Despidos justificados por pérdida de confianza

by Dra. Adela Prat on enero 19, 2011

Hoy vamos a ver tres casos de despidos fundados en la causa del epígrafe, considerados justificados.

* El primer caso trata de una trabajadora, personal jeráquico, que permitió que su novio ingrese a la gerencia del local y contabilice dinero de la caja fuerte, permaneciendo en la gerencia del local durante el horario de cierre del establecimiento. Tres testigos vieron lo que he relatado – en forma directa o a través de videos -.

Dicha prueba generó la convicción de los magistrados acerca de la existencia de una conducta injuriosa, con entidad suficiente para justificar la extinción del contrato (art. 242, LCT). La Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones de Trabajo, justificó el despido por pérdida de confianza en la trabajadora, en especial, teniendo en cuenta, que por la función jeráquica que la actora tenía asignada, era esperable de ella, un comportamiento responsable, ajustado a las pautas operativas establecidas por la empleadora. Por lo expuesto, los camaristas desestimaron los reclamos indemnizatorios derivados del despido.

*Autos: “M.C.H. c/ ARCOS DORADOS S.A. s/ DESPIDO”. CNTRAB. Sala IV. 30/0972010. Publicado enelDial.com, edición 3.188, publicado el: 13.01.2011. Citar (elDial.com – AA6573).-

* El segundo caso. La Cámara Laboral, declaró procedente el despido de un empleado del HSBC, que había enviado un mail a sus conocidos, en le año 2008, donde les sugería que retiraran sus fondos ante un posible nuevo ” corralito financiero “.

La Sala II justificó el despido por pérdida de confianza y al igual que en el caso anterior de la Sala IV, consideró el hecho, como una injuria grave contra la misma. Manifestó, por su parte, que el ex-empleado tuvo una potencialidad de generar una corrida financiera.

Según el Tribunal, la situación se agravó, al tener en cuenta que quién emitía la falsa información era empleado con categoría de Jefe y una antigüedad de 15 años.

La resolución señaló que el e mail “instaba veladamente al retiro de los fondos depositados en los Bancos”, lo que tenía “potencialidad de generar una corrida financiera, con efectos devastadores para la explotación del empleador. La resolución finalizó bajo la indicación de que ” resulta sencillamente inaceptable que un empleado de la entidad bancaria, propagara o difundiese información alarmista vinculada a la operatoria financiera contrarios a su principal son del todo obvios e imposibles de desconocer por el trabajador “.

* El tercer caso. Autos: ” B.H.A. c/ TELECENTRO S.A. Y OTRO s/ DESPIDO “, publicado el 12.11.2010.En esta oportunidad se probó que el empleado extrajo, en dos oportunidades, documentación  que se encontraba en la oficina de un Directivo, bajo llave. Los jueces, apreciando las pruebas a la luz de la sana crítica (art. 386 CPCCN), llegan a esa conclusión, ya que los testigos han tenido conocimiento directo de los hechos controvertidos en este punto y por lo tanto, sus dichos, comprometen al trabajador, ya que resultan plenamente convincentes , por su precisión y concordancia intrínseca (art. 90 L.O.).-

“La demandada- sentencian los jueces- ha podido demostrar la injuria que se alega con motivo de la disolución del vínculo”.

Es preciso , en este punto, recordar que la evaluación de la injuria, es tarea reservada a los Jueces, teniendo en cuenta los parámetros de causalidad, proporcionalidad y oportunidad, el igual que la culpa del derecho civil, de acuerdo con las circunstancias de tiempo, lugar y persona (art. 513 C.C.).

“Como consecuencia de lo anteriormente desarrollado y siendo tarea del sentenciante, la valoración de la injuria alegada, arribo a la conclusión, de que el despido del actor ha sido justificado, ya que se desprende del análisis de la prueba aportada en autos, que el hecho que se les imputa al mismo es suficiente en cuanto a su gravedad, como para impedir la prosecución del vínculo ” concluyó la sentencia.

“Es concluyente, en el caso bajo examen, la prueba producida de la determinación objetiva que configura la injuria laboral alegada y, por otra parte, la figura de la pérdida de confianza, requiere un elemento subjetivo y otro objetivo, que debe complementarse necesariamente, estimación que en autos se  encuentra configurada. SSe confirme la sentencia apelada” (fecha del pronunciamiento de la CNTRAB., :30/09/2010. Causa 13.711/08; publicada por el elDial.Express, el 12/11/2010, en su edición 3.148. elDial.com – AA64FD)

Leave a Comment

Previous post:

Next post: