Incidente de Revisión. La Sala A puso las cosas en su lugar: Reconoció el carácter Privilegiado del Crédito y Morigeró los Intereses de una Deuda en Moneda Extranjera.

by Dra. Adela Prat on noviembre 28, 2013

CONCURSO  PREVENTIVO.  INCIDENTE  DE  REVISIÓN.  La   Sala   A   de   la   Cámara   Nacional  Comercial  modificó  la  sentencia  verificatoria  y  admitió  el  carácter  privilegiado  de  un  crédito    mutuo  con  garantía  hipotecaria   morigerando  la  tasa  de  interés  al  15%  anual,  dado  que  se  trata  de  una deuda  en  dólares  estadounidenes.  En  el  caso,  se había  pactado  un  interés  puntiorio  del  0,15% diario.

 

El  Incidente  de  revisión  pretendió  que  se  revise  lo  decidido  en  relación  al  `rango´  con  el  que  se  reconoció  la  acreencia,  pues  en  la  oportunidad  del  Art.  36  LCQ  se  `verificó´  a  favor  de  los  incidentistas,  una  suma  en  dólares  estadounidenses,  con  el  carácter  de  quirografario  (art.  248  LCQ)  y  no  privilegiado  conforme  art.  241  inc 4  LCQ  (mutuo con garantía hipotecaria)

 

La  redacción  ambigua  de  los  escritos  de  insinuación  llevaron  al  Síndico  a  pensar  que  se  había  renunciado  al  privilegio  de  la  garantía  hipotecaria  otorgada  por  la  concursada.  No  obstante,  se  acreditó  que  los  acreedores  pretendieron  que  se  incluya  el  reconocimiento  del  privilegio  del  art  241,  inc.  4to  LCQ  al  promover  el  incidente  de  revisión  y  aún  más,  hicieron  uso  de  su  privilegio  al  promover  la  ejecución  hipotecaria.

 

 

Esta  cuestión  fue  abordada  en  los  autos  caratulados :  “Simonelli  María  Teresa  s/  conc.  prev.  s/  incidente  de  revisión  (por  Segovia  Fernández  Agustín)”  –  CNCOM  –  SALA  A  –  07/08/2013.-  Fallo  publicado  para  suscriptores  el  elDial.com  el  28/11/2013.

 

La  Sala  A  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  en  lo  Comercial    integrada  por  los  Jueces  Dres.  María  Elsa  Uzal,  Isabel  Míguez  y  Alfredo  Arturo  Kölliker  Frers    RESUELVE:

a.  Acoger  parcialmente  el  Recurso  de  apelación  incoado  por  la  concursada  y,  por  ende,  modificar  la  resolución  verificatoria,  morigerando  los  intereses  a  una  tasa  como  máximo  del  15%  anual  en  total,  debido  a  que  deuda  es  en  dólares  estadounidenses.  Se  lo  rechaza  en  cuanto  pretendió  que  se  desconozca  el  privilegio  reconocido en  primera instancia.

b.  Desestimar  la  apelación  interpuesta  por  los  incidentistas  en  cuanto  se  impusieron  las  costas  devengadas  en  la  anterior  instancia  a  su  cargo.

c.  Imponer  las  costas  devengadas  en  la  Alzada  en  el  orden  causado,  atento  el  modo  en  que  se  han  resuelto  los  recursos. (art.  71, CPCC)

 

El  Incidente  de  Revisión  es procedente.

Los  Jueces  de  Cámara  señalaron  que  la  cuestión  aquí  dirimente  se  constituye  en  si  los  incidentistas  podían  promover  revisión  de  lo  decidido  en  la  oportunidad  del  art.  36  LCQ  en  relación  al  rango  con  el  que  se  reconoció  su  acreencia,  pues  se  verificó  a  favor  de  éstos  una  suma  en  dólares  estadounidenses,  con  el  carácter  de  quirografario.  (art.  248  LCQ)  

 

De  la  lectura  del  Informe  Individual  confeccionado  por  el  Síndico  respecto  del  acreedor  Agustín  Segovia  Fernández,  se  extrae  que,  en  el  monto  allí  aconsejado  verificar    suma  que  fue  acogida  por  el  Juez  de  grado -,  es  menor  al  que  pretendió  el  acreedor,  pues  no  se  aconsejó  verificar  el  privilegio  cuestionado  ni   parte  de  los  intereses  pretendidos.

 

En  tal  sentido,  los  camaristas  advirtieron:  “ pese  a  que  el  Juez  verificó  la  acreencia,  existieron  rubros  no  admitidos  por  lo  que  el  crédito  en  cuestión  debió  ser  declarado  `admisible´  y  no  `verificado´,  como  se  hizo.”

 

En  consecuencia  remarcaron  que  “no  puede  impedírsele  a  los  acreedores  que  promuevan  la  revisión  por  aquél  concepto  que  fue  insinuado  y  respecto  del  cual  existió  una  `tácita ´ denegación  de  su  procedencia.”

 

El  crédito  ostenta  privilegio  hipotecario

Sentado  ello,  y  en  relación  al  privilegio  hipotecario  reconocido  en  primera  instancia,  los  Magistrados  recordaron  que  “el  incidente  de  revisión  implica  un  replanteo  integral  del  pedido  verificatorio,  por  lo  que,  el  contenido  de  la  revisión  será  el  mismo  que  hace  al  contenido  de  la  solicitud  originaria, por  el  carácter  de  impugnación  que  se  adjudica  al  reclamo.”

 

En  otros  términos,  quedó  claro  que  “sólo  puede  revisarse  el  reclamo  que  ha  sido  juzgado  en  la  sentencia  verificatoria,  mas  ello  no  impide  que  el  revisionante  puede  agregar  u  ofrecer  otras  pruebas  que  convaliden  su  reclamo  y  que,  por  su  imposibilidad  material  en  la  etapa  tempestiva,  no  se  ofreció  y  tampoco  se  restringe  la  ampliación  argumental,  es  decir,  se  permite  traer  a  colación  nuevos  argumentos,  nuevas  razones  que  permitan  reforzar   el  por  qué  de  su  verificación.” A  propósito  de  ello  en  la  obra  “El  Concurso  Preventivo  y  la  Quiebra  Héctor  Cámara  sostuvo  “el  revisionista,  lo  que  no  puede  hacer  es  `ampliar´  el  reclamo.” (Tomo  I,  pág.  736/7).

 

Sentado  lo  anterior,  los  Jueces  de  Cámara  puntualizaron  que  en  el  caso  particular  de  autos,  de  las  copias  de  los  escritos  de  insinuación  formulados  por  los  incidentistas,  que  obran  a  fs de  los  autos  Segovia  Fernández  Carlos  c/  Simonelli  María  Teresa  s/  Ejecución  Hipotecaria,  surge  que  los  acreedores  en  su  presentación  señalaron  que  la  acreencia  provenía  de  un  mutuo  por  el  cual  se  dio  una  garantía  hipotecaria en  primer  grado  de  privilegio,  y  que  habían  promovido  ejecución  hipotecaria  en  relación  a  dicho  instrumento.”

 

“Si  bien  es  cierto  que  las  manifestaciones  resultan  un  tanto  ambiguas,  lo  que  pudo  llevar  a  error  al  Síndico  al  entender  que  no  se  había  invocado  privilegio  alguno,  lo  cierto  es  que  como  lo  señala  el  Juez  de  Grado,  los  acreedores  `hicieron  referencia´  a  la  garantía  hipotecaria  y,  es  más,  señalaron  que  hicieron  uso  de  su  privilegio  al  promover  la  correspondiente  ejecución  hipotecaria.”   afirmó  la  Sala  

 

Finalmente,  los  Jueces  que  integran  la  Sala  A  remarcaron  “No  pude  concluirse  que  los  incidentistas  pretendieron  renunciar  al  privilegio  que  la  garantía  hipotecaria  otorgada  por  la  concursada  le  concede,  dado  que,  la  promoción  de  este  Incidente  de  revisión,  confirma  que  la  pretensión  de  éstos  incluía  el  reconocimiento  del  privilegio  contemplado  en  el  art.  241,  inc.  4to  LCQ”

 

Morigeración  de  los  intereses.

En  apretada  síntesis  y  en  lo  que  hace  a  este  punto,  la  Sala  resolvió  que  “tratándose  en  el  caso  de  una  deuda  en  moneda  extranjera  de  valor  constante,  ella  lleva  ínsita  una  cláusula  de  estabilización  que  obliga  a  corregir  aquél  componente  de  la  tasa  de  interés  que  tiende  a  contemplar  la  desvalorización  monetaria.  En  este  marco,  la  tasa  de  interés  aplicable  a  operaciones  de  este  tipo  no  debe  sino  contemplar  un  interés  “puro”,  sólo  retributivo  del  valor  del  dinero  y  compensatorio  de  su  privación.”

 

En  consecuencia,  los  Magistrados  estimaron  procedente  establecer  que  la  tasa  acogida  por  el  Juez  de  grado  no  merecería  objeciones  si  se  tratase  de  intereses  compensatorios  y  punitorios  puros  sobre  una deuda  en  dólares  estadounidense  con  pacto  de  intereses,  mas  estableciendo  aquí  que  no  podrá  superarse  el  guarismo  que  esta  Sala  considera  como  techo,  esto  es,  una  tasa  del  15%  anual  en  total,  acogiendo,  con  este  alcance  el  recurso  incoado  por  la  concursada.”(1)

 

______________________

(1) La  Sala  recordó  que  las  cláusulas  conteniendo  pacto  de  intereses  (Art.  622  Código  Civil)  en  sí  mismas  son  lícitas,  en  la  medida  en  que  por  exceso  no  transgredan  el  orden  moral,  y  pudieran  contrariar  lo  previsto  en  los  arts.  953  y  1.071  y  ccs. del  Código  Civil.  En  consecuencia,  la  previsión  legal  del  Código  Civil : 622,  no  cercena  en  modo  alguno  la  facultad  genérica  del  órgano  judicial  de  restringir  la  sanción  punitoria  en  el  marco  del  C.C. :  656, 2a  parte.

 

Asimismo  afirmó  que  “debe  reconocerse  a  los  Magistrados  la  facultad  de  morigerar  los  intereses  susceptibles  de  ser  clasificados  de  `excesivos´  o  `usurarios´,  en  supuestos,  como  el  de  la  especie,  en  donde  se  ha  pactado  un  interés  punitorio  del  0,15%  diario ( cfr. cláusula  4ta  pto  2  de fs de la  ejecución  hipotecaria)  motivo  por  el  cual, y   evocando  la  obra  Tratado  de  Derecho  Civil  – Obligaciones“,  de  Jorge  Joaquín  Llambías,  Tomo II Nro  928  y  doctrina  y  jurisprudencia  citada  bajo  el  Nro  108,  concluyeron  que  se  impone  la  `reducción´  de  los  réditos  pactados  en  términos  de  equidad, determinándose  la  nulidad  parcial  de  los  intereses  en  exceso.” (arts  953, 656  y  ccs  Código  Civil)  otorgando  preeminencia  a  los  principios  de  orden  público  involucrados  en  la  cuestión.

 

Finalmente  reiteraron  que  “las  tasas  de  interés  excesivas  generan  una  `ilicitud  del  objeto´  de  la  obligación  general  que  se  traduce,  bajo  la  óptica  del  art.  953  del  Código  Civil  en  una  nulidad  absoluta  y  parcial,  que  no  cabe  considerar  subsanada  ni  aún  por  una  suerte  de  consentimiento  tácito (conf. arts.  21,  872,  953,  1047,  1058  CCivil)  por  lo  cual  es  deber  de  los  Jueces  `integrar´  las  obligaciones   contratos  o  sentencias,  en  este  caso,  cuando  sus  soluciones  deban  ser  morigeradas  por  apreciarlas  exorbitantes,  estableciendo  la  tasa  en  definitiva  aplicable,  como  se  hace  en  la  especie.” (pueden  verse  argumentos  de  esta  Sala,  in  re  : “Avan  S.A.  c/  Banco  Tornquist  S.A.  s/  ordinario  del  17/02/04)

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: