Rechazan la Demanda del Encargado de Edificio en P.H. dado que el Despido se Fundó en Justa Causa . Cuándo y Cómo la Empleadora Puede Invocar los Antecedentes Desfavorables de un Encargado

by Dra. Adela Prat on agosto 26, 2013

RECHAZAN  la   DEMANDA   interpuesta  por   el   ENCARGADO   de   CASA   de   RENTA   en   PROPIEDAD   HORIZONTAL.

 

DESPIDO   CON   CAUSA.   Ley   12.981    –   art.   5.   CAUSAS   DE   CESANTÍA.   Comunicación   del   despido.   Art.  243   de   la   Ley   20.744.

 

DEPENDIENTE   que   NO   PUDO   DESCONOCER   los   episodios   que   le   fueron   endilgados   en   el   despacho   rescisorio.   Sucesos   reiteradas   veces   comunicados   al   trabajador.   ANTECEDENTES   DESFAVORABLES.   Se   confirma   la   Sentencia   que   rechaza   la   demanda.

 

 

 

SD   18637   –   Expte.   33.885/11   –   “Cepeda   Bernardino   Ruperto   c/  Consorcio   de   Propietarios   del   Edificio   Teodoro   García      s/   despido ”   –   CNTRAB   –   SALA   IX   –   12/ 06/ 2013.   Publicado   por   elDial.com   en  el  día   de   la   fecha,   26/ 08/ 2013.-

 

 

La   Sala   IX   de   la   Cámara   Nacional   de   Apelaciones   del   Trabajo     integrada   por   los   Sres.   Jueces   Alvaro   E.   Balestrini,   Roberto  C.   Pompa,   dejándose   constancia   que   el   Dr.   Gregorio   Corach   no    vota   (art.   125   de   la   L.O.)  –   RESUELVE :   CONFIRMAR   el   pronunciamiento   apelado   que   RECHAZÓ   la   demanda   impetrada   por   el   Encargado   del   Edificio  en  Propiedad  Horizontal   de  la  calle   Teodoro   García  Nro  …..; 2)   Costas   de   la   Alzada   a   cargo   de   la   parte   actora   y   vencida.

 

 

I.   La   queja   del   Encargado   del   Edificio   en   P.H.  ¿Caducan   las  sanciones   anteriores  al  despido ?

 

La   parte   actora   apeló   la   Sentencia   dictada   en   Primera   Instancia   en   cuanto,   según   señala,   se   habría   violado   la   prescripción   del   art.   243   de   la   Ley   de   Contrato   de   Trabajo   al   variarse,   en   el   análisis   de   las   pruebas   producidas,   las   vinculadas   con   los   hechos   que   fueron   objeto   concreto   de   imputación   para   fundar   el   despido   directo   decidido   por   la   patronal   en   su   comunicación   rescisoria.

 

 

Sostiene   que   la   valoración   de   “antecedentes”   para   fundar   el   distracto,   luce   contradictoria  con   el   art.   5   de   la   Ley   12. 981   en  cuanto   determina   la   caducidad”   a   tales   fines,   de   las   sanciones   dispuestas   con   más   de   seis   (6)   meses   anteriores   al  despido. (1)

 

 

II.   Los   Fundamentos   de   la   Sentencia   de  Cámara.

 

II.1.  El  actor   no  fue   hallado   en  su   trabajo  en  reiteras   oportunidades.

 

Los   Sres.   Jueces   de   Cámara   inicialmente   señalaron   que   tal   como   se   extrae   del   despacho   rescisorio,   entre   las   razones   que   se   invocan   como    sustento,   (i) encontramos   no   sólo   las   reiteradas   oportunidades   en   que   el   actor   no   fue   hallado   en   su   puesto   de   trabajo,   pese   a   tratarse   de  horarios   en   los   que   debía   estar   prestando   servicios   vinculados   a   su   contratación,   de   los   cuales   se   han  detallado,   a   modo   de   ejemplo,   dos   días   con   expresa   indicación   de   fecha   y   horarios,    (ii)   sino   también   una  clara   remisión   a   los   antecedentes   disciplinarios   desfavorables  que   pesan   sobre   el   demandante,   circunstancia   esta   última,   que   más   allá   de  la   disconformidad   que   pueda   ocasionar   al   accionante,   no   puede   ser   pasado   por   alto   al   momento   de   evaluar   las   causales   del   distracto.”

 

 

II.2. El   Encargado   tiene  antecedentes   disciplinarios   documentados  y   avalados  por  testigos.

 

Acto   seguido,   los  Sres.   camaristas   destacaron    que   aún   teniendo   en    cuenta   la   argumentación  de la   recurrente,   vinculada   con   la   imposibilidad   de   considerar   a   los   fines   rescisorios,   cualquier   sanción   que   hubiere   tenido   lugar   con  seis   meses   de   anterioridad   a   la   fecha   del   despido,   en   virtud   de   lo   dispuesto   por   el   art.  5to   del   Estatuto   del  Encargado   de   Casas   de  Renta ,   no   puede   pasarse   por   alto   que   existen   en   la   causa  ` antecedentes   disciplinarios   documentados´    (no  mediante   notas   de   carácter   privado   y   sin  fecha   cierta   hasta   la   incorporación   judicial,   como   lo   enfatiza   la   quejosa )   provenientes de   Cartas   Documento,  que   han   sido   agregadas   a   la   causa   y   que  dan   cuenta   de   la   existencia  de   inconductas   del  actor,   que   luego   de   haber   sido   fehacientemente   sancionadas,   se   verifican   avaladas   a   través   de   las   declaraciones   testificales   que   se   han   producido   en  autos   y   que  han  sido  merituadas   al   momento   de   sentenciar.”

 

 

II.3.  Se   trata  de   hechos  reiteradas   veces   comunicados   y   que   el   actor   no   pudo   desconocer.

 

En   mérito   a   esto,   los   Sres   Magistrados   que   integran   la   Sala   IX   pusieron   de   relieve  :  “ si   bien   puede   resultar   cuestionable   la   expresión   utilizada   en   la   misiva   de   despido,   al  aludir   a   los   antecedentes   disciplinarios   desfavorables   del   demandante,   no   puede   dejar   de   recordarse   que   tal   como lo   tiene   dicho   la   pacífica   jurisprudencia   de   este   Fuero   de   la   cual   participa   este   Tribunal,   en   lo   que   atañe   al   cumplimiento   de   la   carga   prevista   en   el   art.  243   de   la   LCT   por   parte   de   accionada   en   la   comunicación   del  distracto,   si   el   trabajador   `no   puede   desconocer´   los   acontecimientos   a   los   que   se   están   haciendo   referencia  ` en   la   comunicación   rescisoria´,  resulta   un   exceso   de   rigor   formal   pretender   que   se   detallen   con   precisión   la  totalidad   de   los   hechos   a   los   que   se   está   haciendo   referencia,   puesto   que   (más   allá   de   haber   sido   indicados   los   aspectos   en   los   que   se   fundó   la   ruptura ),   no   puede   pasarse   por   alto   que   tal   como  quedó   demostrado,   el   actor   no   pudo   desconocer   los   episodios   que   le   fueron  endilgados   en   el  despacho   rescisorio,   por   tratarse   de   sucesos   `reiteradas  veces   comunicados´  a   su   parte   e   inclusive  `apercibidos´   con   anterioridad. “

 

 

Ha   sido   el   propio   accionante   quién   reconoció   la   existencia  de   sus  antecedentes,   aún   cuando   lo   hizo   con   la   finalidad   denodada   de   tratar   de   demostrar   la   existencia   de   un   accionar   persecutorio   contra   su   parte,   para   acumular   razones   para   disponer   el  distracto,  lo  que   tampoco   ha   acreditado.”  afirmó   la   Sala

 

 

II.4.   La  Sentencia  de  grado  no  violó  el  derecho   de   defensa   en   juicio   del   empleado.

 

Sentado   lo   anterior,   los   Sres   Jueces   Dres   Balestrini   y   Pompa   remarcaron   que  ” el  artilugio   formal   al   que   acude   el   recurrente   para   descalificar   la   validez   del   pronunciamiento,   con   la   finalidad   de   poner   de   relieve   la   presunta   afectación   del   derecho   de   defensa   del   trabajador   por   imperio   de   la   divergencia   entre   el   análisis   de   las  causales   y   las   pruebas   y   los   hechos   que   se  consideraron   idóneos   al   momento   de   resolver,   no   supera   la  discrepancia  formal   y   deja   sin   sustento   la   argumentación   a   poco   que   se   evalúa   la   totalidad   de   los   elementos   aportados   en  la  contienda   que,   analizados   en   su   conjunto,   y   conforme   las   reglas   de   la   sana   crítica,   impiden   arribar   a   una   conclusión   disímil   de   la   que  ha  sido  plasmada   en   el    pronunciamiento   recurrido   e   imponen   la   confirmación   de   la   decisión   en   este   sentido.”

 

 

II.5.   Testigo   único.

 

Se   quejó   el   Encargado,   alegando  que  –  en  cuanto   a   las  causas   oportunamente   invocadas   de   modo   puntual  sólo  se   habría   producido   una   prueba  idónea   y   que   resulta   descalificable   por   tratarse   de   un  testigo   único,   comprendido   bajo   la   máxima   “testis  unus,  testis  nullus”.

 

 

Los   Sres   Jueces   de  Cámara   pusieron  de   manifiesto   que   “no   es   cierto   que   hubiere   existido   en   el   caso   un   solo   testimonio   alusivo   a   los   hechos    fundantes   del   despido  …., esa   máxima  “testigo   único   testigo   nulo”   ha   quedado   superada   por   la   evolución   del   derecho   procesal,   pues   la   exclusión   de   su   valor   probatorio   no   tine   fundamento,   dado   que   si   bien   en   ese   caso   no   existiría   la   garantía   que   supone   la   concordancia   entre   las   declaraciones   de  varios   testimonios,   ello   puede   compensarse   con   el  análisis   de   las   circunstancias   de   cada  caso   concreto   que   los   sentenciantes   efectúen   de   acuerdo   con   las   reglas   del   art.   386  CPCCN,   y   en  este   caso   particular,   aún   verificándose   la   existencia   de   otros   testimonios   idóneos   a  los   fines   de   dirimir   el   tópico     bajo   análisis,   lo   cierto   es   que   los   dichos   de   la   testigo   L.   se   compadecen   con   las   restantes   constancias   probatorias   arrimadas  a   la   lid. “

 

 

II.6.  El  Encargado  pide   se  aplique   el   principio  “in  dubio  pro  operario”.

 

Pretende   la   parte   actora   dirimir   esta   litis   con  basamento   en   lo  normado   en   el   art.   9   L.C.T.. Al  respecto,   los   Sres.  camaristas   puntualizaron   que    “dicho   precepto   claramente   debe   ser   aplicado   del  modo   pretendido,  cuando   mediare  “duda”   en   la  interpretación   de   los   hechos   o   las   pruebas   que   se   ventilan   en   la   contienda   judicial   y   no,   como   lo   pretende   la   quejosa,   cuando   el   análisis   de   aquellos   extremos   le   resulta   desfavorable  a   su   parte.”

 

 

En   efecto,  no   nos   encontramos   ante   un   supuesto   de  ` duda   en   la    interpretación   de   sucesos´   ni   mucho    menos   de   pruebas   de  dudosa   idoneidad   o   eficacia   a   fin   de   sostener   la   decisión,  circunstancia   que   sella   la   suerte   adversa   del   agravio   deducido   en   este    sentido    enfatizó   la   Sala  –

 

 

Conclusión.

 

La   Sala   confirmó   la   Sentencia   que  rechazó   la   demanda   del   actor  – Encargado   del   edificio  en  P.H.  de  la   calle   Teodoro  García  Nro…  – ,   consideró   justificado   el  despido   decidido   por   la   demandada   e   impuso   las   costas   de   Alzada   a   cargo  del   trabajador   vencido.

 

 

(1) Normativa.

 

Art.   243   Ley  20.744.  Parte  pertinente.  El  despido   por  justa  causa   dispuesto   por   el   empleador…..,  deberá   comunicarse  por   escrito  con   expresión  suficientemente   clara   de   los   motivos   en   que   se   funda   la   ruptura   del   contrato.”

 

 

Art.  5   Ley  12.981.  Parte Pertinente.  “Estatuto  de  los  Encargados  de  Casas   de  Renta”.  Causas   de   cesantía :  a) Condena   judicial   por   delitos   de   acción   pública   o   por   delitos   de  acción  privada   contra  el  empleador   o   sus   inquilinos….;   b)   Abandono   del   servicio,   inasistencia   o   desobediencias  reiteradas   e   injustificadas   en   sus   deberes  y  a  las   órdenes   que   reciba  en   el   desempeño   de  sus  tareas;

A   los   efectos   de   la  reiteración,  solamente   se   tendrán  en  cuenta   los  hechos   vinculados   en   los   últimos   seis   (6)  meses.

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: