Reconocen el estrés laboral como causa de la enfermedad psíquica padecida por un chofer de ómnibus de media y larga distancia y deben indemnizarlo. Intereses desde 1.991.

by Dra. Adela Prat on enero 12, 2013

FALLO DE LA CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO. ENFERMEDAD LABORAL. Afección psíquica. Chofer de ómnibus de media y larga distancia. Informes Médicos – Cuerpo Médico Forense – . ACTIVIDAD QUE REQUIERE LA REALIZACIÓN DE MÚLTIPLES TAREAS. Exposición a SITUACIONES DE TENSIÓN. ESTRÉS LABORAL. Afección que no fue detectada en el examen preocupacional. Relación de causalidad adecuada entre las tareas desarrolladas y la patología psicológica. RESPONSABILIDAD CIVIL DE LA EMPLEADORA.Cuantificación de los perjuicios conforme Ley 9688 modificada por Ley 23.643, vigente al momento de detectarse la enfermedad. Intereses desde el 26 de abril de 1.991 hasta la fecha del efectivo pago.-

 

 

 

SD 88214 – Causa 42.158/91 –  ” D. J. M. c/ Micro Ómnibus Quiles S.A. s/ accidente – ley especial “- CNTRAB – SALA I – 30/10/2.012. Publicado por elDial.com – AA7BBF con fecha 11/01/2.013.-

 

 

 

La Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo – integrada por las Sras. Juezas Gabriela Alejandra Vázquez y Gloria M. Pasten de Ishihara- RESOLVIÓ:   1) REVOCAR la sentencia apelada, hacer lugar a la demanda y condenar a ” Microómnibus Quilmes SAC”  y a ” Seguros Bernardino Rivadavia Coop. Ltda “ a pagar a los herederos del causante J.M.D., presentados a fs…, dentro del quinto día de aprobada la etapa prevista por el artículo 132 L.O. la suma de $ 9.214,92, a la que accederán intereses a partir del 26.04.1991 hasta el 31.03. 1992 del 24% anual; desde el 01.04.1992 hasta el 31.03.1993 del 15% anual; desde el 01.04.1993 hasta el 31.12.2001 del 12% anual, y desde el 01.01.2002 hasta la fecha del efectivo pago conforme las pautas establecidas por la Resolución 8/02 CNAT ( Acta 2357);  2) Dejar sin efecto lo resuelto en materia de costas y honorarios (Art. 279 CPCCN);  3) Imponer las costas de ambas instancias a la demandada y citada en garantía ( art. 68 CPCCN)

 

 

 

La Sentencia  revocada por la Excma Cámara.

 

La señora Juez de Primera Instancia había rechazado la demanda orientada al cobro de una indemnización que repare los daños patrimoniales y morales derivados de una enfermedad causada por la modalidad de las labores desplegadas oportunamente por el actor – fallecido en el año 2.007 – a favor de la demandada. Para así decidir concluyó que no se pudo establecer con certeza la presencia de una relación causal adecuada entre las dolencias que padeció el trabajador y el hecho al que se asigna su origen.

 

 

Antecedentes del caso

 

 

El actor – señor J. M. D. -, de 31 años ( al año 1.991), trabajó desde el 30.01.1988 hasta abril de 1.991 como chofer de colectivos de media y larga distancia para la empresa demandada, y desde mediados de 1.990 se atendió por problemas psiquiátricos hasta que en abril de 1.991 le dieron el alta con incapacidad. Dado que la empresa no pudo cambiarle las tareas, continuó trabajando en conducción pese a que los médicos lo desaconsenjaban. Asimismo, denunció que las  (i)  CONDICIONES DE TRABAJO,   (ii)  el estado de las unidades y   (iii) la FALTA DE TIEMPO SUFICIENTE DE DESCANSO al finalizar cada vuelta generó una sobrecarga física y psíquica que con el correr del tiempo le generaron incapacidad.

 

La perito médica designada de oficio, informó que, entre otras dolencias que el actor padece , en el plano psiquiátrico, presenta  ” un cuadro de disociación esquizoide paranoide de base psicótica”  y le otorga una incapacidad del 50% de la t.o.-

 

El Cuerpo Médico Forense, se expidió en dos oportunidades y determinó y determinó que el actor “ presenta signos y síntomas compatibles con afección psíquica vinculante a la causa ” y ponderó su incapacidad en un 15% compatible con una reacción paranoide leve. Se refiere a las TAREAS DE CHOFER.

 

Se presenta posteriormente la esposa Sra Marta Susana Cejas, esposa del actor, y denuncia el fallecimiento de su cónyuge de manera trágica. Asimismo acompaña el Certificado de Defensión del que surge que el deceso ocurrió el 26.10.2.007.

 

 

Fundamentos esbozados por la Sala.

 

 

En primer término, la Sra Juez preopinante, Dra Gabriela A. Vázquez señaló que ” corresponde dar prevalencia el Dictamen del Cuerpo Médico Forense, por provenir de un cuerpo colegiado, verdadero Tribunal Médico… que realizó un estudio más exhaustivo y convincente, que le asignó una minusvalía en el plano psiquiátrico que ponderó en el 15% “

 

 

Destacó la Magistrada que ” aún cuando las normas procesales no acuerdan al Dictamen un carácter de prueba legal y permiten al iudicante formar su propia convicción al respecto, es indudable que para apartarse de la valoración de los médicos actuantes, el Juez debe hallarse asistido de sólidos argumentos  un  campo del saber ajeno al hombre de derecho. Y en el sub examine no se han acompañado pruebas que conduzcan en forma fehaciente e inequívoca a la detección del error o del inadecuado uso que los médicos han hecho de su conocimiento científico “.

 

 

Acto seguido la Sra Juez de Cámara puso de manifiesto que que ” no encuentra mérito para apartarse de sus conclusiones, que acepto y comparto por provenir de expertos en la materia” y dicho esto, señaló que” la determinación de la relación causal entre los trabajos realizados por el dependiente y el padecimiento por el que acciona, escapa a la órbita médico legal, siendo facultad del Juez, en cada caso, la determinación de dicho aspecto”.

 

 

Sentado lo anterior, la Dra Vázquez señaló que ” son múltiples las tareas que realiza un chofer de colectivos: debe permanecer sentado muchas horas controlando varias situaciones a la vez: el buen funcionamiento del rodado, el cumplimiento de las normas viales de las distintas rutas y zonas de circulación vial, debe atender a las maniobras de los restantes vehículos, a las señales  de tránsito, ya de día, ya de noche, con mayor o menor luminosidad y con diferentes estados de tiempo, seco o lluvioso, en estaciones de calor o de frío, a lo que se suma , dada la época en que trabajó el actor, la de cortar boletos y entregar el vuelto a los pasajeros.”

 

 

“Todo ello, obviamente tuvo aptitud para provocar tensiones en el individuo con proyección no sólo en las partes del cuerpo comprometidas en la labor, como podría ser la columna vertebral, por estar sentado y  manteniendo una postura que no es la natural y la audición por el ambiente ruidoso en el que se desenvuelve, sino que además tal conjunto de tareas puede generar estrés debido a la CONSTANTE TENSIÓN realizada durante varios años ( en el caso, el actor se desempeñó como chofer tres años para la demandada), no puede sino avalarse, en el presente caso, que existe suficiente relación causal al menos en torno al desarrollo de la enfermedad psicológica que , no se ha probado en autos, que haya sido detectada en el examen preocupacional al que fue sometido el actor”- afirmó la Sra Juez votante en primer término, voto al que adhiere oportunamente la Dra Pasten de Ishihara por compartir sus fundamentos.

 

 

Finalizó manifestando  que del examen de las constancias y antecedentes médicos reseñados “se puede concluir que está acreditada la vinculación causal de la patología psicológica que padeció el actor con la realización de las tareas prestadas para la empresa demandada, motivo por el cual propuso se revoque la sentencia apelada y se haga lugar a la demanda, ” cuantificándose la indemnización que le correspondía en vida al actor, de acuerdo a las pautas que establecía LA LEY VIGENTE a su prestación de trabajo, ley Nº 9688, art 8 inc. c) ( texto según ley 23.643), teniendo en cuenta la incapacidad fijada por el CMF (15%), la edad del trabajador al tomar conocimiento de sus dolencia (32 años) y el salario diario percibido ( Ley 23.643). de esta manera el capital de condena se fija en $ 9.214, 92( 19,69 x 1000 x 15% x 3,12 ) suma que devengará los intereses desde el 26.04.1991 hasta la fecha del efectivo pago, conforme las tasas que se fijan en el parte dispositiva de la Sentencia( ver” supra “).

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: