Desestiman la Acción Autónoma de Nulidad de Sentencia de Quiebra promovida con fundamento en la defectuosa notificación de emplazamiento del deudor

by Dra. Adela Prat on febrero 27, 2012

En el Juzgado Nacional en lo Comercial de Primera Instancia interviniente, se desestimó la acción autónoma de nulidad de la sentencia de quiebra que interpuso el fallido contra la peticionante de la quiebra, fundamentándose el deudor en la defectuosa notificación mediante la cual se lo emplazó, en los términos del artículo 84 de la Ley 24.522.

 

Tras la apelación, la Sala E de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, integrada por los Sres Jueces Dres Miguel F. Bargalló y Ángel O. Sala, confirmó la sentencia recurrida con costas, al considerar insuficiente el argumento esgrimido por el deudor fallido – defectuosa notificación art. 84 LCQ – para hacer lugar al pedido de nulidad y asimismo por la ausencia de invocación de las defensas de las que vio privado de presentar, cuestión que se estima habilitante de la nulidad.

 

 

Esta problemática fue abordada en los Autos caratulados : ” GÓMEZ QUIROGA, CAMILO c/ ABENIACAR , MARÍA ELENA s/ ORDINARIO” ( Reg. 29.891/10 )- CNCOM – SALA E- 31/10/2011, publicado para suscriptores por elDial.com, el pasado viernes 24/02/2.012.

 

 

La Sentencia de Primera Instancia rechazó la acción autónoma de nulidad de sentencia de quiebra dictada en los autos : ” Gómez Quiroga, Camilo s/ Quiebra “, que interpuso Don Camilo Gómez Quiroga contra la peticionaria de la quiebra.

 

Para resolver en el sentido indicado se consideró que la aquí demandada poseía conocimiento cierto o al menos que debía tenerlo actuando con la debida diligencia, de que el fallido no se domiciliaba en la Avda Carlos Pellegrini 485, Piso 7º B de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el momento en que se notificó la citación cursada en los términos de la Ley de Concursos y Quiebras:84 (*), es decir, en octubre de 2.004; sino que la sede de la administración de sus negocios, como su domicilio real se encontraba en la Ciudad de Concordia, Provincia de Entre Ríos.

 

La Sentencia de grado, destacó, además, que toda vez que los edictos mediante los cuales se intentó notificar la Sentencia de Quiebra fueron publicados en Jurisdicción Nacional, sus efectos cognoscitivos ” erga omnes ” no son extensibles a la Jurisdicción Provincial, por lo que el fallido careció de los medios publicísticos necesarios que le hubieran permitido conocer su estado falencial.

 

Sin perjuicio de lo expuesto, concluyó que en tanto el demandado esgrimió perjuicios generales y conjeturales sin siquiera controvertir la existencia de los presupuestos sustanciales que dieron lugar a que se decrete su quiebra,  debía desestimarse la acción autónoma de nulidad de la sentencia de quiebra. Impuso las costas en el orden causado.

 

La Excma Cámara confirma la Sentencia apelada.

 

Al apelar el pronunciamiento judicial de Primera Instancia, el actor señala que en razón de la deficiente notificación de la citación que prevé la L.C.Q.:84 , no tomó conocimiento de la declaración de quiebra y ello le ocasionó absoluta indefensión, al no poder oponer las defensas de las que se vio privado, y no tener oportunidad de observar ni de impugnar los créditos que fueron verificados.

 

Cuándo es procedente una acción autónoma de Nulidad

 

El Sr Juez preopinante, Dr Miguel F. Bargalló señaló: ” Ante todo debe efectuarse una precisión de carácter estrictamente conceptual respecto de la pretensión contenida en la demanda” tras lo cual añadió: ” Si bien la acción autónoma de nulidad, de creación pretoriana, ha sido definitivamente aceptada ( cfr. Kemelmajer de Carlucci, Aída : “Cosa Juzgada y Procedimientos Concursales en la Jurisprudencia del Nuevo Milenio”, Academia Nacional de Derecho, 2010, junio, 5; Palacio, Lino : ” La Cosa Juzgada Fraudlenta y los Límites Temporales de su Impugnación”, LL 1997-E-584), lo relevante es que esta acción tiene por finalidad invalidar sentencias pasadas en autoridad de cosa juzgada en el supuesto de que aquéllas se encuentren afectadas por irregularidades ajenas al elemento actividad (lugar, tiempo, forma), es decir, cuando se denuncian defectos sustanciales que, de existir, motivan la nulidad del acto jurídico con arreglo al  Código Civil :954 (**)( CNCom, Sala B, “Murchinson de Acuña, Renata c/ Murchinson S.A. y Otros “, del 13.06.96; ídem, Sala B, ” Buenos Aires Tur S.R.L. s/ APE” del 14-11-06).

 

En el presente caso, fue inadecuada la formulación de la Acción Autónoma de Nulidad

 

El Sr. Juez de Cámara destacó que ” Sobre tal base , fue inadecuada la formulación de la acción autónoma ejercitada, en tanto ella, se sustentó en vicios de orden procesal (defectos de notificación) por lo que debió recurrirse a la vía incidental prevista a ese efecto (C.P.C.C.N., 149 , 172 segundo párrafo, 175 y ss y LCQ, 278) “

 

No obstante, el Magistrado, procedió a examinar el Recurso de Apelación, dado que “el trámite correspondiente a este proceso había sido consentido y no se advierte vulnerado algún derecho de los litigantes”- dijo.

 

Los fundamentos por los cuales resulta procedente rechazar la Acción de Nulidad de la Sentencia de quiebra

 

El Dr Bargalló manifestó en primer lugar, que asiste razón al demandante en cuanto a la nulidad de la notificación mediante la cual se emplazó al fallido en los términos LCQ : 84.

 

Ello así, el Magistrado procedió a examinar si el Sr Gómez Quiroga – a pesar de la defectuosa notificación – justificó que existían defensas de las que se vio privado de oponer. Esto por cuanto, – puntualizó Bargalló – ” la nulidad no puede prosperar si no se expresa de manera fehaciente, qué defensas no se pudieron deducir conforme lo requiere el Código Procesal:172,  (CNCom, esta Sala E, ” Dil Informes Comerciales S.R.L. s/ Quiebra”, 07-03-97; ídem ” Fibrafil S.A. s/ Quiebra ” , de 26.06.96; íd. ” Talleres Metalúrgicos Lanas s/ Quiebra s/ Art. 250″ del 09-12-81; CNCom, Sala B, “Sayro S.R.L.” del 11.08.97)(***)

 

Sentado lo anterior, el Sr Juez de Cámara puntualizó que ” El rechazo de la nulidad fue bien decidido en la sentencia recurrida y la confirmación del fallo que propicia la Fiscal de Cámara resulta un consejo adecuado.

 

En tal sentido recordó que la demandada cursó las notificaciones del pedido de quiebra deducido respecto de Gómez Quiroga en el domicilio que denunció en el Expediente: Carlos Pellegrini 485, piso 7 B de I, C.A.B.A., mediante el libramiento de diversas cédulas: bajo responsabilidad de la actora y también en los términos del CPr., 141 (ver fs. 32, 35 y 38 del proceso de quiebra), pese a haberse corroborado que el domicilio del fallido era en Concordia, Provincia de Entre Ríos( ver las actuaciones cumplidas en la causa ” Gómez Quiroga, Camilo s/ Defraudación ” cuyas fotocopias certificadas obran agregadas al este Expediente en fs 4/81).

 

Sin embargo el Sr. Juez,puso de relieve lo siguiente: ” Pero esa deficiencia en las notificaciones ( cédulas en las que se consignó que el demandado – aquí actor- ” no vive allí”) no resulta suficiente para hacer lugar al pedido de nulidad, toda vez que el fallido – actor en estos autos – no expresó en forma fehaciente, concreta y precisa las defensas de las que se vio privado de oponer, ni tampoco formuló consideraciones relativas a la razón por la cual los créditos que fueron verificados en la quiebra pudieron haber sido impugnados, brindando argumentaciones serias respecto de su eventual inexistencia o ilegitimidad ”

 

Véase que en su escrito de demanda y en su expresión de agravios solamente se limitó a señalar… ” que ello ha impedido que presente las defensas que considero a mi derecho, que haya podido observar los pedidos de verificación conforme las prerrogativas que establece el artículo 34 de la Ley 24.522 de Concursos y Quiebras, ni tampoco impugnarlos en el plazo  que indica el Art. 37 de la misma Ley”- se lee en el voto del Dr- Miguel F. Bargalló al cual adhiere el Sr. Juez Dr Ángel O. Sala-.

 

El Magistrado explicó que ello impone efectuar varias observaciones.

 

La primera, a la que confiere carácter dirimente, fue que el aquí actor nada expresó sobre su eventual intención de desvirtuar el estado de cesación de pagos emergente del hecho revelador invocado por el peticionario de la quiebra y considerado suficientemente justificado en la sentencia respectiva.

 

Finalmente manifestó: “En lo que atañe a la omisión de explicar siquiera someramente en qué pudo consistir su observación o impugnación a los créditos insinuados, luego verificados, cabe advertir que al tiempo en que se interpuso esta demanda: 28-12-07, el actor ya tenía conocimiento cierto de cómo se conformaba el pasivo reconocido ( ver resolución verificatoria de la quiebra – art. 36 LCQ – que lleva fecha 12-09-07) siguiéndose de ello, la inexistencia de obstáculos para formular su argumentación”.

 

 

Referencias:

(*) Artículo 84, parte pertinente, Ley 24.522. “Citación al deudor. Acreditados dichos extremos ( se está refiriendo al art. 83, quiebra pedida por acreedor), el Juez debe emplazar al deudor para que, dentro del quinto día de notificado, invoque y pruebe cuanto estime conveniente a su derecho.

Vencido el plazo y oído el acreedor, el Juez resuelve sin más trámite, admitiendo o rechazando el pedido de quiebra.”

 

(**) Artículo 954, parte pertinente, Código Civil. “Podrán anularse los actos viciados de error, dolo, violencia, intimidación o simulación.

También podrá demandarse la nulidad o la modificación de los actos jurídicos cuando una de las partes explotando la necesidad, ligereza o inexperiencia de la otra, obtuviera por medio de ellos una ventaja patrimonial evidentemente desproporcionada y sin justificación.(Lesión enorme o enormísima).

 

(***)”Es que tal norma exige la concurrencia de dos extremos: a) Expresar el perjuicio sufrido del que se derive un interés en la nulidad; y b) Mencionar en su caso las defensas que pudieron haberse formulado. El cumplimiento de tales exigencias se imponen a título de carga, de modo que, insatisfecho tales extremos debe desestimarse el pedido de nulidad, porque ello supondría decretar la nulidad por la nulidad misma o en el solo interés de la Ley” ( del voto del Dr Miguel F. Bargalló)

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: