Deciden que es justificado el despido decidido por el trabajador frente al cambio impuesto del lugar de la prestación laboral, medida que le resultaba perjudicial. Daño MOral

by Dra. Adela Prat on noviembre 23, 2011

En esta oportunidad, traemos un nuevo caso de ejercicio del ius variandi por el empleador, en el caso, “Austral Líneas Aéreas Cielos del Sur S.A.”.

Dicha empresa cambió el lugar de la prestación laboral, medida que resultaba perjudicial para el trabajador y demás dependientes involucrados.

¿Por qué resultaba perjudicial el cambio? Resultaba perjudicial, por la cercanía del nuevo destino con personal que había propinado graves vejaciones a los trabajadores.

El actor  adopta la decisión rupturista – despido indirecto -.

Dada la necesidad de resguardo de la integridad psicofísica de los empleados, la Justicia del Fuero Laboral, declara justificado el despido decidido por el trabajador y ordena calcular la indemnización por despido, con una variante: se reconoce la pretensión de resarcimiento de daño moral a favor del trabajador.

 

Esta cuestión fue ventilada en el Expte. 14.217/2010- SD 17.358- Autos caratulados:      “M .H. E   c/ AUSTRAL LÍNEAS AÉREAS CIELOS DEL SUR S.A. s/ DESPIDO “- CNTRAB – SALA IX – 30/09/2011

 

Los Señores Magistrados que integran la Sala IX de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo manifestaron que ” podría afirmarse que la presente acción ha sido iniciada bajo la égida del artículo 66 de la Ley de Contrato de Trabajo , en virtud del cambio dispuesto por la patronal respecto del lugar físico en el cual debía pasar a desempeñar sus tareas el aquí demandante”, tras lo cual añadieron: ” además, se verifican otros elementos que operan en modo concomitante con la modificación decidida por la patronal, y que determinan que la decisión rupturista asumida por el dependiente se repute ajustada a derecho”.

Sentado lo anterior, los Señores Jueces puntualizaron que ” no puede pasarse por alto los acreditados acontecimientos que han tenido lugar en el establecimiento demandado, y de los cuales dan cuenta todos los testigos ofrecidos en autos, por los que el actor al igual que otros dependientes de la empresa accionada – habrían sido víctimas de graves vejaciones por parte de otro sector de empleados de la aerolínea, y que culminaron en episodios de acreditada gravedad”.

La Sala puso de relieve que ” el actor se encontraba realmente asistido de razones para repeler la decisión patronal tendiente a modificar su lugar de trabajo, no ya por razón del traslado físico o de la motivación de la medida, sino en virtud de haberse puesto en juego su salud psicofísica a raíz de la cercanía en el nuevo destino, de personas que habrían sido los causantes de los episodios ocurridos tiempo antes “.

En tal sentido, los camaristas remarcaron que ” en virtud de los acontecimientos que dieron lugar al hecho mismo del despido en que debió colocarse el demandante,  me persuaden acerca del acierto de mantener la reparación aludida ( daño moral), en los términos que ha sido decidida por el magistrado de grado, toda vez que el actor repelió la medida de cambio pretendida por la accionada, alegando razones de suficiente tenor a tales fines, y dejando a salvo la imposibilidad de continuar con la vigencia del vínculo en caso de insistirse con el cambio que, en todo momento, sindicó como perjudicial “.

En suma, la Sala IX hizo acreedor al trabajador de la indemnización por despido y de la indemnización del daño moral.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: