Resuelven por mayoría que es inoponible a la cesionaria del adquirente en subasta, la prohibición de venta en comisión y cesión de boleto de compraventa

by Dra. Adela Prat on mayo 22, 2011

En la sucesión de José Guillermo Veiga, se decretó la quiebra y posteriormente al publicarse los edictos anunciando la subasta de un inmueble, se pudo leer en los mismos las condiciones de venta y la prohibición de venta en comisión y cesión de boleto de compraventa, ordenados en el auto de subasta.

Al aprobarse la subasta y ordenarse la escrituración a favor de la adquirente al considerar que esta última posee un derecho adquirido que fue transmitido a la condómina, la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial resolvió que es inoponible a la cesionaria del adquirente en subasta, la prohibición de venta en comisión y cesión del boleto de compraventa.

La cesionaria del boleto de compraventa suscripto por la adquirente en subasta, apeló la resolución del Juez de grado que rechazó el pedido de escriturar a su favor, al considerar el magistrado que habiéndose prohibido mediante el auto de subasta, la compra en comisión y la cesión del boleto de compraventa, no correspondía admitir su intervención en la causa con los fines pretendidos.

La recurrente se agravió de tal pronunciamiento al considerar que no correspondía asimilar ambas prohibiciones y que, en el presente caso, sólo habría sido vedada la compra en comisión, a la vez que sostuvo que no obstante lo previsto por el artículo 598 del Código Procesal, el impedimento dispuesto, no surge de norma legal alguna.

Son los autos caratulados “SUCESIÓN DE VEIGA JOSÉ GUILLERMO s/ QUIEBRA”.CNCom – Sala C – 11/03/2011, publicado por elDial.com – AA6B43 el viernes 20 de mayo de 2.011.

El voto de la mayoría recordó que mediante el decreto de subasta se ordenó ” “hacer saber que no se admitirá en el acto de subasta la compra en comisión y que no será considerada en autos la eventual cesión de los derechos del boleto de compraventa”

No obstante, resolvió “que dicha condición de venta, publicada en los edictos respectivos, no resulta oponible a la recurrente, cesionaria del adquirente en subasta”

Y fundamentó  de este modo su pronunciamiento: “Aprobada la subasta y tenido por abonado el saldo de precio, fue ordenada la escrituración a favor de la adquirente. Esta última tiene así, un derecho adquirido que fue transmitido a la condómina, quien a su vez detenta la posesión del inmueble. Ese derecho integra el patrimonio del adquirente; por lo tanto su disponibilidad le es propia sin restricción alguna ( artículos 14 y 17 CN, artículos 909 y 53 del Código Civil),a la vez que “no sería oponible a la subadquirente lo dicho en el edicto, porque ella no estuvo alcanzada por ese acto, que ya habría agotado su ejercicio al aprobarse la subasta”.

La mayoría de la Sala C, admite en consecuencia, el recurso de apelación presentado resolviendo a favor de la cesionaria del adquirente.

Resulta interesante conocer, el voto en disidencia del Dr Kölliker Frers, quién sostuvo los conceptos que transcribimos a continuación :

  • Las prohibiciones contenidas en el decreto de subasta, mediante el cual se dispuso ” hacer saber que no se admitirán en el acto de subasta, la compra en comisión, y que no será considerada en autos la eventual cesión de los derechos del boleto de compraventa” fueron publicadas en los edictos respectivos y por lo tanto, resultan oponibles a la adquirente en subasta y – por añadidura- también a la recurrente, en su carácter de cesionaria de los derechos en cuestión ( conf. art. 3270 del Código Civil).
  • “… no se trató de una prohibición dirigida a un único supuesto, o sea, la compra ” en comisión” – cuya factibilidad , se encuentra prohibida – además- por el artículo 598 del CPCC – sino que abarcó asimismo la “cesión del boleto de compraventa”, supuesto que refiere al contrato mediante el cual el adquirente, habiendo intervenido para sí, luego cede los derechos y obligaciones emergentes de aquél instrumento para colocar al cesionario en su lugar (artículos 1434 – 1457 del Código Civil).”
  • ” No pudo el adquirente, ceder válidamente un derecho afectado por una prohibición que él declaró conocer, referida a una condición para la subasta impuesta en ejercicio de la potestad jurisdiccional; por lo que , no pudiendo ceder un derecho mejor o más extenso del que gozaba ( artículo 3270 del Código Civil) aquellas prohibiciones le resultan oponibles también a la pretensa cesionaria de los derechos en cuestión.”
  • “Rigen aquí los artículos 1364 y 2612 del Código Civil que prohiben las cláusulas de “inenajenabilidad ” ( reglas de orden público), de modo que hasta podría ser dudosa la imposición judicial; salvo dentro del marco propio del acto de subasta “.

La lectura detenida del voto en disidencia, nos hace pensar que la mayoría sopesó para decidir en aquél otro sentido, la circunstancia de que la cesionaria se hallaba en posesión del bien, cuestión que no se tocó en el debate, porque la sentencia se saltó – a mi entender- las válidas argumentaciones del Dr Kölliker Frers.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: