Determinan que es justo el despido decidido por el empleador pues el trabajador abrió el local antes de su horario de apertura y sin contar con la presencia de la custodia policial, desoyendo instrucciones impartidas por la empresa

by Dra. Adela Prat on marzo 19, 2012

Subtítulo. El dependiente le abrió la puerta a un desconocido, acaeciendo un hecho delictual en ese momento: robo a mano armada. El obrar negligente del trabajador , facilitó el accionar delictivo.

 

La sala IV de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, integrada por la Sra Juez Dra Graciela Elena Marino y el Sr Juez Dr Héctor C. Guisado, resolvió desestimar la queja interpuesta por el trabajador y confirmar la Sentencia apelada en todo lo que ha sido materia de recurso y agravios, imponiendo las costas de la Alzada a la recurrente vencida ( Art. 68 CPCCN).

 

Se configuró en el caso una injuria de gravedad tal que impidió la consecución del vínculo (Artículo 242 de la Ley de Contrato de Trabajo) y el trabajador incurrió en una franca violación a lo normado por los artículos 62, 63, 84 y 85 de la misma Ley.

 

 

Esta cuestión fue abordada en la Causa 19.854/2.010- SD 95.976- Autos caratulados:  “LÓPEZ, LEONEL ALEJANDRO c/ COZZA ROBERTO s/ DESPIDO “- CNTRAB – SALA IV- 21/12/2.011, publicado para suscriptores por elDial.com – AA73E6 en el día de la fecha, 19/03/2.012.-

 

 

Necesidad del previo ingreso a la empresa, del personal de custodia policial

La actividad que se desarrolla en el negocio involucra el manejo de dinero ( venta de pasajes, paquetes turísticos y cambio de moneda extranjera).Al respecto la testigo Schejtman que fue compañera de trabajo del actor, expresó que ” López le abrió la puerta contra las instrucciones que tenían del demandado, que era puntualmente, aunque hubiere llegado el horario de apertura, si no había llegado la custodia policial,  la empresa ” no se abría”.

 

 

El Tribunal de Alzada confirma la Sentencia de la anterior Instancia

El trabajador – parte actora- se alza contra la Sentencia de  Primera Instancia que consideró ajustada a derecho la extinción del vínculo decidida por la demandada. Esgrime que el Juez a quo omitió ponderar que en la misiva rescisoria: a) Se denunció que el actor habría abierto el local antes del horario de apertura, cuando según surge de la denuncia policial y de los dichos de la testigo Schejtman, su horario de trabajo era de 10 a 13 horas; b) Nada se dijo respecto a la orden de no abrir mientras no estuviera la custodia policial, en tanto del testimonio aludido no surge que la testigo hubiese conocido la existencia de orden expresa al actor en tal sentido.

 

Por ello el recurrente concluye que el fallo lo condena , a pesar de haber  sido víctima de un robo perpetrado por parte de un tercero, atribuyéndosele responsabilidad por un hecho de inseguridad ajeno a su parte, y en tal tesitura solicita se revoque la Sentencia de la anterior instancia

 

Los Jueces de Cámara destacaron que ” el escueto escrito de la apelante no cumple acabadamente los recaudos exigidos por el Artículo 116 de la L.O. por no consistir en una crítica concreta y razonada  de todos los fundamentos de la sentencia” tras lo cual añadieron ” de tal modo, la queja sólo consiste en una mera discrepancia con lo resuelto, que no justifica su modificación”.

 

 

El trabajador abrió el local ” antes del horario de apertura”

“Sin que perjudique a lo expuesto, la manifestación unilateral vertida por López en la oportunidad de efectuar la respectiva denuncia policial – dos días después del acaecimiento del hecho delictivo-, en cuanto a que éste habría sucedido a las 10 horas”- reza la Sentencia.

 

Los Magistrados puntualizaron que ” sin perjuicio del horario de trabajo que debía cumplir el actor, y que según la testigo Schejtman , era de ” lunes a viernes de 10 a 18 horas y sábados de 10 a 13 horas” que era el horario de la empresa, ” aunque los empleados concurrían 10 minutos antes – Julieta, el Cajero que en este caso era López, la dicente – no rebate puntualmente en sus agravios la conclusión del magistrado respecto a que el día del incidente en que se produjo el robo a mano armada en el local ” minutos antes de las 10.00 horas, el actor le abrió la puerta a una persona desconocida”, con sustento en la declaración aludida, testigo directa y que no incurrió en contradicción en sus dichos a la que se le otorga plena eficacia probatoria ( cfr. arts 386 CPCCN y 90 LO).

 

Acto seguido, los Jueces de Cámara afirmaron que ” de esta manera resultó acreditado en autos el incumplimiento que la empleadora le adjudica al demandante consistente en  abrir el local ” antes del horario de apertura”.

 

 

No se trató de un hecho de inseguridad ajeno a su parte

Así opina la Sala IV al afirmar:” no resulta atendible el argumento de que el trabajador fue víctima de un hecho de inseguridad ajeno a su parte, toda vez que la misiva rescisoria aludió expresamente a la conducta” inexplicable” asumida por el trabajador en la oportunidad del incidente en cuestión, al abrir el local a un desconocido ” desoyendo a sus propios compañeros pues todavía no había ingresado el personal de custodia”, lo que permitía colegir la necesidad de la presencia de éste previo a la apertura del negocio, habida cuenta la actividad que allí se desarrolla” (leer supra).

 

Memoran los Jueces que la testigo Schejtman le dijo al actor ” no abras”- porque no había llegado la custodia-. “La dicente se lo repitió, al menos, tres veces”. A renglón seguido los Magistrados destacan que ” la parte actora fue debidamente notificada de la fecha de la audiencia respectiva, no obstante lo cual no compareció, por lo que no pudo sugerir las preguntas que estimaba pertinentes a la testigo o en su caso, exponer la mendacidad o falta de conocimiento que le atribuye en esta instancia, omisión que sólo cabe imputar a la negligencia de la parte y que torna improcedentes los cuestionamientos que formula en esta Alzada por extemporáneos”.

 

 

La conducta del trabajador fue asumida en abierta contradicción a las instrucciones previamente impartidas por el demandado.Injuria laboral

En la sentencia se puso de relieve que “la apelante no se hace cargo de los sólidos argumentos expuestos por el sentenciante al valorar la conducta asumida por el trabajador el día del incidente en cuestión, no sólo en abierta contradicción a las instrucciones previamente impartidas por el demandado, sino además en franca violación a lo normado por los arts 62,63,84 y 85 de la LCT, en el marco de la actividad que se desarrollaba en el negocio en el cual prestaba servicios e incluso en riesgo de la integridad psicofísica de su compañera de trabajo – la testigo Schejtman – involucrando de tal modo a su empleador en una situación susceptible de futuro eventual reproche por la responsabilidad que le incumbía al respecto, en los términos del artículo 75 del cuerpo legal citado, a tenor de los cuales concluyó que aquella configuró la  injuria de gravedad tal que impidió la consecución del vínculo ( cfr. art . 242 LCT )”

 

Finalmente, la Sala remarcó que ” tales circunstancias, tornan insostenible la lacónica mención de que el trabajador fue víctima de un hecho de inseguridad ajeno a su parte, toda vez que no pueden válidamente desconocerse los incumplimientos laborales en los que incurrió en la oportunidad referida ( abrir el local antes de su horario de apertura y sin contar con la presencia de la custodia policial,) y que permitieron consecuentemente el acaecimiento del hecho delictivo”.

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: