Resuelven que el Deudor de los Honorarios Profesionales Debe Responder por el Pago del I.V.A Correspondiente a Tal Retribución.

by Dra. Adela Prat on octubre 4, 2013

HONORARIOS   PROFESIONALES.    ABOGADO.    I.V.A.   La  Cámara   hizo    lugar   a   la   solicitud   del   abogado   peticionario   de   la   quiebra   consistente   en   que   se   intime   a  la   Empresa   deudora   a   abonarle   el   monto   correspondiente   al   I.V.A   de   los   honorarios   cuyo   pago   se   ordenó   en   las   actuaciones.

 

Derecho   del   beneficiario   a   percibir   su   retribución   profesional   `en   forma   íntegra´.   Es   obligación   de   la   deudora   de   responder   por   el   pago   del   I.V.A.   correspondiente   sobre   el   importe   percibido   por   el   profesional.  Previa   acreditación   por   parte   del   abogado  de    la   retención   del   I.V.A.   por   el  Banco   de   la   Nación   Argentina.

 

 

Esta   cuestión   se   resolvió   ern   los   autos   caratulados : “Editorial   Sarmiento   S.A.   s/  pedido   de  quiebra   por   V.V.”  –   CNCOM   –   SALA   D   –   14/06/2013 .-

 

 

La   Sala   D   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Comercial   –   integrada   por   los   Sres    Jueces   Dres.  Juan   José   Dieuzeide   y   Gerardo  G.  Vasallo  dejándose   constancia   que   el   Sr  Juez   Dr.   Pablo   D  Heredia   no   interviene   por   hallarse   en   uso   de   licencia  (RJN  109)     RESUELVE:

(a)   Revocar   el   decisorio   dictado   en   la   anterior   instancia   con   el   siguiente   alcance:   ordenando   a   Editorial   Sarmiento   S.A.   que,   en   el   plazo   y   con   la   modalidad   que   fije   el   Juez   a   quo,   deposite   el   importe   correspondiente   al   I.V.A.   sobre   el   importe   de   honorarios   percibido   por   la   pretensora.   Ello,  claro   está,   previa   acreditación   por   parte   de   ésta   de   la   retención   del   impuesto   por   el   Banco   Nación.

   (b)   Distribuir   las   costas   de   ambas   instancias   en   el   orden   causado  (art.   279   Cpr.),  en   tanto   las   particulares   circunstancias   antedichas,   pudieron   motivar   diferentes   interpretaciones   (arts.  68 : 2   y   69,  Cpr.)

 

Está   todo   dicho.  Veremos   ahora,   “por   qué”   se   ocasionó   este   pedido   de   intimación   al   deudor  por   parte   del   abogado   y  “por   qué”   fue  correcto.

 

  I.  Secuencia   sencilla   de   los   hechos.

 

(i)  `Editorial   Sarmiento   S.A.´   depositó   a   embargo   las   sumas   reclamadas   por   la   peticionaria   de   la   quiebra,   $   148.019, 81.

 

(ii)   El   Juez   a   quo   `ordenó   el   pago´   de   la   acreencia   invocada   por   aquélla  Esta   decisión   quedó   firme  por   lo   cual   se   ordenó   librar   un   oficio   al   `Banco   de   la   Nación   Argentina´,   a   fin  de   que   transfiera   la   suma   antedicha   a   favor   de   la   pretensora  en   concepto   de   honorarios   e   intereses   sobre   los   mismos.  El  oficio   fue   confeccionado   y   retirado   por   la   beneficiaria   el   01/03/13.

 

(iii) Con   posterioridad  –  13/03/13  –   la  peticionaria   de   la   quiebra,   solicitó  que   se   intime   a   la   deudora   a   depositar   el   importe   correspondiente   al   I.V.A.   sobre   aquellos   honorarios;   lo   cual   fue   `resistido´  por   Editorial   Sarmiento   S.A..  Tal   resistencia   se   basó  esencialmente,   en   que   el   beneficiario   de   los   emolumentos   habría   “modificado   su   situación   tributaria”   en   marzo   de   2.013,   lo   cual   demostraría     a   su   criterio   –   que   el   hecho   imponible   y   la   percepción   total   del   crédito,   se   habría   efectuado   mientras   aquellas   ERA   MONOTRIBUTISTA.

 

(iv)  Es    decir   que   al   momento   en   que   se   efectuó   el   depósito   de   los   fondos   –   e   incluso   al   confeccionarse   el   oficio   al   Banco   Nación,   retirado   el   01/03/2.013   –   la   beneficiaria   era   “monotributista”.

 

   (v)  Luego   de   librado   el   oficio   al   Banco   Nación   al   que   nos  hemos   referido,  y   debido   al   MONTO   del   pago   a   efectuar  en   Banco  Nación  al   peticionario   de   la   quiebra  ( $  148.019,81),   éste   SE   INSCRIBIÓ   ante   el   FISCO   en   relación   al   I.V.A..  En   consecuencia,   solicita   se   intime”   a   Editorial   Sarmiento   a   depositar   el   importe   del   I.V.A.

 

  (vi)  El   Juez   de   la   anterior   instancia,   rechazó   el   pedido   de   intimación,   considerando   que:  (a)  el   pago   se   efectuó   según   la   “condición   tributaria”   INFORMADA   por   la   propia   pretensora   (monotributista fs…)   y,   (b)  porque   admitir   lo   solicitado,   implicaría   retrotraer   lo   actuado   a   etapas   ya  cumplidas.

 

 II.   La   Sala   demuestra   por   qué   la   Empresa   deudora   debe   pagar   el   IVA   sobre   los   honorarios.

 

Inicialmente  los   Sres.  Jueces   de   Cámara  se   plantearon : “ante   tal   situación,   el   obligado   al   pago   de   los   honorarios  ¿Debe   también   sufragar   el   I.V.A.?”.

 

Acto   seguido  señalaron  que   para   dirimir   esa   cuestión,  “no   debe   perderse   de   vista   que (i)  El   monto   correspondiente   al   I.V.A.   debe   ser   soportado   por   quien   tiene  a   su   cargo   el   pago  de   las   COSTAS      en   el   caso   Editorial   Sarmiento  S.A.” (CSJN,  16/06/93, Compañía   General   de   Combustibles   S.A  s/   recurso   de   apelación“)   y   (ii)   El   hecho   imponible   que   habilita   la   retención   del   I.V.A  se   genera   `con   la   percepción   del   crédito ´  por   parte   de   la   acreedora  (esta   Sala  D   03/10/05 Hercule   S.A.  c/  Pedro  Yachecen  S.A.   y   otro   s/  ejecutivo” )

 

Por   ello,  parece   evidente   que   si   el   crédito   antedicho   fue   percibido   recién   una   vez   que   la   pretensora   se   inscribió   ante   el   I.V.A.,   la   deudora   debe   abonar   el   importe   correspondiente   a   tal   gabela  (art.  5   inc.  b,  ap 4 Ley   23.349) ” –  afirmaron  los   Sres.  camaristas  

 

II. 1.   La   cuestión   de   los   ingresos   del   peticionario   de   la   quiebra.

 

La   Sala   entendió   que,   independientemente   de   lo   expresado   hasta   aquí  tampoco   puede   soslayarse   que:

 

(a)  Hasta   marzo   del   2.013   la   pretensora   fue   Monotributista   clase   D,   categoría   que   contempla   Ingresos   Brutos   Anuales   de   hasta   $   48.000  ( v  art 8   del   anexo   de   la   Ley   25.865)   ni   que,  (b) Tal   circunstancia   fue   informada   en   el   Expediente   el   05/12/12,   esto   es,  antes   de   que   el  Juez   a   quo   resolviera   que   con   lo   depositado   en   el   Expediente,   debía   afrontarse   el   pago   de   los   honorarios   adeudados   a   la   pretensora.

 

(b)  Esto   demuestra   que  desde   que   se   dispuso   que   el   crédito   reclamado   debía   pagarse   en  el  marco   de   este   Expediente,  la  deudora   conoció   o   pudo   conocer   (art.  902   del   Cído   Civil )   que   la   percepción   de   los   honorarios   implicaría   para   su   beneficiaria   una   erogación   por   I.V.A.,   ya   que   el   monto   de   los   estipendios  ($   148.019,81  SUPERABA   ampliamente   el   de   su   categoría   fiscal  ( $   48.000).

 

III.   Derecho   del   abogado  a   percibir   su   retribución   profesional   en   forma  íntegra.

 

Pero   aún   si   no   advirtió   tal   circunstancia  los   camaristas   afirmaron   que  “es   evidente   que,   de  todos   modos,   debe   responder   por   el   pago   del   impuesto,   pues   de   lo   contrario   se   afectaría   el   derecho   del   beneficiario   a  percibir   su   retribución   profesional  ` en   forma   íntegra´  (CNCom.,  Sala  E,   30/08/02,  Import   Music   S.A.   s/ concurso   preventivo“;  íd.,  09/08/01 Sociedad  Minera  Pirquistas   Pichetti   y   Cía   S.A.   s/  quiebra“)

 

En   consecuencia,   la  Sala   resolvió   revocar   la  decisión  apelada,  ordenando   a   Editorial  Sarmiento  S.A.”   que  en   el   plazo   y   con   la   modalidad   que   fije   el   Juez   a   quo  deposite   el   importe   correspondiente   al  I.V.A.   sobre   el  importe   percibido   por   la   pretensora.  Ello claro   está previa   acreditación   por   parte   de   ésta   de   la   retención   del   Impuesto   por   el  Banco   Nación.

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: