El clima de trabajo – hostil e injuriante – no favorecía a la salud de la subordinada. Los profesionales recomiendan cambio de sede laboral. Pide ser derivada a Sucursal y la empleadora lo deniega.La Justicia resuelve que es justificado el despido decidido por la trabajadora

by Dra. Adela Prat on julio 27, 2012

DESPIDO INDIRECTO. CLIMA DE TRABAJO que NO FAVORECÍA A LA SALUD DE LA DEPENDIENTE. Trabajadora que poseía una relación hostil con sus compañeras de empleo. EMPEORAMIENTO DE SU SALUD. Profesionales que ACONSEJAN un CAMBIO DE SEDE LABORAL. La dependiente  SOLICITA TRASLADO A SUCURSAL, que le es denegado: le cambian de tareas, pero en la misma sede. La Justicia considera justificado el DESPIDO decidido por la trabajadora.

 

 

 

Sabemos que en virtud del ejercicio de las FACULTADES que el artículo 210 LCT le confiere al EMPLEADOR, éste puede someter a los dependientes a un CONTROL SOBRE SUS ENFERMEDADES. 

 

Así, los profesionales que entrevistaron a la trabajadora, recomendaron en sentido coincidente con la médida de cabecera de la actora – el CAMBIO DE ÁMBITO LABORAL.

 

 

I. Intercambio telegráfico.

 

Luce en la sentencia que que la dependiente emplazó a su empleadora en dos oportunidades requiriendo que le ” … asigne destino laboral adecuado…” de acuerdo a su estado de salud y teniendo en cuenta el Certificado Médico acompañadoCD Nº…. de fecha 06.08.2008  y  CD Nº … de fecha 28.08.2008 –.

 

En las actuaciones consta que, por su parte, la accionada con fecha 02.09.2008 le comunicó que había sido reasignada por la Institución a cumplir idénticas tareas que las que cumplía en otro sector de la misma sede sita en Yerbal 351 de la Ciudad de Buenos Aires.

 

La actora cuestionó tal decisión por entender que no se correspondía con lo prescripto por su médica tratante y afirmó que en “dicha sede” se había DESMEJORADO su estado de salud, por lo cual ” … solicita el TRASLADO a SUCURSAL  ADECUADA…” e insiste en que se le ” … asigne destino laboral adecuado teniendo en cuenta las Certificaciones Médicas entregadas…” ( CD Nº….).

 

Se lee la Sentencia, que ” frente a ello, la demandada remitió CD Nº… por la cual le hace saber a la trabajadora que ” … a partir del día miércoles 10 del corriente mes de septiembre, la Institución le ha asignado un nuevo destino laboral, donde cumplirá sus tareas y funciones laborales: calle Yerbal Nº 351 de la Ciudad de Buenos Aires, en el sector correspondiente a los alumnos del Plan Laboral I.R.T.E., bajo las órdenes del personal directivo de la Escuela Nº 1 Carolina Tobar García..”. Se advierte que siempre le ofrece cambios, pero en la misma sede, contrariando las indicaciones de los médicos de ambas partes .

 

Punto final.    En este marco, la actora SE CONSIDERÓ DESPEDIDA con fecha 17 de septiembre de 2008 en los siguientes términos: ” … ratifico negativa absoluta de vuestra parte a asignar nuevo destino laboral, conforme PRESCRIPCIÓN MÉDICA ordenada a los efectos de PRESERVAR MI ESTADO DE SALUD... Atento su tajante negativa a trasladarme de sede conforme prescripción médica de la cual uds. tienen conocimiento, hago efectivo el el apercibimiento cursado y me considero gravemente injuriada y despedida por su exclusiva culpa…”.

 

 

Esta cuestión llega a la Justicia y es abordada en el Expte. 21.164/2009 – SD 63963 – ” C. M. N. c/ ASOCIACIÓN DE PADRES DINAD s/ DESPIDO “- CNTRAB – SALA VI- 14/05/2012. elDial.com – AA77A8, publicado el 27/07/2.012.

 

 

La Sentencia de Primera Instancia rechazó la demanda entablada. Apeló la parte actora.

 

La Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, que integran la Sra Jueza Dra. Graciela L. Craig y el Sr Juez Dr. Luis A. Raffaghelli, RESUELVE:  I) REVOCAR la Sentencia de grado y CONDENAR a la demandada a abonar a la actora la suma de $ 84.177,99 – con más los intereses indicados precedentemente ( desde su exigibilidad hasta su efectivo pago a la tasa activa que cobra el Banco de la Nación Argentina para el otorgamiento de préstamos conf. Acta CNAT Nro. 2357);

 

II) Imponer costas de ambas instancias a cargo de la parte demandada ( art. 68, CPCCN);….

 

 

II. Estudio profundo del caso

 

El Sr Juez Dr. Luis A. Raffaghelli, en su carácter de votante en primer término, luego de efectuar el relato que hemos leído dijo que ” no se encuentra controvertido en autos que la  ACTORA SE ENCONTRABA EN TRATAMIENTO MÉDICO y que presentó a su empleadora un Certificado Médico extendido por la Dra. L. Scevola con fecha 17.06.2008  Dicho Certificado – cuya copia obra en el Legajo que acompañó la accionada – prescribe “… que dado el estado actual de la actora SERÍA CONVENIENTE UN TRASLADO DE SU LUGAR DE TRABAJO A UN SITIO MÁS ADECUADO “…”.

 

En consecuencia, relata que ” la demandada en ejercicio de las facultades que le confiere el artículo 210 de la L.C.T. sometió a la actora al CONTROL MÉDICO LABORAL. Así, los profesionales que la entrevistaron, recomendaron – en sentido coincidente con la médica de cabecera de la actora- el cambio de ámbito laboral para evitar la continuidad de conflictos con sus pares y con el empleador”.

 

Sentado lo anterior , remarcó que ” en tales condiciones resulta RELEVANTE la prueba testimonial producida en autos, pues todos los testigos que han declarado son coincidentes al señalar que la actora tenía serios problemas con sus compañeras de trabajo y por otra parte, todos tenían conocimiento de que la actora había solicitado un cambio de sede “.

 

TESTIMONIOS. El testimonio de Samaniego: ” afirmó que la relación de la actora con sus compañeras de trabajo era conflictiva “

Testimonio de Solavagione : ” reconoció el clima hostil de trabajo así como que ella personalmente se ocupó de comunicar a la Comisión Directiva de la institución demandada, que la actora había solicitado una vacante en el Centro Nro. 2 .-“

 

 

Frente a ello, el Sr Juez preopinante, a cuyo voto adhiere  finalmente la Sra Jueza Dra Craig, remarcó que que por ello, ” considero que la accionada no puede amparase en que le asignó ” … un nuevo destino laboral adecuado…“, pues en realidad le cambió las tareas y funciones, las que debía desarrollar en la MISMA SEDE donde se ha acreditado que el clima laboral no favorecía el estado de salud de la accionante”.

 

Sentado lo anterior, el Dr Raffaghelli, con la adhesión de la Dra Graciela L. Craig, puntualizó: ” por lo precedentemente expuesto, estimo que en el caso, existen elementos para entender que( existió) un comportamiento injuriante por parte de la demandada, por lo que la decisión de la actora de considerarse despedida, resulta ajustada a derecho ( art. 242 de la LCT ) “.

 

 

INDEMNIZACIONES. En tal sentido, la Sala sentenció que ” la actora resulta acreedorta de las indemnizaciones previstas en los arts 232, 233, 245 y concordantes de la LCT…y que también procederá la indemnización prevista en el artículo 2º de la Ley 25.323 ya que la actora intimó a la demandada para que le sean abonadas las indemnizaciones derivadas del despido ( telegrama de fs…) y debió accionar judicialmente para su percepción “.

 

” No corresponde – afirmó la Sala – el agravamiento indemnizatorio previsto en el art. 16 de la Ley 25.561 ya que en atención a la doctrina sentada en el fallo plenario Nro. 324 de esta Cámara, in re ” Lawson, Pedro José c. Swiss Medical S.A. s/ despido”, a la fecha del distracto no se encontraba vigente la norma en cuestión “.

 

MULTA ARTICULO 80 LCT. En lo que respecta a este rubro, el Sr Juez preopinante señaló que ” la misma resulta procedente toda vez que la parte actora cumplió con la intimación que prescribe la norma ( ver telegrama de fecha 17.09.2008); mientras que la accionada acompañó junto con el legajo de la actora, la constancia de fs… que resulta inusificiente para entender cumplida la obligación de entrega contenida en la normativa citada. En tal sentido , y sin perjuicio de señalar que dicha constancia ha sido confeccionada extemporáneamente, no se advirte que la accionada haya acompañado el Certificado de Trabajo en legal forma”.

 

NO AL DAÑO MORAL. “Debe desestimarse el reclamo por reparación por daño moral ya que… no ha invocado la existencia de perjuicio alguno que hubiera llevado a otorgar una reparación adicional con fundamento en el derecho civil ”

 

NO A LA SANCIÓN AL EMPLEADOR POR TEMERIDAD Y MALICIA. La Sala enfatizó que ” en el mismo sentido, se considera que no corresponde la aplicación de la sanción de temeridad y malicia prevista en el artículo 275 de la LCT, puesto que no se encuentran acreditados comportamientos procesales a los que quepa calificar de maliciosos o temerarios”.

 

 

III. La liquidación final

 

La Sala está a la remuneración de $ 2.400 reconocida por la demandada, por lo que la indemnización por antigüedad asciende a la suma de $ 42.494.76; 2) Preaviso $ 4.800; 3) SAC s/ Preaviso $ 400; 4) Integración por mes de despido $ 1.040; 4) SAC s/ Integración $ 86,66; 5) Vacaciones Proporcionales : $ 2.688;  6) SAC s/ Vacaciones $ 224; 7) SAC proporcional $ 1.800; 8) Art. 2 Ley 25.323 $ 24.763, 33;    Art. 80 de la LCT : $ 7.200, lo que arroja un TOTAL de $ 84.177,99, que – como ya anticipáramos- llevará intereses desde su exigibilidad hasta su efectivo pago a la Tasa Activa que cobra el Banco de la Nación Argentina para el otorgamiento de préstamos ( conf. Acta CNAT Nro. 2375)

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: