La Cámara redujo el monto de condena en el despido indirecto de una “redactora” atento que las vacaciones no gozadas no son compensables en dinero y – además- la indemnización correspondiente es por fecha de ingreso mal registrada y no por empleo no registrado.

by Dra. Adela Prat on enero 31, 2013

SUMARIO. CÁLCULO DE LA INDEMNIZACIÓN POR DESPIDO. VACACIONES NO GOZADAS: rechazo del reclamo de la trabajadora. Art. 162 de la Ley 20.744. RUBRO QUE NO RESULTA COMPENSABLE EN DINERO. Principio normativo. Finalidad fisiológica y social de las vacaciones.

 

 

 

En los Autos Caratulados: ” Janowicz María Verónica c/ Tiempos de Información S.A. y otro s/ despido” – SD 18198- Expte 22.106/2010- la SALA IX de la CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO – integrada por los Sres Jueces Dres. Alvaro E. Balestrini y Roberto C. Pompa – a mérito del acuerdo al que se arriba, RESUELVE: I) MODIFICAR PARCIALMENTE la Sentencia de grado y REDUCIR EL MONTO DE CONDENA a la suma de $ 121.283,26, con más los intereses fijados en la anterior instancia.  II) Imponer las COSTAS de ambas Instancias respecto de la acción deducida contra la codemandada ” Horizontes S.A.”, por su orden;  y con relación a la acción entablada contra la accionada  “Tiempos de la Información S.A.”, a cargo de ésta.  III) CONFIRMAR la Sentencia de grado en todo lo demás que decide y fue materia de apelación y agravios.

 

 

La Sentencia dictada en Primera Instancia hizo lugar a la demanda deducida por la trabajadora y arrojó un monto de condena de $  150.288. Dicho  pronunciamiento judicial fue recurrido por la parte actora y por la codemandada Tiempos de Información S.A. “. Finalmente, la Cámara reduce – como hemos leído- el monto de condena a $ 121.283,26 y en adelante conoceremos las razones.

 

 

I. Por qué es válida comunicación rescisoria. Despido indirecto.

 

Los Sres Jueces de Cámara se refirieron en primer término, a la cuestionada validez de la comunicación rescisoria de situación de despido indirecto en que se colocó  la actora –  empleada – y al respecto señalaron que  la postura del apelante y empleador – “Tiempos de Información S.A.”-  resulta inatendible”. Este codemandado se quejó porque la actora no habría remitido sus telegramas al último domicilio de la empresa , sino a uno anterior . No obstante, de la lectura de las actuaciones, surge que ” la propia demandada, en el conteste, sostuvo que en el mes de agosto de 2.009 venció el Contrato de Locación suscripto con la locadora del inmueble sito en la Calle Sarmiento 776 piso 8º oficina B domicilio donde la actora remitió los telegramas en cuestión-, y que luego la empresa dejó de funcionar”.

 

 

Cabe anotar que en dichas comunicaciones postales,” la actora intimó a su empleadora para que registre la relación laboral conforme datos allí denunciados, bajo apercibimiento de considerarse despedida; y ante el silencio de la demandada, hizo efectivo el apercibimiento oportunamente impuesto ( del texto de la Sentencia de Cámara definitiva y firme).

 

 

Los Sres Camaristas comprobaron que la empleadora se contradijo , dado que mientras en el escrito recursivo indicó que la trabajadora remitió las piezas postales a un domicilio que no funcionaba desde diciembre de 2.006,  “en la contestación de demanda reconoció que el domicilio que ahora pretende impugnar, se encontraba vigente en agosto de 2.009 inclusive y por otra parte no individualiza prueba idónea que acredite fehacientemente que la empresa dejó de funcionar“.

 

 

Cerrando este punto, la Sala al desestimar dicha queja a la luz del art. 63 L.C.T.,  evocó la prueba informativa al Correo Argentino que no fue objetada, de las que se desprende la autenticidad de las piezas postales de fecha 25/11/09  y  10/12/09″  de las cuales emerge ” la fecha y hora de entrega y quién las recibió”, motivo por el cual cabe concluir que ingresaron en la esfera de conocimiento de la empleadora, no olvidando el carácter recepticio de la denuncia contractual“.

 

 

 

II.- Por qué la fecha de ingreso receptada por la Sentencia de grado es la que vale.

 

En tal sentido, los Sres Jueces de Cámara estimaron relevante que ” del Informe Pericial Contable surge que la accionada ” Tiempos de Información S.A.” presentó únicamente ” el Tomo I del Libro Art 52 LCT… no llevaba en legal forma el Libro del Art. 52 de la L.C.T….” “Ello así con fundamento en las deficiencias e irregularidades detectadas en los Libros de la demandada ( cfr. art. 53 de la L.C.T.), que restan confiabilidad a los mismos, se tornó operativa la presunción que emana del art. 55 de dicho cuerpo normativo – no desvirtuada por la demandada-, en virtud de la cual se tienen como ciertas las afirmaciones efectuadas por la trabajadora sobre las circunstancias que debieron constar en el Libro del art. 52 de la L.C.T- entre ellas , la fecha de ingreso- “

 

 

Sin perjuicio de lo hasta aquí expuesto, los Camaristas se remitieron a la prueba testimonial que ” también avala la versión expuesta en la demanda, que ubica el inicio de la relación laboral en julio de 2.005″ ( cfr. testigo Martínez Gullo; mientras que los testigos Morvillo y Montagna y Taboada, si bien ingresaron a prestar servicios con posterioridad a la reclamante, ubican la fecha de ingreso como cierta ya en el año 2.005, es decir ANTES de abril de 2.006, fecha denunciada por la empleadora ) . Testimonios todos que, si bien fueron impugnados por el empleador ; a juicio de los camaristas, – analizadas a la luz de la sana crítica  (arts. 386 del CPCCN y art. 90 de la L.O.) ” se exhiben convincentes y concordantes entre sí en el referido aspecto y dan respaldo a sus afirmaciones, por haber conocido las circunstancias que exponen en forma directa al haber sido compañeros de trabajo de la actora Por tales motivos, la Sala IX  otorgó a tales testimonios, pleno valor convictivo ” (1)

 

 

 

III. Tiene favorable recepción la queja del empleador respecto al progreso del rubro “vacaciones 2.008”.Razones.

 

 

Luce en la Sentencia de Cámara que en el escrito de inicio no se señaló expresamente que la reclamante habría gozado de las vacaciones correspondientes al año 2.008, limitándose la trabajadora a incluir un monto por tal concepto en la liquidación que presenta“.

 

 

En efecto, toda vez que conforme lo normado por el artículo 162 de la LCT, las vacaciones no gozadas no son compensables en dinero, y dado que la demandante no invocó ni probó haberlas gozado, admitirlas resultaría contrario al principio que apunta a una finalidad fisiológica y social, premiando la frustración de los fines de la ley, en una inequívoca violación de aquel principio que se pretende amparar. Por lo expuesto se propone modificar este aspecto de la Sentencia de grado, y detraer del monto de condena la suma correspondiente al rubro ” vacaciones 2.008 “- afirmó la Sala.-

 

 

 

IV. La Excma Cámara diferencia empleo no registrado ,de empleo deficientemente registrado y sus sanciones.

 

 

Este caso no trata sobre un supuesto de “empleo no registrado”. No obstante en la sentencia de primera instancia progresó la multa prevista en el artículo 8º de la Ley 24.013, lo que es motivo de agravio por parte de la empleadora demandada, dado que en el  escrito de inicio la propia trabajadora denunció que si bien desde el ingreso trabajé sin registrar, luego la demandada registró la relación laboral ” en forma insuficiente .”

 

 

IV.1 – A propósito de ello, los Sres Jueces de Cámara remarcaron que de ello se desprende que, en las presentes actuaciones, no se advierte configurado el presupuesto fáctico a que alude la referida norma, esto es, la ausencia de registración de la relación laboral, por lo que  corresponde hacer lugar a la queja impetrada y deducir del capital de condena el monto por el cual se viabilizó el rubro en cuestión. La Multa que contempla el citado art. es equivalente a la cuarta parte de las remuneraciones devengadas desde el comienzo de la vinculación computadas a valores reajustados…No puede ser inferior a tres(3) veces el salario que surge del cálculo conforme el art. 245 L.C.T.

 

 

En suma, el monto equivalente a ” Indemnización art. 8º Ley 24.013 “ que ascendió- según el juez “a -quo” – a $ 33.296, debe ser deducido del monto de condena. ( de la Sentencia de Cámara)

 

 

IV.2.-  Acto seguido, los Magistrados de la Excma Cámara de Apelaciones del Trabajo puntualizaron que ” no obstante lo expuesto en el Considerando precedente en torno a la improcedencia de la multa prevista en el art. 8 de la Ley 24.013, no puede pasarse por alto que el contrato de trabajo que unió a las partes estuvo  “deficientemente registrado” en cuanto a la FECHA DE INGRESO de la actora, razón por la cual el incumplimiento patronal a la regularización de la situación laboral, luce innegable y en consecuencia debe ser sancionado.”

 

 

Finalmente la Sala consideró que esta cuestión debe ser resuelta a través de la aplicación de la norma prevista en el artículo 9º de la Ley 24.013 que establece que el empleador que consignare en la documentación laboral una fecha de ingreso posterior a la real, abonará al trabajador afectado una indemnización equivalente a la cuarta parte del importe de las remuneraciones devengadas desde la fecha de ingreso hasta la fecha falsamente consignada… extremo que se verifica en el presente caso, en atención a los argumentos expuestos con anterioridad ; surgiendo además de las misivas telegráficas ( informe Correo Argentino) que la actora dio cumplimiento a los requerimientos previstos en el art. 11 de la LCT (encontrándose vigente el vínculo laboral cfr, telegrama de fecha 25/11/09), y asimismo envió comunicación a la A.F.I.P., – cfr. art. 47 Ley 25.345- “

 

 

En consecuencia, se difirió a condena la suma de $ 5.799, en concepto de indemnización art. 9º Ley 24.013″  y asimismo se confirmó el pronunciamiento de grado, en cuanto condenó a la empleadora a pagar la multa prevista en el art. 15, segundo párrafo- despido indirecto – de la Ley 24.013 (  el doble de las indemnizaciones que le hubieren correspondido como consecuencia del despido; si el despido ocurren dentro de los dos años de haber recibido el empleador la intimación prevista por el art. 11 Ley 24.013).

 

 

V. Veamos cómo se reduce el monto de condena en la Cámara

 

 

Como corolario de lo resuelto en el rubro ” vacaciones 2.008 “ su monto corresponde ser descontado – ver punto III del presente trabajo y por otra parte, como corolario de lo resuelto en el punto IV: se debe quitar la indemnización prevista por el art. 8 Ley 24.013   y  sumar la multa prevista en el art. 9 de la Ley 24.013.

 

 

El monto de condena resultante de la Sentencia dictada en Primera Instancia, ascendió  $ 150.288. Luego,  $ 150.288 – $ 1.507,74 correspondiente al rubro ” vacaciones 2008″ $ 33.296 correspondiente al rubro  Indemnización art. 8 Ley 24.013”  + $ 5.799 correspondiente a la Indemnización prevista en el art. 9º de la Ley 24.013 =   $ 121.283,26.-

 

 

 

VI. Por qué no se tornó operativa la responsabilidad solidaria contra la codemandada “Horizonte S.A.”

 

Se quejó la actora porque se rechazó la acción incoada contra la codemandada Empresa ” Horizonte S.A.”.

 

Ante todo, debe aclararse que la actora pretendió incluir este aspecto bajo la égida de la normativa instituida  en el art. 31 L.C.T. y la Sala resolvió confirmar lo decidido en grado. Ello así porque memorando que conforme el art. 31 de la L.C.T. se configura ” conjunto económico” cuando se verifica la integración de empresas con estrechos puntos de contacto, reveladores de intereses comunes, vale decir una unidad económica productiva, con uso común de los medios personales, materiales o inmateriales, queda claro que en el caso bajo análisis, no existen elementos de juicio idóneos que acerquen la convicción suficiente en cuanto a la existencia de los presupuestos de procedencia establecidos en el artículo citado; circunstancia que impide que se torne operativa la responsabilidad solidaria a la que alude la mentada normativa, como pretende la trabajadora en su su escrito recursivo“.

 

 

En suma, la parte actora no invocó medios probatorios que justifiquen la proyección de la responsabilidad solidaria emergente del art 31 de la L.C.T. Por esta razón la Sentencia de Cámara impone las costas de ambas instancias, por su orden, respecto de la acción deducida contra la codemandada  “Horizontes S.A.”.

 

 

Referencias

 

(1) En lo relativo a la remuneración, destacan los camaristas que la trabajadora era acreedora a los salarios correspondientes a la categoría de periodista ” redactora” – cfr. CCT 301/75- desde diciembre de 2.007 a octubre de 2.009.La Excma Cámara entiende que resulta aplicable el “Estatuto del Periodista”, que toma distinta base remuneratoria  a la que toma el art. 245 L.C.T., pues este último remite a la consideración de la mejor remuneración normal y habitual de pago mensual” ; mientras que el art. 43 inc. e) de la Ley 12.908 (Estatuto del Periodista) se refiere al “promedio” que resulte de lo percibido durante los últimos seis meses, a cuyo efecto, ordena computar las retribuciones extras y las gratificaciones de todo tipo. En este marco, dado que el SAC es una remuneración que se devenga a partir de cada prestación y que debe abonar semestral ( arts. 121 y 122 L.C.T.) su incidencia debe ser considerada para establecer la base de cálculo de las indemnizaciones de la actora ( sent. def. de esta Sala nro. 17.838, del 23/05/12, en expte nro. 19.243/2008, ” Gómez Muñoz Nicolás Manuel c/ Sistema Nacional de medios Públicos S.E. s/ despido entre otros)

 

Habiéndose procedido de  dicha forma en la instancia de grado, la Sala confirmó la decisión adoptada en este aspecto

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: