La huelga en el fútbol español y su relación con la Ley Concursal.

by Dra. Adela Prat on agosto 22, 2011

Hemos tratado este tema en una entrada anterior, incluyendo el Proyecto del Partido Popular sobre reforma de la Ley de Entidades Deportivas.

Habíamos dicho que en España, los clubes al concursarse ,impiden la pérdida de puntos, y el descenso, sanciones que prevé la Ley del Deporte.

Sucede, entonces que al mismo tiempo que están fichando un jugador a un altísimo costo, se concursan porque no se aplican sanciones.

Luego de reunidos, el viernes 19 de agosto pasado, la Asociación del Fútbol Español con la Liga Fútbol Profesional declararon que el problema medular se centra en el fondo de garantía salarial, fondo que se aplica para asegurar el pago a los futbolistas de los clubes que se acogen al Concurso de Acreedores. Manifestaron que ante la entidad de la deuda existente, el Fondo de Garantía no alcanza a cubrirla. Por tal razón la huelga sigue en estos días.

El País.com, publicó en el día de la fecha, 22/08/2011, un interesante artículo  titulado: “Europa sí castiga a los deudores”. Y subtitulan: Al contrario que en España, en las principales Ligas, los clubes insolventes son sancionados con pérdida de puntos o de la licencia . Escribe Eleonora Giovio.

“La deuda en los clubes españoles con unos 200 jugadores es de casi 50 millones de euros. En las grandes Ligas europeas también hay equipos endeudados – lo decíamos en nuestra entrada a la que me refería al comienzo-, pero las normas son distintas. España es la excepción y tiene como vía de escape la ley concursal. En Italia, Inglaterra y Alemania hay normas escritas por las cuales los clubes que no pagan son sancionados con puntos de penalización, multados o no pueden inscribirse en el campeonato

ITALIA. Si no pagas, no juegas. Si el 30 de junio un club no ha pagado todos los sueldos hasta el mes de abril, no puede inscribirse en el siguiente campeonato. En su lugar, puede ser admitido otro equipo de la misma ciudad ( pero no con el mismo nombre), aunque sea de dos categorías más abajo. Es lo que ocurrió con el Nápoles, por ejemplo, en 2004. El Club no pudo hacer frente a los pagos, quebró y se inscribió ( bajo otro dueño y otra sociedad, que pasó a llamarse Napoli Soccer) en la Serie C (Tercera). En Italia existe un Fondo de Garantía, financiado por la Federación, que cubre las insolvencias económicas de los clubes. “El fondo cubre un máximo de 200.000 euros. En los primeros 15 años de existencia fue suficiente. En los últimos cuatro, las deudas de los clubes han subido hasta un millón de euros”.La crisis se ha agravado tanto en Italia que, desde 2007, de los 12 equipos que han bajado de Segunda a Tercera han desaparecido ocho. Han dejado una deuda de unos 30 millones de euros.

-INGLATERRA. Nueve puntos menos a los insolventes. La Premier es la Liga más rica gracias a los derechos de televisión que paga Rupert Murdoch, accionista mayoritario de Sky. Los ingresos anuales, de unos 2.400 millones de euros, no impiden, sin embargo, que sus finanzas estén empantanadas y los clubes endeudados . En total deben 510 millones. Los medianos y pequeños no les queda más remedio que entrar en suspensión de pagos. Fue el caso del Portsmouth en 2010, el único de la Premier que se ha visto obligado a recurrir a esa figura legal y administrativa y al que la deducción de nueve puntos ( sanción automática para los que se declaran insolventes) sentenció a la pérdida de categoría. Hoy languidece en Segunda. La declaración de insolvencia (administration) significa la asunción de la entidad por un administrador exterior. Cuando una entidad entra en suspensión de pagos, los futbolistas gozan de una protección especial: son los acreedores prioritarios y, por tanto, tienen garantizado el cobro de sus salarios. Esa es la condición que se exige a los clubes si quieren volver a disputar un campeonato.

ALEMANIASin presupuesto saneado, no hay licencia. Los clubes de las tres Ligas profesionales alemanas tienen que presentar un presupuesto saneado para conseguir una licencia cada temporada. Se trata de un procedimiento financiero que realiza la Liga de Fútbol (DFL) y en el que se supervisa no sólo la liquidez de los clubes, en función de sus ingresos previstos ( por entradas, afiliaciones, mercadotecnia…), sino también la calidad de los estadios. “Tienen que demostrar con antelación cada temporada si tienen suficientes ingresos para cubrir sus gastos ( sobre todo, los relativos a personal) y hacer frente a posibles contrariedades. Si les falta dinero, tienen que conseguir financiación mediante un crédito o un aval financiero. Si no, son multados y, en el peor de los casos, se les baja de categoría”. Cuando un club tiene deudas , debe presentar un plan de renegociación y pago de la misma. A los de Primera se les exige ” reducirla hasta un 10% anual; a los de Segunda, hasta el 5%. A veces, aparece un patrocinador en el último segundo, como en el caso del Schalke, el club en que juega Raúl, que, gracias a la entrada del grupo Gazprom, aseguró su financiación hasta 2012. Desde la fundación de la DFL (1963), ningún club de Primera ha perdido una licencia, a excepción de los procedentes de la antigua RDA.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: