Tratamiento fiscal de las Inversiones que un Sujeto Argentino tiene en el Exterior

by Dra. Adela Prat on febrero 5, 2012

El Contador Público, Dr Marcelo Corti, dictó una Conferencia en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, en el Ciclo denominado  ”Actualidad Tributaria” fundado y coordinado por el Dr Humberto Bertazza.

 

Se refirió extensa y prolijamente al tratamiento fiscal de las inversiones, de las colocaciones financieras que los sujetos del país puedan tener en el exterior.

 

Respecto de este tema, se presentan toda una serie de situaciones con los distintos criterios de imposición, los mecanismos de créditos de Impuestos, tanto desde el punto de vista del Impuesto a la Renta, como desde el punto de vista del Impuesto a los Bienes Personales.

 

I. Tratamiento impositivo en el Impuesto a las Ganancias.-

 

El orador se refirió en primer término al tratamiento impositivo en el Impuesto a las Ganancias de las inversiones en el exterior realizadas por personas físicas residentes en el país.

 

Dijo que desde el año 1.998 se aplica en Argentina, el criterio de ” renta mundial”, criterio por el cual, las personas físicas residentes en el país, y también las Sociedades de Capital, tributan por las Ganancias obtenidas en el país y en el exterior. Manifestó que en el caso de las personas físicas, a diferencia de los sujetos empresa, se les aplica la teoría de la fuente; teoría por la cual se requiere el cumplimiento de tres condiciones que exige el inciso 1 del artículo 2 de la Ley del Impuesto a las Ganancias, para determinar si un resultado está o no sujeto al Impuesto.

 

“¿Cuáles son estas condiciones?. 1ro) Periodicidad o Habitualidad. En lo que hace a la evaluación del requisito de la habitualidad, la Dirección viene sosteniendo que no solamente hay que analizar la habitualidad efectiva o real, sino también, la habitualidad potencial, fundamentalmente en materia de inversiones financieras; 2do) permanencia de la Fuente y 3ro) Habilitación.

 

“Si alguno de estos requisitos no se cumpliera, el resultado no estará alcanzado por el Impuesto a las Ganancias. A efectos de evitar la doble imposición, se admite el cómputo como “pago a cuenta” de los gravámenes análogos abonados en el exterior hasta el límite del incremento de la obligación fiscal originado en la incorporación de la renta obtenida en el exterior.

 

“Veamos cuáles son los requisitos que se requieren para que el cómputo del pago a cuenta sea válido. El primero de ellos, es que se trate de un impuesto análogo al Impuesto a las Ganancias. Esto, según la propia Ley y la Reglamentación, se refiere a todos aquellos Impuestos que gravan la renta neta, es decir, aquellos impuestos cuyas leyes admiten la deducción de los ingresos, los gastos, los demás costos, que resultan necesarios para la obtención del ingreso.

 

” El segundo requisito, es que debe tratarse de Impuestos Nacionales para que el cómputo pueda ser efectuado. El tercer requisito : el Impuesto debe ser efectivamente ingresado al Fisco Extranjero, antes del vencimiento de la Declaración Jurada de Impuestos del residente en el país. El cuarto requisito a tener en cuenta, es el tope a efectos del cómputo del pago a cuenta. Hay que hacer dos liquidaciones. Una liquidación incorporando solamente las rentas de fuente argentina y otra liquidación con la totalidad de las rentas. La diferencia de impuesto entre ambas liquidaciones, es el tope a considerar a efecto del cómputo del pago a cuenta.

 

“Si en algún ejercicio no pudiera computarse la totalidad del pago a cuenta por el tope, por el límite que la Ley impone, el excedente no aplicado podrá aplicarse en los cinco ( 5 ) ejercicios siguientes, hasta su total absorción, y siempre teniendo en cuenta que pueda aplicarse contra rentas de fuente extranjera; nunca contra rentas de fuente local.

 

II. Tratamiento impositivo en el Impuesto sobre los Bienes Personales.

“En lo que respecta al Impuesto sobre los Bienes Personales, la situación es similar. Las personas físicas residentes en el país, tributan por los bienes existentes en el país y en el exterior , al 31 de diciembre de cada año. También se admite, para evitar la doble imposición, el cómputo como pago a cuenta de los importes efectivamente pagados en el exterior por bienes situados en el exterior, en la medida que se trate de Impuestos que graven el patrimonio o los bienes en forma global, no individual. También pone el límite que la ley impone de no superar el incremento de la obligación fiscal derivado de la incorporación de los bienes situados en el exterior , en la Liquidación. También aquí, deben efectuarse dos liquidaciones.

 

” ¿Cuáles son, entonces, los requisitos para poder ser computados en el Impuesto sobre los Bienes Personales como pago a cuenta, el Impuesto pagado en el exterior? 1ro) El efectivo pago, también , antes del vencimiento de la Declaración Jurada de Impuestos al residente local; 2do) La base imponible del impuesto debe ser el patrimonio o los bienes en forma global y este requisito debe estar certificado por el Organismo Fiscal competente del país en el que se paga el Impuesto. Ambos requisitos deben estar autenticados por el Consulado Argentino ( esto está previsto por la Resolución 2151); y 3ro) Tope ( no podemos exceder el límite que la propia Ley impone).

 

“Existen pocos antecedentes administrativos relacionados con el cómputo de los pagos a cuenta. Destaco uno, por su actualidad, que está vinculado con el cómputo del pago a cuenta del Impuesto sobre los Bienes Personales. ¿Cuál era la situación en este antecedente? Una persona física residente en el país tiene acciones de una sociedad del exterior. Esta sociedad del exterior pagaba un Impuesto a su patrimonio Neto y la duda se planteaba si la persona física residente en el país podía computar como pago a cuenta el Impuesto pagado por la sociedad en la proporción que le corresponde a su tenencia accionaria.

 

“Este tema fue planteado en el marco del Grupo de Enlace AFIP- Consejo Profesional de Ciencias Económicas Buenos Aires en abril de 2.011 y la opinión de la Dirección es que no resultaba computable como pago a cuenta el impuesto pagado por la sociedad por tratarse de un sujeto diferente a la persona física del país. Yo diría, es una interpretación que más allá de lo económico ( porque desde el punto de vista económico no hay ninguna duda que debiera poder computarse este pago a cuenta de la sociedad , porque termina repercutiendo indirectamente en el accionista del país,) pero desde el punto de vista legal, tampoco surge de la Ley una restricción, una imposibilidad para que este cómputo pueda ser efectuado. Por lo tanto, me parece que esta interpretación, de alguna manera, debiera revisarse. Pero es importante que tengamos en cuenta esta situación, ya que es habitual que se presente en la práctica.

 

III. Tratamiento en Ganancias de las inversiones en el exterior en el caso de los Depósitos a Plazo fijo o  Caja de Ahorro en Bancos del exterior.

“Hay  dos tipos de rentas que pueden generarse. 1ra) Los intereses que serán gravados, como renta de Segunda Categoría cuando se perciban. La moneda en que se perciban deberá ser convertida a moneda local, al tipo de cambio comprador del Banco de la Nación Argentina a la fecha de la efectiva percepción o cobro. 2da) Y la otra renta que podría generarse, sea positiva o negativa, es la diferencia de cambio por el capital colocado. Esta diferencia de cmabio, no está gravada tratándose de persona física del país. Se trata de una repotenciación del capital que está excluída del objeto del impuesto.

 

IV. Caso de Tenencia de Acciones de Sociedades del Exterior. Es una inversión posible. Haciendo un poco de historia,  hay que recordar que la Ley 25.414 otorga facultades legislativas al Poder Ejecutivo para crear o excluir exenciones. En el año 2.001 nace el Decreto 493,de fecha 30.04.2001 también como consecuencia de facultades legislativas delegadas . Como resultado de estas dos normas, pasan a estar gravadas desde el año 2.001, las ganancias obtenidas por personas físicas. A fines del 2.001 se dicta la Ley 21.556 que deroga en su totalidad la Ley 25.414. Quiere decir que a partir del año 2.002 vuelven a estar no gravadas la compraventa de acciones y otros títulos valores obtenidos por personas físicas no habitualistas, como ocurría antes de la reforma introducida por la Ley 25.414. Pero la duda que se planteó a partir de ese momento, es: ¿Qué pasa con los Habitualistas que obtienen resultados por la compraventa de acciones y otros títulos valores ?. Básicamente porque se dudaba de la vigencia del inciso w. de Ganancias, que eximían del Impuesto a las Ganancias obtenidas por habitualistas en la compraventa de acciones. Había quienes sostenían que ese artículo ya había sido eliminado, como consecuencia de la reforma. Otros decían: el artículo quedó vigente, tal como había sido reformado por la Ley 25.414. Sostenían que había que volver al texto anterior de la norma, con anterioridad a la reforma.

 

“Sobre este punto hubo marchas y contramarchas en la Dirección. No obstante quiero destacar la Actuación 545 del año 2.009 de la Dirección de Asesoría Legal, Impositiva y de los Recursos de la Seguridad Social, que termina concluyendo que desde el año 2.002, las Ganancias obtenidas por habitualistas en la Compraventa de Acciones y Títulos Valores se encuentra exenta, en la medida que se trate de acciones y otros títulos  con Cotización en Bolsas o mercados de Valores. Quiere decir, que si un habitualista tiene rentas por compraventa de acciones y títulos valores que no coticen en Bolsa, tales ganancias se encontrarán alcanzadas por el Impuesto. Esta es la opinión de la Dirección conforme la Actuación 545/2009. Reitero: no siempre opinó de esta forma, pero ése es el último antecedente que conozco sobre esta materia.

 

“En lo relacionado con este punto, es de interés destacar dos antecedentes de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal,Sala V en la causa “Guato, Miguel Angel” del 12.04.07 y  de la Sala II :” Margariños, Juan Carlos ” del  05.06.2.008. En esta causa se analizaba la gravabilidad de una operación de venta de acciones efectuada en enero del año 2.001, o sea, con anterioridad a la Ley 25.414 y al Decreto 493 . La persona física no habitualista en la venta de acciones sostenía que no correspondía su gravabilidad. la Dirección decía que sí, porque el Impuesto a las ganancias era un impuesto de ejercicio, por lo tanto, el hecho imponible se perfeccionaba el 31 de diciembre de cada año. El Tribunal Fiscal le dio la razón al Fisco y la Cámara revocó el fallo del Tribunal Fiscal, al considerar inconstitucional la Ley 25.414 y el Decreto 493 dictado en consecuencia. Habrá que ver qué es lo que resuelve la Corte sobre el particular pero si la Corte confirmara este criterio de la Cámara, renacerían las normas modificadas con anterioridad a la Ley 25.414, esto es, el artículo 3 de la Ley, conforme su redacción original y el inciso w del artículo 20 de la ley de Impuesto a las ganancias que eximía las Ganancias obtenidas por habitualistas en la compraventa de acciones o títulos valores. Recordemos que el artículo 137 de la Ley de Impuesto a las Ganancias establece que las exenciones del artículo 20 también resultan de aplicación a las rentas de fuente extranjera, en particular a los títulos valores emitidos por entidades o sociedades del exterior.

 

CONCLUSIÓN: ¿Cómo sería hoy la situación? A) Persona física no habitualista. Resultados por compraventa de Acciones o Títulos Valores: no gravado- exclusión de objeto.   B) Persona física habitualista, según  el criterio de la Dirección estará exento el resultado por la venta de acciones y títulos valores, en la medida que se trate de títulos con cotización en Bolsa. Si no cotizan en Bolsa, tales operaciones se encontrarán gravadas. No rige la exención del Art. 20 inciso w L.I.G. .

 

” Y si se confirmara el criterio de la Cámara por la Corte, la exención sería mucho más amplia porque renacería el inciso w del artículo 20 anterior a la reforma de la Ley 25.414 que eximía a los habitualistas en la compraventa de títulos valores, coticen o no coticen en Bolsas o Mercados.

 

“En cuanto al  DIVIDENDO que perciba por la tenencia de acciones se encontrará gravado. ¿Cuándo? En el momento de su percepción. También se convierte a moneda local al tipo de cambio comprador del Banco de la nación Argentina a la fecha de su percepción.

 

“Si se RESCATAN las acciones total o parcialmente corresponde aplicar lo reglado por el Artículo 142 de la L.I.G. Aquí hay que abrir el resultado en dos grandes componentes. Un dividendo de rescate, que por ser dividendo estará gravado, que se determina por diferencia entre el importe del rescate y el costo computable de las acciones. El costo computable de las acciones, según define la Norma, hay que tomarlo a partir del último balance de la sociedad. Se toma el Patrimonio Neto, se deducen los resultados acumulados y las reservas de utilidades y ése es el costo computable a considerar. Reitero, la diferencia entre el importe del rescate y el costo computable de las acciones es dividendo de rescate alcanzado por el impuesto.

 

“El otro componente del resultado, es la diferencia entre el costo computable de las acciones y el precio de compra. Es un resultado de compraventa que estará exento o no gravado según sea habitualista o no habitualista la persona que obtiene la renta. Este régimen de rescate está contemplado sólo para las acciones del exterior. No hay ninguna disposición en la L.I.G. que se refiera al tratamiento del rescate en el caso de sociedades del país.

 

V. Fondos Comunes de Inversión

El caso es muy similar a las Acciones. Si es habitualista, persona física, estará exento. Si no es habitualista: no gravado. Si el Fondo distribuye utilidades, las utilidades distribuidas se encontrarán gravadas por el Impuesto también, convertidas a moneda local conforme ya lo expresara.

 

“Y en el caso del rescate, en mi opinión, debiera asimilarse a una operación de compraventa de títulos, por lo tanto, debiera estar no gravado o exento, según el carácter del sujeto, pero hay quienes sostienen que en el caso de los fondos que se rescatan, no de los que se venden, la diferencia entre el importe del rescate y el precio de suscripción es una utilidad distribuida por el fondo y por lo tanto gravada por el I. a las Ganancias. Hay dos opiniones en pugna. En mi opinión, debiera asimilarse al tratamiento de la compraventa de títulos, y por lo tanto ser no gravado o exento

 

VI.Bonos o Títulos Públicos o Privados.

“Los intereses que se perciban estarán gravados como renta de segunda categoría a la fecha de su percepción. Había dos criterios respecto de la forma de determinar los intereses gravados. Los intereses que se encuentran discriminados en el precio de compra del título, lo mismo que los intereses que se encuentran discriminados en el precio de venta del título, se consideran intereses y por lo tanto, se gravan cuando se perciben. Ejemplo: Si se compra un título en 100$ en cuanto valor del título y 1$ por el interés corrido. Total de lprecio de compra: 101$ y se vende al 6to mes cobrando 2$ de intereses. En este caso, estaría gravado solamente 1$: los 2$ cobrados menos el 1$ del interés discriminados en la oportunidad de la compra que sería una especie de costo del interés cobrado. Por lo tanto, lo que estaría gravado, sería solamente 1$. La otra alternativa es considerar que el interés contenido en el precio de compra del título o en el precio de venta, forma parte del precio de compra o del precio de venta, o sea, no es interés, sino, precio de compra o precio de venta.

 

“Otro ejemplo: También se cmpra en 101$ ( 100 $ el título + 1$ el interés corrido o devengado) y se vende, antes del vencimiento del cupón en 103,75$ ( 3,75 sería el interés devengado a la fecha de venta). La diferencia 103,75 contra 101= 2,75 por ser resultado por compra venta de títulos estaría exento o no gravado según el carácter de la persona. Estas serían las dos alternativas posibles respecto del tratamiento de los intereses.

 

“Nada dice la Ley ni el Reglamento respecto del tratamiento de la forma de determinación. Por eso es que sería discutible, opinable, cuál es una, cuál otra.

 

“En el caso de rescate de los Títulos Públicos o Privados, la diferecnia entre el importe del rescate y el precio de compra, estará gravada por tratarse de un interés ganado también garvado en la oportunidad del rescate.

 

Podrían también existir inversiones en oro, plata. Aquí también, el tratamiento dependerá del carácter del sujeto en cuestión. Si es habitualista la diferencia entre y la compra estará gravada. Si no es habitualista no estará gravada. No habría resultado por tenencia. Todo se generaría en el momento de la venta, gravado o no gravado, según el caso.

 

“Podrían existir cuentas en el exterior, sin interés, depósitos en cuenta corriente. En tal caso, la única renta que podría generarse es la diferencia de de cambio, como ya vimos cuando tratamos el caso de los plazos fijos, cajas de ahorro; la diferencia de cambio no está gravada en el caso de las personas físicas.

 

VII. Resultado por contratos o instrumentos financieros derivados que se encuentran gravados los resultados que generen estos instrumentos. Recordemos que en este punto, si quien obtiene el resultado es una persona física del país, siempre serán de fuente argentina, independientemente del lugar en donde se celebre el contrato o de si el activo subyacente es un título valor emitido en el exterior. Eso no importa. Lo importante es quien obtiene el resultado. Por consiguiente, tratándose de personas físicas residentes en el país, los resultados con derivados – ganancias o pérdidas – siempre serán de fuente local.

 

“Recordemos también que cuando se genere una pérdida, ésta podrá imputarse en los 5 años siguientes contra utilidades generadas por el mismo tipo de operaciones; es un quebranto específico.

 

“Este tratamiento que hemos indicado, corresponde en la medida en que las inversiones del exterior sean realizadas en forma directa por personas físicas del país. Ahora ¿ Qué ocurre si la persona física del país realiza estas inversiones  en el exterior a través de una sociedad por acciones constituída en el exterior?. En principio, debiera tributar Impuesto a las Ganancias recién cuando la sociedad del exterior distribuya dividendos. Hasta tanto la sociedad del exterior, no distribuya dividendos, la persona física del país, nada debiera tributar en la Argentina. Justamente, para evitar esta suerte de diferimiento en el cómputo de la renta, el artículo 133 de la L.I.G. establece la aplicación de un régimen que podríamos denominar de  transparencia fiscal que requiere para su aplicación el cumplimiento de determinados requisitos que la propia Ley contempla. Tiene que existir una participación – cualquiera sea su porcentaje -, o sea, no hace falta que tengan más del 50%, 50% ya es suficiente conforme la ley y la reglamentación, participación en sociedades por acciones constituida o ubicada en el exterior, en el país de baja o nula tributación, conforme lo dispone el artículo 21.7 del Decreto Reglamentario de la L.I.G. Esta sociedad del exterior tiene que tener rentas pasivas que están conformadas fundamentalmente por intereses, regalías, resultados por compraventa de títulos, alquileres, etc, etc.

 

“Un aspecto importante a tener en cuenta es si los países en cuestión, tiene que estar o no, taxativamente incluidos en el listado del art. 21.7 del Reglamento. ¿Por qué? Porque hay una Disposición del D.R. de la L.I.G. que, si bien es opinable, porque no es muy clara su redacción, permitiría extender la aplicación de este régimen, hacia otros países que aplican como criterio de imposición el de la fuente ( no el de renta mundial). Es el caso de las sociedades domésticas uruguayas, no de las SAFI que sí están en el listado. pero las sociedades domésticas uruguayas no están en el Listado del 21.7, no gravan – en principio – las rentas de fuente extranjera ( solamente gravan las rentas de fuente uruguaya ) pero eso no podría ser utilizado a efectos de considerar a esas sociedades como ubicadas en país de baja o nula tributación. Digo esto, porque es habitual que se plantee la duda en la práctica, justamente por la cercanía con Uruguay y la Dirección viene también compartiendo esta interpretación no escrita, por lo menos que yo sepa. pero por lo que hemos conversado con algunos funcionarios, han concordado con esta interpretación. ¿Cuál es el tratamiento que debe aplicar la persona física del país por la tenencia de acciones de una sociedad del exterior de paraíso fiscal incluido en el listado con rentas pasivas ? Debe imputar el resultado impositivo de la sociedad por lo devengado en el ejercicio fiscal en el que cierre el ejercicio la sociedad del exterior en el que participa. Es decir, si la sociedad del exterior tiene un resultado impositivo  de 150 – supongamos  que él tenga el 100% de participación – él deberá declarar como renta de segunda categoría, 150, conforme lo establece la norma y cuando perciba dividendos, ese dividendo no será computable justamente, porque ya gravó la renta devengada por la sociedad en  cada uno de los ejercicios.

 

“La Reglamentación también considera el caso de cuando la sociedad del exterior no tiene el 100% de renta pasiva, sino porcentajes menores: 70%, 60%. En ese caso, hay que establecer una suerte de separación, una suerte de apertura del resultado, parte renta pasiva, parte no. Lo que es renta pasiva también se imputa por lo devengado y lo que no, en función de lo distribuído cuando ocurra la distribución”

 

“Todo lo que hemos comentado respecto de las inversiones en el exterior, el tratamiento en el Impuesto a las Ganancias, lo es en función de la aplicación de las normas de la Ley y de su Reglamento. Siempre debemos verificar si en los países en los que se realizan inversiones, existen o no Convenios para evitar la doble imposición, porque las normas del Convenio prevalecen sobre las normas locales conforme lo establece la Constitución Nacional.

 

“Los Convenios más usuales para nosotros después de la denuncia del tratado de Austria, es el Convenio con Brasil y el Convenio con Chile”

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: