Las acciones de reintegración con motivo de actos perjudiciales para la masa activa en la Ley Concursal Española

by Dra. Adela Prat on junio 28, 2011

Conforme el artículo 71 inciso 1 de la Ley Concursal vigente en España, las acciones de reintegración con motivo de actos perjudiciales para la masa activa comprende , todos los realizados por el deudor dentro de los dos años anteriores a la fecha de la declaración del concurso, aunque no hubiese existido intención fraudulenta.La acción se denomina acción rescisoria.

El perjuicio patrimonial se presume, sin admitir prueba en contrario (artículo 71 inciso 2), cuando se trata de actos de disposición a título gratuito salvo las liberalidades de uso y de pagos u otros actos de extinción de obligaciones cuyo vencimiento fuere posterior a la declaración del concurso.

Salvo prueba en contrario, (71.3) el perjuicio patrimonial se presume cuando se trate de los siguientes actos:

1. Los dispositivos  a título oneroso realizados a favor de algunas de las personas especialmente relacionadas con el concursado.

2. La constitución de garantías reales a favor de obligaciones preexistentes o de las nuevas contraídas en sustitución de aquéllas.

Cuando se trate de actos no comprendidos en los dos supuestos previstos en el apartado anterior, el perjuicio deberá ser probado por quien ejercite la acción rescisoria (71.4)

Por el artículo 71.5, en ningún caso podrán ser objeto de rescisión, (i) los actos ordinarios de la actividad profesional o empresarial del deudor realizados en condiciones normales; (ii) los actos comprendidos en el ámbito de leyes especiales reguladoras de los sistemas de pagos y compensación y liquidación de valores e instrumentos derivados y (iii) las garantías constituidas a favor de los créditos de derecho público y a favor del Fondo de Garantía salarial en los acuerdos o convenios de recuperación previstos en su normativa específica.

Nos preguntamos si el ejercicio de las acciones rescisorias impide el de otras acciones de impugnación de actos del deudor que procedan conforme a derecho. La Ley dice rotundamente: NO (71.7) y agrega que las mismas podrán ejercitarse ante el Juez del concurso conforme a las normas de legitimación y procedimiento que para aquéllas contiene el artículo 72.

¿A quién corresponde la legitimación activa para el ejercicio de las acciones rescisorias y demás de impugnación? Corresponde a la Administración Concursal (72.1)

¿Pueden ejercitarlas los acreedores? SÍ, conforme a las siguientes circunstancias.:Los acreedores que hayan instado por escrito de la administración concursal el ejercicio de alguna acción, señalando el acto correcto que se trate de rescindir o impugnar y el fundamento para ello, estarán legitimados para ejercitarla si la Administración Concursal no lo hiciere dentro de los dos meses siguientes al requerimiento (art. 72.1)

¿Contra quién/es se dirigen las demandas de rescisión?.Las demandas de rescisión deberán dirigirse contra el deudor y contra quienes hayan sido parte en el acto impugnado.

Si el bien que se pretende reintegrar, hubiere sido transmitido a un tercero, la demanda también deberá dirigirse contra éste, cuando el actor pretenda desvirtuar la presunción de buena fe del adquirente o atacar la irreivindicabilidad de que goce o la protección derivada de la publicidad registral (72.2).

¿Cuál es el trámite procesal de las acciones rescisorias y demás de impugnación? Tramitarán por el cauce del incidente concursal.

¿Cuáles con los efectos de la rescisión? Los efectos de la rescisión son los siguientes:

  • La sentencia que estime la acción declarará la ineficacia del acto impugnado y condenará a la restitución de las prestaciones objeto de aquél, con sus frutos  e intereses.
  • Si los bines y derechos salidos del patrimonio del deudor no pudieran reintegrarse a la masa por pertenecer a tercero no demandado o que, conforme a la sentencia, hubiera procedido de buena fe o gozase de irreivindicabilidad o de protección registral, se condenará a quien hubiera sido parte en el acto rescindido a entregar el valor que tuvieran cuando salieron del patrimonio del deudor concursado, más el interés legal; si la sentencia apreciase mala fe en quien contrató con el concursado, se le condenará a indemnizar la totalidad de los daños y perjuicios causados a la masa activa.
  • El derecho a la prestación que resulte a favor de cualquiera de los demandados como consecuencia de la rescisión tendrá la consideración de crédito contra la masa, que habrá de satisfacerse simultáneamente a la reintegración de los bienes y derechos objeto del acto rescindido, salvo que la sentencia apreciare mala fe en el acreedor, en cuyo caso se considerará crédito concursal subordinado.



Leave a Comment

Previous post:

Next post: