Polémico Despido Con Causa. Empleado del Correo Oficial con 25 años de Antigüedad, registró 3 Ausencias Injustificadas en los 6 Meses Anteriores al Distracto. Intimado por 2 CD para que se Reintegre y No se Presenta. Lo Despiden por Abandono de Trabajo y la Justicia Justifica la Actitud del Empleador.

by Dra. Adela Prat on octubre 26, 2013

DESPIDO.   ABANDONO   del   TRABAJO.   La   Sala   V   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   del   Trabajo   CONFIRMÓ    la   Sentencia   dictada   en   Primera   Instancia   que   concluyó :   el   DESPIDO   decidido   por   el   EMPLEADOR   con   fundamento   en   el   art.   244   de   la   LCT,  abandono   del   trabajo  –   resultó   ajustado   a   derecho.

 

 

Previo   al   DESPIDO   por   ABANDONO   del   TRABAJO,   el   EMPLEADOR   cursó    `dos    intimaciones´   al   DOMICILIO   del   TRABAJADOR,    para   que   éste   se   presente   al   trabajo,  siendo   rechazadas“.  No   concurría   a   trabajar   desde   el   18/05/09 .  El   trabajador   inicia   juicio   por despido   en   2.010   y    en   ambas   instancias  resulta  perdidoso.

 

 

Trabajador   con   ANTECEDENTES   DISCIPLINARIOS   en   los   6   meses   previos   al   distracto:   tres   (3)   SUSPENSIONES   del   1,   3   y   5   días   motivadas   por   AUSENCIAS   INJUSTIFICADAS,   en   las   que   se   le   hizo   saber   que   en   caso   de   reincidencia   sería   mayormente   sancionado,   pudiendo   llegarse   incluso   al  despido“.

 

 

Así   se   resolvió   en   el   Expte.   8.879/ 10   –   “D,   J.  M.  c/   Correo   Oficial   de   la   República   Argentina   S.A.   s/   despido ”    –   CNTRAB   –   SALA   V   –   29/ 08/ 2013.   Fallo   publicado   por   elDial.com   para   suscriptores   el    21/ 10/ 2013 .-

 

 

La   Sala   V   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   del   Trabajo     integrada   por   los   Sres.   Jueces   Dres.   Oscar   Zas   y   Enrique   N.   Arias   Gibert  –   RESUELVE  :   I.-   CONFIRMAR   la   Sentencia   de   Primera   Instancia,   la   cual   concluyó   que   el   despido   dispuesto   por   “Correo   Oficial   de   la   Rpca   Argentina   S.A.”   respecto   del   accionante,   con   fundamento   en   la   causal   de   ABANDONO   del   TRABAJO  (Art.   244 LCT)   resultó   ajustado   a   derecho.

 

 

La   sentenciante   de   grado,   confirmada   por   la   Cámara,  para   así   decidir,   expuso   los   siguientes   fundamentos:

 

1)   Que   previo   al   despido   por   `abandono   de   trabajo´,   se   le   habían   cursado   al   actor   dos   `intimaciones ´  por   Carta   Documento   que,   de   acuerdo   con   lo   informado   por   el   Correo   Oficial,   fueron   dirigidas   al   domicilio del   demandante   siendo   rechazadas;

 

2)   Que   en   los   seis   (6)   meses   previos   al   distracto   el   actor   tuvo   tres   (3)   SUSPENSIONES,   por   1, 3  y   5   días   motivadas   por   “ausencias   injusticadas”,   en   las   que   se   le   hizo   saber   que   en   caso   de   reincidencia  sería   mayormente   sancionado,   pudiendo   llegarse   incluso   al   despido;

 

3)   Que   del   “informe   pericial   contable”   surgía   que   el   trabajador   `no   concurrió   a   trabajar    desde   el   18/05/09 ,  sin   que   ningún   elemento   demostrara   que   se   encontraba   gozando   de   sus   vacaciones.

 

 

La   Sala   determina   cuándo   se   configura   la   causal  de   “abandono   de   trabajo”

 

Los   Sres.   Jueces   de   Cámara,   en   primer   término,   señalaron   que  “para   que   se   configure   la   situación   de   abandono   de   trabajo,   la   violación   del   débito   laboral   del   trabajador   debe   ser   voluntaria   e   injustificada,   como   una   manera   de   exteriorizar   una   intención   de   quebrantar   sus   personales   deberes   de   `asistencia ´  y   `prestación   efectiva   de   trabajo ´,   es   decir,   debe   consistir   en   un   alzamiento   arbitrario   en   el   que   la   voluntad   juegue   un   papel   predominante   como   condicionante   de   una   determinada   conducta   que   conforme   una   situación   de   injuria   hacia   el   empleador,   es   decir   no   sólo   debe   existir   una   situación   de   `mora´   sino   un   `incumplimiento   grave´   y   calificado,   ccuya   gravedad   se   manifiesta,   además   que   por   su   propia   magnitud,   por   el   desdén   hacia   la   intimación.” (  cfr.   C.N.A.T., Sala   VII,   19/02/88,   López,   María   Manuela   c/   Ucha   Feijoo   y   otros   Sociedad   de   Hecho“,    D.T.   1988 A,  p.  7836).

 

 

Desde   la   perspectiva   delineada,   y   tras   haber   efectuado   la   exégesis   de   los   elementos   de   prueba   obrantes   en   la   causa,   la   Sala   consideró,   que  ” la   valoración   de   la   conducta   asumida   en   este   caso   por   el   actor,   analizada   a   la   luz   del   `deber   de   buena   fe´   y   del   `standard   del   buen   trabajador´,  lleva   a   coincidir   con   la   Magistrada   de   grado   y   a   remarcar   la   orfandad   argumental   del   recurso   interpuesto   por   el   actor.”

 

 

Validez   de   las   Comunicaciones.

 

El   actor   sostuvo   que   no   recibió   las   misivas   en   las   que   se   lo   intimaba   a   retomar   tareas…   pero  ” lo cierto   es   que   se   encuentra   fuera   de   debate   que   dichas   misivas,   amén   de   haber   sido   `desconocidas´   por   el   actor,   fueron   dirigidas   al   correcto   domicilio   del   mismo,   siendo   devueltas   por   ser   rechazadas“;   cuestión   que   no   puede   serle   imputable   al   empleador   quién   cumplió   con   su   deber   de   intimar   al   empleado.”

 

 

En   consecuencia,  los   Sres.   camaristas   señalaron    que   “cabe   concluír   que   la   misiva   ingresó   en   la   órbita   presunta   de   conocimiento   del   trabajador   y   reputar   válidas   las   intimaciones   referidas,   pues   éste   es   el   criterio   adoptado   desde   antiguo   por   la   mayoría   de   las   Salas   de   esta   Cámara   al   decir :   `si   bien   es   cierto   que   quien   utiliza   un  medio   de   comunicación   es   responsable   del   riesgo   propio   de   dicho   medio´,   tal   principio   no   resulta   aplicable   cuando   se   utilizó   un   medio   común   para   este   tipo   de   comunicaciones  (telegrama)   y   la   noticia   no   llegó   a   cumplir   su   cometido   por   “domicilio   cerrado”.

 

 

La   jurisprudencia   evocada   por   los   Magistrados   continúa   así   En   tal   caso,   el   fracaso   de   la  comunicación   sólo   es   imputable   al   destinatario   en   tanto   el   domicilio   al   cual   se   envió   el   despacho   era   el   correcto (Sala   III,   sent.   69.842   del   16/08/95,  García   Raquel   c/  Weidgans,   Jorge   s/   despido“)….. Cuando   un   telegrama,   correctamente   enviado,   es   devuelto   por   el   personal   distribuidor   de   la   Compañía   de   Correos,   con   la   atestación   de   “domicilio   cerrado”   se   considera   que   se   ha   cumplido   el   fin   que   persigue   la   pieza   postal,   pues   la   falta   de   entrega   es   imputable   sólo   al   destinatario   que   ha   impedido   la   efectividad   del   medio   empleado.  Sala   X,   sent.   5714   del   25/02/99,  “Giménez   Oscar   c/   Editorial   Atlántida   S.A.   s/   despido“)…Si   la   demandada   envió   el   telegrama   de   contestación   a   la   intimación   efectuada   por   el   trabajador;   pero   dicha   pieza   no   pudo   ser   entregada   porque   en  varias   oportunidades   el   personal   de   Correos   encontró   el   “domicilio   cerrado”,   tal   situación   no   puede   equipararse   a   aquellos   casos   en   que   la   respuesta   no   llega   por   `circunstancias   imputables´   a   quien   elige   el   medio.”

 

Por   el   contrario,   en   este   caso,   quién   intimó   (el   trabajador)   debía   esperar   la   réplica   de   su   empleadora   y   ésta   puede   considerarse   que   cumplió   con   su   cometido   toda   vez   que   entró   en   la   órbita   de   conocimiento   del   actor   en   tanto   llegó   a   su   domicilio    pero   no   pudo   ser   entregada (Sala   IV,  sent.   66.834   del   30/12/91,  Carduje   Carlos   c/   Científica   Argentina   SRL   s/   despido )”

 

Sentado   lo   anterior,   los   Sres   Jueces   de   Cámara   pusieron   de   manifiesto   que   no   habiendo   sido   cuestionado   ni   demostrado   que   `no´   se   le   hubiesen   cursado   las   misivas   a   su   correcto   domicilio,   cabe   reputar    `válidas´   las   comunicaciones   emplazatorias   y   considerar   que   el   actor   fue   intimado   en   dos   oportunidades   a   trabajar.”

 

Instrumentos   públicos.

 

Se   lee   en   el   fallo   de   la   Excma.   Cámara   que  “ no   enerva   lo   expuesto,   el   hecho   de   que   la   entidad   postal   coincida   con   la   demandada,  por   cuanto   la   misma   reviste   el   carácter   de   “correo   oficial”   y,   como   tal,   sus   instrumentos   revisten   la   calidad   de   `instrumentos   públicos´   salvo   redargución   de   falsedad   no   verificada   en   la   especie.”

 

Los   Sres   Jueces  Dres   Arias   Gibert   y   Zas   recordaron   que   la   doctrina   ha   sido   conteste   en   atribuir   a   la   Carta   Documento   el   carácter   de   `instrumento   público´,   del   que   también   participa   el   telegrama   colacionado   regulado   por   Ley   750/ 1/2   de   telégrafos  nacionales“,   que   en   sus   arts.   90   a   97   estipula  el    sistema   general   de   validez   de   este   instrumento.”   tras   lo  cual   explicaron   que    la   carta   documento,   agregada   por   la   reforma  ( art. 144   del   CPCCN,  texto   modificado   por   la   Ley   25. 488)   constituye   un   servicio   postal   cuyas   condiciones   de   prestación   y   ejecución   se   reglamentaron   por   Resolución   Nro   111o   de   ENCOTEL,   de   fecha   02/07/84,  de  aplicación  al  caso   y,   específicamente   en   sus   arts   7   incisos   1   a   12,   y   9,   regula   la   admisión   del   instrumento   por   el   agente   postal   y   los   procedimientos   para   certificación   y   sellado   de   copia,  respectivamente.   El   cumplimiento   de   tal   regulación   determina   el  carácter   de   instrumento   público   que   la   doctrina   ha   atribuido   a   la  CD  (arg.   art.  979   inc.   2   del   Cód. Civil)  y   Falcón,  E. M.  “Código   Procesal  Civil   y   Comercial   de   la  Nación,  anotado,  concordado   y   comentado.”  T  II,  p.  89   y   CNCiv.,  Sala  H,  25/06/02,   “Larreguy,  Matías   c/   Pauver  S.A.   y   otro “,   LL,   diario   del   04/03/03.-

 

 

Supuestas  Vacaciones    del   trabajador.  Qué   dice   la   LCT   y   el   Informe  Pericial   Contable

 

Los   Jueces   de   Cámara   remarcaron   que   ” en   cuanto   al   supuesto   goce   de  vacaciones   que   alega   el   actor   como   justificativo   de   las   ausencias,   por   las   que   se   lo  consideró   incurso   en   abandono   de   trabajo,   coincidimos   con   la   sentenciante   de   grado   en   que   no   se   advierten   elementos   de   prueba   que   brinden   sustento   a   dicha   versión,   dado   que   no   se   extrae   de   la   causa   ni   tampoco   el   actor   lo   menciona   en   su   memorial     un   elemento   que   acredite   que   se   encontrare   gozando   de   vacaciones   al   momento   en   que   se   lo   intimó   a   trabajar.”

 

Asimismo,   el   supuesto   goce   del   `descanso   anual´   no   surge   del   informe   pericial   contable   practicado   sobre   los   recibos   y   Libros   contables   y,   por   el   contrario,   da   cuenta   del   pago   del   rubro   “vacaciones”   en   enero/09   por   la   suma   de   $   1.704,57,   así   como   de   las   ausencias   del   actor   desde   el   día   18/05/09    afirmó   la   Sala  

 

 

Un   punto   que   corresponde   destacar   es   que   de   acuerdo   con   lo   dispuesto   por   el   art.   154   de   la  LCT,   el   30   de   abril   vence   el   período   de   otorgamiento   de   las   vacaciones   anuales,   mientras   que   el   actor   adujo   haber   gozado   de   las   mismas   en   mayo/09.   Por   otra   parte,   los   Magistrados   de   Cámara   de   Apelaciones   puntualizaron   que   “tampoco   alegó   ni   acreditó   que   se   hubiese   omitido   concederle    días   de    vacaciones   y   que   por   ello   hubiese   acudido   al   procedimiento   previsto   en   el   art.   157   de   la   LCT  y   por  lo   demás,   tampoco   se   verificó   el   `pago´   de   las  mismas,   ni   existió   un   `reclamo´   al   respecto,  teniendo   en   cuenta   que   el   art.   155   in  fine    dispone   que   la   retribución   correspondiente   al   período   de   vacaciones   deberá   ser   satisfecha   as   la   iniciación   del   mismo.”

 

 

Antecedentes   Disciplinarios

 

Luce   en   la   Sentencia   de   Cámara   que   “el   dependiente   fue   sancionado   previamente   `por   los   mismos   hechos´   que   originaron   la   desvinculación,   pues   arriba   firme   a   esta   Alzada   que   el   actor   fue   `suspendido´   durante   los   últimos   seis   (6)   meses   de   la   relación   laboral,   en   tres   (3)   oportunidades,   por   los   mismos   hechos   que   originaron   el   despido,   sin   que   pueda   calificarse   la   imposición   de   tales   suspensiones,   como   configurativas   de   una   campaña   de   persecución   hacia   el   actor,   pues   tal   afirmación   aparece   desprovista   de   sustento   probatorio.”

 

 

Estimando   suficientes   los   argumentos   mencionados,   la   Sala   resolvió   `confirmar   el   decisorio   de   grado´   en   cuanto   reputa   ajustado   a   derecho   el   despido   decidido   por   la   demandada,   difiriéndose   a  condena   el   pago   del   S.A.C.   y   las   vacaciones   proporcionales.  Costas   de   Alzada   a   cargo   de  la  parte   actora.

 

 

NORMATIVA.   Artículo   244   de   la   Ley   20.744   de   Contrato   de   Trabajo.   Abandono   del   trabajo.  El   abandono   de   trabajo   como   acto   de   incumplimiento   del   trabajador   sólo   se   configurará   previa   constitución   en   mora,   mediante   intimación   hecha   en   forma   fehaciente   a   que   reintegre   al   trabajo,   por   el   plazo   que   impongan   las   modalidades   que   resulten   en   cada   caso” .-

 

Ley  20.744   de   Contrato   de   Trabajo.   Régimen   de   Notificación   por   Telegrama   o   Carta   Documentada.   Art.   144  –   texto   confr.   Ley   25.488/2001.  Cuando   se   notifique   mediante   telegrama   o   Carta   Documento   Certificada   con   Aviso   de   Recepción,   la   fecha   de   notificación   será   la   de   la   constancia   de   la   entrega   al   destinatario.

Quien   suscriba   la   notificación   deberá   agregar   a   las   actuaciones   copia   de   la   pieza    y   la   constancia   de   entrega.

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: