Responsabilizan al dueño del objeto dañoso que ocasionó lesiones a un transeúnte al caer desde la ventana de un edificio (Sentencia no firme)

by Dra. Adela Prat on julio 13, 2011

Hoy nos reencontramos para analizar un caso que publicó elDial.com en el día de ayer. La sentencia de Primera Instancia no está firme

Miguel Angel Betros demandó por daños y perjuicios a la empleada doméstica del inquilino de un departamento . Como transeúnte fue lesionado por el impacto de una plancha de cocina metálica- plancha churrasquera – que cayó desde la ventana de un edificio.

La Justicia de Primera Instancia en lo Civil responsabilizó al dueño del objeto dañoso ( locatario del departamento) y aplicó los artículos 2412  y 1.113, ambos del Código Civil.

El accidente se produjo al desprenderse el mango averiado. Se estimó que existió riesgo o vicio de la cosa (Art 1.113 ya citado) y se consideró procedente la demanda.

Se fijó en el litigio una indemnización por incapacidad sobreviniente, daño moral y daño emergente. ” Infobae profesional.com informó que el monto de dicha indemnización asciende a 271.000 $ más los intereses computados desde que ocurrió el siniestro “.

Recordamos que la sentencia no está firme.

Se resolvió la ausencia de responsabilidad del propietario del inmueble y del Consorcio y la inexistencia de irregularidades en el edificio además de la innecesariedad de colocar rejas en las ventanas(protección de uso optativo). Asimismo, se declaró la ausencia de responsabilidad de la empleada doméstica que maniobró el elemento dañoso y que se trató de un hecho imprevisible, con inexistencia de negligencia e impericia.

Este siniestro tan lamentable se abordó en el Expte. nº 9.727/04-caratulado : “BETROS MIGUEL ALEJANDRO c/ CABRERA VIVIANA ROXANA s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. JUZGADO NACIONAL  EN LO CIVIL Nº 75- 03/06/2011, publicado en elDial.com – AA6D0C) en el día de ayer, 12/07/2011.

La Jueza Civil, Dra. Virginia Simari afirmó que “el siniestro aparece como producto de que el asa se desprendió de la plancha churrasquera; esto es, el objeto defectuoso cayó a raíz de su estado tras lo cual añadió que ” las evidencias colectadas conducen entonces a concluir que la caída del objeto contundente debió producirse a raíz del desperfecto que presentó su mango”.

Acto seguido, la Sra Jueza analiza jurídicamente el suceso, y expresa: “En virtud de lo establecido por el artículo 2412 del Código Civil puede considerarse a ARIAS (locatario) dueño del objeto dañoso que equipaba su hogar. A partir de allí debe responder en los términos del artículo 1.113 de la Ley de fondo por las consecuencias derivadas del vicio de esa cosa que produjo daño por hallarse averiada. En igual sentido y a todo evento, será alcanzado por la responsabilidad si se lo considerase guardián de la plancha churrasquera, ya que al tratarse de una cosa que integra el ajuar de la casa, se hallaba sujeto a su uso y control. Desde tal perspectiva y al no haberse demostrado la existencia de alguna eximente legal corresponde atribuir responsabilidad a ARIAS(locatario).

El pronunciamiento judicial analiza asimismo si existe o no responsabilidad del consorcio y llega  a la siguiente conclusión:“la ausencia de rejas o vallas de cualquier tipo en la ventana en cuestión no constituye el incumplimiento de normativa alguna. En rigor- continúa explicando -las protecciones de esa naturaleza son concebidas para proteger a las personas que se hallan en las viviendas y no a eventuales transeúntes y son de uso optativo”

“De tal modo- reza el fallo - y al no mediar obligatoriedad respecto de la colocación de protecciones, la falta de ellas no constituye por sí una omisión reprochable en virtud de lo establecido por el Artículo 19 de la Constitución Nacional”.

Respecto del propietario del inmueble, la Sra Jueza enfatizó:“Las pruebas producidas no permiten tener por demostrado que el hecho dañoso se produjera por acción ni por omisión imputable al titular del inmueble ni al Consorcio que el mismo integra, y con ello no se halla configurado el supuesto fáctico que acuerde virtualidad a un factor de atribución de responsabilidad”.

Asimismo se dejó en claro la ausencia de responsabilidad de la empleada doméstica que maniobró el  elemento dañoso, la inexistencia de negligencia e impericia, por tratarse de un hecho imprevisible

Los daños sufridos por la víctima fueron múltiples y severos.

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: