Actionline de Argentina S.A. debe indemnizar a la trabajadora de telemarketer por daño psíquico y otros

by Dra. Adela Prat on noviembre 2, 2011

Hemos visto en el Blog varios casos similares al que traigo hoy. La estresante prestación laboral como telemarketer y las consecuencias en la salud del dependiente.

En esta oportunidad, la trabajadora  N.I.V entabla demanda contra “Actionline de Argentina S.A.” y “Asociart S.A. Aseguradora de Riesgos de Trabajo”-ART- en su condición de telemarketer que tuvo a su cargo la venta telefónica y atención de pasajeros, en procura del resarcimiento de daño moral, daño material, gastos por tratamiento psicológico y pérdida de chance ocasionados por la enfermedad contraída con motivo y en ocasión del trabajo.

Efectuaba , asimismo , traducciones simultáneas en cuatro idiomas. La tarea que desarrollaba era del tipo intelectual y especializada, durante jornadas intensas de trabajo estresante. Alega también estar sufriendo un daño psíquico.

La Cámara encuentra acreditada una relación de causalidad adecuada entre la afección y las condiciones laborales ( prueba testimonial, prueba pericial). No obstante la demandada alega que existía padecimiento psicológico previo, no prosperando su postura.“Actionline S.A.” no realizó a la actora el examen preocupacional de ingreso ni tampoco exámenes periódicos , diligencia ésta que le hubiera permitido a la demandada conocer el estado de salud de la trabajadora.

La Sala VII, integrada por los Doctores Néstor Miguel Rodríguez Brunengo, Beatriz I. Fontana y Estela Milagros Ferreirós, revoca la sentencia apelada y condena solidariamente a  la empresa “Actionline de Argentina S.A.”y a la ART “Asociart S.A.” a abonarle  a la actora, dentro de los 5 días un total de $ 54.500, que resulta de sumar los 30.000 $ por daño material,  $ 6.000 por daño moral, gastos por tratamiento psicológico de 3.500$, y 15.000 $ por pérdida de chance.

Esta cuestión fue abordada en la Causa 28.938/09- SD 43.810- Autos caratulados: “V., N.I. c/ ACTIONLINE DE ARGENTINA S.A. Y OTRO s/ ACCIDENTE- ACCIÓN CIVIL “- CNTRAB- SALA VII- 20/09/2011. elDial.com – AA705E .

Los Doctores que integran la Sala VII de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, antes mencionados,argumentaron que:

  • El hecho de que la trabajadora supiera hablar y escribir en cuatro idiomas requiere un nivel de concentración que, en el fragor de las jornadas laborales que ella debía cumplir, haciendo traducciones simultáneas en cualquiera de esos cuatro idiomas, sin duda, al contrario de la interpretado por el Juez de grado, es tarea estresante “
  • “El desgaste físico-nervioso que sufre un trabajador ante jornadas intensas de labor y en una tarea del tipo intelectual y especializada como la que la demandada exigía desplegar a la actora, al contrario de lo sostenido en el decisorio, resulta independiente de su capacidad intelectual de poder manejar varios idiomas, en tanto ello difiere de la capacidad de respuesta que tenga ese trabajador al estres físico y/o emocional en que se halle inserto en el ámbito laboral donde se desempeñe (artículo 386 del Cód. Procesal).
  • ” La prueba testimonial corrobora el presupuesto de hecho denunciado por la actora, esto es la existencia de un ambiente laboral nocivo que se traducía claramente en un trato hostil hacia la persona de la actora, quien se veía obligada a dar respuestas inmediatas y expeditivas a los requerimientos de la demandada y en un ritmo constante, todo lo cual hizo mella en su salud (arts 90 L.O. y 386 del Cód. Procesal).”
  • ” Las características del trabajo que hacía la actora, que fueron comprobadas a tenor de la testifical referida conjuntamente con las conclusiones del peritaje que da cuenta de la existencia de daño psíquico, pone en evidencia que las condiciones laborales donde se desempeñó la actora fueron la causa eficiente de la patología que porta, lo cual permite encuadrar su reclamo en lo previsto en el artículo 1.113 del Código Civil (arts 386 y 477 del Cód. Procesal)”.
  • ” Si bien la jurisprudencia tardó en receptar al estrés y la depresión como enfermedades atinentes al trabajo, las condiciones de exigencia y presiones que rodean a quienes se desempeñan en relación de dependencia han motivado, desde hace años, la consideración de tales dolencias en su real magnitud como antesala o epílogo de una consecuencia más grave, en muchos casos específicamente el estrés como antesala del cuadro depresivo y, en otros, como riesgo al final del tratamiento de la depresión ( ver: Dra Mirta Sofía Zon: “¿Qué es la depresión ?”, Grupo Editorial Lumen, Buenos Aires, 2009, pág 80 y ss y bibliografía allí citada)”.
  • “No se me escapa la circunstancia relativa a la personalidad previa de la trabajadora, quien estaba siendo tratada con ansiolíticos con anterioridad a su ingreso a la demandada, pero no resulta menos cierto que, en el caso, la demandada omitió cumplir con su obligación en materia de higiene y seguridad del trabajo, esto es,“no hay constancia de habérsele realizado a la actora examen preocupacional alguno como tampoco exámenes médicos periódicos”, diligencia ésta que bien hubiera permitido a la demandada conocer el estado de salud de la trabajadora y su predisposición orgánica…”
  • “En la litis encuentro debidamente demostrado que el alto nivel de estrés, al que estuvo sometida la trabajadora como consecuencia de las exigencias laborales que le imprimía su empleadora, constituyó la causa eficiente para la aparición del daño psíquico por el cual acciona”.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: