La Sala B confirma la Sentencia que rechazó el planteo de prescripción de la resolución que decretó la Quiebra, entre otras razones, por tratarse de una sentencia declarativa y excluida de las previsiones del art. 4.023 C.Civil

by Dra. Adela Prat on enero 24, 2012

Hoy traemos a los lectores un fallo de la Sala B de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, integrada por las Sras Juezas Dras Matilde E. Ballerini , Ana I. Piaggi y María L. Gómez Alonso de Díaz Cordero.

 

Apeló la fallida la resolución que desestimó su planteo de prescripción de la sentencia que declaró su quiebra.

 

Veamos ahora , qué dijo el Tribunal de Alzada y los fundamentos esgrimidos en la Sentencia de Cámara para confirmar la Sentencia de Primera Instancia.

 

 

Esta cuestión fue abordada en los Autos caratulados : ” RODRÍGUEZ VILLASUSO LUCÍA ADELA s/ QUIEBRA ( Reg. 4913/1.996)- CNCOM – SALA B- 18/10/2.011, publicado por elDial.com – AA7297, en el día de la fecha, 24/01/2.012.

 

 

En el punto II. del pronunciamiento judicial, se lee: ” Esta Sala comparte lo decidido por el Magistrado a quo “.

 

“La resolución que decidió decretar la quiebra de la recurrente constituye una sentencia declarativa que no se encuentra alcanzada por las previsiones del artículo 4.023 del Código Civil “.

 

“La referida norma refiere a ” toda acción personal por deuda exigible”, es decir que debe tratarse de una Sentencia que contenga una obligación de dar o hacer; cumpliendo determinada obligación,  lo que dista de una Sentencia declarativa de quiebra que se limita a referir una situación jurídica acaecida en determinado tiempo “.

 

“No se trata éste, de un proceso basado en una acción en el cual se haya dictado una sentencia haciendo lugar a una pretensión, sino de un tipo específico de procedimiento, con reglas especiales del que derivó el dictado de una sentencia declarativa de quiebra que no puede ser definida como ” actio judicati”.”

 

” Dadas las características que reviste este acto jurisdiccional – decreto de quiebra – no configura una ” acción personal por deuda exigible “, sino una declaración del estado falencial existente al tiempo de su dictado, y que si bien puede ser modificado a través del tiempo – como se verá según los modos previstos en la Ley de Concursos y Quiebras – no puede prescribir del modo pretendido pues la situación constatada y declarada en dicha sentencia existía en determinado momento temporal y el deudor no puede ser  “liberado” a tal respecto.”

 

“En efecto, el estado falencial si bien puede ser modificado pero con posterioridad a su declaración, si dicha declaración se encuentra firme, no puede – por el transcurso del tiempo – afirmarse la liberación de tal estado en el momento en que fue determinado “.

 

“La contrapartida de esta declaración de falencia, es que tampoco puede pretenderse el “cumplimiento ” de alguna manda que sea exigible ( arg. art. 4.023 Código Civil citado) luego de su dictado, y ello empece a la declaración pretendida dentro de los márgenes establecidos por la citada norma”.

 

“Así, se ha dicho que quedan excluidas del alcance de las prescripciones del artículo 4.023 del Código Civil, las acciones enumeradas en el artículo 4.019 del Código Citado y aquellas cuya imprescriptibilidad surge de una norma especial o como consecuencia de la propia naturaleza del deudor de que se trate ( conf. Llambías, Jorge Joaquín y Méndez Costa, María Joseja, ” Código Civil Anotado”, Tomo V-C, pág. 866, Abeledo Perrot, año 2.001 ) “.

 

“Por otra parte , como se dijo, la propia Ley prevé los modos de terminación del proceso falencial ( arg. arts. 226, 228, 229, 230 y ccdtes) entre los que no se cuenta la prescripción de la sentencia que declara el estado de quiebra, pues su carácter declarativo conlleva la necesidad de una modificación en el estado constatado para hacer cesar sus efectos “.

 

” De tal modo, ahondando en esta orientación, no debe perderse de vista que la declaración de quiebra no tiene naturaleza constitutiva, pues no constituye una nueva causa de deber; y sólo tiene carácter comprobatorio y no innovador “.

 

” En conclusión, no se está en la especie, en la presencia de la ” actio judicati”, lo que sella la suerte adversa del recurso en examen, sin perjuicio – claro está – de la aplicación de los demás preceptos previstos por la Ley Concursal para el transcurso del tiempo procesal”

 

III. “Por lo expuesto, se desestima la apelación con costas. Notifíquese a la Sra Fiscal de Cámara en su despacho. Cumplido, devuélvanse encomendándose al Sr Juez a quo las notificaciones “.

 

Fdo: Matilde E. Ballerini , Ana I. Piaggi , María L. Gómez Alonso de Díaz Cordero.

Ruth Ovadia : Prosecretaria de Cámara.

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: