La Excma. Cámara tras revocar la sentencia recurrida, condena al Arzobispado de Buenos Aires a pagar $ 41.500 más intereses por accidente de un menor que concurre a clases de catequesis a una Parroquia

by Dra. Adela Prat on abril 25, 2012

SUMARIO. Responsabilidad de los Establecimientos Educativos. Artículo 1.117 del Código Civil. Menor que concurre a clases de catequesis para su primera comunión a la Parroquia Luján de los Patriotas, dependiente del Arzobispado de Buenos Aires.Accidente acaecido durante la supervisión de una autoridad. Caída al piso mientras jugaba con un compañero. Inexistencia de culpa de la víctima. Responsabilidad que se extiende a todas las organizaciones que impartan enseñanza, independientemente de que no estén encuadradas en la Ley Federal de Educación”. Daño Moral. Incapacidad física y psíquica.

 

 

I. Detalles del caso

 

i)La Sentencia de Primera Instancia desestimó la demanda promovida por M. L. I. en representación de su hija menor de edad C. M. I. contra el Arzobispado de Buenos Aires, con motivo del accidente que sufriera la menor el día 12 de abril de 2.005, en la sede de la Parroquia Luján de los Patriotas, dependiente de la accionada.

 

ii)La menor, con el objeto de tomar su primera comunión, asistía a clases de catequesis los días martes de 17.15 hs., hasta las 18.15 hs. en la sede de la Parroquia antes indicada.

 

iii)Aquél día, finalizada la clase,cuya duración fue de dos horas, se retiró del aula hacia el amplio patio existente en el recinto para tomar un receso y como producto de un resbalón cayó de forma violenta al piso sufriendo un golpe cuya consecuencia resultó una doble fractura de codo.

 

iv) La Defensora de Menores de Cámara, Dra. M.C. expresa, al dar basamento a su recurso, que resulta agraviante para su asistida que el a quo rechazara la demanda, deduciendo arbitrariamente que la conducta negligente de la víctima produjo el lamentable evento.

 

II. Identificación del fallo

 

Esta cuestión fue abordada en el Expte. Nº 28.327/2007 –  Autos caratulados: ” I., M. c/ ARZOBISPADO DE BUENOS AIRES  s/ DAÑOS Y PERJUICIOS “- CNCIVIL- SALA J- 29/03/2012,publicada para suscriptores por elDial.com – AA7581, en el día de la fecha, 25/04/2012.-

 

 

III. La Sentencia del Tribunal de Alzada. Parte resolutiva

 

La Sala J de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, integrada por las Sras Juezas Dras. Beatriz A. Verón, Marta del Rosario Mattera y Zulema Wilde resolvieron revocar la Sentencia recurrida y hacer lugar a la demanda entablada, condenado, en consecuencia, al Arzobispado de Buenos Aires a pagar a la actora la suma de $ 41.500 con más los intereses dispuestos en el Considerando XI de los presentes. Costas de ambas instancias a la demandada vencida.

 

Intereses. Comienzan a correr desde la fecha del hecho dañoso, pues es el momento en el cual se produce el perjuicio y con el cual nace el derecho del damnificado de reclamar su reparación( conf. CSJN, “Blanco Stella M. c/ Provincia de Buenos Aires y otro”, del 07/10/2003) con la consecuente mora del deudor, quien debe pagar los frutos del dinero no pagado en término.

 

Dado que en el presente fallo se han fijado partidas indemnizatorias a valores actuales a la fecha de este pronunciamiento, se aplicará los intereses conforme a) la tasa pasiva que publica mensualmente el Banco Central de la República Argentina desde la fecha del hecho hasta la fecha del dictado del presente decisorio, b) y desde allí  hasta su efectivo pago, conforme a la tasa activa cartera general ( préstamos) nominal actual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina.

 

 

IV. Argumentos esgrimidos por la Sala para revertir el pronunciamiento de grado.

 

IV.1. No se acreditó que haya mediado culpa de la víctima.

 

Las Magistradas de Cámara remarcaron que ” la institución al haber asumido el cuidado de la niña, se obligó no sólo a contribuir a su pleno desarrollo cristiano, sino también a otorgarle una apropiada y conveniente vigilancia y observación de su conducta en el lugar en el que se desarrollaba la actividad de catequesis, con la intención de preservar su integridad física, no habiéndose acreditado que en la emergencia haya mediado culpa de la víctima. Ello, además, sin perder de vista que el evento acaeció en circunstancias en que los niños se encontraban bajo la supervisión de la persona que los tenía a su cargo “.

 

 

IV.2. Responsabilidad inexcusable de las autoridades y docentes de un establecimiento educativo.

 

Sentado lo anterior, las Sras Juezas pusieron de relieve que ” tanto las autoridades como los docentes de un establecimiento educativo deben ser considerados guardadores in iure , de forma tal que su situación tiene similitud a la de los progenitores, en lo que se refiere a su deber de cuidado, por lo que tal extremo, torna su responsabilidad inexcusable”.

 

 

IV.3. La expresión “establecimientos educativos”- Art.1117 CCivil.- no está limitada a los encuadrados dentro de la Ley Federal de Educación.

 

“Asimismo, ha de destacarse que la expresión ” establecimientos educativos” prevista en el artículo 1.117 del Código Civil, alcanza a todas las organizaciones establecidas para impartir enseñanza, sin que sea procedente limitar su alcance a aquellas que estén encuadradas dentro de la Ley Federal de Educación (CNA Civil, Sala C, “R. G., L. E. c/ Scout de Argentina Asociación Civil” del 07/04/2.011, J.A. 30/11/2011) y sin perjuicio de que tal educación o enseñanza se realice contra el pago de un precio en dinero o sin contraprestación alguna”- puntualizó la Sala.

 

 

IV.4. El empujón que un compañero propina a otro provocándole lesiones no es caso fortuito.

 

Las Camaristas por último y a mayor abundamiento , señalaron que “aún en el caso en que hubiera mediado la interacción de otro condiscípulo de la niña, tiene dicho la jurisprudencia que, el empujón que un compañero propina a otro durante el recreo provocándole lesiones o daños no puede ser considerado como caso fortuito y eximir de la responsabilidad objetiva prevista en el nuevo texto del art. 1.117 del Cód. Civil, para los propietarios de los establecimientos educativos ( Cámara 4a de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, de Paz y Tributaria de Mendoza, ” Nuñez, M.E.R. c. Dirección General de Escuelas” del 25/02/2004, LL Gran Cuyo 2004 ( noviembre)”.

 

 

V. Cuantificación Daño Físico y  Daño Psíquico

 

Conforme luce en la pericia médica de oficio, “… si bien la lesión sufrida: doble fractura de codo , la obligó a tener yeso por 45 días más la rehabilitación, en este momento sólo refiere dolor ante el esfuerzo en el codo derecho( secuela dolorosa). No obstante en el tiempo ( años) podrían aparecer lesiones de tipo artrósico vinculados con el traumatismo de autos. No presenta deformaciones. No presenta limitaciones en la movilidad. Se estima que la secuela dolorosa más la potencialidad prospectiva que en el tiempo puedan aparecer secuelas le otorga una incapacidad parcial del 8%”(sic).

 

En cuanto al daño psíquico, consta en el Expte la pericia psicológica, la cual con relación al porcentaje de incapacidad solicitado, se la debería encuadrar en Reacciones Vivenciales anormales neuróticas ( neurosis) Grado II al que le corresponde un 10% de incapacidad…si bien es un sujeto con buen pronóstico, el tratamiento debe comenzar cuanto antes…

 

Las Magistradas consideraron equitativo fijar la suma de $ 25.000 en concepto de reparación de ambos rubros.

 

 

VI. Procede la Indemnización por Daño Moral.

 

Se lee en la Sentencia definitiva que ” de las constancias médicas de autos surge que la niña sufrió, como consecuencia del accidente, las lesiones ” ut supra” referenciadas: inmovilización con yeso braquipalmar con un tiempo de convalecencia de aproximado de 40 días.”

 

Ahora bien, en cuanto al monto, teniendo en cuenta las condiciones personales de la víctima, entidad de las lesiones, circunstancias particulares del caso, tiempo de convalecencia, atención y tratamientos médicos recibidos, así como los demás dolores y sufrimientos padecidos, la Sala acordó establecer la suma de $ 15.000 en concepto de Daño Moral (Art. 165 CPCC).

 

VII. Gastos Médicos y Farmacéuticos.

 

La Sala acordó que ” para que proceda la reparación de este tipo de daños no es necesaria la existencia de prueba fehaciente, mas ante la falta de aprueba acabada, la estimación debe hacerse con suma cautela, máxime cuando la víctima recurrió a los servicios de instituciones públicas, como ocurre en la especie, sin olvidarnos igualmente que ninguna Obra Social ni Institución Pública cubre por completo los gastos”

 

Teniendo en cuenta las consideraciones precedentemente reseñadas se consideró ajustado a derecho y a las constancias de autos, estipularlos en la suma de $ 1.500, por todo concepto (Art. 165 CPCC)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: