Fraude laboral por AFJP que con un contrato a tiempo parcial encubría una jornada normal de trabajo. Solidaridad del art 31 LCT con otra empresa del grupo económico. No registración del pago resultante de la venta de sotck options. Práctica generalizada en las AFJP .

by Dra. Adela Prat on abril 26, 2013

SUMARIO.  CÁLCULO  DE  LA  INDEMNIZACIÓN  POR  DESPIDO.  CONJUNTO ECONÓMICO.  Cancelación  de  deuda.  STOCK  OPTIONS.  SUMA  RESULTANTE  DE  LA  VENTA  DE  ACCIONES.  CONFIGURACIÓN  DE  UN   PAGO  IRREGULAR.  Transacción  que  no  fue  registrada .  Multa  prevista  en  el  artículo  1º  de  la  Ley  Nº  25.323:  Procedencia.  Práctica  generalizada  en  las  AFJP y  en  el  grupo  económico  al  que  pertenecían. Manejo  de  información  privilegiada  antes  que saliera  la  Ley   26.425  que  creó  un  único  régimen  previsional  público .  La  solidaridad  del  art.  31 LCT entre  empresas  de  un  grupo  económico  si  hubo  fraude  o  conducción  temeraria

 

 

SD  93453  –  Causa  29.205/2010  –  ” Antuña  Félix  Facundo  c/  Orígenes  Seguros  de  retiro  S.A.  s/  despido  ” –  CNTRAB  – SALA  III  –  21/03/2013 .-

 

 

La  Sala  III  de  la  Cámara  Nacional  de  Apelaciones   del   Trabajo  –  integrada  por  los  Jueces  Víctor  A.  Pesino  y  Diana  Regina  Cañal  –  RESUELVE  :  I.-   MODIFICAR  el  fallo  de  primera  instancia,  y  ordenar  que  en  la  etapa  prevista  en  el  art.  132  de  la  L.O.,  la  perito  contadora  practique  la  liquidación  del  monto  definitivo  de  condena,  conforme  a  las  pautas  establecidas  en  este  pronunciamiento ;   II .-  Dejar  sin  efecto  la  imposición  de  costas  y  las  regulaciones  de  honorarios  de  primera  instancia;   III.-  Imponer  las  costas  de  ambas  instancias  a  la  demandada  vencida.

 

 

La  Sentencia  de  Primera  Instancia,  acogió  parcialmente  el  reclamo  inicial.   No  obstante,  consideró  que  la relación  laboral  habida  entre  las  partes  encuadró  en  lo  dispuesto  en  el  artículo  92  ter  de  la  LCT  y  rechazó  las  diferencias  salariales  en  concepto  de  básico  de  convenio.  Rechazó  el  pedido  de  aplicación  de  la  multa  prevista  en  el  art.  1º  de  la  Ley  25.323 . Reconoce  la  Multa  art. 80 LCT. (art.  45  Ley  Nº 25.345 ).

 

 

I.  El  caso

 

El  actor  prestó  tareas  para ” dos  empresas ” del   grupo  económico,   (i)  la  demandada      Orígenes  Seguros  de  Retiro  S.A.  –  y     (ii)  “  Orígenes  AFJP  S.A. “.  Asimismo  surge  de  autos  que  esta  última  tenía  registrado  al  actor,  con  la  fecha  de  ingreso   y  remuneración  que  identificó  en  el  respectivo  informe .

 

 

Por  su  parte,  la  demandada  también  tenía  registrado  el  vínculo  que  lo  unía  al  accionante ,  y  si  bien  en  el  responde  afirmó  que  su  desempeño  lo  fue  a  tiempo  parcial ,  lo  relevante  es  que  del  peritaje  contable  no  surge  tal  hecho,  pues  dicho  extremo  no  resulta  consignado  en  el  Libro  del  art.  52  de  la  LCT,  ni  tampoco  le  fueron  exhibidos  a  la  perito  contadora  los  registros  horarios.

 

 

II.  Breve   consideración  sobre  el  Contrato  de  Trabajo  a  Tiempo  Parcial.

 

La  Sra  Juez  preopinante,  Dra.  Diana  Regina  Cañal  señaló  que   ” en  autos  Boimorto ,  Silvia  Susana  c/ Consolidar  Comercializadora  S.A.  s/  diferencias  de  salarios “,  como  Juez  a  cargo  del  Juzgado  de  Trabajo  Nº  74,   he  sostenido  en  la  sentencia  nº  2248  del  31/03/2006,  que    el  vínculo  con  la  accionada  no  podía  encuadrar  en  la  hipótesis  del  contrato  a  tiempo  parcial,  puesto  que  según  el  art.  92  ter  de  la  LCT  se  entenderá  por  tal  a   aquél  en virtud  del  cual  el  trabajador  se  obliga  a  prestar  servicios  durante  un  determinado  número  de  horas  al  día  o  a  la  semana  o  al  mes,  inferiores  a  las  dos  terceras  partes  de  la  jornada  habitual  de  la  actividad .    Eso    reitera    ni  se  invoca   en los  autos  adecuadamente,  ni  menos  aún  se  prueba .”

 

 

Acto  seguido  destacó  que    la  jurisprudencia  respecto  de  la  estrategia  empresarial  por  medio  de  la  cual  se  empleaba  a  una  misma  persona  para  colocar  los  productos  de todas  las  integrantes  del  grupo,  contando  con  prestación  de  hecho  full  time  pero  suscribiendo  contratos  independientes  para  cada  empresa   tiene  dicho  que   la  pretensión  de  encuadrar  la  relación  en  el  art.  92  ter  de  la  LCT,  cuando  no  se  da  una  verdadera  situación  de  pluriempleo,  en  realidad  es  una  prestación de  tareas  a  favor  de  un  mismo  grupo  económico  en ” fraude ”  a  la  ley   laboral  (art.  31  LCT  )  donde,  en  la  práctica,  la  empresa  se  limita  a  sumar  productos  a  comercializar  por  los  trabajadores  que  se  desempeñaban  para  la  primera  empresa” (CNAT Sala I,  SD  del  12/09/02   Fortuna,  Olga  c/  Consolidar  AFJP   y  otros   s/  diferencia  de  salarios ” ).

 

 

En  ese  caso,  la  demandada  y  junto  con  ella  el  grupo  empresario  al  que  pertenece,  escogió  una metodología  de  contratación  que  no  ha  respetado,  puesto  que  aprovechó  al  trabajador  en  exceso  de  lo  pactado,  violando  la  normativa  ( art.  92  ter  LCT ).

 

 

La  Jurisprudencia  acompaña  este  criterio  en  forma  casi  unánime.  Así,  tiene  dicho  que  “  no  puede  considerarse  configurado  un  contrato  de  trabajo  a  tiempo   parcial  (  art.  92  ter   de  la  LCT )  en  tanto,  pese a  las  formalidades  cumplidas  en  el  caso  concreto,  el  dependiente  no  ha  prestado  servicios  durante  un  número  determinado  de  horas  al  día,  a  la  semana  o  al  mes,  ciñendo  su  actividad  exclusivamente  a  la  realización  de  una  jornada  reducida.  La  formalización  de  contratos  a  tiempo  parcial  no  configura ,  en  este  caso,  más  que  una  ficción  legal,  especialmente  si  no  se  ha  demostrado  la  modalidad  contractual  de  la  excepción  invocada.  No  es  la  cantidad  de  horas   mensuales  afectadas  a  la  labor,  sino  la  diversidad  de  actividades  la  que  podría  llegar  a  calificar  la  relación  mantenida;  pero  la  normativa   vigente  no  prevé  una  categoría  jurídica  para  la  modalidad  que  habrían  querido  imponer  las  empresas  contratantes  y  que  involucra  una  grave  transgresión  a  las  limitaciones  y  controles  que  a  las  AFJP  les  impone  la  Ley  24.241  al  fijarles  un  objeto  único  y  exclusivo  previsto  en  el  art  59  y  en  tal  sentido,  impedirles  formular  ofertas  complementarias (  esta  Sala III, sent.  90956  del  30/09/02  in re  ”  Ruso,  Viviana  c/  Siembra  Seg.  de Retiro  SA  s/  despido ).

 

 

III.  El  caso  de  autos  y  el  pretendido  Contrato  a  Tiempo  Parcial.

 

Luce  en    la  Sentencia  de  Cámara  que   la  demandada –  a  pesar  de  que  invocó  en  el  responde  la  existencia  de  un  Contrato  de  Trabajo  a  Tiempo  Parcial  con  el  actor,  no  arrimó  a  la  causa  dicho  contrato,  prueba  esencial  para  dilucidar  la  modalidad  de  trabajo;   entonces,  ante  estas  circunstancias,  y  teniendo  en  cuenta  que  la  demandada  escogió  una  estrategia  empresarial,  en  la  cual  el  trabajador  debía  vender  todos  los  productos  que  comercializaban  las  distintas  integrantes  del  grupo  económico,  pero  sin  que  fuese  remunerado  en  función  del  tiempo  efectivo  de  trabajo,  sino  sólo  respecto  de  la  venta  de  algunos  productos,  estamos  en  presencia  de  una  “ficción  legal”  pues  no  sólo  carecemos  de  registro,  sino  que  sencillamente  la  demandada  no  brindó  ninguna  precisión  de  lapso  laboral;  todo   lo  cual  se  ve  reforzado  con  la  falta  de  declaraciones  testimoniales.”  

 

 

La  Dra.  Diana  Regina   Cañal , en  consecuencia,  remarcó  que    la  normativa  invocada  por  la  sociedad  demandada    contrato  de  trabajo  a  tiempo  parcial  (  art  92  ter  LCT  ) -,  no  reflejó  la  verdadera  naturaleza  de  la  relación  de  trabajo  y  en  tales  condiciones,  probada  también  la  categoría  laboral  invocada  por  el  trabajador,  y  que  estaba  a  disposición  de  ambas  empresas  durante  la  toda  la  jornada,  no  resulta  justo  que  éste  asuma  la  responsabilidad  por  las  condiciones “fraudulentas “  en  que  prestó  servicios,  por  lo  que  considero  equitativo  acoger  el  reclamo  inicial.  Entonces propondré  revocar  esta  parte  del  fallo  apelado .

 

 

Antes  de  seguir  adelante  con  el  comentario  del  fallo ,  es  conveniente  recordar  el  artículo  31  de  la  Ley  de Contrato  de Trabajo   aplicable  al  presente  caso.  Art.  31.  Empresas  subordinadas  o  relacionadas.  Solidaridad.  ” Siempre  que  una  o  más  empresas,  aunque  tuvieren cada  una  de  ella  personalidad  jurídica  propia,  estuviesen  bajo  la  dirección,  control  o  administración  de  otra,  o  de tal  modo  relacionadas  que  constituyan  un  conjunto  económico  de  carácter  permanente,  serán  a  los  fines  de  las  obligaciones  contraídas  por cada  una  con  sus  trabajadores  y  con  los  Organismo  de  la  Seguridad  Social   solidariamente  responsables  cuando  hayan  mediado  maniobras  fraudulentas  o  conducción temeraria .”

 

 

IV.   Procedencia  del Reclamo  . Rubros.

 

La  Sra.  Juez  votante  en  primer  término,  tras  revocar  la  parte  del  fallo  que definía  la relación  laboral  como contrato  de  trabajo a tiempo  parcial,  consideró  ajustado  a  derecho  proponer  que  en  la  etapa  prevista  en  el  art.  132  de  la  Ley  de Procedimiento Laboral  18.345, llamada LO    la  perito  contadora  practique  la  liquidación  del  monto  definitivo  de  condena,  tomando  como  base  de  cálculo  el  salario  mensual  de $  3.727,74  (  integrado  por  el  salario  básico  de  $  1.600,  con  más  los  $  1.418,50  en  concepto  de  comisiones  y  $  709,24  de  premio, ) y  deduciendo  los  montos  abonados  por   la  demandada  al  trabajador,  en  la  oportunidad  del  despido .

 

1. Fecha  de  despido :  4/12/2008 .

 

2. No  es  un contrato a  tiempo  parcial.  En  consecuencia  el  salario  básico  es  de  $ 1.600 ( para  llegar al  monto  del  salario mensual  de $  3.727,74,  hay  que  sumarle  al  salario  básico  de $ 1.600,  los   $1.418,50  en  concepto  de  comisiones  y  $  709,24  de  premio ).

 

 

3. Diferencias  salariales :  total  de  $  35.664.  Aumenta  con relación  a la  suma  fijada en la  anterior  instancia,  porque  la  remuneración  tomada  en  cuenta  para  el  cálculo  es  mayor .

 

 

4. Calcular  las  diferencias  indemnizatorias  nuevamente ;  como  consecuencia  de  lo  antes  analizado.

 

 

5 .Calcular  la  indemnización  art. 2º  Ley  25.323,  ya  que  el  trabajador  intimó  de  modo  fehaciente  a  la  empleadora,  para  que  abonase  extrajudicialmente  las  indemnizaciones  derivadas  del  despido  y,  ante  el  pago  deficiente  de  ésta,  se  vio  obligado  a  litigar  para  obtener  la  satisfacción de  su crédito  de carácter   alimentario.  Recordar  que  el  art. 2º  Ley  25.323  incrementa-  dado  ese  caso  en  un  50%  las  indemnizaciones  contempladas  en  los  arts  232, 233 y  245  (integración  mes  de  despido, falta de preaviso y  antigüedad ).

 

 

6.  Está  correcto  el cálculo  de  la  integración mes  de  despido , porque  aunque  la  demandada  se  quejó  porque  el  sentenciante  calculó  la  incidencia  del  SAC  sobre  la  integración  mes de despido,  la  Sala  señala  que    para  liquidar  el  mencionado  rubro,  el  salario  que  corresponde  aplicar  es el  último,  el  que  necesariamente   lleva  ”  devengado”  el  SAC  ( art.  233  de  la  LCT  ).

 

 

7.  El  rubro  vacaciones  no  gozadas  está  correcto,  porque  a  pesar  de  que  la  demandada  se  queja  de  la  procedencia  de  este  rubro,  la  Sala  afirmó   cabe  señalar  que  el  art.  156  de  la  LCT  establece  que   “cuando  por  cualquier  causa  se  produjera  la  extinción  del  contrato  de  trabajo,  el  trabajador  tendrá  derecho  a  percibir  una  indemnización  equivalente  al  salario  correspondiente  al  período   de  descanso  proporcional  a  la  fracción  del  año  trabajada…”

 

Si  bien  es  cierto  que  las  vacaciones  no  son  compensables  en  dinero,  la  mencionada  en  el  párrafo  anterior  ”  es  la  única  excepción ”  que  establece  la  norma  para  su  procedencia.  En  el  caso,  el  sentenciante  condenó  al  pago  de  los  salarios  por  vacaciones  del  año  2.008,  las  cuales  podían  ser  gozadas  por  el  trabajador  hasta  el  30  de  abril  de  2009  ( confr.  art.  154  LCT ),  pero  el  despido  dispuesto  por  la  empleadora  ocurrió  el  4/12/2008.

 

Por  ello,  no  cabe  duda  que  la  condena  es  procedente.  Y  otro  concepto  más: ”  dado  que  esta  indemnización  sólo  tiene  por  objeto  reemplazar  el  salario  que el  trabajador  percibiría  esos  días,  su  naturaleza  es   ” salarial ” ,  motivo  por  el  que  corresponde  adicionar  a  las  vacaciones  la  incidencia  del  SAC.

 

 

8.  Es  procedente  –  como se  juzgó    la  multa   prevista  en  el  art.  45  de  la  Ley  25.345,  equivalente  a tres   sueldos  mensuales,  dado  que  el actor  intimó  a  la  empleadora   para  que  entregase  los  Certificados  previstos  en  el  art.  80  de  la  L.C.T,  conforme  art  3.  del  Decreto  146/01.  Sin  embargo,  la  misma  no  lo  hizo  y,  en  su  defensa  sostuvo  que  los mismos  estaban  a  disposición  del  trabajador  y  que  éste  no  los  fue  a retirar.  Esto  último  no  es  correcto.  El  empleador  debió  previa  intimación   consignarlos  judicialmente  y  cabe  agregar   que  tales  documentos  no  fueron  acompañados  en el  responde.  Además,  vistas  las  conclusiones  que anteceden  con  relación  a  la  cuantía  del   salario,  los  certificados  que  hubiera  confeccionado  la  empleadora,  no  hubieran  reflejado  los  reales  términos  de  la  relación  habida  entre  las  partes.  Se  decide  mantener  lo  decidido  en  grado.

 

 

9.  Intereses .  La tasa  activa  aplicada  por  el sentenciante  resulta  equitativa  y  adecuada  al contexto  económico y  financiero,  del  período  en  el  que  tales  accesorios  se  han  devengado. (Acta  3257  de  esta Cámara  del  07/05/2002,  art.  622  del  Código  Civil ).  Solidaridad  empresas  de  un  grupo  económico  y  fraude  laboral  ( art  31. LCT ).

 

 

10.  MULTA  art.  1º  Ley  25.323  . Consiste  en  incrementar  al  doble  la  indemnización  del  art.  245 LCT  cuando se  trata  de  una  relación  laboral  no  registrada  al  momento  del  despido  o  que  lo  está  de  modo  deficiente . “   El  trabajador  la  reclamó  y  en  primera  instancia  fue  rechazada. Se  agravia  por  ello. ¿Procede  o no ?  Lo veremos  seguidamente,  y  este  punto  constituye  el  aspecto  más  relevante  del  presente  caso  y  ya  se  verá  por  qué .

 

 

V.  Suma  resultante  del ventas  de acciones.  Transacción  no  registrada. Procede  la  Multa  art.  1º  Ley  25.323.

 

El  sentenciante  de  grado  rechazó  el  reclamo  de  la  multa  art  1º  Ley  25.323.  Para  decidir  de  ese  modo,  consideró  que  las  100  acciones  que  el  “Banco  Santander  Río”  entregó  a  los  empleados  de   “Orígenes  Seguros  de  Retiro  S.A.“,  acto  por  el  cual  el  actor  percibió  la  suma  de  $  6.074,23,  como  consecuencia  de  la  venta  de  las  mismas,  no  implicó  que  hubiera  sido  un  pago  fuera  de  registración,  sino  una  gratificación  abonada  al  trabajador  a título  de  mero  acto  de  liberalidad,  sin  ninguna  consecuencia  ni  efecto  para  la  relación  de  empleo .

 

 

V.1  Las AFJP  se  desprendían  de  las  acciones  y  se  las  daban  a  empleados  de otra empresa  del grupo  como  un  “estímulo  al  trabajo “.

 

Sostiene  el  recurrente,  que  el  sentenciante  omitió  considerar  que,  tal  como  se  desprende  de  las  constancias agregadas,  uno  de  los  accionistas  de  ”  Orígenes  AFJP ”  era  el   Grupo  Santander;  así  fue  como  quedó  reconocido  que  las  acciones  fueron  entregadas  a  los  dependientes  como  un  incentivo  al  trabajo,  que  se  otorgó  por  única  vez  y  de  manera  extraordinaria,  por  una  entidad  que  no  era  su  empleador  y  que  no  había  duda  alguna  que  se  trataba  de  una  liberalidad.

 

 

V.2   Las  sumas  resultantes  de  la  venta  de  las  acciones  nunca  se  depositaba en la  cuenta sueldo.

 

La  Sra.  Juez  preopinante, advirtió  que  en  el  informe  brindado  por  Santander  Río,  se  sostuvo  que  el  7/8/2007,  el  Grupo  Santander   hizo  entrega  a  sus empleados  de   100  acciones  del  Banco  Santander  Central  Hispano;  que  el  MOTIVO  de  dicha  entrega  fue  el  150º  aniversario  de  la  Institución;  que  al  actor  le  entregaron  100  acciones  ordinarias  con  una  cotización  unitaria  de  $  59,50  las  cuales  fueron  depositadas  en  la  cuenta  que    sin  costo  alguno    fue  abierta  en  el  Banco,  y  que  dichas  acciones  fueron  vendidas  el  3/10/2007,  y  que  el  importe  resultante   de  $  6.074,23  fue  acreditado  en  la  cuenta  antes  referida.

 

 

V.3.  Una empresa del grupo  tenía  un acto  de liberalidad  con  los  empleados  de  otra empresa del grupo- AFJP –

 

Ante  lo  dicho,  la  Dra  Cañal  observó  que   se  desconoce  si  hay  un  motivo  comercial  y/o  financiero  para  que  alguien  que  no  ha  sido  identificado  como  empleador,  sino  como  miembro  del  conjunto  económico    (argumento  que  no  trae  el  trabajador,  sin  la  propia  demandada ), tenga  una  liberalidad  con  un  empleado  que  no  suyo.  Y  que  la  demandada,  en  su  calidad  de  empleadora,  permitió  dicha  situación;  todo  lo  cual  deja  en  claro  el  vínculo  existente  entre  las  nombradas,  así  como  que  la  suma  resultante  de  la  venta  de  las  acciones  configuró  ”  un  pago  irregular “,  pues  dicha  transacción  no  fue  registrada .”

 

 

v.4.  La  suma  resultante  de  la  venta  de  las  acciones  configuraban  una  transacción  no  registrada.

 

 Ciertamente  se  puede  sostener   que   dicho  pago  no  fue  realizado   por  la  demandada,  sin   embargo  sí  por  el  conjunto  económico  que  de  esta  suerte,  y  a  cambio  “  de  nada “,  veía  beneficiados  a  sus  empleados,  y  en  consecuencia  ella  misma  con  su  satisfacción    afirmó  la  Sra  Juez  preopinante  –

 

 

V.5.  La  Magistrada  recuerda  la  doctrina  del  alter  ego  (EE. UU.) .  Es   fraudulenta   la cancelación de deuda para con una subsidiaria  por  parte de  la  dominante.

 

Acto  seguido  la  Magistrada  integrante  de  la  Sala  III,  puso  de  relieve  que   lo  expuesto,  me  lleva  a  recordar  la  denominada  doctrina  del  alter  ego, que  fue  seguida  en  los  EE  UU  en  el  caso   Palmer  vs.  Stokely  (  25,  F.  Sup.,  674,  y679-682,  WDI  Okla,  1966 ),  donde  se  consideró   como  una  transferencia  fraudulenta  la  cancelación  de  deuda  para  con  una  subsidiaria  por  parte  de  la  dominante,  el  funcionar  los  accionistas  controlantes   como  alter  egos  de  la  subsidiaria  y  responsables  de  la  cancelación  ( ver  su  analogía  con  el  caso  ”  Mena, Norma  Cristina  y  otros  c/  CW  Comunicaciones  S.A.  y  otros  s/  despido  “, sentencia  Nº  2404  del  30/08/2007,  del  Registro  del  Juzgado  Nº  74   del  Fuero,  que  fue  confirmada  mediante  sentencia  Nº  85.268  del  17/09/2008  de  la  Sala  I  )  (1)

 

 

V.6.  El  hábil  manejo de  las stock  options  sólo  podía  hacerse  por  la privilegiada información  con la que contaban.

 

Continuando  con  la  argumentación  de  este  punto,  la  Sra.  Juez  de  Cámara  manifestó  que  ” el  hábil  manejo  de  las  stock  options  (  vendidas  preferentemente  a  los  altos  empleados  de  las  corporaciones,  a  un  precio  inferior  al  de  cotización  ),  convirtiéndolos  en  zanahorias  para  especuladores  que,  de  tal  suerte,  encontraban  más  provechoso  adquirirlas  para  luego  volverlas  a  vender  ( muchas  veces,  a  pequeños  inversores,  entre  ellos,  los  referidos  trabajadores  de  las  corporaciones ),  pero  para  alcanzar  el  mayor  provecho,  inflaban  artificialmente  su  valor.  Y  esto,  por  cierto,  sólo  podían  hacerlo  por  la  privilegiada  información  con  la  que  contaban,  que  le  era  negada  a  los  demás . “

 

 

V.7.  Las  AFJP  tenían  información  privilegiada  y  ante  la  inminencia  de  la  sanción de  la  ley  26.425  se  desprendían  de  las  acciones.

 

 En  autos,  me  permito  contemplar  la  posibilidad  de  que  estuviésemos  ante  un  paquete  de  stock  options  de  la  accionista  de  la  empresa,  quien  ante  la  inminencia  de  la  sanción  de  la  Ley  26.425   (sancionada  el  20/11/2008  y  promulgada  el  4/12/2008,  día del despido ),  en  virtud  de  la  privilegiada  información  que  tenía,  decidió  desprenderse  de  las  acciones  ;  mas,  a  mi  modo  de  ver ,  el  aspecto  más  relevante  de  la  cuestión  es  que  la  suma  derivada  de  dichas  acciones,  que  fue  depositada  en  una  cuenta  especial  gratuita  diferente  a  la  cuenta  sueldo  del  actor,  se  trató  de  un  pago  al  margen  de  los  recibos  de  sueldo,  y  en  consecuencia ,  corresponde  revocar  lo  decidido  en  el  punto  y  acoger  la  multa  prevista  en  el  art.  1º  de  la  Ley  25.323,  ante  el  pago  irregular  de  dicha  suma. ”  Por  último, cabe  agregar  que  la  aludida  Ley  26.425  es  la  que  unificó  el  Sistema  Integrado  de  Jubilaciones  y Pensiones  en  un  único  régimen  previsional  público  que incluye  a  afiliados  y  beneficiarios  del  régimen  de  capitalización de  las  AFJP . (  del  voto  de  la  Dra  Cañal  al  que  adhiere  el  Sr.  Juez  Dr.  Víctor  A.  Pesino  ).

 

 

 

Referencia

 

(1)  ”  Nos  enfrentamos  de  tal  suerte  con  un  manejo  de  información  privilegiada,  que  en  mi  criterio,  es  uno  de  los  aspectos  más  difíciles  para  el  trabajador  y  las  organizaciones  gremiales  en  general,  dada  la  dificultad  de  acceso  a  la  misma,  lo  cual  facilitaría  el  acceso  a  la  información,  que  facilitaría  temas  tales  como  seguridad  en  el  trabajo,  regularidad  y  transparencia  de  las  registraciones,  participación en  las  ganancias,  etc.  Porque  ha  quedado  claro  que  cuando  hubo  algún  escándalo  corporativo,  que  dejó  a  miles  de  personas  sin  trabajo,  y  que  a  otras  tantas  les  quitaron  los  ahorros,  sólo  fueron  posibles  porque  se  ocultó  información ” (  del  voto  de la  Dra  Diana   Cañal al  que  adhiere  el Dr.  Pesino )”

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: