Operarios que se presentan a trabajar en estado de ebriedad: es justificado el despido decidido por la empleadora

by Dra. Adela Prat on octubre 17, 2011

Este es un caso, lamentablemente, muy corriente. Los operarios se presentaron a trabajar en estado de ebriedad. La empleadora, “Industrias del Plástico Landi y Cía S.A.”, los despide con causa y la Justicia le dio la razón.Es un fallo justo.

Además, hay que tener en cuenta que las labores involucraban el uso de máquinas y haberlos recibido implicaba la configuración de un riesgo para la empresa y para la integridad física de los dependientes.

La injuria laboral fue acreditada mediante prueba testimonial.La Cámara Laboral resolvió que es justificado el despido decidido por la empleadora, como primera y única medida.

Esta cuestión fue abordada en la Causa 25.399/09- SD 86.926.- Autos caratulados : “T. M. E. y OTRO c/ INDUSTRIAS DEL PLÁSTICO LANDI y CÍA S.A. s/ DESPIDO “- CNTRAB- SALA I- 23/08/2.011, publicado en elDial.com – AA6F4A, el día 04/10/2011.

Los magistrados que integran la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo argumentaron que” los circunstanciados relatos rendidos por los testigos resultan específicos, imparciales, objetivos, provienen de compañeros de trabajo que se desempeñaban en el mismo sector y en los mismos horarios de labor y revelan un conocimiento personal y directo de los hechos ocurridos”.

Los Señores Jueces puntualizaron posteriormente que ” por ello, se considera que sus declaraciones tiene fuerza legal y convictiva, conforme a las reglas de la sana crítica y, en tal sentido,  llevan a concluir que gozan de fuerza probatoria suficiente y acreditan debidamente que los actores efectivamente se presentaron a tomar tareas, en estado de ebriedad ( arg. art.386 CPCC y art. 90 L.O.)

Al respecto, la Sala I consideró “que la falta cometida por ambos actores, reviste” una gravedad tal”, que no consiente la prosecución de la relación laboral, atento la delicada función que cumplían, es decir, su tarea era estar frente a máquinas que de no estar con la atención necesaria ponían en riesgo en primer lugar “su integridad física” y, en otro orden, la “calidad de los productos” que desarrollaba la empresa demandada”

En consecuencia se resuelve que el despido decidido por la empleadora es justificado y con causa, confirmándose la sentencia de grado que rechaza la demanda entablada por los trabajadores.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: