La Liquidación de Bienes en la Ley Nº 26.684/11 que modificó la Ley 24.522 de Concursos y Quiebras

by Dra. Adela Prat on enero 23, 2012

El Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, organizó un evento que incluyó varios aspectos de la Reforma a la Ley 24.522 de Concursos y Quiebras, entre ellos el tema del título, donde pudo escucharse la palabra del  Dr. Carlos Alberto Díaz, Contador Público, Síndico Concursal Categoría A, Post-grado en  “Administración de Empresas en Crisis” de la UBA y Docente Universitario.

 

La Ley Nº 26.684 (B.O. 30/06/2011) ya ha sido tratada en este Blog, al referirnos al Cramdown y sus modificaciones . En esta oportunidad,  hacemos conocer a los lectores la visión de un Síndico Concursal sobre el punto relativo a la transferencia de los bienes de la quiebra efectuada a la Cooperativa de Trabajo a través de la Liquidación de Bienes. En este caso, a diferencia del cramdown, es la quiebra quien transfiere los bienes a la nueva Cooperativa.

 

El orador dijo :” Todos conocemos que la forma de liquidación de los activos de una quiebra, se lleva a cabo  a través de lo que se denomina Licitación o de una modalidad de licitación que es el  Llamamiento a Mejora de Oferta. Tanto una como otra vía conducen a la venta de la empresa como una unidad o a la venta de los bienes en forma de bloques determinados de acuerdo a algún tipo de clasificación que se realice”.

 

La venta individual y la  venta directa.” La venta individual – dijo – tradicionalmente se hace únicamente por pública subasta . La venta directa, según la Jurisprudencia y los Usos y Costumbres del Fuero Local es solamente viable en el caso de bienes irrelevantes, de nulo valor económico o financiero”.

 

“De acuerdo con la reforma efectuada por la Ley Nº 26.684 , la Cooperativa queda habilitada para ser oferente en los casos en que la Liquidación de los Bienes se haga a través del Procedimiento de Licitación o la variante jurisprudencial y procesal que es el “Llamado a Mejora de Oferta” – añadió el expositor  ,tras lo cual puntualizó: ” En este caso, la novedad sustancial que introduce la Ley 26.684 es que la Cooperativa está habilitada a Compensar el valor de esos Bienes con los Créditos Laborales, calculados por el Síndico de la misma manera en que ya lo vimos en el Cramdown, o sea, con absolutamente todos los rubros y asignaciones especiales que puedan surgir, no sólo de la Ley de Contrato de Trabajo, sino también de las Convenciones Colectivas de Trabajo “

 

Acto seguido, el Dr Díaz puntualizó: ” Es muy importante destacar que, recurrentemente se dice que el cálculo de las acreencias laborales debe hacerse sólo por la vía del Artículo 245 de la Ley de Contrato de Trabajo y nunca por la vía del Artículo 247 de la misma Ley que obliga a tomar en cuenta únicamente el 50% de la indemnización calculada conforme el  citado Art. 245 LCT “.

 

“Además – añadió el orador – debe primar siempre el principio que está consagrado en los artículos 8, 9, 10 y 11 de la Ley 20.744 – LCT – que es el famoso principio ” in dubio pro operario”, antes aplicable sólo en el ámbito del Derecho Laboral y referido al Contrato de Trabajo “. ” En este caso se viene a aplicar el principio ” in dubio pro operario” – aplicar la ” norma más favorable al trabajador “ – en una valuación, rigiendo el mismo , más allá de los principios profesionales y las reglas y técnicas propias de la profesión para hacer una valuación, lo cual resulta la introducción de una novedad en la tarea del Síndico Concursal ”

 

El Expositor destacó: “En este caso, el Síndico hace la tasación de los créditos y tiene, de acuerdo con la nueva Ley, una nueva tarea que antes no tenía, que es concurrir a la Audiencia en la que los trabajadores acreedores, harán efectiva la cesión de sus créditos en beneficio de la Cooperativa, tarea que – conforme la prensa diaria lo ha venido recogiendo – en algunos casos han concluido en verdaderos escándalos, porque acá, los únicos que se van a convertir en dueños de la quiebra, son los acreedores que quieran formar parte de la Cooperativa”.

 

Se pregunta el Cr Díaz,” ¿Cuál es el destino de los acreedores laborales que no quieran formar la Cooperativa? Es muy parecido al infierno porque no van a cobrar además de otras consecuencias que pasaré a explicar “.

 

“Con anterioridad voy a detenerme en el principio de solidaridad, principio que vuelve a estar establecido. Estaba consagrado en la Ley 19.551, pero había sido suprimido por la Ley 24.522. El concepto radica en lo siguiente: el adquirente de los bienes de una quiebra, cuando sea a posteriori de un período en que la quiebra continuó la explotación de la empresa, está obligado solidariamente a pagar la indemnización de aquellos trabajadores que hubieran trabajado en la Continuación de la Empresa”.

 

“En este caso de Liquidación de los Bienes, aquellos dependientes que hubiesen trabajado en la continuidad de la empresa pasan a formar parte de la Cooperativa aunque no quieran, porque la Cooperativa tiene la facultad de cancelarles el crédito laboral mediante la asociación, haciéndolos socios. En otras palabras: aquél que trabajó, de hecho, en la continuación de la empresa, resulta ser socio quiera o no quiera y aquél que no trabajó en la continuidad, tendrá que quedarse en el limbo de no saber quién le va a pagar sus créditos laborales “.

 

Sentado lo anterior, el Cr Díaz señaló que “La única ventaja que encontré, examinando esta reforma de la realización de activos, es que ya no tenemos los Síndicos esa espada de Damócles que teníamos antes, consistente en iniciar la liquidación dentro de los cuatro ( 4) meses bajo apercibimiento de remoción. Ahora, ese apercibimiento desapareció porque cambió incluso el sentido ideológico del momento de la realización.”

 

“Ello así, porque en la Ley 24.522 la realización debía ser inmediata y si por cualquier causa se decretaba una continuidad de la explotación o la famosa pseudo continuidad que surgía de proseguir los contratos pendientes de ejecución, la Ley 24.522 decía que esa explotación debía ser excepcional, debía concluirse lo más rápido posible y el verdadero objetivo a cumplir era la inmediata liquidación de los bienes “ “La reforma introducida por la Ley 26.684 cambia sustancialmente el enfoque. Ahora, en primer término se lleva a cabo la explotación de la quiebra o se continúan los contratos pendientes de ejecución y cuando se hubiere acabado definitivamente y ya no quedare la posibilidad de continuar, entonces ahí, se pasa a la etapa liquidativa”. “Congruentemente con dicho principio, tanto el martillero como el Síndico que eran los funcionarios concursales que estaban obligados a motorizar la liquidación de los bienes dentro de los cuatro (4)meses, quedaron relevados de tal tarea “.

 

“Una cuestión muy importante que tenemos que destacar – manifestó el Dr Díaz – en la liquidación de los bienes, es que la compensación que se efectúe para la compra ¿ a qué valor se hace respecto de esos créditos consolidados? ¿Se hacen al valor nominal de los créditos? o como en un caso que se publicó , caratulado : ” Comercio y Justicia s/ Quiebra” – diario judicial de la ciudad de Córdoba, Capital – donde una adjudicación por vía de licitación de los bienes en favor de una cooperativa formada por los trabajadores, es que el valor que se le tomó al crédito del obrero no fue su valor nominal, sino que se le obligó al Síndico a efectuar un eventual Proyecto de Distribución de fondos y ver cuál era el dividendo potencial que le correspondía a cada trabajador y el valor del crédito que aportó cada trabajador para compensar, para quedarse con los bienes, no fue el valor nominal, sino el valor de su dividendo concursal “

 

Lo recién relatado, así como está redactada la Ley 26.684 , ” no queda claro que sea imposible o no sea viable hacer la compensación de créditos de la Cooperativa a través de este procedimiento de : no, el valor nominal del crédito del trabajador, sino a través del dividendo concursal potencial que le tocaría en caso de que se hubieran liquidado los bienes “.

 

“Al igual que en el proceso de cramdown, a la Cooperativa se le corre vista de toda tarea de tasación. En el cramdown no se le corre vista a la Cooperativa, específicamente, de la tarea del evaluador; pero sí se le corre vista al Comité de Control que tiene un integrante que es representante de los trabajadores y las ventajas que va a tener la cooperativa en este caso, son dos. A saber:

 

1º). En caso de igualdad de oferta resulta adjudicataria aún cuando no sea la que haya hecho la oferta inicial. Por ej en los casos de llamado a mejora de oferta, en caso de igualdad, siempre el que hizo primero es el que resulta beneficiado o tiene el derecho a mejorarla. En cambio acá, en caso de igualdad , no hay ninguna de las partes que tenga esa preferencia, la pierde el que haya hecho la primera oferta, hay que entregar los bienes a la cooperativa;

2º) Otra novedad que hay, en caso de licitación con varios oferentes, no se entregará como hasta ahora, los bienes, a aquél que haya ofrecido el mayor valor o el precio más alto, sino que el Juez deberá hacer una ponderación especialmente – dice la Ley – del aseguramiento de la continuación de la explotación empresaria, mediante un Plan de Empresa y la Magnitud de la Planta de Personal que se mantiene en actividad como tutela efectiva de la fuente de trabajo.

 

Piensa el Dr Díaz que esto consagra una gran arbitrariedad porque a partir de ahora, subjetivamente, el Juez, sin norma alguna, sin siquiera una norma indiciaria tendrá que evaluar esto ( no sabemos con qué criterio ni con qué enfoque) y decidir la adjudicación, con lo cual la licitación en sí misma, que es el proceso de lograr la transferencia a aquél que ofrezca mayor valor, está estrictamente viciada de nulidad, porque : vamos a hacer una licitación ¿ para qué?. Entonces, no se licita, sino que tendría que llamarse a aquél que ofrezca el mejor Plan. Dice que es realmente incongruente y que en este caso no se entiende. Y lo que venimos diciendo -añade – es que la liquidación, ahora queda relegada.

 

Nuevamente y como conclusión, veremos las ventajas competitivas estratégicas que tiene la Cooperativa para quedarse con los bienes de una quiebra.

 

1º. La Cooperativa puede compensar créditos que no tengan garantía real. Ningún otro puede compensar créditos, excepto los acreedores hipotecarios o prendarios y únicamente sobre los bienes objeto de la prenda o hipoteca, pero no sobre todos, como en este caso la Cooperativa.

 

2º. La Cooperativa tiene preferencia a ser considerada adjudicataria en la actuación de la licitación, en caso que ofrezca pagar el valor de tasación. O sea, ofreciendo pagar el valor de tasación, se concluye la licitación, no hay llamado a otros oferentes, se le adjudica directamente, y en caso de que resulte adquirente de la empresa – esto es lo que estamos viendo – la cooperativa, si bien será considerada sucesor del concurso, por el principio de solidaridad que se restableció con la Ley 26.684 respecto de los trabajadores cuya relación se mantuvo en la continuidad, está facultada de capitalizarlos con la Ley de Cooperativas Nº 20.337 o sea asociarlos compulsivamente a la Cooperativa.

 

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: