Divorcio Vincular. Disolución Sociedad Conyugal. La Cámara Otorga un Plazo de 6 Meses a la Actora para Individualizar el Patrimonio Ganancial, Ordena una Inhibición General de Bienes por 6 Meses e Inventario de Muebles. Único Bien Inmueble que es Bien Propio del Accionado. Contracautela de $ 50.000 Bajo Apercibimiento.

by Dra. Adela Prat on octubre 28, 2013

DIVORCIO   VINCULAR.   DISOLUCIÓN   de   SOCIEDAD   CONYUGAL.   Hacen   lugar   a   las   Medidas   Cautelares   pedidas   por   la   esposa   en   los   términos   de   los   artículos   233   y   1295   del   Código   Civil. Inhibición   General   de   Bienes,   pedido   de   informes   e   Inventario.   La   Cámara   Civil   modificó   la   sentencia   apelada   en   lo   tocante   a   la   necesidad   de   establecer   una   CONTRACAUTELA   en   el   plazo   de      vigencia   de   las   medidas   cautelares. Se   fija   en   la   suma   de   $  50.000   la   caución   real   que   la   esposa   deberá   integrar   dentro   del   plazo   de   30   días   corridos   desde   notificada   la   presente   resolución,   bajo   apercibimiento   de   proceder   sin   más   al   levantamiento   de   las   Medidas   Cautelares.

 

El   monto   de   la   contracautela   es   el   adecuado   ante   la   endeblez   de   los   elementos   aportados   por   la   actora,   la   agresión   del   patrimonio   presuntivamente   propio   del   marido   y   por   situarse   y   domicilio   la   actora   en   el   exterior.

 

La   circunstancia   referida   a   un   único   inmueble   que   presuntamente   se   encuentra   registrado   a   nombre   del   marido,   no   obstaculiza   la   Inhibición   General   de   Bienes.

 

Se   establece   en   seis  (6)   meses     a   partir   de   notificada  esta  resolución   de   Cámara   –   la   vigencia   de   la   Inhibición   General   de   Bienes   decretada.   Dentro   de   ese   plazo   la   actora   deberá   agotar   las   gestiones   de   individualización   del   patrimonio   ganancial   y   procurar   las   cautelas   individuales  que   pudieran   corresponder,   o,   en   su   defecto,   aportar   nuevos   elementos   tendientes   a   proveer   de   verosimilitud   suficiente    un   eventual   pedido   de   postergación   o   ampliación   de   las   medidas.

 

Vencido   el   plazo  de   6   meses,  sin   que   ello   ocurra,  se   procederá   sin   más   al   levantamiento   de   la   Inhibición.

 

 

Así   se   resolvió   el   pedido   de   Medidas   Cautelares   ante   la   disolución   de   la   Sociedad   Conyugal   en   un   Incidente   de   un   proceso   de   Divorcio   Vincular   en   el    Expte.   Nro   53.970/2013   –   “S. P.   c/  M. A. N.   s/  Art.   250   C. P. C.  –   Incidente   familia ”   –   CNCIV   –   SALA   B   –   30/08/2013.    Publicado   para   suscriptores   de   elDial.com   el   28/10/2013.-

 

 

La   Sala  B   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Civil   entendió   en   la   apelación   planteada   por   el   accionado   contra   la   resolución   que   dispuso   la   adopción   de   diversas   medidas   cautelares,   en   los   términos   de   los   arts.   233   y   1295   del   Código   Civil.-

 

Las   Medidas   Cautelares   dispuestas   en   Primera   Instancia   fueron   confirmadas   por   la   Sala   B   con   las   modificaciones   expuestas   al   comienzo   de   este   post,   al   transcirbirse   la   parte   resolutiva   de   la   Sentencia   de   Cámara.

 

Ellas   son :  1)   Inhibición   General   de   Bienes   que   alcanza   al   único   inmueble,   que   el   apelante   señala   se   trata   de   un   bien   propio;

 

2)  Embargo   Preventivo   sobre   el   dinero   depositado   en   las   cuentas   bancarias   del   marido,   incluido   los   montos   depositados   en   una   cuenta   en   el   Banco   Supervielle   que   posee   tres   titulares   con   el   siguiente   alcance :   sólo   se   embargó   el   50%   de   la   parte   indivisa   perteneciente   al   accionado ( o   sea,   el   50%   de   la   tercera   parte )

 

3)   Inventario   de   Bienes   Muebles   dispuesto   en   el   departamento   en   que   vivía   la   familia   M.

 

 

I.   El   caso.   Divorcio   Vincular   en   Trámite.  Vaguedad   en   la   descripción   del   patrimonio,  y   si   es  ganancial  o   no.

 

El   presente   es   el   `Incidente   sobre   medidas   cautelares´   peticionadas   por   la   esposa,   Incidente   de   los   autos   principales   donde   se   inició   el   trámite   de   Divorcio   Vincular.  La   actora   incurre   en   una   gran    vaguedad   en   la   descripción   del   patrimonio,   y   si   es   ganancial   o   no.     Tiene   domicilio   en   el   extranjero   y   actúa   por  apoderado.

 

 

Con   motivo   de   la   disolución   de   la   sociedad   conyugal   y   a   los   efectos   de   los   artículos   233   y   1295   del   Código   Civil,   la   esposa   peticionó   las   Medidas   Cautelares,   no   surgiendo   de   los   antecedentes   de   autos   que   la   actora   haya   mencionado   bienes   inmuebles   o   muebles   registrables   de   naturaleza   ganancial,   no   habiendo   tampoco   aludido   a   la   presencia   de   bienes   muebles   definidos,

individualizables,   de   significativo   valor   en   el   haber   ganancial.   Asimismo   ha   hecho   alusión   al   manejo   discrecional   de   los   fondos   gananciales   que   el   marido   ejerció   durante   la   convivencia,  sin   mencionar   el   conocimiento   específico   de   inversiones.

 

 

Los    Sres.   Jueces   que   integran   la   Sala   B   de   Cámara   Nacional   Civil     Dres.   Mauricio   Luis   Mizrahi,   Claudio   Ramos   Feijóo  y   Omar   Luis   Díaz   Solimine     señalaron   que  “ante   la   vaguedad   del   contexto   en   el   que   la   actora   solicitó   las   medidas,   el   Juez   de   la   causa   dispuso   las   precauciones   apeladas,  contra   las   cuales   se   alzó   el   accionado.”

 

Ante   esta   coyuntura,  los   Sres.   camaristas   remarcaron   que   “cobra   actualidad   una   revaluación   de   la   verosimitud   del   reclamo   a   la   luz   del   resultado   de   las   principales   medidas   ya   trabadas,   puesto   que   el   juzgamiento   de   los   efectos   de   las   medidas   no   resulta   estático   sino   dinámico,   acorde   a   las   características   de   los   supuestos   que   se   van  develando   a   medida   que   se   conocen   los   efectos   de   las   decisiones   dictadas   y   se   plantean   las   impugnaciones   que   abren   un   debate   que,   liminarmente,   al   tiempo   de   disponerse   las   cautelas,   había   quedado   postergado   a   raíz   del   carácter   unilateral   del   pedido.”

 

 

II.   Fundamentos   del   pronunciamiento   de   Cámara   para   confirmar,   en   lo   principal,   la   resolución   apelada.

 

Los   Sres.   Jueces   de   Cámara,   ante   el   primer   agravio   del   accionado,   pusieron   de   manifiesto   que   ” al   encontrarse   acreditado   el  ` vínculo   matrimonial ´  y   el  ` juicio   de   divorcio´   en   trámite,   resultan   aplicables   las   previsiones   de   los   arts.   233   y   1295   del   Código   Civil   que   habilitan   el  dictado   de   cautelas   tendientes   a   garantizar   que   el   `derecho   a  los   bienes   gananciales´   del   cónyuge   que   las   pide,   no   queden   defraudados;   bienes   gananciales   cuyo   detalle   no   ha   sido   siquiera   enunciado,   pero   que   no   por   ello   cabe   presumir   inexistentes.”

 

 

Con   relación   a   la   circunstancia   invocada   por   el   quejoso   de   que   la   actora   haya   recibido   en   Estocolmo  –  Suecia –   un   embarque   con   bienes   muebles   de   su   pertenencia,   despachados   desde  Israel   al   cesar   su   misión   diplomática,    los   Sres   camaristas   puntualizaron   que   no   ha   sido   desconocido   en   el   principal,   pero   no   alcanza   por   sí   sola   a   tener   por   agotada   la   distribución   de   la   integridad   del   haber   ganancial,   por   lo   que   no   logra   enervar   lo   decidido.”

 

 

 

Por   otra   parte,   los   Sres   Magistrados   que   integran   la   Sala   B   añadieron   que   “no   debe   olvidarse   que   ante   el   `desconocimiento   o   imprecisión´   acerca   de   los   bienes   conyugales,   proceden   medidas   tales   como   la   inhibición   general   de   bienes,   el   pedido   de   informes   y   el   inventario,  tendientes   a   individualizar   el   contenido   patrimonial   del   haber   común.”

 

 

 

En   cuanto   al   siguiente   agravio,   los   Sres   Jueces   de   Cámara   señalaron    que  ”  la   posible   calificación   de   `bien  propio´   del   marido    del   –  supuestamente   –   único   inmueble   registrado   a   nombre   de   alguna   de   las   partes     situado   en   la   Avda. Quintana  –    no   resulta   un   obstáculo   para   el   dictado   de   la   inhibición   general   de   bienes,   entre   cuyos   presupuestos   se   encuentra   el   desconocimiento   de   la   existencia   de   otros   bienes;   desconocimiento   que   está   implicado   en   el   pedido   de   la   actora.”

 

 

Sobre   este   tópico   de   ha   sostenido   que   la   `inhibición   general   de   bienes´   sustituye    el   embargo,   como   medio   eficaz   de   hacer   efectiva   la   no   enajenación,  cuando   los   bienes  del   cónyuge   demandado   no    se   conocen   con   precisión   o   existe   la   posibilidad   de   que   sea   propietario   de   otros  –   afirmó   la   Sala   citando   al   propio   tiempo   un   precedente   de   la   Sala   C   de   la   CNCivil,   del  20/12/2006,  DJ  2007 II,  1043    igualmente   es   conveniente   leer   más   infra   en  (1)  

 

 

Continuando   con   la   argumentación   sobre   este   punto ,  luce   en   la   Sentencia   de   Cámara   que    la   `inhibición   general   de   bienes´,  orientada   a   evitar   la   enajenación   de   bienes   desconocidos,   debe   ser   levantada   una   vez   que   el   patrimonio   del   cónyuge   ha   sido   determinado,   lo   que   no   puede   prolongarse   indefinidamente,   ya   que   ante   la   individualización   de   bienes,   la   medida   que   corresponde   pasa   a  ser   el   embargo   y   no   la   inhibición,   la   que   debe   ser   levantada,  verbigracia   porque   ya   no    quedan   bienes   para   identificar   y   las   otras   medidas   dispuestas   se   estiman   suficientes   para   asegurar   las   expectativas   lícitas   de   quien las   peticiona. “   (Mizrahi,  Mauricio   Luis,  Tratado   jurisprudencial   y   doctrinario   –   Derecho   Civil     Familia,   Buenos   Aires,  La   Ley ,  2009,  Tomo  I,  pág.  284)

 

 

En   consecuencia,   la   Sala   consideró   adecuado,   frente   a  las   particularidades   del   caso   traído   a   examen,  sin   perjuicio   de   lo   que   se   dispondrá   más   adelante,  ” fijar   un   plazo   de   seis  (6)   meses   a   partir   de   la   presente   decisión,   dentro   del   cual   la   actora   deberá   agotar   las   diligencias   orientadas   a   la   individualización   de   los   bienes   gananciales   y   proveer   a   su   cautela   puntual   a   través   del   embargo   y   una   vez   vencido   dicho   plazo,   de   no   haberse   aportado   nuevos   elementos,   deberá   procederse   sin   más   trámite   al   levantamiento   de   la   inhibición   general   de   bienes   trabada. “

 

 

Contracautela.

 

Los   Sres   Jueces   de   Cámara,   en   el   particular   supuesto   traído   a   examen,  y   partiendo   de   la   circunstancia   de   la   duración   de   las   medidas   cautelares   en   casos   como   el   presente,  (hasta   la   liquidación   de   la   sociedad   conyugal)  afirmaron   que   si   se   pondera   la   endeblez   de   los   elementos   aportados   por   el   relato   de   la   actora   tendiente   a   justificar   prima   facie   la   agresión   del   patrimonio   presuntivamente   propio   del   marido;   la   edad   de   las   partes   al   contraer   nupcias  (  58  y  48  años,   lo   que   hace   presumir   la   existencia   de   mayor   patrimonio   anterior,   que   si   hubiesen   sido   dos   personas   que   recién   comenzaban   su   vida   profesional   o   laboral )   y   el   hecho   de   que   la   actora   resulta    ser   una   litigante   que   posee   su   domicilio   en   el   extranjero   y   que   actúa   por   apoderado   en   esta   jurisdicción,   nos   llevan   a   la   necesidad   de   apreciar   la   procedencia   de   la   fijación   de   una   `contracautela    adecuada´,   como   formas   de   compensar   las   variables   puestas   en   juego   en   este   caso. “

 

 

Se   lee   en   el   pronunciamiento   de   Cámara   que   “el   Magistrado   debe   velar    para   que   las   medidas   no   vayan   más   allá   de   lo   necesario   para   garantizar   la   integridad   de   un   derecho   que   presenta   rasgos   de   verosimilitud,   pero   nunca   cuando   las   particularidades   del   caso   dejan   traslucir   que   tal   propósito   ha   sido   desbordado.” (  conforme   criterios   expresados   en   Lagormasino,  Carlos  A.  R.   y   Uriarte ,  Jorge   A., Medidas   precautorias   en   los   juicios   de   separación   y   divorcio,   en   Enciclopedia   de   Derecho   de   Familia,   T.  III,   p.  34;  Hernández,  Lidia   Beatriz,   Medidas   Cautelares   respecto   de   los   bienes   en   el  juicio   de   divorcio,  RDF,   nro   16,  p.  98  )

 

 

Finalmente,   en   lo   que   hace   a   este   punto,   los   Sres   camaristas   pusieron   de   manifiesto   ponderando   que   la   graduación   de   la   contracautela   debe   tener   en   cuenta  ` la   mayor   o   menor   verosimilitud´   del   derecho,   porque   su   finalidad   está   en   correspondencia   con   la   eventual   responsabilidad   por   la   medida   obtenida   sin   derecho,   con   abuso   o   exceso  (Colombo,   Carlos,   Código…, 1969,  T. II, pág.  224;  Podetti,  Ramiro,  Tratado   de   las   medidas   cautelares,   ed.  1969,  pág.  87)   y   apreciando   las   particulares   circunstancias   de   la  causa,   se   dispondrá   que   dentro   del   plazo   de   treinta   (30)   días   corridos   deberá   la   actora   prestar   caución   real,   la   que   se   establece   en   la   suma   de   $   50.000   bajo   apercibimiento   de   disponerse   sin   más   el   levantamiento   de   las   medidas   precautorias   establecidas   en   autos.”

 

 

Sobre   otras   medidas   adoptadas.

 

Respecto   a   la   necesidad   de   efectuar   el  ` inventario´,   los   Sres.   camaristas   sostuvieron   que  “dado   que   el  carácter   propio   o   ganancial   de   los   bienes   muebles   que   se   han   mandado   inventariar,   la   invocación   realizada   por   el   apelante,   no   desvirtúa   la   procedencia   de   la   determinación   de   tales   bienes;   ello   así,   sin   perjuicio   de   lo   que   en   su   respecto   corresponda   decidir  al   tiempo   de   la   liquidación   de   la   sociedad   conyugal.”

 

Con   relación   al   embargo   sobre   fondos   bancarios,   cuestionó   el   accionado   que   no   se   haya   ponderado   que   una   de   las   cuentas   (del   Banco   Supervielle )   registre   cotitularidad    entre   el   apelante   y   dos   personas   más;   sin   embargo   –   sostuvo   la   Sala      del  informe  remitido   por   dicha   Entidad,   se   advierte   que   sólo   se   afectó   el   50%   de   la   parte   indivisa   del   accionado  ( o   sea   el   50%   de   la   tercera   parte ),   de   lo   que   sigue   la  inexistencia   de  agravio.”

 

En   cuanto   a   los   fondos   del   Banco   Nación,   Entidad   ante   la   cual   percibe   el   accionado   su   jubilación,   debido   a   que   el   Banco   se   ha   limitado   a   informar   la   existencia   de   una   cuenta   caja   de   ahorros   sin  efectivizar   embargo   alguno,  no   se   advierte   agravio   atendible,   dado   que   quedó   fuera   del  alcance   de   las   cautelas   el   haber   jubilatorio   del  accionado.” (cfr.   autos  S.,  P.  c/  M.,  A. N.   s/  art.  250   CPC  –  incidente   familia ”  ( Nro   16.411/2013) R.  618.042 ).

 

 

(1) Inmueble   calificado   como   propio   por   el   esposo   demandado.   Del   texto   de   la   Sentencia   de   Cámara surge   que   ”  el   inmueble   de   la   Avda.   Quintana,   indirectamente  afectado   por   la   Inhibición   General   de Bienes,   sería   de   carácter   propio.   Tal   extremo   estaría   avalado   por   la   constancia   del   testimonio   de    inscripción   del   testamento   y   adjudicación   de   dicho   bien  (piso   ubicado   en   la   Avda   Quintana   XXX, duodécimo   piso   y   su   complementaria )

 

NORMATIVA.

Artículo   233   del   Código   Civil.-  ” Durante   el   juicio   de   separación   personal   o   de   divorcio   vincular   y   aún   antes   de   su   iniciación,   en   caso   de   urgencia,   el   Juez   dispondrá,  a   pedido   de   parte,   medidas   de   seguridad   idóneas   para   evitar   que   la   administración   o   disposición   de   los   bienes   por   uno   de   los   cónyuges,   pueda   poner   en   peligro,  hacer   inciertos   o   defraudar   los   derechos   patrimoniales   del   otro.   Podrá   asimismo,  ordenar   las   medidas   tendientes   a   individualizar    la   existencia   de   bienes   o   derechos   de   que   fueren   titulares   los   cónyuges. “ Texto   según   Ley   23.515   (B.O.   12/06/87)

 

Artículo   1295   del   Código   Civil. –  ” Entablada   la   acción   de   separación   de   bienes,   y   aún   antes   de   ella,   si   hubiera   peligro   en   la   demora,   la   mujer   puede   pedir   embargo   de   sus   bienes   muebles   que   estén   en   poder   del   marido,   y   la   no   enajenación   de   bienes   de   éste,   o   de   la   sociedad.   Puede   también   pedir   que   se   le   dé   lo   necesario   para   los   gastos   que   exige   el   juicio.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: