Clausura de la Quiebra por Falta de Activo: regulan los honorarios profesionales consumiendo la escasa totalidad de los fondos existentes en autos, sin perjuicio de una nueva regulación complementaria de producirse distribuciones de fondos posteriores.

by Dra. Adela Prat on enero 11, 2013

FALLO DE LA CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO COMERCIAL-QUIEBRAS. HONORARIOS Necesidad de armonizar la GARANTÍA DE UN EMOLUMENTO DIGNO para los profesionales intervinientes sin desatender el monto del activo realizado. ACTIVO EXIGUO. Análisis de la posibilidad de apartarse de los mínimos y máximos legales.

 

 

47793/2009- “Vanila S.R.L. s/ quiebra” – CNCOM – SALA B- 03/09/2.012.- Publicado por elDial.com – AA7B89, con fecha 11/01/2.013.

 

 

La Sala B de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial – integrada por las Sres Jueces Dras María L. Gómez Alonso de Díaz Cordero y Matilde E. Ballerini- resolvió que el Recurso de apelación interpuesto por La Sindicatura no prosperará.

 

 

La Sindicatura había apelado subsidiariamente la decisión de la Juez a quo mediante la cual desestimó su pretensión de que se le regulen honorarios en virtud de la Clausura por Falta de Activo de la Quiebra.

 

 

Luego de la aludida clausura , tan sólo dos meses después, ingresaron fondos al proceso y se decretó su reapertura, lo que determinó además la presentación de un nuevo Proyecto de Distribución, habiéndose regulado en esa oportunidad los emolumentos de la auxiliar.

 

 

“En consecuencia, la decisión sobre la procedencia de regular honorarios en los casos en que se clausura la quiebra por falta de activo devino abstracta y debe ser desestimada.”

 

 

“Con tales alcances, se desestima la apelación subsidiaria interpuesta por la Sindicatura, sin costas por no haber mediado contradictorio.”.

 

 

 

Los Fundamentos de la Sentencia dictada por la Sala para desestimar la apelación de la Sindicatura.

 

 

Las Sras Jueces de Cámara señalaron en primer término que ” la LCQ: 267 prescribe que el total de las regulaciones no podrá ser inferior al 4% del activo realizado o a tres (3)sueldos de Secretario de Primera Instancia, el que sea mayor, fijando también como tope máximo el 12% del activo liquidado”.

 

 

Acto seguido las Magistradas destacaron que en este caso se advierte que ” el mínimo legal fundado en la retribución del Secretario, resulta superior a la previsión a la previsión del máximo legal ( 12% del activo liquidado), generándose una situación de incongruencia que merece ser interpretada razonablemente, a fin de obtener un honorario profesional justo y equitativo”.

 

 

Sentado lo anterior, remarcaron que para ello ” es menester armonizar la garantía de reconocer un emolumento digno para los profesionales intervinientes, tal como lo tuvo en cuenta el legislador al establecer mínimos elevados, empero sin desatender el monto del activo realizado que necesariamente debe ser ponderado con miras a lograr una retribución lo más justa posible en el contexto del proceso universal tramitado”.

 

 

En tal sentido las Camaristas  argumentaron que ” la estricta aplicación de la normativa citada puede conducir a resultados injustos o paradojales en supuestos como el de autos, en que el activo realizado y que conforma la base regulatoria es magro, al punto de no guardar proporción con la duración, calidad y extensión de la tarea llevada a cabo por los profesionales actuantes “.

 

 

” La propia Ley Concursal en su artículo 271 dispone que  los Jueces deberán regular honorarios sin atender a los mínimos fijados,…cuando la naturaleza, alcance, calidad o resultado de la labor profesional, o el valor de los bienes que se consideran indicaren que la aplicación lisa y llana de aquellos conduce a una desproporción entre la importancia del trabajo realizado y la retribución resultante ” – afirmó la Sala.

 

 

Consecuentemente, y en razón de los valores  económicos involucrados en este proceso, las Sras Juezas de Cámara dispusieron que ” corresponde regular los honorarios de los profesionales intervinientes con prescindencia de la pauta mínima fundada en el salario del Secretario de Juzgado y de la pauta máxima del 12% sobre el activo respectivamente. Ello así pues la consideración de ambos parámetros conlleva idénticos resultados disvaliosos, en tanto no propenden a la proporcionalidad entre la justa y equitativa remuneración con el trabajo realizado y el resultado de la liquidación de bienes”.

 

 

Finalmente las Sras Camaristas pusieron de manifiesto que ” en el específico caso sometido a estudio, atento lo exiguo del activo liquidado ( $ 2.872,86), resulta de aplicación la LCQ 268 que autoriza a consumir la totalidad de los fondos existentes en autos, con la finalidad de una justa retribución, sin perjuicio de que podrá acceder a una regulación complementaria de honorarios de producirse distribuciones de fondos posteriores “

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: