Declararon Nulo el Acuerdo Laboral celebrado entre el “HSBC Bank Argentina S.A.” y una Empleada en Telemarketer. Caso de Despido Encubierto. Ahora, además de completar el pago de las Indemnizaciones Laborales deben pagarle la Indemnización por la clásica enfermedad laboral generada por esa actividad.

by Dra. Adela Prat on noviembre 23, 2013

ACUERDO  LABORAL.  Vicios en  el consentimiento  de  la Empleada en  Telemarketer  del  “HSBC  Bank Argentina S.A.”  Dada  su  antigüedad  era  acreedora  de  una  suma  mayor  a  la  ofrecida.  DESPIDO  ENCUBIERTO.  NULIDAD  del  ACUERDO.

 

Estado  de  Necesidad  de  la  Trabajadora.  Situación  de  desprotección  derivada  de  su  delicado  estado  de  salud.  Orden  público  laboral.  Principio  de  irrenunciabilidad  de  derechos.  Ausencia  de  arribo  a  una  justa  composición  de  derechos  e  intereses  de  las  partes. Condena  a  HSBC  Bank  Argentina  S.A.  a  abonar  a   la  empleada  $  79.057,33  más  intereses.

 

ENFERMEDAD  LABORAL.  Afección  psíquica. Condiciones  laborales  de  exigencia  y  presiones.  Operatoria  de  los  llamados  “call  center”.  ESTRÉS  y  DEPRESIÓN  contraídos  con  motivo y  en  ocasión  del  trabajo.  RESPONSABILIDAD  CIVIL  de  la  EMPLEADORA.  Cálculo   de  la  reparación  integral. Condena  solidaria  a  HSBC  Bank  Argentina  S.A.  y  La  Caja  A.R.T.  S.A.  a  abonarle  dentro  del  quinto  día  $ 69.400  más  intereses.

 

Esta  cuestión  fue  abordada  en  la  Causa  47.11/09  –  “R., S. A.  c/ HSBC  Bank  Argentina  S.A.  s/ despido”  –  CNTRAB  –  SALA  VII  –  30/09/2013.

 

La  Sala  VII  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo    integrada  por  los  Jueces  Dres.  Néstor  Miguel  Rodríguez  Brunengo  y   Beatriz  Inés  Fontana  RESUELVE:

1)  Revocar  la  sentencia   apelada  y  por  ende   condenar  solidariamente  a  “HSBC  Bank  Argentina  S.A.”  y  a  “La  Caja  A.R.T.  S.A.”  a  abonar  dentro  del  quinto  día  a  la  Sra.  S. A. R.  la  suma  de  $ 69.400  por  su  reclamo  por  enfermedad accidente  más  sus  intereses:  tasa  de  interés  prevista  en  el  Acta  2357  (Res.  8  C.N.A.T.),  a  partir  de  la  fecha  de  este  pronunciamiento  por  cuanto  se  trata  de  un  reclamo  articulado  por  la  vía  del  Derecho   Civil,  en  que  la  cuantificación  del  monto  se  efectiviza  y  aprecia  en  el  momento  mismo  de  dictar  sentencia.

2)  Costas  de  Primera  Instancia por  su  reclamo  enfermedad   laboral  con  fundamento  en  la  ley  civil- 1113-  solidariamente  a  HSBC  Argentina  S.A.  y  a  “La  Caja  A.R.T.  S.A.

3)  Revocar  parcialmente  la  Sentencia  apelada  en  lo  atinente  al  reclamo  por  despido  del  caso  y  por  ende  condenar   a  HSBC  Bank  Argentina  S.A.  a  abonar  dentro  del  quinto  día   a  la  Sra.  S. A. R.  la  suma  de  $ 79.057,33  –  habiéndose  descontado  la  suma  percibida  anteriormente  de  $  65.600  más  sus  intereses.  Se  aplicará  la  tasa  de  interés  prevista  en  el  Acta  2357  (Res.  8  C.N.A.T)  desde  la  disolución  del  vínculo   27/04/2009   y  hasta  su  efectivo  pago.

4)  Costas  de  Primera  Instancia  por  tal  concepto  a  la  demandada  vencida  (art.  68  del  Cód.  Procesal).

5)  Confirmar  el  fallo  en  todo  lo  demás  que  decide.

6)  Costas  de  Alzada  por  el  reclamo  por  enfermedad accidente,  solidariamente  a  la  demandada  y  a  la  Aseguradora.

7)  Costas   de  Alzada  por  el  reclamo  por  despido  a  la  demandada  vencida  (art.  68   del  Cód.  Procesal)

 

Acuerdo  Laboral  ante  Escribano  Público.

El  vínculo  laboral  de  la  actora  expiró  el  27/ 04/ 2009  mediante  Acta  Notarial  por  ante  Escribano  Público,  percibiendo  la  trabajadora  la  suma  de  $ 65.653,69  en  concepto  de  “…compensación  voluntaria  y  por  única  vez…” (sic),  imputando  dicho  pago  a  “…indemnizaciones  por  antigüedad…”  (sic)  y  a  “…gratificación  voluntaria…”(sic)  como  a  la  cancelación  definitiva  de  todo  concepto  emergente  de  “...la  relación  laboral  que  los  uniera  o  de  su  extinción,  incluida  cualquier  acción  derivada  de  la  Ley  de  Contrato  de  Trabajo,  de  la   Ley  de  Riesgos  de  Trabajo  y/o  acción  civil  por  daños  y  perjuicios  sustentada  en  los  artículos  1109,  1113 y  concordantes  del  Código  Civil  y  de  la   Ley  24.013  y  25.323…”

 

La  posición  fijada  por la  parte  actora y  la  Sentencia  de  Primera  Instancia

La  actora  atacó  de  nulidad  el  nombrado  acuerdo,  habida  cuenta  que  alegó  que,  en  realidad,  constituyó  un  despido  incausado  debido  a  la  desvinculación  masiva  del  sector  telemarketer  y  que  lo  firmó  bajo  presión  por  cuanto,  hallándose  con  tratamiento  médico  por  su  enfermedad  asmática  y   psiquiátrica  al  momento  de  reintegrarse  a  sus  tareas  que,  por  prescripción  médica,  debían  ser  acordes  a  su  estado  de  salud,  adujo  que la  accionada  no  le  dio  alternativa :  era  volver  a  telecobranzas  con  salario  reducido   y/o  firmar  la  desvinculación  por  “mutuo  acuerdo”.

 

La  Sentencia  de  Primera  Instancia  rechazó  en  lo  substancial  el  reclamo  de  la  parte  actora  con  fundamento  en  la  Ley  de  Contrato  de  Trabajo  por  la  desvinculación  laboral  y  su  reclamo  con  fundamento  en  la  Ley  Civil,  por  las  enfermedades  que  padece  y  achaca  al  trabajo  que  como  telemarketer  desempeñó  para  la  accionada. El  Sr  Juez `a  quo ´ consideró  que  el  acuerdo  era  plenamente  eficaz  sobre  la  base  de  que  la  Sra.  R.  desde  antes  de  la  reestructuración  y  cambio  de  sector  (de  telemarketer  a  telecobranzas)  estaba  gozando  de  su  licencia  por  enfermedad  y  por  ende,  no  había  vivido  las  circunstancias  suscitadas  en  el  ámbito  laboral  ocasionada  por  la  reestructuración.”

 

Fundamentos  de  la  Sentencia  de  la  Sala  VII  que  acoge  totalmente  la  demanda.

I.  Interpretación  del  Acuerdo  Laboral.

Los  Jueces  de  Cámara  inicialmente  destacaron  que  “ el  convenio  así  como  luce  no  permite  inferir  que  la  trabajadora  lo  hubiera  suscripto  con  total  discernimiento,  intención  y  libertad  y  sin  vicios  en  su  consentimiento,  a  lo  que  suma  que  al  momento  de  la  disolución  del  vínculo  la  actora  era  acreedora  de  una  suma  mayor  de  la  que  se  le  ofrecía  abonar  dada  su  antigüedad  de  4  años  y  el  salario  que  le  computaron  a  los  fines  de  indemnización  que  se  le  abonaba,  todo  lo  cual,  y  a  la  luz  de  lo  normado  por  los  arts.  58  y  260  L.C.T.  dichas  sumas,  no  pueden  considerarse  renunciadas,  habida  cuenta  la  perspectiva  de  enfoque  que  también  dimana  del  orden  público  laboral,  que  empece  a  considerar  válido  cualquier  acuerdo  donde  se  vulneran  los  mínimos  inderogables  del  derecho  obligatorio   o  ius  cogens (arts.  386  y  12  L.C.T.)

 

En  suma,  la  Sala  interpretó  que   al  no  haber  una  justa  composición  de   los  derechos  e  intereses  de  las  partes  (art.  15  L.C.T.)  el  acuerdo  debe  ser   declarado  inválido  conforme  el art   1.047  del  Código  Civil  (en  igual  sentido,  esta  Sala  VII  in  re  Clot,  Javier  Eduardo  c/  BBVA  Banco  Fracés  S.A.  s/ Dif.  de  salarios  del  28/08/2008)

 

II. Se  trata  de  un  Despido  Encubierto.  Deben  abonarse  las  diferencias  insatisfechas.

Acto  seguido,  los  camaristas  señalaron  que  al  contrario  de  lo  apreciado  por  el  a  quo“,  de  la  prueba  de  testigos  se  infiere  sin  dificultad,  que  la  situación  de  la  actora  lucía  más  desprotegida  que  el  resto  de  sus  compañeros,  habida  cuenta  que  tenía  problemas  de  salud,  con  lo  cual,  ante  una  prescripción  médica  que  indicaba  tareas  acordes  no   se  comparte  lo  decidido  en  grado  de  que  ofertarle  realizar  labores  en  el  sector  telecobranzas,  con  la  consiguiente  merma  del  salario…,  constituía  una `opción  válida´

 

En  tal   sentido,  la  Sala    estimó  que   la  rescisión  del  contrato  de  trabajo  sería  plenamente  aceptable  habida  cuenta  que,  en  primer  lugar,  no  se  puede  hablar  de  que  la  voluntad  de  la  trabajadora  no  se  haya  visto  condicionada  y  presionada  a  la  firma  del  acuerdo  en  cuestión  y,  en  segundo  término,  el  contexto  fáctico  en  que  se  hallaba,  sin  duda,  forma  la  convicción  del  `aprovechamiento´  que  la  accionada  tuvo  del  `estado  de  necesidad ´ de  la  actora,  ello  a  tenor  de  que  no  se  comprueba  del  documento  tenido  a  la  vista,  que  la  accionada  haya  satisfecho,  de  modo  completo,  todos  los  conceptos  que  derivan  de  la  decisión  de  rescindir el  vínculo  laboral  de  la  trabajadora.”

 

“Corresponde   así,  que  se  le  paguen  las  diferencias  insatisfechas,  en  tanto  aún  cuando  el  acto  se  hubiera  ajustado a  las  formalidades  de  ley  al  celebrarse  mediante  Escritura  Pública,  lo  cierto  es  que,  del  mismo  no  se  vislumbra  que  se  haya  arribado  a  una ` justa  composición  de  los  derechos  e  intereses ´ de  las  partes,  sino más  bien  se  arriba  a  la  conclusión  de  que  se  trató  de  un  despido  encubierto.” ( cfme.  arg.  arts.  12,  14,  15  y  245 L. C. T.,  art.  386  del  Cód.  Procesal )    afirmó  la  Sala  

 

Declarada  la  `nulidad  del  acuerdo´  arribado  entre  las   partes,  la  Sala  afirmó  que  la  actora  tiene  derecho  a  las  indemnizaciones   derivadas  del   despido,  incluido  el  incremento  indemnizatorio  previsto  en  el  art.  2  de  la  Ley  25.323,  habida  cuenta  que  cumplimentó  las  interpelaciones  necesarias  en  orden  a  ello,  debiéndose  tomar  como  pago  a  cuenta  la  suma  que  en  su  ocasión  le  abonara  la  accionada.” (conf.  260  L.C.T.) 

 

Liquidación. Conforme  los  lineamientos  de  la  liquidación  practicada  por  el  experto  contable,  con  base  en  el   salario  de  $  10.988  que  constituye  la  mejor  remuneración devengada  en  el  último  año  de   servicios  de  la  actora  que  arriba  firme  a  la  Alzada,  la  actora  tiene  derecho a  las  siguientes  sumas : $  32.964 (antigüedad)  +  $  10.988  (preaviso) +  $ 10.988  (integración)  +  $ 1.831,33  (sac s/ preaviso  e  integración)  + $ 3.571  (sac  proporcional)  +  $  21.976  (art.  2  Ley  25.323)  +  $  32.964  (art.  80 LCT)  +  $  19.799  (hs  extras)  +  $ 9.576  (dif  Básicos  Convenio)  –  $  65.600  (percibido)  =  $  79.057,33  importe  al  que  se  le  aplicará  la  tasa  de  interés  prevista  en  el  Acta  2357  (Res.  8  C.N.A.T)  desde  la  disolución  del  vínculo   27/04/2009  y  hasta  su  efectivo  pago .

 

 

III. Delicado  estado  de  salud  de  la  empleada. Estrés  y  Depresión.

Los  Jueces  de  Cámara  pusieron  de  manifiesto  que  “los  dichos  de  los  testigos  dan  noticia  cierta  de  la  delicada  salud  de  la  actora   (asmática)  como  así  también  que  en  sus  tareas  se  hallaba  bajo  un  constante  stress,  que  le  precipitaba  ataques  asmáticos,  llegando  incluso  la  actora  a  ser  trasladada  de  su  lugar  de  trabajo  en  ambulancia.”

 

De  la  lectura  de  la  Sentencia  de  Cámara  surge   que  los  deponentes  afirmaron  que  la  tensión  laboral  se  traducía  en  los  objetivos  que   la  demandada  les  imponía  cumplir  y  que  era  conocido  por  todos  los  problemas  de  salud  que  tenía  la  actora y  si  bien  la  jurisprudencia  tardó  en  receptar  el  estrés  y  la  depresión  como  enfermedades  atinentes  al  trabajo,  las  condiciones  de  exigencia  y  presiones  que  rodean  a  quienes  se  desempeñan  en  relación  de  dependencia  han  motivado,  desde  hace  años,  la  consideración  de  tales  dolencias  en  real  magnitud  como  antesala  o  epílogo  de  una  consecuencia  más  grave,  en  muchos  casos  específicamente  el  estrés  como  antesala  del  cuadro  depresivo  y  en  otros  como  riesgo  al  final  del  tratamiento  de  la  depresión.” ( Dra.  Mirte  Sofía  Zon : ¿ Qué  es  la  Depresión?  Grupo  Editorial  Lumen,  Buenos  Aires,  2009,  pág.  80  y  ss.);  y  en  igual  sentido  el  voto  del  Dr.  Rodríguez  Brunengo  in  re  Expte  Nro  28.938/09,  “V. N. I.  c/ Actionline  de  Argentina  S.A.  y  otro  s/  Accidente  –  acción  civil  del  20/09/2011)

 

 

III.1.  Cómo  operan  los  “call  center”

Los  Magistrados  que  integran  la  Sala  VII  recordaron  que   es  público  y  notorio  que  la  modalidad  operativa  de  los  llamados  “call  center”  y/o  tareas  de  telemarketer,  guiada  por  el  rédito  económico  que  prueba brindar al  empresario,  exige  la  conjunción  de  ciertos  elementos  para  lograr  una  facturación  mayor  y/o  menor  cuyo   pago  luego  se  le  exige  al  cliente  que  contrató  determinado  servicio;  por  lo  que  esta  Sala  aprecia  veraz  la  descripción  que  del  ambiente  laboral  hicieron  los  testigos  en  punto  a  la  presión  que  insumía  para  el  empleado  la  atención  telefónica,  tratando  de  captar  el  consumo  de  los  clientes  del  Banco  en  la  venta  de  las  tarjetas  de  crédito  y  demás  productos  que  se  pudieran  ofrecer.”

 

III.2  Prueba  Pericial  Médica.

Peritaje  Médico.  En  base  a  los  estudios  practicados  a  la  actora,  el  perito  médico  dio  cuenta  que  la  Sra. R.  porta  alteraciones  psíquicas  compatibles  con  neurosis  de  angustia,  con  predominio  de  ansiedad,  inhibición  con  tendencia  a  la  depresión  y  crisis  de  llanto  reiteradas,  indicándole  tratamiento  psiquiátrico  de  una  vez  por  semana  y  por  espacio  de  dos  años,  en  un  valor  estimativo  de  $  150  la  sesión (total : $  14.400),  dando cuenta  también  de  que  presenta  asma  crónica;  patología  que  el  galeno  las  relaciona  de  manera  concausal  con  las  tareas  y  que  la  incapacita  en  forma  parcial  y  permanente  en  el  18%  t.o.;  discriminado  luego  que  el  porcentual  atribuible  al  trabajo  es  del  80%  de  ese  18% (arts  386  y  477  del  Cód.  Procesal)

 

En  consecuencia,  los  Jueces  de   Cámara  estimaron  que  la  actividad  desarrollada  por  la  actora  debe  calificarse  de  “riesgosa”  correspondiendo  aplicar   el  art.  1113  del  Código  Civil,  en  el  sentido  de  actividad  que  resulta  apta  para  ocasionar  un  daño. “

 

III.3.  Indemnización  por  enfermedad  contraída  con  motivo  y  en  ocasión  del  trabajo.

Con  base  en  todo  lo  expuesto,  la  Sala  concluyó  que  se  halla  debidamente  demostrado  que  la  Sra  R.  estuvo  sometida  a  un  alto  nivel  de  estrés  como  consecuencia  de  la  exigencia  que  le  demandaba  su  tarea  como  telemarketer,  y  fijó   la  cuantía  de  la  indemnización  en  concepto  de  daño  material  en  la  suma  de   $  64.900,  importe  al  que  se  le  aplicará  la  tasa  de  interés  prevista  en   el  Acta  2357  (Res.  8  C.N.A.T),  a  partir  de  la  fecha  de  este  pronunciamiento  por  cuanto  se  trata  de  un  reclamo  articulado  por  la  vía  del  derecho  civil,  en  que  la  cuantificación  del  monto  se  efectiviza  y  aprecia  en  el  momento  mismo  de  dictar  sentencia.”

 

La   condena  en  concepto  de  reparación  civil  `se  extendió  solidariamente´  a  “La  Caja  A.R.T.  S.A.”  traída  a  juicio  por  la  accionada,  ello  con  base  en  la  denuncia  que  al  inicio  hiciera  la  actora  de  las  consecuencias  desfavorables  que  le  producía  el  ambiente  de  trabajo  y  que  minó  su  salud  y  en  la  inexistencia  en  el  caso  de   contralor  alguno  respecto  de  las  condiciones  de  higiene  y  salubridad  del  establecimiento  de  la  accionada,  todo  lo  cual  la  erige  en  sujeto  pasivo  de  la  obligación  que  se  le  achaca (arts  1.074  del  Cód.  Civil,  386  y  96  Cód  Procesal, texto  Ley  25.488  B.O.  22/11/01 )

 

Sentado  lo  anterior,  los  camaristas  pusieren  de  relieve  que  en  el  caso,  la  demandada  omitió  cumplir  con  su  obligación  en  materia  de  higiene  y   seguridad   del  trabajo,  esto  es,  no  hay  constancia  de  habérsele  realizado  a  la  actora  examen  preocupacional,  como  tampoco  exámenes  médicos  periódicos,  diligencia  ésta  que  bien  hubiera  permitido  a  la  demandada  conocer  el  estado  de  salud  de  la  trabajadora  y  su  predisposición  orgánica;  desconocimiento  este  último  que  sólo  resulta  achacable  a  la  empleadora  y  sin  que se  le  pueda  endilgar  a  la  trabajadora  dicha  circunstancia.”

 

Conclusión.

En  una  sentencia  justa  se   concluye  que  si  bien  el  acuerdo  laboral  otorgó  el  derecho  de  la  actora  a  la  suma  de  $  65.600  que  el  HSBC  Bank  le  pagó  en  ese  momento,  en  realidad  en  el  caso  se  presentó  un  despido  encubierto  y  en  consecuencia  debieron  abonarle  casi  80.000 $  más  por  la  extinción  de  la  relación  laboral, y  la  suma  de  $  64.900  por  enfermedad  laboral.

 

En   suma,  el  total  que  le  corresponde,  sin  calcular  los  intereses,  asciende  a  $  210.500,  de  los  cuales,  al  firmarse  el   acta notarial  por  acuerdo  laboral,  sólo  había  percibido  $  65.600.

 

Cabe   añadir  que  la  actividad  desarrollada  en  un  “call  center”  está  sometida  al  CCT  de  Empleados  de  Comercio.  No   obstante,  en  un  caso  de  “call  center”  dentro  de  “Telecom  Personal  S.A.”  el  STJ  de  Córdoba  aplicó  el  Convenio  Telefónicos,  único  caso  conocido  hasta  el  momento.   (publicado  en  este  Blog  dentro  del  corriente  mes )

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: