   cumplido   sin   inconvenientes,   al   menos   hasta   la   sanción   de   las   Leyes   de   pesificación    se   lo   estime   como   un   contrato   de   renta   vitalicia.”

 

(ii)  “La   exigencia   de   Escritura   Pública   para   el   Contrato   de   Renta   Vitalicia  (art.   2071,  Código   Civil)   lejos   está   de   constituir   un   requisito `ad   solemnitatem ´;   pues   este   recaudo   sólo   se   exige   para   las   rentas   vitalicias   gratuitas   bajo   forma   de   donación   (art.   1.810   del   Cód.   Civil),   que   no   es   el   caso   de   autos;   lo   cual   se   ratifica   más   aún   con   la   previsión   del   art.   2.072   de   dicho   cuerpo   legal.”

 

 

 ¿Cuál   de   los   dos   es   el   acuerdo   vigente ?

 

(i)  “Un  detenido   análisis   del   instrumento   suscripto   el   10/01/2001   permitió   concluir   sin   ninguna   dubitación     inversamente   al   Juez   de   Primera   Instancia     que,   tal   como   se   plantearon   las   cosas,   no   se   produjo   la   pérdida   de   vigencia   del   acuerdo   madre   celebrado   entre   las   partes   el  14/06/1995.   Para   así   considerarlo,   se   tuvo   en   cuenta     en   primer   lugar  –  las   palabras   empleadas   en   aquél   ( art.  207   del   Código   de   Comercio).”

 

(ii)  “La   efectividad   del   Convenio   contenido   en   la   Escritura   del  10/01/2001   estaba   sujeto   claramente   al   cumplimiento   de   una   condición;   cual   es,   como   se   indica   textualmente   en   la   cláusula   segunda :  “la   probabilidad   de   venta   del   paquete   accionario”.   Más   precisamente,   estamos   ante   una   condición   suspensiva,   pues   al   cumplimiento   de   ella     en   el   caso ,   la   venta   del   paquete   accionario  –   se   hallaba   subordinado   al   nacimiento   de    un   derecho :   esto   es,   la   posibilidad   que   tenía   la   deudora   de   sustituir   el   convenio   original   (1995)   por   el   otro ( 10/01/2001).

 

(iii)  “Atento   que   la   condición   no   se   cumplió  (art .  545   del  Código   Civil   sobre   condición   suspensiva),   es   decir   que  la   venta   del   paquete   accionario   no   ha   tenido   lugar,   ello   genera     inevitablemente     que   el   acuerdo   del   10/01/2001    no   ha   producido   efecto   alguno,   motivo   por   el   cual   nunca   perdió   su   vigencia   el   acuerdo   madre   celebrado   el   14/06/1995.”

 

(iv)  “Mal   podríamos   decir   en   la   causa   –   como   equivocadamente   lo   hace   el   Juez   de  grado  –   que   el   Convenio   celebrado   el   10/01/2001   produjo   una   modificación   a   lo   acordado   por   las   partes   en   el   instrumento   central   del   14/06/1995. “  –  ver   más   infra   en   (1)   –

 

En   consecuencia,   los   Sres.   Jueces   que   integran   la   Sala   B   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Civil  –   Dres.  Mauricio   Luis   Mizrahi,  Claudio   Ramos   Feijóo   y   Omar   Luis   Díaz   Solimine   –  resolvieron   que   la   demanda   no   tiene   otra   alternativa   que   prosperar ;   ya   que   se   concluye   que   la   demandada   tenía   el   deber   de   pagar   las   sumas   mensuales   de   modo   consecutivo    y   permanente,   y   no se   discute   que   estos   pagos   se   suspendieron.”

 

La   parte   resolutiva   de   la   Sentencia,   obra   transcripta   al   comienzo   de   este   post.

 

 

Referencia   de   importancia.

 

(1)   Otros   fundamentos   en  virtud   de   los   cuales   la   Sala   B   resolvió   que   conservaba   su   vigencia   el   convenio   celebrado   el   14/06/1995.

Afirmó   la   Sala:  “Arribamos   a   la   misma   conclusión,   desde   otra   perspectiva;   esto   es,  analizando  los   hechos   de   los   contrayentes   subsiguientes   al   contrato”  (art.  218   inc.  4to   del   Código   de   Comercio),   los cuales   dan   muestras   claras   que   las   partes   entendían   que   el   Convenio   del   10/01/2001   había   quedado   sin   efecto   alguno :

 

a.  Porque   las   partes   celebraron  un  acuerdo   el   17/03/2004   donde   se   hace   mención   a   “repesificar”   el   convenio   del   14/06/1995,   acordándose   un   pago   mensual   de   $   3.000   hasta   el   31/12/2004.   Obsérvese   que   se   cita   expresamente   lo   convenido   el   14/06/1995   y   se   ignora   por   completo   la   Escritura   Pública posterior,   del   10/01/2001.”

 

b.   “Porque  con   posterioridad   al   Convenio   del   10/01/2001,   la   deudora   realiza   pagos   que   superaron   con   holgura   los   $   180.000   previstos   en   este   último   acuerdo  surge   de   un   reconocimiento   efectuado  a   fs...);   lo   cual   demuestra,   una   vez   más,   que   para   las   partes,   el   mentado   convenio   no   lo   entendían   vigente.”

 

c.  Porque   en   los   recibos   extendidos   por   la   actora   (emitidos  “bajo   protesto”)   y   aceptado   sin   reservas  por   la   empresa   deudora,   tampoco   se   hace   mención   –   en   ninguno   de   ellos   –   al   acuerdo   del   10/01/2001;   y   sí,   en   cambio,   en   muchos   de   los   referidos   documentos   se   realiza   una   indicación   expresa   del   convenio   del   14/06/1995  ( remite,  entre   otros,   a   los   recibos   de   fs…;   …,   …,   …,   …,   …   y   muchos   subsiguientes;   todos  extendidos   con  posterioridad   al   10/01/2001).   Otra  prueba   que   demuestra   la   no   vigencia   de   la   Escritura   Pública   del  2.001 .

 

d.  Porque   el  escrito   agregado   a   fs.   9   (reconocido   a   fs.  310),   donde   ambas   partes   expresan   que   El   presente   convenio   (el   del   17/03/2004),   en   su   caso   se   reverá   por   las   partes   a   partir   del   31/12   del   presente   año”.   Este   aserto   es   sencillamente   inexplicable   si   se   considerara   vigente   el   convenio   del  10/01/2001,   porque   allí   se   establecía   una   cifra   única   de   $  180.000   que,   por   lo   demás,   ya   había   sido   pagada.”

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: