Pérdida de confianza: determinan que es justificado el despido decidido por la empleadora

by Dra. Adela Prat on mayo 20, 2011

Hemos tratado este tema en numerosas oportunidades. No obstante, cada caso es único y peculiar.

La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, resolvió que fue justificado el despido decidido por la empleadora fundado en la causal de pérdida de confianza, causal que se cataloga como injuria laboral.

En el presente caso la empresa Blockbuster Argentina S.A. poseía un local que estaba a cargo del trabajador, personal jerárquico quién omitió realizar el inventario mensual y en su ámbito de tareas se registró faltante de mercadería.

Frente a la vulneración incurrida del” deber de fidelidad”, la empresa decide despedir al trabajador, despido que es con causa, obviamente. No obstante, el dependiente inicia un juicio  reclamando una serie de pretensiones indemnizatorias que fueron rechazadas por la Justicia.

Es la SD 86.453- Causa 31.868/08-“V.A.G c/ BLOCKBUSTER ARGENTINA S.A. s/ DESPIDO” CNTRAB- SALA I – 15/03/2.011

El hecho fue descubierto en la misma auditoría que puso a la luz el resto de los hechos injuriosos. Así, la sanción se encuentra dentro de una contemporaneidad lógica, ya que – opinaron los Jueces- ” mal puede exigirse al empleador que reproche inconductas que no pudo conocer con certeza con tanta inmediatez “.

Los magistrados añadieron que ” los hechos que han sido probados en autos – faltantes en el local que el actor tenía a su cargo y omisión de inventario mensual de la mercadería existente – revisten una gravedad suficiente como para considerar que el accionante, dado su rol jerárquico, no desarrollaba las tareas que le habían sido asignadas”.

“No importa el quantum del faltante – enfatizaron los Señores Jueces – , ya que la injuria que justifica la disolución del vínculo con justa causa, no supone necesariamente un daño en los intereses patrimoniales del empleador, bastando con que lo sea a los puramente morales, sin que los buenos antecedentes del dependiente excluyan la legitimidad de la causal de despido, porque un acto único puede bastar para justificar tal medida cuando denota un estado evidente de indisciplina, desconsideración e infidelidad incompatible con las modalidades que caracterizan toda relación laboral (cnfr. SCBA, ” García, Rubén M. c/ Firestone de Argentina S.A. ” sentencia del 30.07.1991, TySS, 1992:219)”

Los camaristas se detienen a analizar el deber de fidelidad y al respecto, dicen: “El deber de fidelidad impuesto legalmente, tiene un contenido ético y patrimonial, pero con relación al primer aspecto, la ruptura por pérdida de confianza debe derivar de un hecho que conculque las expectativas acerca de una conducta leal y acorde con el deber de fidelidad creado con el devenir del vínculo, frustrado a raíz de un suceso que lleva a la convicción de que el trabajador ya no es confiable, pues cabe esperar la reiteración de conductas similares (cnfr. CNAT, Sala II, “Martino, Rafael Fabio c/ American Bankers Cía de Seguros S.A. s/ despido”; SD nº 92.918 del 30.09.2004)”

La sentencia concluye en los siguientes términos: “El despido dispuesto por la accionada fue legítimo, proporcional a la gravedad de la falta cometida y a la reiteración de hechos similares en el pasado, que fueron sancionados oportunamente “

En consecuencia, se propició confirmar el fallo recurrido y desestimar las aspiraciones indemnizatorias del accionante.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: