Sociedad extranjera participante de sociedad local, inscripta en el país en los términos art. 123 Ley 19.550: la Sala D resolvió que es imposible de ser intervenida en grado distinto al de veeduría

by Dra. Adela Prat on diciembre 14, 2011

La sociedad denominada ” York Air S.A.” demandada en autos, apeló la resolución de fs 315/320 que dispuso agravar la intervención judicial oportunamente decretada en grado de veeduría y designó a un coadministrador por el plazo de 90 días.

Del otro lado, la actora Doña Amalia Lucía Kahl apeló el pronunciamiento que rechazó el pedido de agravamiento de la mentada medida cautelar y su conversión en intervención plena con total desplazamiento de la representación local de “York Air S.A.”

La Sociedad “York Air S.A.” es una sociedad extranjera participante ( socia ) de una sociedad local, inscripta en el país (Argentina) en los términos del artículo 123 de la Ley de Sociedades Comerciales Nº 19.550.

La Sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones Comercial, frente a la posibilidad de repetición de un acto jurisdiccional como el ocurrido – consistente como hemos anticipado, en la intervención judicial de la sociedad demandada – “York Air S.A. – en grado distinto al de veeduría- juzgó pertinente emitir una DECISIÓN ESCLARECEDORA sobre la materia, en tanto se encuentra habilitada para ello ( conf. C.S.J.N., Fallos: 310:819, considerandos 6º y 7º del voto de la mayoría y de la disidencia, y , especialmente del considerando 7º del voto concurrente y jurisprudencia de la Suprema Corte Norteamericana allí citada; íd., Fallos: 316:479, considerando 6º del voto de los jueces Cavagna Martínez, Boggiano, Belluscio y Petracchi), máxime ponderando que las resoluciones apeladas importaron alzamiento contra una decisión firme de esta Sala D”.

 

Antes de entrar a conocer y analizar la aludida decisión esclarecedora, presentaremos el fallo. Autos caratulados : ” KAHL AMALIA LUCÍA c/ YORK AIR S.A. y OTRO s/ ORDINARIO s/ INCIDENTE DE MEDIDAS CAUTELARES ” – ( Reg. 25065/2011)- CNCOM – SALA D- 14/09/2011- elDial.com – AA720F, publicado en el día de la fecha, 14/12/2011.

 

La Sala D advirtió la configuración de una circunstancia que torna” abstracto ” el tratamiento de los dos recursos de apelación que hemos mencionado al inicio de este post.

 

En primer término, hemos dicho que la empresa demandada apeló la decisión de un coadministrador por el plazo de 90 días. Cabe advertir que el plazo de 90 días dispuesto para la coadministración judicial de la sociedad, se halla consumido. De allí que esta cuestión deviene abstracta  porque en los hechos, el coadministrador tomó posesión el día 04-04-11 y no hubo prórroga de la vigencia de la medida cautelar oportunamente decretada en los términos del artículo 224 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Es más, la prórroga sólo  podría decidirse mediante resolución fundada de Juez del grado conforme artículo 225, 3º CPCCN. Nada de esto sucedió.

 

En segundo término, los Señores Magistrados puntualizaron que en los Autos Principales Homónimos ( registro de Cámara nº 23974/2007) con fecha 21-07-08 este Tribunal tuvo oportunidad de expedirse respecto de la improcedencia de intervenir judicialmente una sociedad extranjera inscripta en el país en los términos del artículo 123 de la Ley Nº 19.550, LSC . y mucho menos con el agravamiento que solicitó la actora: su conversión en intervención plena con total desplazamiento de la representación local de la sociedad demandada “York Air S.A.”.

 

Una vez aclarados esos dos aspectos que lucen en párrafos separados,los Señores Jueces señalaron: ” Cabe transcribir aquí los párrafos pertinentes del fallo referido de fecha 21-07-08, pues resulta dirimente para la solución del caso.”

 

Allí se expuso que ” en punto a la posibilidad de intervenir una sociedad extranjera participante ( socia) de una  sociedad local, se ha afirmado que ello no es posible porque, de acuerdo a los efectos que derivan de la aplicación del artículo 123 de la Ley 19.550, la sociedad extranjera no va a formar parte del plexo de sociedades registradas en el país, sino que va a insinuar su existencia, acreditándola, para de ese modo permitir que el Estado Nacional verifique las características y condiciones de su inscripción, y así que esta sociedad extranjera participe ya sea como constituyente o como adquirente de tenencias socieatrias de sociedades argentinas”.

 

En suma, de acuerdo a los efectos que derivan de la aplicación del artículo 123 de la Ley 19.550, el Tribunal de Alzada había ya resuelto que es imposible la intervención de una sociedad extranjera participante ( socia) de una sociedad local, por la razón expuesta en el párrafo precedente.

 

En el fallo que venimos anotando, también se dijo: ” Así las cosas, mal puede interpretarse que esta sociedad extranjera podría recibir los efectos de una declaración de intervención como consecuencia de la realización de este acto de inscripción. En este supuesto, la sociedad extranjera solamente ha acreditado su existencia en los términos de la ley argentina, y ha realizado un acto puntual en la constitución de una sociedad nacional “ (conf. Coll, O., “Intervención Judicial de Sociedades”, Buenos Aires, 2005, p. 125).

 

Ahora bien, en el entendimiento de la Sala D, este último criterio – que parecería dar razón a la apelante -” no es aplicable a todos los casos de intervención societaria, sino solamente a aquellos en los cuales se pretenda una intervención que conlleve injerencia en la actuación del órgano natural de administración ( coadministración), o directa sustitución de dicho órgano (administración judicial con desplazamiento)”.

 

” Por el contrario, el criterio es inaceptable tratándose de una intervención informativa o veeduría– afirmó categóricamente la Sala mencionada -. Ello es así – continuó –  porque en los  dos casos citados ( coadministración y administración judicial con desplazamiento), la intervención societaria es improcedente no sólo  por las razones apuntadas por el autor citado, sino fundamental y particularmente porque ella sería de cumplimiento imposible “

 

¿De qué manera argumenta la Sala que la intervención sería de cumplimiento imposible en este caso?

 

La Sala dice que sería de cumplimiento imposible,” toda vez que la medida cautelar no recaería sobre órgano natural de administración alguno, que es lo jurídicamente apropiado y correcto”. “En efecto, los representantes locales de una sociedad extranjera comprendida en el art. 123 de la Ley 19.550, no pueden ser confundidos con el órgano natural de administración de ella, que es el único sobre el cual podría cernirse la intervención con los alcances indicados  ( coadministración y administración judicial con desplazamiento) “

 

En suma, a tales representantes locales – dice el fallo- no corresponde asignarles el carácter de representantes orgánicos. En rigor, los representantes legales a los que alude el artículo 123 no son sino mandatarios convencionales de la sociedad extranjera participante en la sociedad local ( conf. Boggiano, A., Sociedades y Grupos Multinacionales”, Buenos Aires, 1985, p. 98; Cesaretti, O., “Responsabilidad de los representantes de sociedades extranjeras ante la legislación nacional “, en la obra colectiva “Sociedades ante la I.G.J.” ( dirigida por Vítolo, D.), Buenos Aires, 2005; Cabuli, E., “Representación de sociedades constituidas en el exterior”, LL 2008-B, p. 875 : en sentido concordante, véase res. I.G.J. nº 551/05, 17/05/2005, caso “Tipiel S.A.”). De ahí consiguientemente, que no puedan ellos ser alcanzados por una intervención que tenga los referidos alcances”.

 

En pocas palabras, de lo expuesto precedentemente podemos inferir que únicamente es posible una intervención informativa o veeduría y como dice la Sala, ” surge claramente la imposibilidad de intervenir una sociedad extranjera como la demandada en grado distinto al de veeduría; pues no se puede ni debe interferir en los actos que cumpla la representación convencional en el país.

 

“Por ello, aún cuando el conocimiento de los recursos interpuestos por las partes ha devenido abstracto por el mero hecho de haberse consumido el plazo por el cual fue decretada la medida cautelar recurrida, este Tribunal halla plenamente justificado el dictado de este pronunciamiento esclarecedor” – concluyeron los Señores Jueces.

 

Acto seguido se ordena glosar copia del presente decreto en los autos “Kahl Amalia Lucía c/ York Air S.A. y otro s/ ordinario s/ incidente de medidas cautelares ( agravamiento) – registro de Alzada Nº 17.533/2011 –

 

Firmado por  Pablo D. Heredia – Gerardo G. Vasallo – Juan José Dieuzeide –

Leave a Comment

Previous post:

Next post: