Consideran Injurias Graves por parte del esposo, su actitud indiferente y falta de colaboración frente al exceso de actividades domésticas a cargo de la esposa. Esta fue la causal del divorcio y no la causal objetiva que esgrimió el esposo. Inocencia de la esposa.

by Dra. Adela Prat on mayo 10, 2012

SUMARIO. DIVORCIO VINCULAR. Separación de hecho sin voluntad de unirse durante más de tres años( CAUSAL OBJETIVA). Reconvención entablada por la esposa. Exceso de actividades domésticas a su cargo. Atención diaria de las necesidades de sus tres hijos. Cuidado de la madre anciana y de un hermano discapacitado del marido.  AUSENCIA DE COLABORACIÓN POR PARTE DEL CÓNYUGE. ACTITUD INDIFERENTE. INJURIAS GRAVES. Se acreditan asimismo malos tratos del marido y la existencia de un vínculo amoroso con otra mujer. SE CONFIRMA LA SENTENCIA QUE DECRETA EL DIVORCIO POR CULPA EXCLUSIVA DEL MARIDO en los términos 202 inciso 4º del Código Civil: INJURIAS GRAVES. Ausencia de arbitrariedad. Rechazo del Recurso de Inconstitucionalidad.

 

 

Ese es, en apretada síntesis, el “thema decidendi” abordado en el Expte. nº 101.441- Autos caratulados:” De La R. E. M. en Jº 92.202/06 / 26.609 De la R. E. M. c/ SW. I. A. P. / DIV. CONT. s/ INC.” SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE MENDOZA.- 09/03/2.012, publicada para suscriptores por elDial.com –  AA7610, en el día de la fecha, 10/05/2012..

 

La Suprema Corte de Justicia de Mendoza, integrada por los Sres Ministros Dres Alejandro Pérez Hualde; Jorge H. Nanclares y Fernado Romano rechazó el Recurso Extraordinario de Inconstitucionalidad planteado por el Señor E. M. De La R  ( el esposo) contra la sentencia dictada por la Primera Cámara Civil de Apelaciones, Civil Comercial, de Paz, Minas, Tributario y Familia de la Segunda Circunscripción Judicial que confirmó la Sentencia que declaró el Divorcio por Culpa Exclusiva del marido en los términos del art. 202 inciso 4º del Código Civil ( Injurias graves) por  estimar que no existió arbitrariedad.-

 

Hasta aquí y tenemos un panorama general del caso. Nos resta conocer por qué resolvieron en el sentido que lo hicieron el Juzgado de Primera Instancia, tras la apelación, la Cámara de la Segunda Circunscripción Judicial y finalmente la Suprema Corte de Justicia de Mendoza. A saber:

 

I. Hechos relevantes.Quién inicia el divorcio y por qué causal

 

1. El 19/09/2006, en autos nº 92.202/06/1, originarios del Primer Juzgado  de  Familia de la Segunda Circunscripción Judicial, el Sr. E. M. De La R. inició  demanda de divorcio vincular contra su cónyuge, la Sra. S.I.A. por la causal  de ” separación de hecho sin voluntad de unirse” a tenor de lo dispuesto por el art. 214 inciso 2 del Código Civil.

 

2. Relató que el 12/01/1967 contrajo matrimonio con la demandada, unión de la que nacieron tres hijos, los que eran mayores de edad a la fecha de la demanda.

 

3. Señaló que en el año 1.997 se había producido la separación de hecho de los cónyuges y que no habían convivido desde esa fecha, existiendo separación de hecho sin voluntad de unirse por más de tres años.

 

4. Contesta demanda la Sra. A. y adoptó la siguiente actitud procesal: negar en general y particular los hechos esgrimidos por el marido, destacar que, si bien era cierto que hacía más de tres años que estaban separados, la falta  de voluntad de unirse se debía al marido, ya que él había provocado  los motivos de la separación.

 

4.1. En subsidio, reconvino por divorcio por culpa exclusiva del marido a quien imputó la causal de injurias graves ( Art. 202 inc. 4 del C.Civil). Fundó la referida causal en la existencia de maltratos físicos y verbales hacia su persona; además destacó que no obstante el trato injurioso, ella estuvo a cargo  no sólo de las tareas del hogar, sino que también atendía a la madre y al hermano con discapacidad del actor.

 

Asimismo destacó que como consecuencia del endeudamiento familiar, tomó la decisión de ir a trabajar a EE UU a fin de obtener recursos con los que, en definitiva, pudo cancelar las obligaciones asumidas en su totalidad, incluso pudo pagar  la deuda contraída con el Banco Hipotecario.

 

 

II. La Cámara revoca la Sentencia de Primera Instancia y declaró el divorcio por culpa del marido (Art. 202 inc 4 CC- Injurias graves).

 

La Sentencia de Primera instancia había decretado el divorcio vincular por la causal objetiva prevista por el art. 214 inciso 2º del Código Civil, tal como lo peticionó el marido: separación de hecho sin voluntad de unirse durante más de tres años. Apeló la esposa (demandada) y el resultado luce en el subtítulo: la Cámara Civil y otros de la Segunda Circunscripción Judicial de Mendoza revoca la Sentencia de grado y declara  el divorcio por culpa exclusiva del marido fundado en la causal de injurias graves.

 

 

II.1 Las Injurias graves imputables al esposo constituyen la causa del divorcio

 

Los Magistrados de la Excma Cámara antes mencionada remarcaron que ” conforme lo dispuesto por el art. 202 inc. 4 del Código Civil, la injuria grave como causal de divorcio, era todo hecho positivo ( acción u omisión) imputable a un cónyuge, que ofendía directa o indirectamente al otro en sus afecciones legítimas de marido y mujer.”

 

Acto seguido, los señores Jueces de Cámara puntualizaron que ” le asistía razón a la esposa apelante, ya que debía tenerse por suficientemente acreditada la causal de injurias graves pues de la prueba surgía que la esposa estuvo  sometida a una situación que implicaba no sólo  una anormal carga de obligaciones y tareas, sino que, por la excesividad de ellas y frente a la ausencia de colaboración e indiferencia del esposo, podían producirle un verdadero vejamen seguramente muy difícil de sobrellevar”.

 

Los Camaristas luego de examinar los medios probatorios en su conjunto, y coordinados con las invocaciones fácticas de las partes, concluyeron que existían hechos y circunstancias que acreditaban la configuración de la causal invocada por la esposa.

 

En efecto, los Magistrados señalaron” la ausencia de colaboración e indiferencia del esposo, quién se había sustraído de la atención y necesidades de la casa, obligando a su  cónyuge a asumir una responsabilidad que excedía a sus correspondientes deberes matrimoniales, ya que cumplió, no sólo con la carga doméstica propia sino también con la atención de los familiares de su esposo. Además surgía que el esposo había tenido tratos amorosos con otra mujer”.

 

 

II.2. Al invocar la esposa la culpa del marido, el divorcio dejó de ser objetivo ( art. 214 inc 2 C.Civil) y se pasa al contradictorio por la causal subjetiva(art 202 inc 4 CCivil).

 

En otras palabras, se hace lugar a la Reconvención esgrimida por la esposa.

 

 

 

III. El marido disconforme con la Sentencia de Cámara, recurre, sin éxito, ante la CSJ de Mendoza

 

El recurrente se agravia, al considerar arbitraria la Sentencia de Cámara, con las  palabras que lucen en la sentencia: “Resulta incomprensible que el fallo considerara como injuria grave el hecho de que la  mujer se dedicara al cuidado de sus hijos, del hogar y de un familiar enfermo”.

 

Y fundamentalmente se agravia porque la Alzada – a diferencia del juez a quo – decretó el divorcio fundado en la causal subjetiva de injuria graves y que el decisorio recurrido omitió considerar que el matrimonio se encontraba separado de hecho sin voluntad de unirse por más de tres años.

 

 

IV. Inexistencia de arbitrariedad de la Sentencia de Cámara recurrida por el esposo.

 

Los Sres  Ministros de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza argumentaron que el Recurso Extraordinario de Inconstitucionalidad por Arbitrariedad no puede prosperar porque requiere se invoque y demuestre  la existencia de vicios graves en el pronunciamiento judicial consistentes en razonamientos groseramente ilógicos o contradictorios o carencia absoluta de fundamentación y remarcaron que tal requisito no se cumple en el caso precisamente “ porque la presencia de cierta ambigüedad en la exposición de las conclusiones o fallas técnicas en la redacción de la sentencia, no configuran en principio, falencias de entidad que impliquen invalidar o descalificar el fallo como acto jurisdiccional”

 

“En otros términos, la procedencia formal del Recurso Extraordinario de Inconstitucionalidad exige atacar todos y cada uno de los argumentos decisivos en los que se funda la sentencia recurrida, pues el hecho de que exista algún razonamiento jurídicamente equivocado, no lleva inexorablemente a que la sentencia deba ser anulada, si ésta se funda en otros razonables que se mantienen en pie  por no existir agravios o queja contra ellos”- enfatizaron los Dres de la SCJ de Mendoza al citar L.A. 90-472; L.A. 120-363; L.S.276-86; L.S 276-96; LS 271-239; L.S. 270-277.

 

Acto seguido, los Magistrados del más Alto Tribunal de la Provincia de Mendoza remarcaron que ” no existe arbitrariedad en la resolución impugnada por cuanto el recurrente no ha logrado demostrar los vicios imputados”.

 

Sentado lo anterior,añadieron que ” el razonamiento no se avizora como arbitrario, pues de la prueba acompañada surge que, en la propuesta de acuerdo para la separación de bienes, suscripta por el propio accionante, él mismo peticionó ” y deberá renunciar homologando jurídicamente a reclamara importe alguno por el cuidado de mi madre y mi hermano H.”. Esta petición corrobora los dichos referidos a la sobrecarga de cargas domésticas asumidas por la demandada sufrido por el cuidado dispensado a la madre y hermano del actor, analizado especialmente por el decisorio en crisis”

 

Por otra parte, la sentencia consideró  la circunstancia de tener tratos amorosos con otra mujer, con la que posteriormente el marido concretó una relación de convivencia,” como un elemento más de convicción, es decir, un dato que corrobora la configuración de la causal. No surge de las constancias objetivas de la causa, de qué manera esta consideración  ha violado su derecho de defensa, máxime cuando los testimonios ofrecidos por los Sres G. y R. ( ofrecidos por el actor) confirmaron esa relación amorosa, tal cual lo puntualizó el fallo al valorar dichos testimonios”

 

 

COROLARIO. La Suprema Corte de Justicia de Mendoza al rechazar el Recurso Extraordinario de Inconstitucionalidad interpuesto por el esposo, y, en consecuencia confirmar la sentencia dictada por la Primera Cámara de Apelaciones , Civil, Comercial, de Paz, Minas, Tributario y Familia de la Segunda Circunscripción Judicial, imponiendo las costas al recurrente vencido, el divorcio se decreta por culpa del  marido fundada en la causal ” subjetiva “de injurias graves originadas- entre  otras circunstancias- en el exceso de actividades domésticas a cargo de la esposa frente a la indiferencia de su marido, descartando la aplicación de la causal objetiva de la separación de hecho sin voluntad de unirse por más de tres años como razón para decidir, motivo por el cual se consagra la INOCENCIA de la ESPOSA en el divorcio.

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: