Accidente de trabajo. Cosa riesgosa. Responsabilidades.

by Dra. Adela Prat on enero 18, 2011

Cuando escuché una conferencia dictada hace poco tiempo en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, por medio de unos Cds que me enviaron , sobre Prevención de Riesgos del Trabajo, tomé conocimiento de cómo funciona un balancín y la cuidadosa manipulación que debe hacerse del mismo en una industria.

Hoy traigo un caso que publicó elDial.com hace unos días, que justamente trata del infortunio sufrido por el Sr T.J.E al manipular un balancín que le seccionó 4 dedos de la mano derecha.

La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala VIII, consideró que el balancín es una cosa riesgosa y está en lo cierto, según opinan los expertos que yo he escuchado. No hay controversia en este caso, que respecto de que el encargado de preparar la máquina en la que cumplía tareas, era el propio actor. En este contexto, la alegación de la culpa como eximente de la responsabilidad que resulta del Art. 1113 del Código Civil, no puede ser oída.

La empleadora, “STEMA S.A.”, dueña y guardiana de la máquina que manejaba el actor, no logró demostrar el cumplimiento íntegro, suficiente y apropiado de las medidas tendientes a la tutela psicofísica del trabajador. Es exigible  a aquélla la adopción de acciones positivas, que, desde un criterio mínimo de razonabilidad técnica, procuren evitar o mitigar las consecuencias nocivas, a las que pudiere encontrarse expuesto el trabajador, en el desempeño de su labor. Si la empleadora omite adoptar tales medidas, o las cumple de modo deficiente, incurre en antijuridicidad o ilicitud.

En relación con ello, no se aprecia, cómo es que se pone en manos de un trabajador la preparación de la máquina, sin ningún tipo de vigilancia por parte de un superior, y se le otorga el cuidado de la llave correspondiente a un espacio vital, como el relacionado con los controles de seguridad que la máquina posee… La existencia de un compartimento cerrado con llave donde se han agrupado los comandos de funcionamiento y seguridad de la máquina, revela la instrumentación de un diseño que estimó necesario limitar el acceso al mismo. Es razonable considerar que esa limitación guarda relación con el operario que maneja el balancín.

En eso términos la entrega de esa llave al balancinero, constituyó un abandono de las medidas de seguridad que se encuentran a cargo del dueño o guardián de la cosa, a lo que cabe agregar la introducción por parte del empleador, de las condiciones que afectaron directamente la mecánica del trabajo.

El razonamiento expuesto, refleja una notable deficiencia en el cuidado, seguridad y control, de un aparato genéricamente riesgoso, que en el caso, exhibió un comportamiento fatal, al actuar desprovisto de medidas de seguridad esenciales como es la habilitación a través del doble comando.

Ello excluye, como ya se adelantara, la configuración de una actuación del actor que pueda ser calificada como “culpa grave” y habilita la imputación de la responsabilidad a la sociedad empleadora, en tanto dueña de cosa viciosa o riesgosa (Art. 1113, 2do párrafo del Código Civil), se encuentra obligada a reparar el daño, no sólo por la responsabilidad objetiva que contempla dicho dispositivo legal, sino por incumplir , como empleadora, el deber de seguridad, al no extremar las medidas de prevención y despejar, razonablemente, toda posibilidad de producción de un evento dañoso a sus trabajadores, es decir, también en base a un factor subjetivo de atribución de la culpa.

“Por su parte, la aseguradora de riesgos de trabajo – ART -, efectuó observaciones insuficientes como para evitar el accidente ocurrido – según entienden los Camaristas-. Todo esto permite concluir que si ella hubiera controlado el CUMPLIMIENTO DE PREVENCIÓN DE RIESGOS DE TRABAJO, EL HECHO DAÑOSO SE PODRÍA HABER EVITADO ( en igual sentido: CSJN in re “Soria, Jorge Luis v. RAyCES S.A. y otro (elDial.com – AA3EAC) del 10.04.07 y “Galván, Renée V. Electroquímica Argentina S.A. y otro “(elDial.com – AA4294) del 30.10.07. Desde esta perspectiva es dable considerar que se concretó una ilicitud de omisión imputable a título de culpa, con incidencia causal jurídicamente relevante respecto del daño que fue efecto del siniestro motivo de esta litis, por lo que corresponde admitir la responsabilidad solidaria de la ART.

Motivo por el cual, los Magistrados ordenaron cuantificar los perjuicios, indemnización de daño patrimonial y del daño moral ocasionado a la víctima

Autos:” T.J.E c/ STEMA S.A. y OTROS s/ACCIDENTE LEY ESPECIAL”. CNTRAB. Sala VIII. 28/09/2010. Publicado en elDial.Express, el 10.01.2011, en su Edición nro 3.185 (ver elDial.com – AA6511)

Leave a Comment

Previous post:

Next post: