Estiman justificado el despido de un trabajador sin antecedentes desfavorables, por riña en el lugar de trabajo: pelea con golpes de puño entre dos hermanos. Se aplicó la máxima sanción a sendos participantes.

by Dra. Adela Prat on septiembre 28, 2012

Existió en este caso, una participación activa de ambos dependientes en la riña. Las agresiones fueron mutuas y de todos los testimonios rendidos se extrae que el altercado habido derivó en una pelea con golpes de puños propinados entre ambos.

 

 

Dicha situación configuró, para la Justicia Laboral, una alteración del orden colectivo en el ámbito laboral, una vulneración de las normas básicas de convivencia  que llevó a la empleadora a sancionar de la misma forma a sendos participantes del evento reprochable pues resulta inaceptable que a la ” violencia ” se responda con ” más violencia”.

 

 

Ambas Instancias estimaron que es irrelevante que el actor no fuera quien dio origen a la disputa. Lo cierto es que se configuró una Injuria Laboral cometida por los trabajadores, que amerita la aplicación de la máxima sanción: el despido justificado.

 

 

Esta cuestión se abordó en el Expte. 46.440/2010- SD 18.011 – ” Portillo Arnaldo Nazareno c/ Editorial La Capital S.A. s/ despido” – CNTRAB – SALA IX- 31/07/2.012. elDial.com – AA7951 publicado el 27/09/2012.

 

 

Los Sres Jueces Dres Alvaro E. Balestrini y Roberto C. Pompa – integrantes de la Sala IX – relataron que contra la sentencia dictada en primera instancia que rechazó la pretensión del trabajador articulada al inicio, el mismo apeló cuestionado la calificación de ” justificado” que se le otorgó en la sede de grado al despido directo decidido por la patronal. Señala que no resulta legítima la adopción de la máxima sanción en una situación como la de autos, en la que el demandante – trabajador – no contaba con sanciones anteriores ni antecedentes desfavorables.

 

 

No obstante, la Sala IX de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo resolvió: 1) Confirmar el pronunciamiento apelado en todo cuanto decide y ha sido materia de agravios y recursos; 2) Costas de la Alzada a cargo de la parte vencida.

 

 

Los Fundamentos esgrimidos por la Sala para decidir en tal sentido

 

 

I. En el lugar de trabajo y dentro del horario de prestación de tareas. Presenciado por compañeros de trabajo.

 

 

Los Sres Jueces de Cámara destacaron que ” ha quedado demostrada la riña invocada por la accionada, como así también que ese desagradable suceso tuvo lugar dentro del establecimiento de la accionada, es decir en el lugar de trabajo, y dentro del horario de prestación de tareas de ambos, más allá de haber ocurrido en la pausa que se genera para el almuerzo de los dependientes y del mismo modo y aún cuando la recurrente pretenda negarlo, ha sido acreditado en autos, que el hecho no se mantuvo en ” secreto”, sino que trascendió y fue presenciado y conocido por los restantes compañeros del sector

 

 

II. Sanción ajustada a derecho. Acto que viola normas básicas de convivencia

 

 

Los Señores Camaristas pusieron de manifiesto que ” la sanción adoptada por la empresa luce ajustada a derecho, puesto que, la situación descripta no sólo resulta reñida con las obligaciones a cargo de los trabajadores dependientes, sino que, además, constituye una alteración del orden dentro del lugar de trabajo y una violación de las normas básicas de convivencia que deben reinar, según usos y costumbres aceptados, dentro de un colectivo como lo es el ámbito laboral”.

 

 

III. La agresión fue mutua

 

 

“Frente a lo afirmado en el Recurso ( en cuanto se enfatiza que no se habría demostrado que fuera el aquí demandante quien diera origen a la pelea), cabe destacar que aún cuando se tuviera dicha circunstancia como premisa de base para valorar el suceso, lo cierto y relevante es que, conforme quedó demostrado en el caso, es que la agresión fue ” mutua” es decir que ambos participantes del suceso, tuvieron participación activa, lo que lleva a concluir que incluso habiendo sido agredido, respondió la agresión con una  actitud tan ilegítima como la recibida,  extremo que me persuade acerca de su responsabilidad en el hecho y que determina, a mi ver, la calificación negativa de la conducta asumida por quien ahora demanda”– enfatizó la Sala.

 

 

IV. No a la violencia. Injuria laboral por parte del empleado

 

 

Los Sres Jueces de Cámara puntualizaron que ” resulta inaceptable que a la violencia se la responda con mayor violencia, razón por la cual encuentro reprochable el proceder de ambos participantes de la situación y por otra parte, tampoco puede soslayarse que la empresa sancionó a ambos participantes del episodio de igual manera, haciendo mención – desde la misiva rescisoria- de la agresión mutua que se propinaron uno y otro.” Es una INJURIA LABORAL  del art. 242 LCT protagonizada por el trabajador.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: