La Cámara del Trabajo reconoció $ 361.500 por estrés laboral a una Supervisora de un Supermercado. Puntos salientes de la Sentencia.

by Dra. Adela Prat on febrero 3, 2012

La Sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, integrada por la Sra Jueza Dra. Diana Regina Cañal y el Sr Juez Dr. Luis A. Catardo confirmó la sentencia de primera instancia en lo principal que decide y ha sido materia de agravios;   pero “elevó” el monto del Daño Material a $ 271.500 , y el monto por Daño Moral a $ 90.000, lo que hace un total de $ 361.500 con más los intereses fijados en la anterior instancia.

 

En este caso se registra una afección psíquica que arroja una incapacidad parcial y permanente del 20%. El estrés laboral y la nocividad de las condiciones de trabajo en el Supermercado, llevaron a esta empleada que realizaba labores de supervisión a reclamar el daño material y el daño moral ante la Justicia, que consideró el trabajo como una cosa riesgosa  (Art. 1.113 del Código Civil), y en consecuencia responsable civil a la empleadora y extendió  la condena solidaria a la ART por su conducta omisiva, incumplimiento de sus deberes de vigilancia, seguridad y control.

 

En apretada síntesis, he planteado a los lectores lo que es el “thema decidendi” de la SD 92.864- Causa 38.272/08.- Autos caratulados:  ” F., G. R. c/ INC   SA  y  OTRO S/ DESPIDO”- CNTRAB – SALA III- 30/11/2.011publicada por elDial.com en el día de ayer, 02/02/2012.

 

Entre los puntos salientes de este fallo, se encuentra la descripción efectuada por los testigos de la nocividad de las condiciones de trabajo de la actora, y es la siguiente:

 

” La accionante estaba muy nerviosa por las presiones que sufría de los delegados, jefas y cajeras; la jefa la trataba mal delante de los cajeros; también sufría presiones de los delegados que se suponía que debían defender los derechos de los empleados, pero en realidad lo que hacían era presionar a las supervisoras para que pongan a las cajeras que eran amigas de ellos en la línea de cajas con lo que era la riñonera, para que se encargara de dar el cambio y las autorizaciones a los cajeros; las tareas que cumplía la Supervisora eran estresantes; a veces le faltaba personal y tenían que sacar gente de Tesorería para poner en las Cajas, era era por la gente, para que no se quejara y otra porque los directivos les pedían que sacaran gente de Tesorería; la actora muchas veces se quedó fuera de su horario laboral” (declaraciones de Ronchi y de Ianeiro).

 

Lo importante es lo qué respecto de tales declaraciones, dice la Sra Juez Dra  Cañal : “Reconozco plena eficacia convictiva a estos testimonios, por cuanto resultan concordantes y los deponentes han dado suficiente razón de sus dichos, ya que todos fueron compañeros de la actora en su lugar de trabajo ( artículos 90 y 94 de la Ley  18.345; 386 y 456 del CPCCN ). Por lo tanto concluyo que existe vínculo causal entre el estrés que padece la actora , y las tareas desarrolladas como Supervisora del Supermercado demandado”.

 

** ¿Cómo se desencadenan los hechos?

 

En primer lugar , hay que recordar que la  cuestión llega a Cámara porque según la actora, el Sr Juez de Primera Instancia no tuvo en cuenta la declaración testimonial de Ianeiro y en consecuencia acogió parcialmente la demanda. Por lo tanto se queja por el monto por el que prospera la acción por enfermedad – accidente ( que luego la Sala eleva).-

 

La actora refiere en la demanda, que a raíz de la presión que sufría en el trabajo, el 23 de mayo de 2.008 intimó a la empleadora para que le asignen tareas livianas. Ello, atento a que conforme el Certificado Médico, tenía síntomas de stress laboral. La contraparte le responde que le certificado médico acompañado, firmado por el Dr Roberto Federico Re, le otorgaba licencia hasta el 15.06.08,-dolencia: stress -, por lo que todavía no tenía el alta.

 

Ante esa respuesta, la empleada se consideró despedida. No obstante la Sala III argumentó que ” la queja de la actora por el rechazo de la acción fundado en el despido, no puede prosperar. En efecto, la trabajadora disolvió el contrato de trabajo, pero no tuvo en cuenta que el 23 de mayo de 2.008, intimó a su empleadora para que le asignara nuevas tareas livianas, sin hacer horarios rotativos, cuando aún no había finalizado la licencia otorgada por el médico psiquiatra ( fecha del certificado 15.05.08- fecha de finalización de la licencia: 16.06.08) por lo que al no tener el alta, no podía solicitar tareas livianas.

 

La Dra Diana Regina Cañal concluyó en los siguientes términos: ” En tales condiciones, considero que la actora se apresuró a disolver el contrato, y por lo tanto corresponde mantener lo decidido en Primera Instancia en cuanto a este punto”.

 

**La Empresa Inc S.A. se agravia porque se declara la inconstitucionalidad del artículo 39 de la Ley 24.557

 

Este es otro punto saliente de la Sentencia de Cámara. Al respecto, la Magistrada de Cámara argumenta: ” He sostenido como Juez de Primera Instancia, de modo reiterado que comparto plenamente, el criterio jurisprudencial según el cual, el artículo 39 de la Ley de Riesgos de Trabajo, al desplazar la posibilidad del trabajador de accionar por la vía civil ( con la sola excepción de invocación de dolo ) incurre en una flagrante discriminación, violatoria del artículo 16 de la Constitución Nacional…. y de los artículos 14 bis, 19 y 43 de la C.N., al no permitir la reparación integral del infortunio para los trabajadores “.

 

Memoró la Sra. Juez preopinante, que ” La CSJN in re ” Aquino, I. c/ Cargo Servicios Industriales S.A. s/ Accidente” sostuvo: ” Es un hecho notorio que la Ley de Riesgos de Trabajo, al excluir la vía reparadora del Código Civil, eliminó para los accidentes y enfermedades laborales, un instituto tan antiguo como  este último ( Fallos: 123:379)”.

 

Adjunta la sentencia, numerosos antecedentes jurisprudenciales y en el texto del pronunciamiento judicial se lee: ” Es evidente que la aplicación de la LRT, conduce a un resultado peyorativo para el trabajador, respecto del que corresponde a cualquier otro damnificado, que sufriese iguales perjuicios y que fuera ajeno al vínculo laboral, pues dicha norma no contempla la indemnización por daño extrapatrimonial”

 

En consecuencia, la Sala resuelve que corresponde mantener en este aspecto, lo decidido en la anterior instancia: la inconstitucionalidad planteada por al actora en la demanda es procedente”

 

**El Daño. Pericia médica.

 

Abierta la vía de la responsabilidad integral, se interpreta en primer término la pericia médica acompañada por el perito designado en autos: informa que” la actora presenta un cuadro de síndrome de fatiga psicofísica, distress y/o desadaptación, de carácter moderada. Presenta un cuadro de depresión neurótica ( o reactiva) que arroja un porcentaje de incapacidad parcial y permanente de 24%, lo cual corresponde 20% al trabajo y 4% a la personalidad previa”.

 

La Sala argumenta que “guarda relación causal la afección psíquica con las tareas desarrolladas como Supervisora del Supermercado demandado” y se remite a la la prueba testimonial y a la pericia médica.

 

En tal sentido, se entiende que ” se configuró en el caso, el supuesto previsto en el artículo 1.113 del Código Civil de ” cosa riesgosa “, pues las condiciones de trabajo que impuso la empleadora a la demandante, actuaron como factor desencadenante y agravante de las patologías que hoy la aquejan “.

 

** “Provincia Aseguradora de Riesgos de Trabajo S.A.” es condenada solidariamente.

 

La Excma Cámara memora el precedente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, “Torrillo Atlio Amadeo y otro c/ Gulf Oil Argentina S.A. y otro s/ recurso de hecho” ( T 205, XLIV, 31.03.09) : “No existe razón alguna para poner a una ART al margen del régimen de responsabilidad previsto en el Código Civil, por los daños a la persona de un trabajador derivados de un accidente o enfermedad laboral “;  reiterado en el caso “Naval” del 24.05.2011 (Nº 409, XLII).

 

Reza la sentencia: “En el caso que nos convoca, la Aseguradora de Riesgos de Trabajo, no aportó ninguna prueba para demostrar que hubiera desplegado medidas preventivas tendientes a evitar los daños en la salud de la trabajadora; de manera que en el caso de ha omitido el cumplimiento de seguridad, vigilancia y control por parte de la ART” “Cabe señalar que la Aseguradora mantuvo una actitud omisiva frente al comportamiento de la demandada ” .” Es por ello que se advierte, en la especie, la existencia de un nexo causal adecuado entre la responsabilidad de la Aseguradora y el daño sufrido por el reclamante (artículo 1.074 del Código Civil).

 

** Elevación del Monto del Daños fijado en la Sentencia de Grado.

 

Configura otro punto saliente de la sentencia. La Dra Diana Regina Cañal dijo: ” Observo que conforme la aplicación de la fórmula expresada por esta Sala, en los autos: ” Méndez, Alejandro Daniel c/ Mylba S.A. y Otros s/ Accidente – acción civil”, sentencia 89.654 del 28.04.08 , que para apartarme de toda discrecionalidad , tomo de manera indicaria , el monto por Daño Material se eleva a la suma de $ 271.500- que estimo adecuado de acuerdo con la edad de la actora al momento de la toma de conocimiento de la enfermedad ( 29 años) y el grado de incapacidad fijado por el perito médico, del 20% de la t.o.”

 

Acto seguido, la Magistrada a cuyo voto adhirió el Dr Catardo, añadió: “Elevo el daño moral a 90.000$. Tengo en cuenta el Fallo Plenario Nº 243 CNAT en autos “Vieites, Eliseo c/ Ford Motor Argentina S.A.” del 25.10.82.”. En consecuencia, el total del daño indemnizatorio es de $ 361.500 con más los intereses fijados en la anterior instancia.

Recordar: La acción por despido no prosperó.

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: