Responsabilizan civilmente a un Establecimiento Educacional y a la ART a abonar a una Maestra de Grado la suma de $ 300.000 en concepto de Daño Patrimonial y Moral más intereses tasa activa desde junio/2008 por dolencia irreversible en las Cuerdas Vocales

by Dra. Adela Prat on abril 13, 2013

SUMARIO  .  ENFERMEDAD  LABORAL  .  Riesgos  del  trabajo .  ACTIVIDAD  ESCOLAR .  Maestra DOLENCIA  EN  CUERDAS  VOCALES .  Esfuerzos  físicos  repetitivos.  Relación  de  causalidad  adecuada  con  las  tareas  prestadas  durante  muchos  años.  Labores  diarias  que  implicaban  un  levantamiento  constante  de  la  voz  para  poder  hacerse  escuchar  por  todos  los  alumnos  dentro  del  aula ,  en  un  ambiente  de  permanente  murmullo,  durante  extensas  jornadas  –  .  Art.  1113,  2do  párrafo,  del  Código  Civil.  ACTIVIDAD  RIESGOSA.  RESPONSABILIDAD  CIVIL  DE  LA  EMPLEADORA  –  establecimiento  educativo    . Procedencia .  Extensión  de  la  condena  solidaria  a  la  ART.  Incumplimiento  de  obligaciones  de  control  en  materia  de  higiene  y  seguridad  social  en  el  trabajo.  Cuantificación  de  perjuicios.  Indemnización  del  DAÑO  PATRIMONIAL  Y  del  DAÑO  MORAL .  Procedencia .  RECOMIENDO  leer    infra  en  Referencias, el  punto (1) .

 

 

SD  88471  –  Causa  23974/09  –  ” C.  P.  A.  c.  Escuela  Parroquial  María  Reina  del  Obispado  de Morón y otro  s.  accidente  – acción civil – CNTRAB-  SALA  I  –  18/02/2013.   Publicado  el  11/04/2013.

 

 

La  Sala  I  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones  del  Trabajo    integrada  por  las  Sras.  Jueces  Dras.  Gabriela  Alejandra  Vázquez  y  Gloria  M.  Pasten  de  Ishihara    RESUELVE  :  1)  REVOCAR  la  Sentencia  apelada  en  cuanto  rechaza  la  demanda  dirigida  contra  Escuela  Parroquial  María  Reina  del  Obispado  de  Morón  S.A.,  HACER  LUGAR  A  LA  DEMANDA  y  CONDENAR  A  LA   DEMANDADA  junto  con  la  Aseguradora    Provincia  ART  SA  “  de  manera  concurrente  a  abonar  al  actor,  dentro  del  5º  día  de  aprobada  la  etapa  prevista  por  el  art.  132  L.O. 18.345 ,  la  suma  de   $300.000.-  a  la  que  accederán  los  intereses  a  la  tasa  activa  desde  el  09.06.2008,  fecha  de  la  toma  de  conocimiento  de  la  enfermedad  y  del  Dictamen  de  la  CMC  (  Acta  2375/2002  y  Resolución  Nº  8/2002  de  esta  CNAT )  ;  2)  Dejar  sin  efecto  lo  resuelto  en  materia  de  costas  y  honorarios  (  art.  279  CPCCN  )  ;  3)  Imponer  las  costas  del  proceso  a  las  demandadas  vencidas  ( art.  68  CPCCN)

 

 

El  Sr.  Juez  de  Primera  Instancia  rechazó  la  demanda  orientada  al  cobro  de  una  indemnización   con  fundamento  en  normas  de  derecho  común  que  repare  los  daños  sufridos  en  la  salud  como  consecuencia  de  las  labores  prestadas  para  la  empleadora . NO  SE  CONFIGURA  EN  EL  CASO  UN  SUPUESTO  PREVISTO  POR  EL  ART. 1113  DEL   CÓD.  CIVIL . Esta  decisión  fue  apelada  con  éxito , conforme  hemos  adelantado por  la  actora.

 

 

Antecedentes

 

Relató  la  Sra.  Juez    preopinante ,  Dra.  Gabriela  Alejandra   Vázquez ,  que  la  actora –  Sra.  C. – ,  quien  se  desempeñaba  como  maestra  de  grado  en  el  sector  primario  del  establecimiento  educativo  demandado  desde  el  año  1.993,  refirió  que  hacia  el  año  2005  comenzó  a  notar  disfonías  en  la  voz  que  le  impedían  realizar  su  actividad  de  docente  y  que  ello  fue  en  aumento  durante  el  año  2.006.  En  el  año  2.007  decidió   consultar  con  un  especialista  en  otorrinolaringología  quien  le  diagnosticó  ”  disfonía “  y  le  indicó  reposo  vocal,  no  obstante  lo  cual,  dijo  que  la  empleadora   le  exigió  su  permanencia  en  clase  y  que  el   13.03.2007,  mientras  se  encontraba  en  el  aula  cumpliendo  sus  labores,  al  pretender  alzar  la  voz  para  dirigirse  a  sus  alumnos,  se  quedó  ”  muda “  y  sin  posibilidad  de  hacerlo.

 

 

La actora  tomó  conocimiento  de  su  enfermedad  en  las  cuerdas  vocales  el 09/06/2008  –  fecha  del  dictamen de  la  Comisión  Médica  -,  cuanto  tenía  37  años.  Comenzó  a trabajar  para  la  empleadora  demandada  a  los  22  años  en  buen  estado  de  salud .  Le  fue  imposible  con  posterioridad  y  en  forma  irreversible,  sortear  con  éxito  un  examen  preocupacional.  Quedó  frustrado  su  proyecto  de  vida  en  lo  profesional   y  en  el  amplio  espectro  de  la  vida  de relación.  Por  último, cabe  anotar  que  su  mejor  remuneración  informada asciende  a $ 1.764.

 

 

Incapacidad  reconocida  por  la  Comisión  Médica

 

Expresó  la  actora   que  dicha  contingencia  fue  reconocida  por  la  Aseguradora   y  la  empleadora  y  que  fue  asistida  con  diferentes  tratamientos  médicos.  Finalmente,  luego  del  procedimiento  administrativo,  la  Comisión  Médica  reconoció  una  incapacidad  del  34,04%  de  la  t.o.  por  lo  que  la  Aseguradora  le  pagó  la  indemnización  prevista  por  el  art.  14   de  la  Ley  24.557 ,  con  base  en  dicha  disminución  laboral .

 

 

Incapacidad  reconocida  por  el  perito  médico

 

El  perito  médico  informó   que  la  actora   padece  de    disfonía  permanente  por  lesiones  secuelares  en  sus  cuerdas  vocales  que  fueron  producidas  por  las  tareas  desarrolladas   como  docente  no  pudiendo  continuar  con  su  trabajo  de  maestra  de  grado “.  Asimismo  presenta  una  neurosis  depresiva  y  de  angustia  postraumática,  todo   lo  cual  le  provoca   una  incapacidad  psicofísica  del  43,60%  de  la  t.o.  en  relación  causal  directa  con  las  tareas  desarrolladas  como  docente .

 

 

Hay  relación  de  causalidad entre  la  dolencia  y  las  tareas  prestadas

 

Las  Sras.  Jueces  de   Cámara  señalaron   que    está  probado  que  la  actora  sufre  una  dolencia  en  sus  cuerdas  vocales  que  guarda  relación  de  causalidad  con  las  tareas  que  ésta  prestó  para  la  empleadora  durante  más  de  14  años  y  en  este  sentido , cabe  recordar  que  la  determinación  de  la  relación  causal  entre  los  trabajos  realizados  por  el  dependiente  y  el  padecimiento  por  el  que  acciona,  escapa  a  la  órbita  médico  legal,  siendo  facultad  del  Juez,  en  cada  caso,  la  determinación  de  dicho  aspecto  y  en  ese  marco,  si  la  patología  que  padece  el  trabajador   se  encuentra  topográficamente  localizada  en  las  partes  del  cuerpo  específicamente  comprometidas  por  labores,  resulta  aceptable  concluir  que  se  trata  de  una  enfermedad  causada,  activada  o  agravada  por  el  trabajo,  resultando  posible  afirmar  de  esta  manera  que  las  dolencias  padecidas  por  la  actora  y  su  incapacidad  laborativa  son producto  de  esfuerzos  físicos  repetitivos,  en  este  caso  sus  cuerdas  vocales,  a  lo  largo  del  tiempo,  máxime  si  se  repara  en  que  C.  trabajó  15  años  para  la  escuela  demandada .”

 

 

Alzamiento constante de la voz . Lesiones en las cuerdas vocales que le impiden  seguir  trabajando.

 

Continuando  con  el  hilo  de  la  argumentación,  las  Magistradas  que  integran  la  Sala  I  destacaron    es  sabido  que  las  tareas  que  implican  constante  alzamiento  de  la  voz  implica  un  esfuerzo  físico,  y  que  si  ello  es  realizado  diariamente  y  durante  varios  años,  bien  puede  repercutir  en  la  salud  de  la  trabajadora  que  realiza  tales  tareas . “

 

 

Corresponde  aplicar  lo  normado  por  el art. 1113, párr.  2º  CCivil.   Actividad  riesgosa .

 

Sentado  lo  anterior,  las  camaristas  pusieron  de  manifiesto  que  por  ello,  probado  que  fue  la  realización  de  tales  tareas  de  esfuerzo,  corresponde  aplicar  lo  normado  por  el  art. 1113,  párr.  2º  CC,  al  riesgo  de  la  actividad  desarrollada  en  función  de  la modalidad  empleada,  el  constante  alzamiento  de  la  voz   para  poder  hacerse  escuchar  por  todos  los  alumnos  dentro  del  aula  en  un  ambiente  de  constante  murmullo  en  jornadas  extensas  durante  varios  años.”

 

 

En  tal  sentido,  las  Sras  Jueces  de  Cámara  puntualizaron   que    en  ese  contexto,  la  trabajadora  estaba  sujeta  a  una  actividad  riesgosa  y  dicho  riesgo  es  generado  por  la  labor  desplegada  por  la  empleadora  (nótese  que  el  perito  ingeniero  informa  que  la  actora   se  encontraba  expuesta   a  sobre  carga  de  uso  de  la  voz  en  coincidencia  con  lo  que  surge  de  la  denuncia  de  siniestro  de la Aseguradora )” 

 

 

La  Dra.  Gabriela  Alejandra  Vázquez,  Juez  votante  en  primer  término  remarcó  que    como  ya  lo  sostuve  en  casos  anteriores,  la  actividad  escolar  es  de  riesgo,  en  especial,  la  correspondiente  a  la  educación  primaria,  por  la  sencilla  razón  de  que  se  reúne  un  número  considerable  de  niños  y  niñas  menores  de  edad, muchísimos  de  ellos,  sin  siquiera  discernimiento  para  los  

Previous post:

Next post: