Condenan a “Fravega S.A.” a indemnizar al trabajador por la afección columnaria sufrida al subir una heladera por escalera – 9 pisos –

by Dra. Adela Prat on noviembre 2, 2011

La sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo condenó a “Fravega S.A.” a indemnizar al trabajador que sufrió un accidente de trabajo – afección columnaria- al subir una heladera por escalera – 9 pisos-.

La Sala V, integrada por los Señores Jueces Doctores Enrique Arias Gibert, María García Margalejo y Oscar Zas confirmó por mayoría la Sentencia de Primera Instancia.

El empleado ingresó a la empresa mencionada, en el año 2.006 como empleado de maestranza y sus labores consistían en cargar y descargar los electrodomésticos de la Fravega.

En el año 2.007 llevó una heladera de doble puerta al domicilio de un cliente que vivía en el 9no Piso. Habiendo comprobado que la heladera no entraba en el ascensor, el vendedor que lo envió a la entrega, le ordenó que la subiera por la escalera junto con otro empleado de maestranza. Al subir el electrodoméstico, alrededor del 5to Piso, el actor sufrió un “tirón en la parte inferior de la columna”.

Al día siguiente, sufriendo el dolor de la lesión,  le ordenaron cargar y descargar aparatos de Televisión. Una vez llamado el SAME, le dijeron que se trataba de una lumbalgia, ordenándole reposo por 48 horas.

Los Magistrados comprobaron que el actor se lesionó en esa acción, lo que les permitió aplicar el Plenario “Pérez Martín”.

Se acreditó en la causa , el nexo de causalidad adecuada entre el infortunio y la enfermedad.

El daño fue causado por el esfuerzo desplegado por el trabajador para desplazar una cosa inerte, resultando aplicable el artículo 1.113 del Código Civil, resultando en consecuencia responsable civil la empleadora. Se extiende la condena solidaria a la ART.

Esta cuestión fue abordada en el Expte. 32152/08- SD 73.531-Autos caratulados: ” VIVAS EMMANUEL MAURICIO c/ FRAVEGA SA y OTRO s/ ACC. ACCIÓN CIVIL”- CNTRAB- SALA V- 19/10/2011

Los Jueces por mayoría conformada por los Doctores Oscar Zas y María García Margalejo  argumentaron que:

“Corresponde confirmar lo decidido en origen, en cuanto tuvo por probado el acaecimiento del infortunio y el nexo de causalidad entre éste y la enfermedad que ostenta el trabajador.

“Al respecto es menester destacar la doctrina que emana del fallo plenario Nro. 266 recaído en autos “Pérez Martín I. c. Maprico S.A.”, donde se estableció que ” en los límites de la responsabilidad por el artículo 1113 del Código Civil, el daño causado por el esfuerzo desplegado por el trabajador para desplazar una cosa inerte, puede imputarse a riesgos de la cosa” y, en el caso, está probado que el actor se accidentó la levantar productos de la demandada.

“Repárese que respecto del televisor no se invocó ni probó que no fuera de propiedad de la accionada y que, aún cuando la heladera estuviera siendo trasladada porque se había vendido, lo cierto es que aún no había sido entregada al cliente por lo que se encontraba bajo la guarda de la demandada ”

“El art. 1.113 del Código Civil dispone en su primer párrafo, que la obligación del que ha causado un daño se extiende a los daños que causaron los que están bajo su dependencia, o por las cosas de que se sirve, o que tiene a su cuidado.”

“Vale decir, que dicha norma establece la responsabilidad del guardián y debe considerarse tal a todo aquél que tiene, de hecho o por derecho, un poder efectivo de vigilancia, gobierno y control sobre la cosa que ha resultado dañosa. Llambías sostiene que la figura del guardián ha sido elaborada, no para atribuirle prerrogativas, sino para imponerle deberes frente a terceros damnificados por una culpa suya, que ha quedado demostrada por la misma causación del daño derivado del hecho de la cosa (Obligaciones, Tomo IV A, pág. 499 y 500)

“El plexo normativo le imponía a la ART la obligación de denunciar ante la Superintendencia de Riesgos del Trabajo los incumplimientos detectados, respecto del trabajo para prevenir eficazmente la ocurrencia de un accidente como el sufrido por el demandante.

“Si bien de la documental adjuntada por el perito se evidenciaría la realización de denuncias ante la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, lo cierto es que la única realizada con anterioridad al acaecimiento del infortunio de marras se refiere a “espacios de trabajo ( orden y limpieza) y “Capacitación y primeros auxilios”; pero en concreto no se denunció la falta de entrega de elementos de protección personal al personal de maestranza, ni la falta de realización de capacitación específica sobre el manejo de carga.

“Por ello, en el presente caso, los incumplimientos por parte de la ART demandada de deberes legales a su cargo guardan nexo de causalidad adecuada con los daños sufridos por el trabajador (cfr. arts. 901, 902, 904, 1.074 y ccds, C. Civil)”

“Si no se ha demostrado la existencia de los hechos invocados en el inicio, la demanda no puede prosperar pues falta uno de los elementos esenciales de toda acción resarcitoria, que es la existencia de un hecho externo capaz de producir el daño cuyo resarcimiento se persigue. Por otra parte, atribuír el daño a otro hecho eventual o hipotético importaría afectar las condiciones de promoción de la demanda y, por tanto, afectaría la congruencia en violación a lo normado por los arts 34 apartado 4 y 163 apartado 6 del CPCCN ” (Del voto en disidencia del Dr. Arias Gibert)

Leave a Comment

Previous post:

Next post: