Crédito Hipotecario. Condenan al Deudor a Pagar Saldo Impago que por Error del Personal del Banco le Otorgaron Escritura Pública de Cancelación de Hipoteca. Fue una Liberación Putativa a la que se Aplican las Normas de Pago Indebido para Evitar un Enriquecimiento Sin Causa.

by Dra. Adela Prat on noviembre 6, 2013

CRÉDITO   HIPOTECARIO.   La   Cámara   Nacional   Comercial   confirmó   la   Sentencia   que   condenó   al   demandado,   a   abonarle   al   Banco   de   la   Provincia   de   Buenos   Aires   la   suma   que   resultare   de   la   liquidación   que   mandó   a   realizar,   correspondiente   al   saldo   impago   de   cierto   crédito   con   garantía   hipotecaria   que   por   “error”  del   personal   del   Banco   fue   levantada   al   momento   de   cancelarse   otro   empréstito   también   a   él   otorgado.

 

Escritura   Pública   de   Cancelación   de   Hipoteca   Nro   224   del   13/08/2003.   Es   innecesario   redargüír   de   falsedad   la   Escritura   Pública,   dado   que   la   manifestación   efectuada   por   el   representante   del   Banco   consistente   en   una   cláusula   enunciativa   puede   ser   desvirtuada   mediante   prueba   en   contrario.

 

LIBERACIÓN  PUTATIVA.   Aplicabilidad   de   los   principios   que   gobiernan   el   PAGO   por   ERROR.   `Inexigibilidad   de   la   excusabilidad   del   error´   para   que   el   pago   pueda   repetirse.   Necesidad   de   impedir   que   nadie   se   enriquezca   con   lo   ajeno.   Habiéndose   demostrado   que   la   deuda   no   se   ha   pagado,   el   acreedor   conserva   todos   sus   derechos.

 

Modificaciones   efectuadas   por   la   Excma.  Cámara.  El   capital   adeudado   ( $   43. 509,55)   se   vería   incrementado   por   el   CER,   más   intereses   punitorios   y   moratorios   pactados  (Juez   de   Primera   Instancia).  Se   modifica   así:  CER   más   tasa   de   interés   máxima,   conforme   normativa   de   emergencia,   porque   es   una   deuda   reestructurada   por   la   pesificación.   Le   abonará   al   Banco     el   importe   equivalente   a   59   cuotas   ( y   no   64   como   consta   en   la   Sentencia   de  grado).   Costas   de   la   anterior   instancia,   en   el   orden   causado  ( y   nunca   a   cargo   del   vencido,   conforme   reza   la   Sentencia   de  grado)

 

 

Así   se   resolvió   en   los   autos   caratulados :  “Banco   de   la   Provincia   de   Buenos   Aires  c/   Costa   Pablo   José   s/  Ordinario”  –   CNCOM   –   Sala   B  –  07/ 08/ 2013.   Fallo   publicado   por   elDial.com   el 05/ 11/ 2013 .-

 

La   Sala   B   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Comercial     integrada   por   las  Sras.   Jueces Dras  María   L.  Gómez   Alonso   de   Díaz   Cordero,   Matilde   E.   Ballerini   y   Ana   I.   Pîaggi  –   RESUELVE :

 

1)   ADMITIR   parcialmente   el   recurso   de   apelación   interpuesto   por   la   parte   actora   y,   en   consecuencia,   CONFIRMAR   en   lo   principal   que   decide   la   Sentencia   dictada   en   primera   instancia   en cuanto   condenó   al   demandado   a   abonarle   al   Banco   Provincia   la   suma   que   resultare   de   practicar   la liquidación   que   mandó   a   realizar,   capital   adeudado   de    $  43.509,55   incrementado   por   el   CER,   modificándola   únicamente   con   el   alcance   que   surge   de   los   siguientes   puntos:

 

(i)   Intereses.   No   se   aplicarán   los   intereses   punitorios   y   moratorios   oportunamente   pactados   entre   las   partes.   A   saber:   En   la   Escritura  Nro   306   del   11/12/1998   las   partes   fijaron   como   interés   compensatorio   una   tasa   variable   equivalente   a   la   tasa   de   Libor    30   días  –   más   3.75%   puntos   nominales   vigente   al   día   1   de   cada   mes   con   un   mínimo   de   un   9,5%   TNA,   excluidos   los   impuestos    (cláusula   quinta)   y   como   interés   punitorio   una   tasa   equivalente   al   50%   del   interés   compensatorio   (cláusula   décimo   segunda). Día   de   la   mora:   se   fijó   en   el   día   30/09/2.003.   Y   hasta   su   efcetivo   pago.

 

La   Sala   B   resuelve   que     tratándose   de   una   deuda   en   dólares   estadounidenses,   de   un   particular  con  el   Sistema   Financiero,   que   se   encuentra   pesificada   en   los   términos   de   los   arts.   6   de   la   Ley   25.561   y   1,  3   y   4   del   Decreto   214/ 2002,   que   disponen   que   esas   deudas   deberá   convertirse   a   pesos   a   la   paridad   de   un   dólar   igual   a   un   peso  MÁS   el   coeficiente   de   estabilización   de   referencia   CER   y   una   tasa   de   interés   máxima  Comunicación   A   3507   del   B.C.R.A.   del   13/03/2002   y   modificatorias)

 

En   consecuencia   la   Sala   resuelve   que   se   aplicará   el   CER   más   intereses   ajustados   de   conformidad   con   lo   fijado   en   la   normativa   de   emergencia   citada,   en   lugar   de   los   intereses   compensatorios   y   punitorios   pactados   en   la   Escritura   Nro   306   del   11/12/98.

 

(ii) Cantidad   de   cuotas   que   la   Sentencia   de   grado   ordenó   abonar:   el   importe   equivalente   a   64   cuotas.   Ahora   bien,   de   acuerdo   con   lo  manifestado   por   el   Instructor   Contador   en   su   Informe,   existen   constancias   que   permiten   sostener   que   el   demandado   abonó     mediante   el   débito   de   su   tarjeta   Visa     hasta   la   cuota   Nro  61   del   préstamo   en   cuestión,   lo   que   permite   concluir   que   sólo   permanecen   pendientes   de   cancelación   59   cuotas   (120  –  61  =  59),   de   manera   tal   que   la   liquidación   que   se   ordenó   efectuar   deberá   ajustarse   a   tales   parámetros.

 

Por   idénticos   motivos   deberá   modificarse   la   fecha   de   la   mora.

 

(iii)   Costas.   En   Primera   Instancia   se   impusieron   las   costas   a   cargo   del   demandado  vencido“.  La   Sala   B,   considerando   las   dificultades   de   derecho   que   genera   la   materia   sobre   que   versa   el   fondo   de   la   cuestión   controvertida,   resuelve   adoptar   el   temperamento   excepcional   que   permite   el   art.   69   del   CPCCN.   Por   ello,   impone   las   costas   de   la   anterior   instancia,   “en   el   orden   causado”.   Ídem   costas   de   esta   Instancia.     los   agravios   del   demandado   contra   la   Sentencia   dictada   en   Primera   Instancia  lucen   infra   en   (1)  

 

 

Breve   descripción   del   caso.

 

El   11/12/1998   el   Banco   actor   concedió   al   Sr.   Costas   dos   créditos   con   garantía   hipotecaria   en   primer   y   segundo   grado,   sobre   cierto   terreno   se   su   propiedad   por   las   sumas   de   U$S   80.000  mediante   Escritura   Nro   305;    y   U$S   70.000   mediante   Escritura   Nro   306.

 

Mediante   la   Escritura   Nro   224   del   13/08/2003   se   procedió   a   la   cancelación   de   ambas   garantías   hipotecarias,   correspondientes   a  los   créditos   antes   indicados.

 

Las   partes   no   coinciden   respecto   a   si   el   préstamo   de   U$S   70.000   (Escritura   Nro   306)   fue   efectivamente   abonado   o   si   la   cancelación   mencionada   fue   producto   de   un   `error´   del   acreedor.

 

En   la   cláusula   TERCERA   de   la   Escritura   Nro   224   el   Gerente   del   Banco   de   la   Provincia   de   Buenos   Aires,   Sucursal   San   Andrés   de   Giles   manifestó   que :   “…las   obligaciones   correspondientes   a   los   Mutuos   Hipotecarios   referidos   han   sido   cancelados   en   su   totalidad   por   el   deudor   tanto   el   capital   como   los   intereses,   otorgando   por   la   presente   suficiente   recibo,   por   lo   que   declara   CANCELADAS   TOTALMENTE   LAS   RELACIONADAS   HIPOTECAS   EN   PRIMER   Y   SEGUNDO   GRADO…”.

 

 

Fundamentos   de   la   Sentencia   de   Cámara   para   confirmar   con   modificaciones   la   Sentencia   de   Grado

 

Las   diferentes   cláusulas   de   una   Escritura   Pública.

 

En   primer   término,   los   Sras.   Jueces   de   Cámara   señalaron   que    no   todas   las   cláusulas   de   un   Instrumento   público   gozan   de   la   misma   fe.   Así,   se   debe   distinguir   entre :  a)   aquellas   referidas   a   los   hechos   cumplidos   por   el   Oficial   Público   o   pasados   en   presencia   suya,   respecto   a   los   cuales   el   instrumento   hace   plena   fe   “hasta”   que   sea   argüído   de   falso   por   acción   civil   o   criminal,   porque   en   ese   caso   es   el   propio   Oficial   Público   quien  da   fe   de   lo   que   ha   hecho,   visto   u   oído.”

 

Y   en   segundo   lugar :  b)   las   cláusulas   relativas   a   las   manifestaciones   de   las   partes   sobre   haber   ejecutado   el   acto,   las   convenciones,   disposiciones,   pagos,  etc.,   o   sea   la   verdad   o   sinceridad   de   las   manifestaciones,   que   hacen   fe;   pero   hasta   la   simple   prueba   en   contrario;   y   c)  aquellas   simples   enunciaciones   de   hechos   o   actos   jurídicos   de   carácter   incidental,   que   se   relacionan   con   el   acto   jurídico   que   forma   el   objeto   principal,   que   también   hace   plena   fe   hasta   que   medie   prueba   contraria     afirmaron  

 

Sobre   la   actividad   probatoria

 

Acto   seguido,   las   Sras.   camaristas   destacaron   que   la   carga   de   la   prueba   no   significa   obligación   de   probar,   sino   que   implica   estar   a   las   consecuencias   de   la   prueba   que   se   produzca   o   no,   ya   que   en   virtud   del   principio   de   comunidad   procesal   el   material   probatorio   incorporado,   surte   todos   sus   efectos,   quienquiera   que   lo   haya   suministrado.”( Devis   Echandía,  Teoría   general   de   la   prueba  judicial“,  T. I,  pág.  426,  Bs.  As,  1970;  Sentís   Melendo,  Santiago,  Teoría   y   práctica   del   proceso   T.  III, pág.  200,  Bs  As,  1956)

 

Sentado   lo   anterior,   las   Magistradas   que   integran   la   Sala   B   pusieron   de   relieve   que   “la   actividad   probatoria   no   supone   ningún   derecho   del   adversario,   sino   un   imperativo   del   propio   interés   de   cada   parte.   Es   una   circunstancia   de   riesgo   que   consiste   en   que   quién   no   acredita   los   hechos   que   invoca  como   fundamento   de   su   derecho,   pierde   el   pleito.” (Couture,  Eduardo  Fundamentos   del   Derecho   Procesal   Civil“,  p.   242,  Bs.  As,  1958)

 

La   liberación   putativa.

 

En  base   a   lo   anteriormente   expuesto,   las   Sras   Jueces   de   Cámara   puntualizaron :   “dado   que   al   momento   de   otorgarse   la   Escritura   no   estaba,   en   realidad   y   a   contrario   de   lo   allí   manifestado   por   el   representante   del   Banco   actor,   cancelado   el   crédito    referido,   no   es  dudoso   que   la   liberación   dada   por   el   acreedor   hipotecario   al  extender   aquélla,   fue   `el   producto   de   un   error´   y,   por   tanto,   calificable   como   `liberación   putativa ´  en   los   términos   de   los   arts.   797   y   798   del   Código   Civil.”

 

“La   existencia   de   `error   por   parte   del   acreedor´   es   suficiente   para   configurar   la   hipótesis   señalada,  sin   que   sea   indispensable   que   éste   sea   recíproco   para   la   aplicación   de   las   normas   antes   mencionadas.”   (conf.   Colmo,  De   las   Obligaciones   en   General“,  pág.  511,  Bs.  As.,  1920)   (de   la   Sentencia   de   Cámara )

 

En   tal   sentido,   las   Dras   Gómez   Alonso   de   Díaz   Cordero,   Ballerini   y   Piaggi   manifestron   que   la   liberación   putativa   se   rige   por   los   mismos   principios   que   gobiernan   el   pago   por   error,   de   donde   se   sigue   que   el   error   puede   ser   tanto   de   hecho   como   de   derecho  (art.   784   del   Cód.  Civil)   y   que   no   corresponde   exigir   que   el   error   sea   inexcusable.”  (conf.   Llambías, Obligaciones  T. IIA, pág.  753,  ed.  Abeledo  Perrot,  Bs  As,  1979)

 

Diferenciación   importante.   El  Art.  929   no   es   para   este   caso.

 

En   cuanto   a   la   inexcusabilidad   del   error   que   requiere   el   art.   929   del   Código   Civil,   las   Sras   Jueces   de   Cámara   remarcaron   que   funciona   como   un   impedimento   de   la   nulidad   de   los   actos   jurídicos   en   general;   pero   `no   tiene   papel   alguno´   en   la   teoría   del   pago   indebido   o   de   la   liberación   putativa.   El   error   como   vicio   de   la   voluntad   y   el   error   como   fuente   de   repetición   de   un  pago   indebido,   contemplan   situaciones   distintas   y   responden   a  fundamentos   diversos   que   justifican   un   régimen   legal  también   distinto,   a   punto   de   no   exigirse   la   excusabilidad   del   error   para   que   el   pago   puede   repetirse.”

 

Respecto   de   la   invocabilidad   del   error,   como   vicio   de   la   voluntad,   las   Sras   Jueces   pusieron   de   manifiesto   que    está   en   la   necesidad   de   asegurar   la   pureza   del   acto   voluntario  en   cambio,  en   la   admisibilidad   del   error   como   causa   de   la   repetición   del   pago   indebido,   se   encuentra   en   la   necesidad   de   impedir   que   nadie   se   enriquezca   con   lo   ajeno”

 

Enriquecimiento   sin   causa.

 

Ello   así,   porque   el   pago   indebido,   “no   es   sino   uno   de  los   casos   de   aplicación   del   enriquecimiento   injusto.   En  él   es   tan   fuerte   la  gravitación   de   la   equidad,  que   no   puede   contrariarla   la   falta   de   excusa   suficiente,   en  quien   es   víctima   del   empobrecimiento.”  –  ver   más   infra   en   (2)  

 

Sentado   lo   anterior,   las   Sras   camaristas   afirmaron   que  el   fundamento   de   la   teoría   del   enriquecimiento   sin   causa,   se   encuentra   en   un   principio   ético,   al   que   es   repugnante   todo   provecho   que   no   se   acomode   a   la   justicia   y   a   la   equidad,   dado   que   razones   de  congruencia   explican   que   `lo   que   se   predica   para   el   pago   indebido´   se   haga   extensivo   a   la   liberación   putativa,   pues   en   definitiva   no   son   más   que   el   anverso   y   el   reverso   de   la   misma   cuestión.

 

Finalmente   la   Sentencia   deja   claro   que   es   obvio   que   habiéndose   demostrado   que    la   deuda   `no   se   ha   pagado´,   el   acreedor   conserva   todos   sus   derechos.   La   anulación   de   la   cancelación   de   la   deuda   dada   por   error   del   acreedor,   hace   que   ésta   mantenga   su   subsistencia   en   las   condiciones   originarias.   Por   tanto,   encontrándose   vencido   el   pago   del   crédito     extremo   indiscutido     el   cobro   pretendido   mediante   esta   acción   debe   ser   admitido.”

 

 

Referencias

 

(1)   Agravios   del   demandado   contra   la   Sentencia   de   Primera   Instancia. Son   los   siguientes: (i)   no   se   otorgó   la   validez   probatoria   que   la   ley   le   concede   a   las   Escrituras   Públicas;   (ii)   el   supuesto   error   incurrido   por   el   Banco   no   fue   excusable;   (iii)  la   prueba  producida   no   reviste   la   entidad   suficiente   para   revertir   la   eficacia   probatoria   de   los   Instrumentos   Públicos;   (iv)  la   accionante   reconoció   la   cancelación   del   crédito,   al   reintegrar   ciertos   importes   relacionados   con   el   pago   de   las   cuotas;   (v)   la   tasa   de   interés   establecida;   y   (vi)   la   imposición   de   costas.

 

 

(2)  En   el   Juicio   Penal   tramitado   ante   la   Justicia   Penal   de   Mercedes,   consta   copia   de   la   “manifestación   de   bienes   y   recursos”   efectuada   por   el   accionado   con   carácter   de   DD   JJ   en   la   cual    denunció   que   al   10/11/2003  (es   decir   con   posterioridad   a   la   supuesta   cancelación   del   crédito)    reconocía   dentro   de   su   pasivo   la   deuda   aquí   pretendida.

 

El   demandado,   ni   en  la   causa   penal   ni   en   ésta,   aportó   `recibo´   alguno   de  los   supuestos   pagos,  mientras   que   los   entregados   por   la   Sucursal   Bancaria   al   Instructor   Contador   de   la   causa   penal,   fueron  imputados   a   otros   préstamos   y   contaban   con   la   conformidad   del   Sr.   Costa

 

Razones   de   congruencia   explican   que   lo   que   se   predica   para   el   pago   indebido   se   haga   extensivo   a   la   liberación   putativa,   pues   en   definitiva,   no   son   más   que   el   anverso   y   reverso   de   la   misma  cuestión.” (conf.   CNCiv.,   Sala  C,   in   re   “Dubson,  Julio   F.   c/   Ducilo   S.A.”   del   13/07/1977   y   sus   numerosas   citas   jurisprudenciales   y   doctrinarias )

 

La   imprudencia   o   descuido   del   acreedor ,  no   eximen   al   deudor   de   solventar   una   deuda   impaga  ( conf.   CNCom.,  Sala  D,   in   re   “Banco   Holandés   Unido   c/  González   de   Domínguez   Elisa  Elena   y   otros   s/   Ordinario   del   09/11/ 2009)

 

NORMATIVA   de   indispensable   lectura.

 

Artículo   797   del   Código   Civil   Argentino. El   que   por   error   aceptó   una   liberación   de   su   acreedor   que   también   por   error   se   la   dio,   queda   obligado   a   reconocerlo   nuevamente   como   a   su   acreedor   por   la   misma   deuda,   con   las   mismas   garantías   y   por   instrumento   de   igual   naturaleza.”

 

Artículo   798.  No   obstante   la   liberación   acordada   por   error,   el   verdadero   acreedor   tendrá   derecho   a   demandar   a   su   deudor   en   los   términos   del   anterior   artículo,   si   la   deuda   no   estuviese   vencida    y   servirá   de   nuevo   título   de   crédito   la   sentencia   que   en   su   favor   de   pronuncie.

Si   la   deuda   estuviese   ya   vencida,   podrá   demandar   su   pago.”

 

Artículo   784.   El   que   por   error   de   hecho   o   de   derecho,   se   creyese   deudor,   y   entregase   alguna   cosa   o   cantidad   de   pagos,   tiene   derecho   a   repetirla   del   que   la   recibió.”

 

Artículo   929.  El   error   de   hecho   no   perjudica,   cuando   ha   habido   razón   para   errar,   pero   no   podrá  alegarse   cuando   la   ignorancia   del   verdadero   estado   de   las   cosas   proviene   de   una   negligencia   culpable.”   CUIDADO   con   esta   norma !   NO   se   aplica   al   presente   caso.  Es   para   casos   de   nulidad   por   vicios   de   la   voluntad.  En   cambio,   en   el   presente   caso,   la   admisibilidad   del   error   para  cobrar   lo   realmente   adeudado,   se   basa   en   la  necesidad   de   impedir   el   “enriquecimiento   sin   causa”. Ver   supra   los   fundamentos.

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: