La incidencia del Impuesto a los Ingresos Brutos en la actividad de la construcción

by Dra. Adela Prat on abril 7, 2011

Tal como lo anticipáramos en la entrega del día 6 de abril del 2.011 al tratar el tema “la Construcción y la problemática en el Impuesto a las Ganancias”, en esta oportunidad nos ocuparemos de la incidencia del Impuesto a los Ingresos Brutos en la actividad de la construcción, dejando para la próximo, el tema de Fideicomisos y Adjudicaciones.

En primer término, el Cr Osvaldo Balán, al exponer en el Ciclo “Actualidad Tributaria”, el 10.11.2010 en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, comenzó diciendo: “Resulta común que los contribuyentes ejerzan su actividad en más de una jurisdicción o provincia. En estos casos deben aplicarse los mecanismos del conocido Convenio Multilateral “.

El principal propósito del Convenio Multilateral, es evitar superposiciones de impuestos para los sujetos que ejerzan actividades interjurisdiccionales.

En el caso de la construcción, existe un régimen especial, que es el que marca el artículo 6to que establece que la base imponible, debe atribuirse de la siguiente forma:

  • 90% a la jurisdicción donde se realizan las obras;
  • 10% restante, a la jurisdicción donde esté ubicada la administración, oficina, dirección de la empresa.

Entonces, si una empresa constructora tiene la sede de la administración en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y está realizando la obra en la Provincia de Buenos Aires, el 90% de la base imponible se asignará a la Provincia de Buenos Aires, donde está ubicada la obra y el 10% restante, a la Capital Federal donde está ubicada la sede de la administración.

Esto es clarísimo. No ofrece duda. Pero los Miembros de la Comisión Arbitral, lo complicaron, porque resulta que a partir del año 2.005, el 10% que corresponde a la sede de la administración, en realidad, no va tan directamente, porque si hay más de una sede administrativa hay que prorratearlo- por decir  así- entre las distintas sedes de la administración. Esto implica que, si una empresa tiene obras en todo el país, en las 24 jurisdicciones y tiene sedes administrativas en todas ellas ¿Qué es lo que hace? No puede hacer nada, porque no hay forma alguna de poder determinarlo. Hará alguna estimación. Me parece que es de control imposible. Las obras empiezan y terminan y eso de hacer un prorrateo de los gastos de administración entre todas las sedes administrativas de obra, es muy complicado.

Las exenciones que regían en materia de construcción, en muchos casos se han limitado y en otros casos, se han eliminado.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la tasa es del 3%. Los lectores saben, que, durante mucho tiempo, rigió en Capital, una tasa diferencial, que fue el 1,5%. A partir del año 2.009, esa tasa ya no existe y la única posibilidad es la exención, que todavía sigue rigiendo.

En una época tasa cero, hoy exención, para la construcción de vivienda clase “C”, clase que está determinada conforme las especificaciones y descripciones de la Ley Tarifaria.

En este punto, han existido muchos problemas. Existe algún pronunciamiento en cuanto a quién es merecedor de esta exención y en el fallo ” SOLARES DE CONESA “, se llegó a la conclusión que ganó la Dirección General de Rentas, hoy AGIP, en cuanto al criterio de que sólo hay un responsable de la construcción, que sería la empresa constructora principal. Es más, la reglamentación de la exención, así lo encuadra. Dice: ” El responsable de la construcción, es la empresa constructora a cuyo cargo se encuentran en forma directa la construcción de los edificios destinados a vivienda, íntegramente terminados”.

Ese criterio limita notoriamente la aplicación. Hay otras normas que indican el procedimiento a cumplir. Esta exención requiere de una presentación por parte del contribuyente, una suerte de reconocimiento: hay que presentarse vía web, pero lo fundamental es la presentación de los planos : hay que obtener el reconocimiento de los planos” registrados” ante el Organismo Técnico Competente del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde conste que se trata de viviendas que no superen la categoría “C”, quedando comprendidas en la exención, las cocheras, únicamente si son unidades complementarias de las unidades de vivienda.

No obstante, eso es mejor que lo que tenemos en el IVA, donde sólo corresponde “tasa reducida” si se venden en forma conjunta.

¿Cuándo nace el hecho imponible en Ingresos Brutos? En materia de venta de inmuebles, el hecho imponible nace en el momento de la firma del boleto. Respecto a este tema, no hay mucho escrito y siempre hay problemas, porque si uno está hablando de transferencia de inmuebles, de venta de inmuebles y sólo tenemos un boleto,no existe ninguna transmisión de dominio. Si hay un simple boleto y después la operación no se termina concertando, opina el Cr Balán que no hay ninguna gravabilidad.

Si estuviéramos hablando de boleto más posesión, ahí vamos bien- asevera Balán-. Mas, decir que el boleto hacer nacer el hecho imponible o es el momento en el cual se genera el hecho imponible o presunciones de devengamiento, que es la expresión que se usa, en materia de Ingresos Brutos, es motivo de claro conflcito.

Debemos recordar que en la mayoría de los Códigos Fiscales, tenemos una forma especial de imputar los ingresos brutos devengados.La base imponible, son los ingresos brutos devengados para la venta de inmuebles en cuotas por plazos superiores a cierta cantidad de meses, que suelen se doce (12). Se va imputando en función a las cuotas que que vayan venciendo ( algo así como el devengado exigible).Lo tenemos en Ingresos Brutos para la venta de inmuebles en cuotas.

En Provincia de Buenos Aires, la gravabilidad existe. Nunca se aplicó el famoso “Cronograma de exenciones” que estableció que ” la construcción iba a estar exenta en algún momento”. Se ha ido postergando reiteradamente Dice el Cr Balán: “Siempre estaba en el último pedacito del Cronograma y uno, todos los años, veía la modificación del Código Fiscal de la Pcia de Buenos Aires y se volvía a postergar y nunca rigió, jamás rigió.” La alícuota , durante muchos años, fue el 2,5% pero a partir del 1/08/2010 pasó a ser del 3 y 1/2%.

Es decir, que no hay ningún tratamiento preferencial, en la Provincia de Buenos Aires, para la construcción.

{ 1 comment… read it below or add one }

Juan Lovagnini mayo 30, 2011 a las 3:16 pm

Hola tengo una consulta, por ejemplo, una empresa constructora con sede administrativa en bs as, realiza obras por ejemplo en chubut. (caso de 10% y 90%) pero en el corriente ejercicio comercial, incorpora una nueva jurisdiccion por ejemplo rio negro, de que manera se comenzaria a distribuir este 90%? si el coeficiente que se calculo en la declaracion jurada anual solo aparecia chubut.
saludos y espero se entienda mi consulta

Responder

Leave a Comment

Previous post:

Next post: