Un caso de despido de la trabajadora embarazada,durante el período de prueba, es considerado por la Justicia como discriminatorio

by Dra. Adela Prat on abril 19, 2011

Estamos en presencia de un caso donde se produjo el despido sin causa de la trabajadora embarazada, dentro del período de prueba, pero con posterioridad a la comunicación del empleador, donde la Justicia interpretó que no es necesario que la empleada acredite que se trató de una discriminación originada en su maternidad, ya que tiene una estabilidad temporalmente limitada cuya vulneración supone, per se, la configuración de un acto discriminatorio.

Lo antedicho se resolvió por el voto de la mayoría en la SD 95.131- Causa 5.161/2008- Autos: “MARTÍNEZ BECERRA, NATALIA c/ DE LA VEGA, TOMÁS s/ DESPIDO”. CNTRAB- Sala IV- 8/02/2.011.

El fallo hace jugar los conceptos de protección de maternidad, garantía de estabilidad, derecho a la “no discriminación” de jerarquía constitucional y por entender que en el caso se configuró un acto discriminatorio, con el voto de la mayoría, hace lugar al reclamo de la actora de la indemnización agravada prevista en el artículo 182 de la LCT, con la disidencia parcial del Dr Guisado quién estima que el despido no obedeció a una decisión discriminatoria de la empleadora frente al embarazo de la trabajadora, motivo por el cual sería inaplicable según su criterio la situación presuntiva del artículo 182 de la LCT al período de prueba.

El voto de la mayoría esgrime los siguientes fundamentos:

  1. “El período de prueba, es un instituto útil, pero debe interpretarse y aplicarse con el cuidado que requiere tener en cuenta que la carencia de tan preciado bien, como es la estabilidad en el empleo, sólo puede ser tolerada a los fines de lograr una mejor y mayor perdurabilidad del contrato de trabajo y que no puede aceptarse la sospecha de su utilización con otros fines” ( ver Estela Milagros Ferreirós, “Las modalidades del negocio jurídico y el contrato de trabajo”, Doctrina Judicial, N* 203, de julio de 2.002, T. XVI, Errepar, págs 567 y sigts).
  2. “Se comparte lo resuelto en un precedente de esta Sala, en cuanto allí se sostuvo que si se produce el despido sin causa de la trabajadora embarazada dentro del período de prueba, pero con posterioridad a la comunicación del empleador,no es necesario que la empleada acredite que se trató de una discriminación originada en su maternidad, ya que tiene una estabilidad temporalmente limitada cuya vulneración supone, per se, la configuración de un acto discriminatorio, que no necesita ser especialmente demostrado, porque fue” presumido” por el legislador, al instituír la referida garantía de estabilidad ( ver entre otros, “Buitron, Patricia Noemí c/ Aqualine S.A.”, sent. 35.350 del 11.07.01).
  3. El Dr Zas, según su voto, manifestó:“La facultad legal de la demandada de extinguir, lisa y válidamente el contrato de trabajo, sin necesidad de expresar causa alguna durante el período de prueba, no obsta a que la decisión rescisoria vulnere el derecho de la actora a la no discriminación de jerarquía constitucional e integrante del ius cogens; ilicitud esta última, que ha sido acreditada”.
  4. El Dr Zas, según su voto añadió: “La demandada no ha logrado demostrar que el despido de la actora haya tenido causas reales absolutamente extrañas a la discriminación por el embarazo de la actora, así como aquéllas hayan sido de entidad suficiente para motivar la ruptura contractual, de manera tal, que puedan explicar, objetiva, razonable y proporcionadamente por sí mismas , la decisión extintiva, eliminando toda sospecha de que la misma ocultó la lesión del derecho fundamental de la trabajadora.”

Corresponde anotar el voto en disidencia parcial del Dr Guisado. Opinó Guisado que “La situación presuntiva prevista en el artíuclo 182, no resulta aplicable durante el período de prueba, por lo  que únicamente sería admisible la reparación especial consagrada en la norma mencionada, si la reclamante demostrase que la decisión rupturista resultó motivada por su estado de gravidez, de modo que : no queden dudas acerca de que el distracto configuró un acto de ilegítima discriminación, carga probatoria que recae sobre la parte actora.”

Y añadió el Dr Guisado: “En el presente caso la reclamante no produjo prueba alguna tendiente a demostrar que el despido obedeció a una decisión discriminatoria del demandado debido a su situación de embarazo”

Leave a Comment

Previous post:

Next post: